El nopal en la cocina y sus beneficios
Dietas y Nutrición

El nopal en la cocina y sus beneficios

Por Kiwilimón - Enero 2013
  Se dice que 1 taza de nopales crudos (86 g aproximadamente) hay 2.9 g de hidratos de carbono y 1.1 g de proteína y solamente 14 kcal. Pero su principal atractivo es que contiene una gran cantidad de fibra dietética (soluble e insoluble): 2 g de fibra en una taza. Existe una relación 30:70 de fibra soluble a insoluble. La fibra insoluble puede prevenir y aliviar el estreñimiento y las hemorroides al mismo tiempo que previene la aparición de cáncer de colon. La fibra soluble, se ha usado en muchos padecimientos porque su presencia en el tubo digestivo retarda la absorción de nutrimentos y hace que estos no pasen a la sangre rápidamente. También son una buena fuente de calcio, ya que en 100 g de nopales, hay aproximadamente 80 mg de calcio. En resumen, el nopal aporta muchos beneficios a la salud, y en la cocina se puede preparar de muchas maneras para satisfacer los gustos de cada persona. Además, las recetas son económicas y se pueden preparar fácilmente. Aquí hemos preparado una lista de recetas interesantes que puedes hacer en casa. Toma nota. (es importante que hagas click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma) Licuado de Nopal Nutritivo. Este licuado es muy nutritivo y una buena opción para empezar el día. La mezcla de naranja y nopal tiene un sorprendente rico sabor. Caldo de Nopales. Muy rico caldo que no vas a querer sólo uno. Pollo Empapelado con Nopales. Delicioso y sano platillo de pollo con nopales. Ensalada de Nopal. La ensalada de nopal es una ensalada muy rica y nutritiva. El nopal es una fuente importante de fibra, vitaminas A, B, B2, clorofila y minerales. Acompaña esta ensalada con Tostadas Milpa Real. Sopes de Nopal. Una manera muy saludable de comer unos sopes, muy light. Sopa de Nopales y Champiñones. Esta sopa de nopales y champiñones es muy nutritiva y muy fácil de preparar. Sopa de Nopalitos con Hongos Zeta. Deliciosa sopa de nopal con hongos.   Y para que sepas Cómo eliminar la baba de los nopales sigue este paso a paso dándole clic a la foto  

Para conocer más recetas con nopales, haz click aquí.

   
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Admítelo: algunos de tus utensilios de cocina ya pasaron por su mejor momento y es la hora de buscar un reemplazo. Piensa que ahora que comienza un nuevo año es la oportunidad de hacer renovaciones en todos los aspectos, incluyendo tu cocina.Aunque algunos utensilios de cocina están destinados a durar para siempre (como los de acero inoxidable) hay otros que necesitan ser cambiados regularmente, pero ¿cómo saber si es el momento de cambiar tus utensilios? Fácil, nosotros te decimos cómo.Las toallas para la cocina. Cuando por más lavadas que les hayas dado siguen teniendo un olor desagradable, o ahora la textura no es tan suave y se ha vuelto un poco acartonada, es el momento de remplazarlas. Sobre todo, si las toallas ya están deshilachadas, rasgadas o muy maltratadas. Recuerda que los trapos y toallas de cocina guardan una cantidad considerable de gérmenes, sin importar cómo las laves o cuántas horas las dejes expuestas al sol. Las esponjas. Mientras sigan lavando, las seguimos usando, pero ojo, las esponjas son el utensilio que se tiene que cambiar con más frecuencia y sin necesidad de que se parta en dos o le falte un cachito. Cuando huele mal o ya está rota piensa en todas las bacterias que puede guardar. Además, toma en cuenta que estar casi todo el tiempo mojada, ocasiona que garde gran cantidad de gérmenes y bacterias que estarás pasando a tus trastes "limpios" o recién lavados.Las cucharas de madera. ¿Cómo saber cuándo debes cambiar tu cuchara? Muy fácil: porque ya es casi imposible servir la comida de lo roto que está. Una cuchara de madera cuida mucho tus sartenes antiadherentes, pero si está rota deberás desecharla. Una de las razones principales es que podría desprender algún residuo de madera y quedarse en la comida o en el sartén. El pelador de papas. Los mejores son los de acero, pero son lo que se oxidan más rápido. Si pierdes más tiempo peleando con tu pelador que con un cuchillo es hora de cambiarlo. Por lo general hay que cambiarlos porque se rompen, se doblan o simplemente están muy oxidados.Los contenedores de plástico. Los famosos tuppers son otros de los utensilios que deberás cambiar en algún punto. Cuando tengan manchas imposibles de quitar, estén rallados o tengan un olor penetrante, es hora de mandarlos al bote de basura. De preferencia, es mejor que utilices recipientes de vidrio para conservar mejor la comida y para que cuando la guardes, no se contaminen por el plástico. Aprovecha esta temporada para hacer un cambio en los utensilios de tu cocina y estrénalos con estas recetas:Volovanes de champiñones cremososCheesecake de elote con rompopeTrufas de leche condensadaRollo de tamal relleno de cochinita
Las galletas de jengibre están tan relacionadas con estas fechas que saborear uno de estos bizcochos es como darle una mordida a la Navidad.  Su sabor inconfundible, especial textura y decoración característica hacen que las galletas de jengibre sean un elemento imprescindible en todas las casas durante la época navideña. Pero no siempre ha sido así. Conoce el origen de las galletas de jengibre.Para empezar, hay que saber de dónde viene el jengibre. Esta raíz es originaria de China y llegó a Europa a través de la ruta de la seda hace ya varios siglos. Durante la Edad Media se usaba como especie por su habilidad de ocultar el sabor de las carnes preservadas.Se cree que las primeras galletas de jengibre en Europa se elaboraron a finales de la Edad Media. En aquella época las galletas se decoraban con hojas de oro y tenían varias formas. Debido a que el jengibre todavía era un ingrediente difícil de conseguir en esos tiempos, las galletas de jengibre eran consideradas un lujo que solo los reyes y los más adinerados podían darse.Después de ser un producto típico de las ferias medievales, las galletas de jengibre adquirieron todo un nuevo sentido gracias a la reina Isabel I de Inglaterra. En el siglo XVI la reina pidió que sus galletas tuvieran la forma de algunos personajes, especialmente de los miembros de su corte y pretendientes. Las galletas eran decoradas con atuendos comestibles y se ofrecían a sus invitados.Unos años después los hermanos Grimm crearon un cuento tomando como inspiración las galletas de jengibre. Hansel y Gretel cuenta la historia de dos hermanos que se encuentran en medio del bosque una casa hecha enteramente de galleta de jengibre. Muchas personas atribuyen la popularidad de las casas y los muñecos de jengibre a este cuento.La costumbre de construir las casas de galleta pronto se relacionó con las fiestas navideñas, tal vez por ser una actividad divertida en la que pueden participar chicos y grandes. La tradición, que comenzó en Alemania, comenzó a esparcirse por Europa hasta llegar a América.Y así es como el día de hoy relacionamos las galletas de jengibre con la Navidad.Recetas de galletas de jengibre:Galletas de jengibre con nutellaGalletas de jengibre con chocolate blanco
La Navidad es una de las fechas más importantes para los niños, y no solo por los regalos. Los colores, la decoración, los postres y el ambiente general que se vive en esta época hacen que la Navidad sea una fiesta muy especial para los pequeños. Sin embargo, al momento de organizar las celebraciones navideñas, muchas de estas reuniones parecen estar hechas pensando solo en los adultos. ¡Gran error! Asegúrate de que todos tus comensales, incluyendo tus hijos y los de tus invitados, disfruten por igual la cena de Navidad siguiendo estas recomendaciones:Haz un ambiente agradable para ellos.Las fiestas en las que la decoración está tan perfecta que los invitados no deben moverse de su lugar para no arruinar nada son una verdadera pesadilla para los chiquitos. Si sabes que vas a recibir niños en tu cena de Navidad, prepara un espacio especial para ellos. Una mesa en la que no importa si tiran el refresco o donde los centros de mesa no pueden romperse. Con este pequeño detalle tú estarás más a gusto y ellos más tranquilos.Déjalos que participen.A los niños no les gusta llegar a un lugar, sentarse y solo ser observadores. Dales la oportunidad de participar y disfrutar del espíritu navideño. Antes de que lleguen, hornea unas galletas con formas variadas y haz betún de diferentes colores. Cuando los niños estén en tu casa, pídeles que te ayuden a decorar las galletas. Probablemente no queden tan bien como las tuyas, pero ellos estarán encantados de colaborar.Ofrece comida especial para los pequeños.Otro gran error de las fiestas navideñas es la comida. Sí, por supuesto el foie gras, el caviar, los ostiones o el queso azul son alimentos delicatesen, pero sus sabores son demasiado fuertes para el paladar de un niño. Cuando vayas a tener invitados infantiles prepara un menú más ad hoc con sus gustos. No tiene que ser una comida súper elaborada, solo algo con lo que están familiarizados.Organiza actividades que les gusten.Es ingenuo pretender que un niño puede llegar a una reunión, sentarse, platicar y convivir con el resto de los invitados como lo haría un adulto. A los niños les gusta estar haciendo algo. Y si no quieres que se entretengan con las esferas de tu árbol de Navidad, mejor organiza alguna actividad. Tal vez alguna manualidad o un juego.Recetas especiales para niños:Pasta de coditos con jamón fríaQuiche de jamón y queso Galletas de azúcar navideñas Galletitas de mantequilla
Tener suficiente bebida, comprar hielos, arreglar la mesa, preparar los bocadillos, hacer una playlist… Estas son las cosas que vienen a tu mente cuando vas a tener una fiesta en tu casa, pero si realmente quieres ser la mejor anfitriona, hay algo que no puedes pasar por alto: tener perfecto tu baño de visitas. Convierte hasta la reunión más casual en una experiencia cómoda y placentera para todos tus invitados.Con estos tips, tu baño de visitas estará listo para la temporada de fiestas:Primero que nada, tu baño debe estar reluciente.No haya nada que arruine más una reunión que un baño sucio. Tal vez tú ya estás acostumbrada al aspecto de tu baño, pero tus comensales no. Sigue estos consejos para que tu baño quede presentable y muy limpio.Organiza tus toallas en una bonita caja.Si tienes tus toallas amontonadas puede parecer que están usadas o sucias. Para tenerlas organizadas y a la mano, puedes colocarlas dentro de una caja decorada. ¿Tienes el mismo problema con los rollos de papel higiénico? Haz otra caja para colocar el papel higiénico de una manera organizada. Para no romper con la hermosa decoración y la experiencia de comodidad de tus invitados, te sugerimos usar Luxury Almond Touch de Regio®. Disfruta de su delicado toque de almendra y conviértete en la mejor anfitriona agregando su complemento perfecto: el nuevo Regio® Papel Higiénico Húmedo. Esta combinación será ideal para garantizar que tus invitados maximicen su higiene y se sientan frescos durante todo el día. Arréglalo para que quede bonito Hay detalles muy pequeños que pueden transformar tu baño de visitas. Por ejemplo, en lugar de poner un jabón en barra, ¿por qué no haces tu propio dispensador de jabón líquido? Usa una botella de licor vacía y rellénala con algún jabón que tenga tu aroma favorito. Pon velas aromáticas para que tenga un toque festivo.La canela, el romero y el pino son algunos de los aromas que, sin importar la época del año, nos remontan inmediatamente a la Navidad. Prepara unas velas con el olor que más te guste y decóralas con un lindo moño. Tu baño lucirá y olerá espectacular. Consiente a tus invitados.Cuando hace frío es común que muchas personas sufran de labios partidos. Si quieres anotarte puntos extra con tus amigos, prepara tarritos con crema para labios y déjalos en tu baño. Es un detalle muy sencillo y económico, y tus invitados lo agradecerán profundamente. Evita que el jabón reseque las manos de tus comensales.Después de lavarse las manos, la piel queda reseca, y esto se puede agravar durante el invierno. Una manera muy efectiva de evitarlo es aplicando una crema de manteca de cacao, aceite de oliva y miel. Haz esta receta y déjala en tu baño de visitas.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD