Vivir a dieta te está engordando
Dietas

Vivir a dieta te está engordando

Por Kiwilimón - September 2015
¿Les ha pasado que se ponen a dieta rigurosa y no pierden ni un kilo, pero la semana que se relajan bajan hasta 2? Este fenómeno no es el universo indicándonos que comamos chatarra, es nuestro cuerpo liberándose del estrés de la palabra dieta. Desde que decimos “dieta” ya tenemos una connotación negativa a algo que realmente debería entenderse como un cambio de hábitos en pos de una vida más saludable, pero como “estar a dieta” se asocia inmediatamente con restricciones nuestro cuerpo no responde favorablemente al término. El responsable de que la dieta no nos haga bajar de peso es el cortisol que producimos cuando nos estresamos. Por eso, cuando nos relajamos es más fácil que bajemos los kilitos que nos estorban. Las chicas de Kuzala Salud, un grupo que busca sembrar salud a través de talleres, retiros y cursos, nos invitó a escuchar la plática de la Nutrióloga Pamela Malvido, que nos convenció de vivir a dieta engorda. “Lo importante es crear hábitos saludables de tiempo completo para que los permisos que nos demos no impacten en el peso”.

¿Cómo actúa el cortisol en tu cuerpo?

El cortisol (el término médico correcto es hidrocortisona) es una hormona producida por la glándula suprarrenal cuando nuestro cuerpo está sometido a estrés o a situaciones de actividad física extrema, mala alimentación o falta de sueño. El cortisol es el mecanismo de defensa natural del cuerpo para sobrevivir ante los factores de estrés natural a los que durante años hemos sometido al cuerpo poniéndose en un estado de shock que nos obliga a buscar comida, dormir o incrementar nuestra fuerza. Su función principal es incrementar el nivel de azúcar en la sangre, suprimir el sistema inmunológico y ayudar a metabolizar grasas, proteínas y carbohidratos. Cuando aumentan los niveles de cortisol en el sistema el organismo intenta movilizar las reservas de energía para aumentar la actividad cerebral y la concentración. Tiene también un discreto efecto sobre la generación de vello, la retención de sal y de agua. El aumento del cortisol destruye algunos tejidos de manera saludable, pero cuando el estrés es constante se pueden presentar cambios negativos en el cuerpo, desde irritabilidad hasta obesidad. Controlar el estrés será el gran reto del siglo XXI… Porque sin duda el estrés excesivo al que sometemos a nuestro cuerpo es gran responsable de la obesidad que estamos viviendo en el mundo. Pamela Malvido nos compartió estos tips y sugerencias para ayudarle a nuestro cuerpo a disminuir el estrés y a no comernos nuestra ansiedad o nuestra tristeza:
  • 1. Lleva un diario de alimentos, escribe todo lo que te lleves a la boca y el estado de ánimo en que lo haces, desde el desayuno hasta la cena incluyendo todos los snacks. Poco a poco notarás un patrón emocional detrás de cada decisión alimenticia.
  • 2. Cuando entres a tu casa date 5 minutos antes de ir a la cocina a comer algo.
  • 3. Mide tu hambre en una escala del 1 al 10, 1 siendo antojo y 10 siendo hambre. Cuando pase del 6 busca un snack saludable.
  • 4. Toma medidas drásticas para ayudarte a romper los malos hábitos… Si sabes que tienes debilidad por los chocolates, ¡deja de comprarlos!
  • 5. Relájate en los eventos sociales. Estresarte por la comida sólo te engorda más que si te animas a disfrutar ese pedazo de pastel en un cumpleaños al mes.
Ver nota original Artículo cortesia de: Notas recomendadas:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El aceite de árbol de té sirve como un agente antibacteriano natural que muchas veces se usa para tratar el acné, el pie de atleta o los hongos en las uñas, pero también funciona para aliviar las picaduras de mosquitos. Este aceite se saca al destilar las hojas de la planta melaleuca alternifolia, originaria de Australia, por lo que también es conocido como aceite de melaleuca. Sin embargo, esta no debe confundirse con la planta que produce hojas que se utilizan para hacer té negro, verde y oolong.El aceite de árbol de té ha sido utilizado como medicina tradicional por los australianos nativos durante siglos. En esos primeros usos, trituraron las hojas de los árboles de té para extraer el aceite, con el fin de inhalarlo y tratar la tos y los resfriados o se aplicaba directamente sobre la piel para curarla.Este aceite contiene un compuesto llamado terpinen-4-ol, del cual se ha demostrado que mata ciertas bacterias, virus y hongos, y también parece aumentar la actividad de los glóbulos blancos, lo que ayuda a combatir los gérmenes. Es este, y otros de sus componentes, los que lo hacen del aceite de árbol de té un valioso remedio natural para tratar afecciones de la piel bacterianas y fúngicas, prevenir infecciones y promover la curación.¿Cómo se usa el aceite de té de árbol?En la actualidad, el aceite de árbol de té ha ganado mucha popularidad y se usa con frecuencia en productos diseñados para la piel, como jabones o tratamientos.Por otra parte, las investigaciones han demostrado que funciona en diversos usos, como crema, champú o jabón. Por ejemplo, un gel de tratamiento con aceite de árbol de té puede ser eficaz para tratar el acné.El árbol de té también se usa en champús con un tratamiento de 4 semanas para la caspa; en cremas, para aliviar los síntomas del pie de atleta, o el aceite puro, combinado con aceite de lavanda para eliminar liendres del pelo.Lo importante es que su uso siempre debe ser tópico, es decir, siempre se debe usar externamente y en el lugar que se quiere tratar.Así, aunque usar aceite de té es seguro, la contraindicación más importante para este remedio natural es evitar su consumo oral, ya que es tóxico cuando se traga, y tampoco se debe usar si tienes eccema.Algunos efectos secundarios que puede tener, a pesar de su uso correcto, son irritación de la piel, dermatitis, picazón, escozor, ardor, descamación, enrojecimiento y resequedad.Si vas a usar aceite de árbol de té, no olvides tomar en cuenta sus contraindicaciones y siempre consultar a un doctor en caso de notar algo extraño.
La sal realza sabores, es casi con seguridad el condimento que nunca falta en la cocina y podría ir en todo lo que cocinas, desde ensaladas hasta helados y bebidas como micheladas o margaritas. La sal es maravillosa, pero la química de los alimentos es tan basta, que provee de otras formas de condimentar sin usarla.Por ejemplo, podrías usar salsa de soya al cocinar carnes o pescados y esta también destacaría el sabor de tu comida y aportaría otros toques, porque puedes sazonar la comida con ella. Esto puede que te vuele la mente (a mí sí me pasó, luego de descubrirlo en el documental de Netflix ‘Sal, grasa, ácido, calor’), porque piénsalo, la sal es básica al preparar comidas y ¿realmente alguna vez te habías planteado condimentar con algo más que no fuera sal?Hay muchos ingredientes y condimentos cercanos a la sal que no sólo sacarán lo mejor de los alimentos, sino que también aportan sus propios sabores únicos. Ya sea que los usemos además o directamente en lugar de sal, estos potenciadores de sabor se pueden convertir en una parte indispensable de tu cocina una vez que aprenda a usarlos.Salsa de soya La salsa de soya, hecha de soya fermentada, está llena de sal y un profundo y oscuro sabor a umami, por lo que le da un sabor profundo e inconfundible a todo lo que toca, desde arroz frito hasta brochetas de pollo marinado. Con ella, por ejemplo, podrías sazonar un pollo asado antes de meterlo en el horno, unas verduras asadas, o incluso usar un poco para sazonar el líquido para estofar costillas.Pescados curados en salSi te gustan las sardinas o las anchoas enlatadas, puedes triturarlas para hacerlas una pasta e integrarlas en un aderezo para ensaladas, de igual forma puedes incluirlo en salsas caseras para pastas. Lo mejor de los pescados curados en sal es que puedes hacerlos menos salados si por ejemplo, los enjuagas bajo el chorro de agua o los remojas en agua fría unas cuantas veces.MisoEl miso es una mezcla fermentada de frijoles de soya y koji (un tipo de moho totalmente seguro que crece en el arroz) que puede diluirse y extenderse a las carnes, mezclarse en adobos y salsas, o en aderezos. Puedes usarlo en casi todas las sopas o estofados que te imagines, desde uan clásica sopa de fideos con pollo hasta un chili de carne de res. Lo mejor es que hay varios tipos diferentes para elegir, con perfiles de sabor que van desde suaves y dulces hasta oscuros y amargos, así que puedes buscar uno que se adapte mejor a lo que sea que quieras condimentar.Salsa de pescadoEsta salsa es como una mezcla entre la salsa de soya y el pescado curado, pero con un sabor más grande y audaz. La salsa de pescado está hecha de pescado salado y fermentado, y aporta a la mesa una salinidad como de mar, junto con muchos sabores a pescado y caramelo. Es común encontrarla en platillos al estilo tailandés, pero puedes usarla en aderezos para ensalada César, platos simples de pasta e incluso en salsa de pizza. Vegetales fermentados o en salmueraLa mayoría de las verduras fermentadas se envasan en una mezcla de sal, agua y especias mientras se someten a su transformación, lo que significa que tanto las verduras como el líquido en el que están pasando son muy saladas. Cortar las partes sólidas y echarlas en una ensalada de granos o revolverlas en una sopa es una excelente manera de agregar condimento y un toque de escabeche. Y una vez que has usado o comido los encurtidos puedes usar la salmuera como cualquiera de los condimentos líquidos anteriores, en un adobo, en un aderezo para ensaladas o en un estofado.Ten en consideración que todas estas opciones son alternativas para condimentar que contienen sal, así que a excepción de la salsa de soya elaborada naturalmente, no serán una forma de reducir tu ingesta de sal, si eso es lo que buscabas, pero sí una manera diferente de darle sabor a tu comida.
La gastronomía de Francia es un paraíso culinario que pocas personas podrían resistir, especialmente si hablamos de sus postres, aquéllos que siempre lucen como un tesoro inmaculado a través de las vitrinas en las clásicas pâtisseries. Por ello, si tienes ganas de viajar a Paris, te recomendamos probar estos 6 postres franceses que sin duda te transportarán a lo mejor de la capital francesa. Éclairs Un éclair es un pan hecho de masa choux, preparada con agua, harina, mantequilla y huevo. Al hornearlo queda un hueco en su interior, que posteriormente se rellena con crema pastelera o ganache de algún irresistible sabor, como crema de chocolate o frutos rojos. El éclair también va glaseado del sabor de su relleno, es un verdadero manjar. Gâteau Saint Honoré Saint Honoré es uno de los pasteles más antiguos y quizás más complicados de preparar, cuyo nombre hace honor al patrón de los pasteleros, San Honorato. Esta delicada tarta de profiteroles, nata y caramelo contiene una base de masa quebrada, que se complementa con pasta choux y se rellena de crema Chiboust. ¿Acaso es un pedacito de cielo? Macarrones Los favoritos de la gastronomía de Francia son una especie de sandwichitos cuyas bases están hechas de merengue con polvo de almendra y van rellenos de chocolate, jalea de frutas o cualquier otro ingrediente. Sus colores son tan diversos como los sabores que puedes encontrar. Aquí puedes encontrar recetas para hacerlos tú mismo en casa. Crème brûlée Otro de los postres franceses favoritos es el tan aclamado crème brûlée, una natilla con crujiente capa de caramelo que debajo esconde una mezcla de crema para batir emulsionada con yemas de huevo y azúcar y tímidos aromas a naranja y vainilla. Romper esa fina corteza de azúcar caramelizada es un verdadero placer. París Brest Curiosamente, el París Brest nació para conmemorar una carrera ciclista entre París y Brest, precursora del Tour de Francia. Está hecho con la misma pasta de los éclairs y va rellena de una deliciosa crema de avellanas que simula ser una llanta de bicicleta. Se espolvorea con azúcar glass y se acompaña con tu café favorito. ¿Ya lo estás saboreando? Pastel de Mil Hojas Muchos podrían pensar que el Mil Hojas es un error de la gastronomía francesa, pero ¡qué afortunado error! Este postre de Francia se ha convertido en un clásico gracias a sus exquisitas capas de hojaldre, rellenas de crema pastelera. También va coronado con un toque de chantilly, esa deliciosa crema de nata de leche endulzada con azúcar que nadie puede resistir. Es evidente que, con un bocado de cualquiera de estos postres franceses, te sentirías envuelto en un paisaje parisino, por ende, es necesario lanzar la pregunta obligada: ¿cuál es tu postre favorito dentro de la gastronomía francesa?
El mundo moderno está en constante descubrimiento de ingredientes que aporten más a nuestra salud, por ejemplo, usar ghee para cocinar, pero ¿qué es ghee y cómo se usa esta ‘mantequilla’?Antes del ghee, vino el aceite de coco, con beneficios como que es una ‘grasa buena’, que no contiene colesterol, pero el ghee además contiene ácidos grasos Omega-3 y ácido butírico, un ácido graso de cadena corta que se considera bueno para el tracto gastrointestinal.Por otra parte, lo que hace destacar al ghee de entre todas las grasas que están disponibles es su sabor ligeramente dulce y a nuez.¿Qué es ghee?El ghee es mantequilla clarificada, es decir, es el resultado de cocinar y reducir a fuego lento mantequilla para eliminar toda el agua, hasta que los sólidos lácteos comienzan a dorarse ligeramente, lo cual le da un toque acaramelado y ligeramente a nuez. Ya que los sólidos lácteos son colados y sólo resta un aceite de cocina dorado y claro, el ghee es ideal para personas intolerantes a la lactosa.Así, esta mantequilla clarificada queda como un concentrado de grasas saturadas, cuyas propiedades incluyen ácidos grasos Omega-3m, ácido linoléico conjugado (que puede tener un efecto anticancerígeno) y ácido butírico.Además, aporta vitaminas liposolubles, en específico vitamina A, E, K2 y B12, pero esta última en una cantidad pequeña; minerales como fósforo, calcio, cinc, cobre y selenio, y ya que es un alimento graso, tiene un aporte calórico alto.El ghee ha sido utilizado desde hace mucho tiempo en países como India y tiene un papel clave en el Ayurveda, la medicina tradicional de la India en la cual es apreciado por sus propiedades antiinflamatorias, digestivas y terapéuticas.Por ejemplo, en Ayurveda se usa para aliviar el estreñimiento o incluso como remedio tópico en quemaduras o afecciones de la piel.Entre los usos más frecuentes de esta mantequilla clarificada se encuentra el de hacer panes, pero el ghee funciona tanto en recetas saladas como en recetas dulces. Por ejemplo, puedes usar ghee para un pollo estofado con cítricos, para dorar unas papas cambray, para hacer curry o para hacer la famosa receta ayurvédica de leche de luna. Puedes conseguir ghee en tiendas de productos orgánicos o incluso hacerlo tú mismo a partir de mantequilla de buena calidad, pero lo importante es que te animes a probar este tipo de grasa que puede guardarse en la alacena, sin necesidad de refrigerarse, y que aguanta temperaturas altas sin quemarse.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD