Vivir a dieta te está engordando
Dietas

Vivir a dieta te está engordando

Por Kiwilimón - September 2015
¿Les ha pasado que se ponen a dieta rigurosa y no pierden ni un kilo, pero la semana que se relajan bajan hasta 2? Este fenómeno no es el universo indicándonos que comamos chatarra, es nuestro cuerpo liberándose del estrés de la palabra dieta. Desde que decimos “dieta” ya tenemos una connotación negativa a algo que realmente debería entenderse como un cambio de hábitos en pos de una vida más saludable, pero como “estar a dieta” se asocia inmediatamente con restricciones nuestro cuerpo no responde favorablemente al término. El responsable de que la dieta no nos haga bajar de peso es el cortisol que producimos cuando nos estresamos. Por eso, cuando nos relajamos es más fácil que bajemos los kilitos que nos estorban. Las chicas de Kuzala Salud, un grupo que busca sembrar salud a través de talleres, retiros y cursos, nos invitó a escuchar la plática de la Nutrióloga Pamela Malvido, que nos convenció de vivir a dieta engorda. “Lo importante es crear hábitos saludables de tiempo completo para que los permisos que nos demos no impacten en el peso”.

¿Cómo actúa el cortisol en tu cuerpo?

El cortisol (el término médico correcto es hidrocortisona) es una hormona producida por la glándula suprarrenal cuando nuestro cuerpo está sometido a estrés o a situaciones de actividad física extrema, mala alimentación o falta de sueño. El cortisol es el mecanismo de defensa natural del cuerpo para sobrevivir ante los factores de estrés natural a los que durante años hemos sometido al cuerpo poniéndose en un estado de shock que nos obliga a buscar comida, dormir o incrementar nuestra fuerza. Su función principal es incrementar el nivel de azúcar en la sangre, suprimir el sistema inmunológico y ayudar a metabolizar grasas, proteínas y carbohidratos. Cuando aumentan los niveles de cortisol en el sistema el organismo intenta movilizar las reservas de energía para aumentar la actividad cerebral y la concentración. Tiene también un discreto efecto sobre la generación de vello, la retención de sal y de agua. El aumento del cortisol destruye algunos tejidos de manera saludable, pero cuando el estrés es constante se pueden presentar cambios negativos en el cuerpo, desde irritabilidad hasta obesidad. Controlar el estrés será el gran reto del siglo XXI… Porque sin duda el estrés excesivo al que sometemos a nuestro cuerpo es gran responsable de la obesidad que estamos viviendo en el mundo. Pamela Malvido nos compartió estos tips y sugerencias para ayudarle a nuestro cuerpo a disminuir el estrés y a no comernos nuestra ansiedad o nuestra tristeza:
  • 1. Lleva un diario de alimentos, escribe todo lo que te lleves a la boca y el estado de ánimo en que lo haces, desde el desayuno hasta la cena incluyendo todos los snacks. Poco a poco notarás un patrón emocional detrás de cada decisión alimenticia.
  • 2. Cuando entres a tu casa date 5 minutos antes de ir a la cocina a comer algo.
  • 3. Mide tu hambre en una escala del 1 al 10, 1 siendo antojo y 10 siendo hambre. Cuando pase del 6 busca un snack saludable.
  • 4. Toma medidas drásticas para ayudarte a romper los malos hábitos… Si sabes que tienes debilidad por los chocolates, ¡deja de comprarlos!
  • 5. Relájate en los eventos sociales. Estresarte por la comida sólo te engorda más que si te animas a disfrutar ese pedazo de pastel en un cumpleaños al mes.
Ver nota original Artículo cortesia de: Notas recomendadas:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Desde hace algunos años escuchamos mucho sobre los superalimentos, pero ¿sabes qué los hace tan especiales y por qué se les ha dado ese título? Es importante que sepas que aunque estos alimentos tienen una gran cantidad de nutrientes que aportarán beneficios, ninguno es “milagroso”. Lo más importante para tu salud es llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio.¿Qué son los superalimentos?Los superalimentos son alimentos que son más densos en nutrientes. Son ricos en enzimas y también están llenos de vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos, que ayudan a protegernos contra las enfermedades. Por lo regular, tienen una gran cantidad de antioxidantes, y poseen propiedades terapéuticas, anti-microbianas y anti-inflamatorias, en su gran mayoría. Por todo esto, su consumo puede traer grandes beneficios a nuestra salud.Los superalimentos principales -Aceite de olivaNos ayuda a reducir el colesterol malo y con eso, la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares.-ChíaConstituye una fuente de fibra, calcio y omega 3 ayudan a reducir la presión arterial y por su gran cantidad de fibra, es muy buena para la digestión.-QuinoaContienen fibra y proteína que favorece la digestión y mejora nuestro tránsito intestinal previniendonos de enfermedades.-BrócoliSe trata de un alimento alcalino que nos aporta vitamina C y fibra. Además, gracias a su contenido en agua nos aporta una sensación de saciedad. -AjoRefuerza nuestro sistema inmune, protegiéndonos frente a la gripe y otras enfermedades respiratorias. También nos ayuda a reducir el colesterol por lo que es considerado un alimento cardiosaludable.-EspirulinaEs un tipo de alga que posee una gran concentración de proteína, minerales como el calcio, magnesio, zinc, potasio, Omega-3 y es una fuente vegetal de vitamina B12. -AcaiPor sus propiedades antioxidantes se considera un alimento rejuvenecedor, desintoxicante natural, favorece la digestión y limpia el colon.-KaleEl kale tiene propiedades antiinflamatorias, cardiovasculares y posee un alto poder antioxidante.-Té verdeContiene múltiples antioxidantes que ayudan a regular el colesterol. Activa el metabolismo, por lo que eleva el consumo de calorías en nuestro cuerpo.-CacaoEl caco 100% natural contiene fibra, es rico en minerales y es antioxidante. Además, tiene propiedades antidepresivas y afrodisíacas. -ArándanosContiene muchas vitaminas y un alto poder antioxidante y antiinflamatorio. Son bajos en grasas y ayuda a fortalecer el colágeno.-JengibreEs rico en Vitaminas B y C, calcio y fósforo. Favorece la correcta circulación de la sangre, tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, ayuda a prevenir las enfermedades del corazón, acelera el metabolismo y refuerza el sistema inmunológico. Estos superalimentos están llenos de nutrientes que traerán beneficios a tu salud, pero siempre ten en cuenta que al incorporarlos a tu dieta, esta debe ser balanceada.
La pasta es uno de los alimentos más ricos, versátiles y variados: espagueti, macarrones, tallarines, fusilli y otras formas de pasta son parte de la dieta cotidiana de muchos hogares alrededor del mundo. Este producto básico de la dieta mediterránea se puede combinar con una gran cantidad de salsas, así como también suele ser gran acompañante de ensaladas y carnes. Se trata de un alimento que se ha incorporado a la dieta de la mayoría de países del mundo.Debido a sus numerosas variables, existen varios trucos, así como también varios mitos para prepararla, y aunque no existe una manera incorrecta de cocinar la pasta, aquí te vamos a dar unos excelentes tips para que te quede perfecta. Cantidad de aguaLa pasta se debe cocer en abundante agua, la relación debe ser el peso de la pasta multiplicado por 10. Por ejemplo: si vas a cocer 100 g de pasta, entonces lo ideal será usar un litro de agua como mínimo. El agua es primordil porque durante su cocción, la pasta pierde almidón y el que esté bien hidratada evitará que se se pegue. Aceite, ¿sí o no?Uno de los errores más comunes es echarle aceite o mantequilla, sin embargo hacerlo es algo que debes evitar, pues no añade sabor y el aceite provocará que la pasta adquiera una capa que la hará escurridiza. Si no quieres que se pegue, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.Sal, ¿en qué momento se le añade?La sal la debes echar después que el agua haya empezado a hervir, porque si lo haces antes retrasarías la ebullición. Para saber cuánta sal es la correcta, ten en cuenta esta regla: la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua, puede sonar demasiado pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Otro de los consejos que te podemos dar es que uses sal de grano en lugar de sal fina, ya que la sal de grano es más fácil de dosificar. PastaLa pasta se debe agregar al agua una vez que haya hervido y después de la sal; manten el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deje de hervir en ningún momento. No es necesario tapar la olla ni tampoco remover más de una vez la pasta, pues si pusiste agua abundante, el movimiento de las burbujas será suficiente para mantener la pasta en movimiento sin necesidad de remover.Tiempo de cocciónEl tiempo de cocción depende del tipo de pasta, la temperatura del agua, el tipo de pasta, pero de manera general se recomienda de 5 a 7 minutos. Si vas a mezclarla con salsa y cocinarla un poco más, basta con 5 minutos. Si en el paquete de la pasta se recomienda cocer por 10 minutos, de 5 a 7 ya estará al dente. En caso de usar la pasta para una ensalada, lo recomendable es cocerla de 6 a 7 minutos y enfriarla para cortar la cocción. SalsaUn par de minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una olla o sartén. Si tú preparaste la salsa, puede ser en el mismo recipiente de la preparación, en caso de salsas calientes.Pasos finalesEscurre la pasta en un colador y viértela en la sartén o la olla con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo continuamente para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si notas que la pasta está un poco seca, puedes agregar unas cucharadas de agua. Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase.Si sigues estos consejos, te garantizamos que tendrás una pasta perfecta, aunque a la hora de cocinar en gustos se rompen géneros y la creatividad será tu mejor aliada.
Los huesos son nuestro soporte y nos permiten movernos, nos protegen de lesiones al cerebro, al corazón y otros órganos importantes para vivir.Existen muchas maneras en las que podemos mantener nuestros huesos sanos y fuertes. Consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D, hacer suficiente ejercicio y tener hábitos saludables ayuda a mantener los huesos sanos.Todos sabemos que el calcio es un nutriente clave para el buen estado y funcionamiento de los huesos, pero no es lo único que necesitamos para tener un sistema óseo óptimo, también hay alimentos que facilitan su absorción.Y pese a que todos asociamos a los lácteos como la fuente principal de calcio, en 2003, la Asociación de Dietistas Americanos (ADA) en su informe “ADA position: Vegetarian Diets” aseguró que el calcio está presente en muchos alimentos de origen vegetal.Estos son algunas de las frutas y verduras que te ayudarán a tener huesos más fuertes y sanos.Champiñones: Los hongos y champiñones son una fuente rica de calcio, nutriente esencial en la formación y el fortalecimiento de los huesos. Según la OMS el incluir calcio en la dieta puede reducir tus probabilidades de desarrollar enfermedades como la osteoporosis y también puede calmar y reducir el dolor articular y la falta general de movilidad asociada con la degradación de los huesos. Espinacas: Las espinacas y las verduras de hoja verde en general, son ricas en calcio, pero también contienen vitamina K, lo cual es fundamental para una correcta absorción del calcio. Sin embargo es importante que sepas que las altas temperaturas afectan este mineral por lo que se aconseja comerlas crudas. Zanahorias: La vitamina A que contienen las zanahorias te ayudará a sintetizar y asimilar el calcio en tu organismo. También son fuente de minerales como el potasio, y aporta cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio.Fresas y kiwis: El consumo de vitamina C también facilita la asimilación de calcio en tu organismo. Entre las numerosas fuentes que hay de este micronutriente, destacan las fresas y los kiwis. Pero también los pimientos y los tomates.Los huesos se van descalcificando con el paso de los años, por eso debes fortalecerlos con la mejor alimentación no importa si sigues una dieta tradicional, vegana o vegetariana.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD