¿Es buena idea hacer ayuno intermitente y dieta keto juntos?
Dietas y Nutrición

¿Es buena idea hacer ayuno intermitente y dieta keto juntos?

Por Eloísa Carmona - Mayo 2020
La dieta keto es quizá la más popular del momento, mientras que del ayuno intermitente se ha hablado mucho de sus beneficios.

Quizá ambos deben su fama a que muchas famosas, como Jennifer Aniston o Kourtney Kardashian, por ejemplo, pero ¿qué tan buena idea es ponerlos en práctica juntos?

¿En qué consiste el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente es un patrón de alimentación que consiste en alternar períodos de ayuno con una alimentación normal. El método más popular es el de 16 por 8, es decir, puedes comer durante un lapso de 8 horas y luego ayunas por 16 horas.

El ayuno intermitente se utiliza principalmente como técnica de pérdida de peso, pero algunos estudios han encontrado beneficios a la salud, como que reduce la inflamación y mejora la función cerebral y el control del azúcar en la sangre.

¿Cómo es la dieta keto?

La dieta keto o cetogénica consiste en una ingesta muy baja en carbohidratos y alta en grasas, por medio del proceso metabólico conocido como cetosis, con el cual el cuerpo descompone las grasas para formar sustancias llamadas cetonas que sirven como una fuente de combustible alternativa.

Esta dieta es una forma efectiva de perder peso, pero también tiene otros beneficios, por ejemplo, la dieta ceto puede mejorar los síntomas mentales en personas con enfermedad de Alzheimer, además, puede reducir el azúcar en la sangre, mejorar la resistencia a la insulina y disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como los niveles de triglicéridos.

Para saber si es funcional combinar una dieta keto con el ayuno intermitente, consultamos con la nutrióloga Jennifer Asencio, nutrióloga clínica especialista en diabetes, varias dudas con el fin de que tengas una guía si planeas ponerlas en práctica juntos.

La primera duda que teníamos era si es buena idea combinarlos, a lo que nos recomendó tener en cuenta que seguir la dieta keto nos llega a parecer difícil, por lo que hacer ayuno intermitente puede resultar más complicado en combinación con esta dieta, “a menos que combinarlos vaya bien con tu ritmo de vida y sea algo con lo que puedas comprometerte”.

Pero sí nos aseguró que “el ayuno intermitente podría contribuir al proceso de ‘quema de grasa’” y que “algunas personas usan el ayuno intermitente para arrancar el estado de cetosis” de la dieta keto. Es decir, combinar el ayuno intermitente con una dieta keto puede ayudarte a alcanzar la cetosis más rápido y a eliminar más grasa corporal que una dieta cetogénica sola.

Sin embargo, “no es necesario hacer ayuno intermitente con la dieta keto, principalmente porque no estás restringiendo la ingesta de calorías durante el periodo en el que sí puedes comer”.

Respecto a si son métodos efectivos y sin riesgo para bajar de peso, la respuesta es sí, pero “es importante mencionar que si padeces diabetes o usas insulina, tienes hipertensión, epilepsia, padeces de hígado graso, enfermedades renales, enfermedades cardiovasculares o cáncer, estos dos tipos de dietas están contraindicadas, así como en niños y mujeres embarazadas”.

Si te preocupa no obtener los nutrientes suficientes con el ayuno intermitente y la dieta keto juntos, la nutrióloga Jennifer Asencio nos especifica que “ayunar puede afectar la absorción de vitaminas como la B1”, por lo que “es importante acudir con un especialista para saber si eres candidato y hacerte un plan personalizado para no tener ninguna deficiencia”.

Por último, si sufres gastritis, también deberías prestar atención antes de decidir juntar estas dos dietas, pues “las personas que sufren de gastritis corren el riesgo de exacerbar sus síntomas de dolor abdominal e incluso de sufrir sangrado gastrointestinal durante las horas sin ingesta de alimentos”. Por otra parte, “el alto consumo de grasas y proteínas aumenta la acidez estomacal”, lo cual puede empeorar la enfermedad por reflujo”.

En conclusión tanto la dieta keto como el ayuno intermitente son métodos exitosos para bajar de peso, pero como con cualquier cambio que desees meter en tu alimentación, debes consultar a un experto para sacar el mayor provecho de la experiencia, sin ninguna dificultad.

Consulta aquí las mejores recetas keto:

Coliflor rostizada con huevo y aguacate

Calabazas rellenas de Ensalada Cremosa de Pollo

Caldo de Pollo con arroz de coliflor




Califica este artículo
Calificaciones (1)
Lia Bernal
29/05/2020 20:10:48
Increíble artículo! Realmente lo disfruté y me recordó lo difícil que es realizar una dieta, más que todo por la fuerza de voluntad que debe tener la persona para poder lograr los resultados esperados. En realidad, hace tiempo me sentía perdido, por problemas con mi peso, eso afecto hasta la relación con mi pareja, pero la lectura de un ebook relacionado con la comida saludable, me ayudo a salir a delante. Para los que también se sientan perdidos, un poco desanimados pueden conseguir este ebook que les comento aquí, espero que ayude igual como me ayudo a mi>> https://bit.ly/Rebaja-saludable
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No existe pollo flaco o hervido que continúe tristeando por las esquinas de una olla si se le añade un baño de especias. Más aún si se trata de especias mexicanas. El uso en la cocina de los también llamados condimentos se remonta al antiguo Egipto y es tan viejo como nuestro deseo por hacer que lo nutritivo pase al cuerpo sin tener que taparse la nariz. Y es que, como si fueran un rey Midas del sabor, las especias tienen el poder de darle sazón a todo lo que tocan gracias a su concentración de aromas provenientes de las semillas o de la corteza de algunas plantas aromáticas. Hay que frotarlas como a una lámpara maravillosa. Una ráfaga de aromas saldrá de su interior invitándonos a embriagarnos con ellas. ¡Pero cuidado! Hay que ser sutiles a la hora de usarlas y cuidar de no tostarlas demasiado para que decoren cada bocado sin abrumar. Las especias de México no son la excepción. Son explosión pura. Son razón suficiente para voltear hacia la tierra –o al cielo– para agradecer lo que nos da. Sin las especias mexicanas al mundo le faltaría algo así como su Quinta Sinfonía de Beethoven, sus Meninas de Velázquez, culinariamente hablando. Ahí tienen a la vainilla. ¿Qué sería de las tartas de manzana sin un helado con su sabor? ¿De qué serían de los pasteles de bodas sin sus bizcochos avainillados? A la crema pastelera le faltaría el cincuenta porciento de su alma. A las galletas su olorosa estampa. ¡Olvídense del rompope! La vainilla planifolia es una especia originaria de México y en Papantla es donde alcanza su plenitud. Esta especia mexicana es de esas cosas –dieciséis en total– a las que se les ha defendido con una Denominación de Origen por parte del gobierno. En el caso de la vainilla, este rango celebra pedazos de tierra –treinta y nueve municipios entre Veracruz y Puebla–, procesos y mano de obra de quien sabe cómo cuidar las orquídeas de vainilla desde tiempos prehispánicos. De esa pequeña vaina, con el sencillo movimiento de un cuchillo, salen partículas que huelen a una flor suave pero pungente.Otra especia orgullosamente mexicana es la pimienta gorda o pimienta Tabasco, que también cuenta con el título nobiliario de Denominación de Origen. Y aunque a veces a la pimienta gorda se le confunde con pimienta negra, por su sabor es fácil diferenciarla: una mezcla entre clavo, canela, nuez moscada y pimiento. Su fama llega a la India, en donde se muele para preparar masalas y posteriormente currys cremosos y especiados. Sin ir más lejos, es un ingrediente esencial en el rezo de especias ocupadas en el mole, pero también en el sazón y sabor de embutidos, salchichas y salsas BBQ.La canela, por su parte, aunque es originaria de Ceilán (actualmente Sri Lanka), se ha llegado a denominar canela mexicana porque es el país con mayor producción. Sólo piensen por un segundo: ¿qué no huele a canela en México? Su sabor ligeramente picante –como todo lo que gusta al mexicano– combina a la perfección con lo dulce o lo salado. La canela nada en un mar de aguas de horchata, en la molienda especiada del mole, en los recados. Está en los panes dulces que pasean los jóvenes en sus canastas y en los carritos de churros de las esquinas. Es perfume en pepianes y adobos. Está en todo.No nos olvidamos de otra gran especia mexicana, el achiote, sin el cual la cochinita sería una simple carne cocida y los tacos al pastor –¡de nada, mundo!– no existirían. México sabe a chile, por su puesto. Pero también a la festividad de sus especias y a las hierbas de olor (que son harina de otro costal y al cual nos zambulliremos pronto). En conjunto, las especias mexicanas le dan identidad a una despensa a la que es correcto llamar barroca e incluso churrigueresca. Sólo basta recordar que el mexicano no come pollo ni chayote hervidos más que en la enfermedad. Más vale muertos que sencillos, hasta en la comida. Lo nuestro es combinar densidades y capas de sabor, técnicas y preparaciones que dan lugar a una sinfonía compleja llamada gastronomía mexicana. ¿Cuál es tu especia mexicana favorita?
Así como la gastronomía mexicana está llena de antojitos, chile y mucha tortilla, la gastronomía mediterránea también tiene muchos ingredientes característicos de la región.Principalmente, podríamos mencionar el pan, el aceite de oliva y el vino como sus pilares. Como su nombre lo describe, esta comida es típica de la cuenca del Mediterráneo, en especial al sur de Europa y el norte de África.¿Cuál es la comida mediterránea?Como la comida mediterránea se cocina prácticamente en todo el territorio europeo en el que se da el árbol de oliva, esta engloba una variedad de culturas.Entre las comidas mediterráneas entonces tenemos la italiana, la española o la griega y ellas comparten no sólo preparaciones con pan, aceite de oliva y el vino, sino que también tienen en común guisos de carne con verdura y tomate, o pescados curados con sal.Los pilares de la comida mediterránea se traducen también como trigo (el pan), olivas y uvas, y son ellos los recurrentes en todos los países con esta singular gastronomía, pero se adaptan con otros ingredientes como frutas, verduras y especias típicas de cada zona.En Italia, por ejemplo, destaca el trigo en sus pizzas y pastas, siempre acompañadas de buenos vinos; en España, el pan con tomate es un clásico; Marruecos es famoso por su cous cous, hecho con sémola de trigo, verduras y garbanzos, todas con un sinfín de hortalizas y demás frutas y verduras regionales incluidas.Por supuesto, la costa hace que el consumo de pescados y mariscos sea abundante; el arroz desempeña un papel importante; las hortalizas y las legumbres son una constante en las ensaladas y las frutas más comunes son los cítricos, como naranjas, limones o mandarinas.Las carnes que más se utilizan en la gastronomía mediterránea son la de cordero y la de cerdo, esta última sobre todo en embutidos, como el jamón. Finalmente, para condimentar sus comidas, las especias más populares son el tomillo, orégano, albahaca, pimienta, hierbabuena; también se usa el vinagre.Cabe mencionar que la gastronomía mediterránea es algo completamente diferente a la dieta mediterránea, cuyas principales características son reducir el consumo de carnes y carbohidratos, y aumentar el de vegetales y grasas monoinsaturadas.Ahora que conoces un poco sobre la gastronomía de la cuenca del Mediterráneo, quizá puedas poner en práctica un poco de turismo culinario y probar todo lo que la región tiene para tu paladar, o si tienes curiosidad, mira lo que la gastronomía árabe tiene para ti.
Usar los restos de café para abonar nuestras plantitas es una gran manera de reciclar este tipo de residuos orgánicos y de mantener tu flora casera en perfeto estado.Sin embargo, es importante saber hacerlo correctamente, pues aunque muchas veces hemos visto que basta con poner el café molido usado sobre la superficie de la tierra, hay formas de hacerlo más efectivo.Para empezar, tienes que conocer los beneficios del café como abono para las plantas. El principal y más conocido es que el café molido contiene aproximadamente 2% de nitrógeno en volumen.Además, los posos de café, como también se les conoce, no son ácidos, pues el ácido en el café es soluble en agua, así que se queda principalmente en tu café.Por otra parte, el café molido tiene un pH neutro (entre 6,5 y 6,8 pH), mejora la estructura del suelo y es una excelente fuente de nitrógeno para el compostaje.Y aunque no está comprobado, la evidencia anecdótica sugiere que los posos de café repelen a las babosas y los caracoles en el jardín.Cómo usar el café como abonoUsar el café como abono es muy sencillo, pues simplemente puedes extenderlo directamente sobre el suelo. Pero aquí te dejamos más tips para aprovecharlo en tus plantas.-Extiéndelo sobre el suelo y cubre con hojas secas o composta.-Haz una pila de composta colocando los ingredientes en capas con 1/3 de hojas, 1/3 de recortes de hierba fresca y 1/3 de café molido.-Mezcla el café molido usado con papel picado u hojas secas, para tener un equivalente de una fuente de carbono.Si incorporas café molido directamente en el suelo, agrega un fertilizante nitrogenado al mismo tiempo. Los granos de café estimulan el crecimiento de microorganismos en el suelo, que utilizan nitrógeno para su crecimiento y reproducción, mientras los granos de café se descomponen por los microorganismos, el nitrógeno adicional en el fertilizante proporcionará una fuente de nutrientes para sus plantas.También puedes añadir los filtros de café de papel a tu composta como fuente de carbono. Sólo rómpelos en pedazos pequeños para acelerar la descomposición.Lo mejor de usar café como abono es que los residuos de café no se echan a perder, por lo que puedes almacenarlos para usarlos posteriormente y aplicar estos consejos en tu pequeño jardín en casa.
Las aguas frescas, frutales o con cereales, como la de horchata, son muy conocidas en México. Tenemos varias famosas, por ejemplo, la de alfalfa con limón o piña, la de tamarindo, la de tuna con menta o la combinación clásica de horchata con fresa.Sin embargo, varios países de América Latina también cuentan con deliciosas aguas de sabores, que quizá un día te animes a probar, después de conocerlas.Una de las más populares es el aguapanela de Colombia, también conocida como papelón con limón en Venezuela. Esta bebida está hecha de panela o rapadura, una azúcar sólida y sin refinar extraída de la caña de azúcar, mezclada con un poco de jugo de limón. En Colombia puede tomarse fría o caliente.Otra bebida típica de Colombia es la lulada, hecha a partir de naranjilla o lulo, una fruta típica de la región del Valle del Cauca. Esta fruta se deshace con las manos y se sirve con hielo y jugo de limón, y parece un smoothie.Como tercera mención llega la chicha, una bebida conocida en varios países de América del Sur, como Colombia, Venezuela, Bolivia, Chile y Perú, por mencionar algunos. La chicha se produce con la fermentación del maíz y, de acuerdo con la zona, de otros ingredientes, como la yuca o la piña.De Chile tenemos otras dos deliciosas bebidas, el mote con huesillo, que se hace con duraznos deshidratados, jugo azúcarado o acaramelado y mote de trigo, además de presentarse como bebida, se consume como un postre.La segunda es la malta con huevo, bebida que se suele tomar para curar la cruda o resaca, hecha a partir de una mezcla de malta y azúcar con huevo.Parecida al mote con huesillo, en Bolivia se toma el mocochinchi, con duraznos deshidratados hervidos en clavo, cardamomo y canela, y almíbar a punto caramelo, además de una tradicional chicha de piña.¿Las conocías ya? ¿Te animarías a hacer turismo gastronómico para probar estas bebidas? ¡Ojalá que sí!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD