¿Y tú ya comenzaste ‘la dieta naranja’?
Dietas

¿Y tú ya comenzaste ‘la dieta naranja’?

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Si ya la tienes, no la dejes. Y si no, complementa la dieta. ¡Es hora de hacernos ‘naranjas’! Y no, no lo decimos por la Selección Nacional de Holanda o la famosa película ‘Clockwork Orange’ (La naranja mecánica), sino por la fruta que muchos solemos comprar para realizar jugo para el desayuno. Como todos saben, la naranja es una fruta rica en vitamina C, lo que fue esencial para que en la época de frío pudiéramos combatir esas molestas enfermedades, como dolor de garganta, gripe, tos, entre otras molestas enfermedades. Es por eso, que independientemente que si fuiste o no de los afortunados que vivió en perfecta salud en el invierno que está por terminar (bienvenida primavera), tenemos algunos consejos por lo cual, debes mantener dentro de tu alimentación a esta dulce y jugosa fruta con su alto contenido de vitamina C. Rejuvenece células en el organismo La naranja aumenta la vitalidad celular del organismo y pone en movimiento muchas de las funciones del cuerpo, por lo tanto, esto ayuda al rejuvenecimiento de células. Fortalece al sistema nervioso y los vasos sanguíneos No sólo la vitamina C es la protagonista en lo saludable de la naranja. Las vitaminas P y B también están dentro de los nutrientes de la fruta y que favorecen tanto al sistema nervioso de nuestro cuerpo como a los vasos sanguíneos para un mejor desempeño. Fluidifica la sangre y elimina el ácido úrico Y hablando de sangre, los componentes de la naranja, como minerales y la mencionada vitamina C alcaliniza la sangre, lo cual permite un mejor flujo. Del mismo modo puede prevenir enfermedades degenerativas como la pérdida de visión o sordera, debido al excelente antioxidante que es. Aumenta el colesterol (el bueno) Cuando nos mencionan colesterol, comúnmente lo asociamos como algo malo y también sobrepeso, sin embargo como todo en la vida, éste tiene sus dos caras, la cara buena y la que no nos gusta. Pues la naranja al contener hesperidina, es un fiel ayudante de la parte bondadosa del colesterol y disminuye a su gemelo malvado dentro de nuestro cuerpo. Favorece las relaciones sexuales Como podemos apreciar, la naranja está en todos los temas de nuestro estilo de vida. Consumir esta fruta diariamente nos ayuda a aumentar el libido y estimula las glándulas sexuales del organismo. A tomar en cuenta La naranja debe comerse de manera natural. Hay marcas que venden jugos, los cuales han perdido ya toda clase los beneficios antes mencionados debido a que ya han sido modificados químicamente. Hay que evitar ese tipo de bebidas y consumir la fruta. Por otro lado, cuando compramos es común que nos preguntemos las características para tomar las mejores naranjas, con un buen sabor y además que no estén secas. Una manera para tener idea de cuáles elegir está en el peso de la misma; a mayor sea, mayor cantidad de jugó tendrá. Poner en el refrigerador las naranjas ayuda a la conservación de las mismas. Es recomendable tenerlas a temperatura ambiente, sin embargo, el frío permitirá que éstas duren mucho más tiempo; unas dos semanas.  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Cuántas veces no te has equivocado eligiendo los aguacates? A veces por más empeño que pongamos parece que no le atinamos. Pero no te preocupes: llegó el momento de descubrir cómo elegir el aguacate perfecto y no morir en el intento.Para muchas personas encontrar el punto exacto de su maduración no es algo fácil, pero como buen mexicano es casi un deber saber cómo elegir el mejor aguacate, por eso queremos ayudarte a que hagas una buena elección.Suficiente suavidad. La prueba básica y la que todos utilizamos para saber si el aguacate se encuentra listo es presionar el aguacate. Aquí el truco: presiona suavemente el aguacate, si la parte que hundiste vuelve a su lugar, es el aguacate perfecto.Tallo. Un signo clave para saber qué tan pasado o inmaduro está el aguacate es algo muy sencillo pero que la mayoría desconoce. Si el tallo es negro quiere decir que ya está pasado, si está verde es que aún le falta un poco, pero si tiene una tonalidad amarilla entonces está en su punto.Olor. Seguro conoces el olor del aguacate. No es que estando al punto huela distinto, pero si tiene un aroma desagradable es un signo de que se encuentra en mal estado.Hay que agitarlo. Acercarse el aguacate y agitarlo un poco puede ayudarte a identificar un buen aguacate. Si logras escuchar cómo se mueve el hueso es que ya está listo. Cuando se encuentra maduro, la semilla se desprende de la fruta y por eso es fácil escucharlaAhora que sabes los pasos exactos para elegir el aguacate perfecto, no puedes equivocarte: ¡es hora de cocinar con aguacate!Te recomendamos ver estas RECETAS: AGUACATE RELLENO EN SALSA DE POLLOADEREZO DE AGUACATE CON YOGHURT GRIEGO
El comienzo del Año siempre es una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. Si en el último año sentiste que no estabas cuidando bien tu cuerpo o que tu salud comenzaba a sufrir los estragos de tu estilo de vida, aprovecha el Año Nuevo para construir nuevos hábitos alimenticios.¿No tienes ni idea de por dónde comenzar? Estos son los hábitos que mejorarán considerablemente tu salud.Bebe más agua natural. Cuando no tomas suficiente agua, el cuerpo se deshidrata. Esto puede provocar problemas de salud, hacerte sentir débil y comerás de más. Este año hazte el propósito de beber dos litros de agua natural todos los días.Come cinco veces al día. Los periodos de ayuno prolongados hacen que los niveles de azúcar se desestabilicen, haciendo que tengas más antojos de comida chatarra. Mantén tu metabolismo a buen ritmo con cinco comidas al día.Desayuna bien todos los días. Jamás comiences tu jornada sin haber desayunado. El brincarte esta comida no solo hace que sea más difícil arrancar motores, sino que además está relacionado con el aumento de peso. Inicia todos los días con una comida balanceada.Busca siempre frutas y verduras frescas. Parte de una buena alimentación, es comer menos comida con conservadores. Sí, es muy sencillo tener todo en reserva como enlatado, pero para absorver verdaderamente bien los nutrientes, tu cuerpo necesita comida fresca. Cocina más. Este año lucha contra la flojera y las prisas, y métete más a la cocina. El tiempo que inviertas en la preparación de tus comidas te ayudará a hacerte más consciente de tu alimentación y de tus hábitos alimenticios.Mejora tu relación con la comida. La ansiedad, el temor y la frustración son algunas emociones que pueden llevarnos a comer sin tener hambre necesariamente. Analiza las razones por las cuales comes y descubre si hay algún patrón que desencadene algún comportamiento negativo hacia la comida.Prueba nuevos alimentos. Date la oportunidad de descubrir nuevos sabores. Prueba nuevos ingredientes y estilos diferentes de comida. Es bueno tener platillos favoritos, pero no limites tu experiencia gastronómica a un par de recetas ya conocidas.Y sobre todo recuerda: Haz ejercicio tres veces por semana, aunque suene a cliché, en verdad tu cuerpo necesita que hagas más ejercicio. Y no se trata solo de una cuestión de perder peso, la actividad física tiene la capacidad de hacerte sentir mejor y con más energía.¿Tú ya tienes tus propósitos para el Año Nuevo? Si lo que quieres es comenzar a cocinar más, estas recetas son perfectas para ti:Ensalada de Camote con Frutos SecosCroquetas de Camarón con Salsa de HabaneroEnsalada de Espinacas con Fresas
¿Uno de tus propósitos de Año Nuevo es comenzar a ahorrar? No te esperes a que suenen las campanadas de la media noche para empezar a cuidar tu dinero. Sigue estos tips para hacer rendir más tu quincena y, ahora sí, comenzar a ahorrar. Haz un presupuesto para todo el mes. Primero lo primero. Calcula todos tus gastos y réstalos a tus ingresos. Así sabrás cuánto dinero debes destinar al pago de servicios, renta y transporte, y qué cantidad puedes usar para comprar comida.Planea tus menús de manera semanal. Olvídate de andar improvisando todos los días. Comienza el año haciendo un menú semanal. Piensa en platillos que incluyan más o menos los mismos ingredientes, así no tendrás que comprar tantas cosas y desperdiciarás menos.Haz una lista antes de ir al súper. Nunca te vuelvas a parar en el súper sin saber exactamente qué es lo que hace falta en la cocina. Después de planear las comidas para la semana revisa tu refrigerador y la alacena para saber qué falta. Y cuando vayas a la tienda, limítate a comprar solo lo que encuentres en la lista.Come un tentempié antes de ir de compras. Un súper tip de cómo ahorrar que nunca falla es: no ir al súper con el estómago vacío. Muchas veces terminamos comprando cosas que no necesitamos solo por el antojo. Para evitar esto come algo antes de ir de compras, así no caerás en la tentación del pasillo de galletas.Compra frutas y verduras de temporada. No solo es mucho más económico, sino que además te permite disfrutar de productos frescos y con mejor sabor. Investiga cuáles son las frutas y verduras de la temporada y diseña tus comidas usando estos ingredientes.Prepara tu lunch y snacks en casa. Las visitas a la tiendita y las comidas en el puesto de quesadillas pueden parecer gastos mínimos, pero a la larga te salen más caros que una comida en un buen restaurante. Lo mejor para ahorrar y para cuidar tu salud es preparar toda tu comida en casa. Ahora sí, inicia el año con el pie derecho y comienza a ahorrar desde hoy. Te recomendamos estas recetas RENDIDORAS:Pollo Alfredo con BrócoliPan de Elote fácil sin HarinaPapas cambray rellenas de queso cremaEnsalada de camarones picosos con toronja 
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD