Helado casero, una alternativa más sana
Dietas y Nutrición

Helado casero, una alternativa más sana

Por Kiwilimón - Julio 2013
Uno no necesita ser experto ni tener maquinas carísimas para hacer helado. Aquí te decimos cómo y por qué es una opción de mayor valor nutrimental. Preparar helados a mano nos permite estar en control completo de todos los ingredientes que se le introducen. Además, un helado casero está libre de químicos, colorantes y conservadores que la mayoría de los helados de marcas reconocidas llevan. Tal vez el punto más importante, es que en casa uno puede inventar lo que quiera, el helado pierde los límites y cual sea que sea tu antojo puede ser realizado. Fruta, nueces, yoghurt, semillas: el cielo es el límite. Los valores nutrimentales exceden la expectativa de muchos: Aportan calcio si llevan leche en su composición, contienen vitaminas A, B2 o rivoflavina (básica para el crecimiento), E (protege los nervios, los músculos y el sistema cardiovascular), B12 y fósforo, lo que les convierte en un alimento muy beneficioso para las personas que padecen osteoporosis, debilidad inmunitaria o problemas dermatológicos. En estricto sentido el helado es un alimento, no una golosina y una manera más que agradable de tomar calcio y proteínas procedentes de la leche y las vitaminas de la fruta.   Al prepararlos lo primero que hay que pensar es la base del helado. Hay quienes prefieren la de agua pues es más fresca, ligera y su preparación sólo conlleva jugo de fruta, agua y un poco de azúcar o endulzante si así lo deseas. Para la otra alternativa, la más cremosa, hay diversas variantes pues uno puede usar nata, huevos y yoghurt para darle esa consistencia más untuosa. Un ejemplo es el helado de frutas y yoghurt que puede resultar en diversas facetas, uno simplemente debe tomar dos tazas de yoghurt junto con una taza de frutas y agregar azúcar si las frutas no son dulces naturalmente y licuarlo todo. Después todo lo que queda es congelar por al menos cinco horas y listo. Las variables para hacer helado de yoghurt y fruta son prácticamente inacabables, lo que sí recomendamos es ir al mercado y preguntar qué fruta está en su mejor momento por la estación y elegir esa para hacer el congelado. No hay nada mejor que cocinar con ingredientes de temporada. Ahora, una variante que no es tan conocida es el helado con base de nata. Aunque puede escucharse extraño puede ser muy refrescante si se hace bien y se empareja con fruta fresca. Es muy fácil, la mezcla de dos huevos, media taza de azúcar o endulzante artificial y dos tazas de nata es la base. Después todo lo que queda es agregar fruta molida de tu elección, mezclar y dejar a congelar por seis horas mínimo. El kiwi es una opción ideal para esta preparación pues su acidez corta con lo untuoso de la nata y así queda un helado con mucho cuerpo pero de sabor frutal y fresco. Claro que es posible usar cualquier otra fruta o incluso semillas como pistaches para darle un toque diferente y colorearlo de manera natural. Hay que recordar que agregar un poco de azúcar al helado casero no debe causar culpa, la diferencia calórica entre un helado hecho en casa con productos naturales y uno comprado en el súper supera el 150% de diferencia. Lo mejor de esta idea hogareña es que es compatible con las dietas pues en la mayoría es posible comer frutas y yoghurt por lo que uno no debe alejarse del helado, de hecho puede ser el postre ideal en esos días de antojo donde algo cremoso, frutal y refrescante es todo lo que necesitas para no sufrir y seguir en línea. La receta la eliges tú, pero acá van cinco tips para obtener un helado mejor que el de la tienda: - Revuelve muy bien el helado antes de meterlo al congelador. Después revuélvelo nuevamente una vez que haya estado dos horas congelándose pues esto evitará la cristalización del mismo y obtendrás una textura más sedosa. - El sabor del helado se asienta 24 horas después de su preparación. Para que sepa mejor sé paciente. - El amor nace de la vista y un poco de adorno al helado hace que se apetezca más, un par de trozos de la misma fruta usada para crearlo y unas líneas de miel hacen la diferencia. - El helado no debe consumirse recién salido de la heladera, es mejor sacarlo y esperar unos diez minutos a que el sabor y aroma afloren. - Siempre hay que conservar el helado en recipientes bien cerrados, de lo contrario pueden contaminarse del aroma de otros ingredientes en el refrigerador.  

Helados Caseros

 

Receta de Helado de Yoghurt

Ingredientes: - 3 tazas de yoghurt natural puede ser también del sabor que elijas - 3 sobres de Splenda - 1 cucharadita de extracto de vainilla Si quieres ver los pasos para preparar esta receta da click aquí.  

Receta de Té Verde

  Ingredientes: - 200 mililitros de leche - 2 yemas de huevo - 2 cucharadas de azúcar - 2 cucharadas de matcha té verde en polvo - 100 mililitros de agua caliente - 200 mililitros de nata liquida espesa, ligeramente montada Si quieres ver los pasos de esta receta da click aquí.  

Receta de Helado de Mango Natural

  Ingredientes: - 600 gramos de pulpa de mango - 1 lata de lechera o leche condensada Si quieres ver los pasos para preparar esta receta, da click aquí.   Encuentra más recetas de helado dando click aquí.  

"¿Cuál es tu helado favorito?"

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Yovany Chach
02/09/2019 16:11:55
Excelente
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hay momentos en los que quisiéramos parar el tiempo, sobre todo en la piel de nuestra cara para que luzca siempre joven y con brillo.Hoy en día hay un sinfín de cremas, mascarillas y tratamientos para tratar combatir las arrugas y mantener la piel luminosa, pero de un tiempo para acá, hay un ingrediente estrella que es el deseo de muchas: el retinol. No obstante, este no es el único, pues ya hay otro ingrediente que empieza a robarle atención: el bakuchiol. Vayámonos por partes. ¿Qué es el retinol? Si aún no conoces qué es el retinol, aquí te lo vamos a explicar. El retinol es un derivado de la vitamina A, un nutriente que ayuda a la regeneración celular, ¿pero cómo se refleja esto en la piel? Pues nada más y nada menos que reduciendo el acné, aclarando el tono, quitando manchas y evitando el envejecimiento por su acción antioxidante, es por esto que muchísimas marcas lo han incorporado a sus productos. ¡Suena increíble! Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que el retinol se debe usar con precaución. Usarlo en un porcentaje alto o con mucha frecuencia puede causar irritación, picor en la piel, descamación y hasta quemaduras, así que debes de tener cuidado. Además, debemos evitar su uso sobre todo después de situaciones estresantes para piel, como una exfoliación, irritación, exposición al sol, depilación y si se está consumiendo medicamentos para el acné. Hablemos del Bakuchiol El bakuchiol es un activo obtenido de plantas medicinales que, por sus bondades, está haciendo temblar del trono al retinol. A pesar de que el bakuchiol actúa casi idéntico al retinol, podemos agregar que es cicatrizante, antimicrobiano, antiinflamatorio entre otras muchas cosas.Retinol vs. Bakuchiol: similitudes y diferencias Similitudes. Los dos activos ayudan a prevenir y revertir los signos de la edad, disminuyendo las arrugas y líneas de expresión. Además, promueven la renovación celular, estimulan la producción de colágeno y elastina para dar firmeza a la piel, combaten el fotoenvejecimiento y detiene el deterioro de la piel. Diferencias. Entre las principales diferencias entre el retinol y el bakuchiol se encuentra el origen; mientras que el retinol es un derivado de la vitamina A que es de origen animal, el bakuchiol se obtiene de las semillas de plantas medicinales como babchi y la Otholobium pubescens y al ser un extracto vegetal 100% vegetal puede ser utilizado en productos veganos. Otra diferencia entre las dos sustancias son sus efectos secundarios, mientras con el retinol hay que tener cuidado en dosis y frecuencia; con el bakuchiol por sus orígenes es apta para todo tipo de pieles incluso las sensibles, incluso puede usarse en personas con psoriasis. Conociendo estos dos activos y teniéndolos de tu lado, lucirás espectacular, escoge el mejor para ti.
Uno de los materiales más contaminantes en el mundo es el plástico y según el Informe Estado del Plástico 2018 de ONU Ambiente, al año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que equivale al peso de toda la población humana.Además, de acuerdo con estos datos, para el 2030 la producción de plásticos se duplicará a 619 millones de toneladas por año. Por otra parte, se dice que 80% de la basura es plástico de un solo uso, por lo que cada vez más empresas y personas se preocupan por buscar alternativas, con el fin de cambiar nuestros hábitos y así evitar seguir dañar el medio ambiente.Una de estas alternativas son las envolturas de cera de abeja reutilizables, que se han popularizado cada vez en más hogares.¿Cómo son estas envolturas?Esta opción se trata de una envoltura hecha con tela de algodón orgánico cubierta de cera de abeja, aceite de jojoba y resina de árbol que puede usarse una y otra vez, por lo que lo hace un gran sustituto al plástico para proteger alimentos. El revestimiento de sus ingredientes hace que la tela sea hermética, impermeable, flexible y lo suficientemente pegajosa como para comportarse como una envoltura de plástico. La cera de abejas y el aceite tienen cualidades antibacterianas que ayudan a mantener los alimentos frescos y permiten usar la envoltura varias veces. Así se usanUsarlas es lo más sencillo y práctico, sólo hay que moldear la envoltura de cera de abeja en la parte superior del alimento o envase utilizando el calor de las manos y haciendo presión para crear un sello. Para volver a usarlo nada más tienes que lavarla con agua fría y jabón para platos y está listo para utilizarse por todo un año.Después de un año de uso, la tela comienza a perder la cera de abeja y el aceite de jojoba, pero una vez que esto sucede no se convierte en desecho, sino en alimento para la tierra, pues es biogegradable. Actualmente hay muchas alternativas en el mercado, sobre todo en tiendas de productos orgánicos o zero waste, así que te invitamos a probarlas y así reducir tus residuos para cuidar al planeta.
El Hummus es una preparación de Medio Oriente que hoy en día se consume mucho. Se usa como dip para triángulos de pan pita, o verduras, y también como base para algunos guisos.Nutricionalmente, es muy bueno porque tiene alto contenido en grasas sanas y minerales. Es bajo en carbohidratos y alto en proteínas y fibra de origen vegetal. Además, es delicioso y te hace sentir satisfecho.Básicamente, el hummus está hecho a base de garbanzos. De hecho, la palabra hummus quiere decir garbanzo. Tiene también tahini o pasta de ajonjolí molido, y otros complementos como ajo, aceite de oliva y jugo de limón.Prueba estas Botanas Saludables con HummusExisten versiones muy diferentes de este alimento por todo el mediterráneo, norte de áfrica y medio oriente. Algunas tienen berenjena, jitomate, alubias o huevos cocidos o mezclas de especias. Después de todo, es una base bastante neutra abierta a muchos sabores.Para prepararlo en casa, necesitas empezar por los garbanzos. Los puedes conseguir enlatados y ya cocidos, lo cual es muy práctico. Si deseas cocerlos, hay que remojarlos toda una noche, descartar el agua del remojo y cocerlos en suficiente agua con sal. Puedes agregarles cebolla, zanahoria y hierbas de olor para lograr un mejor sabor. Déjalos a fuego bajo o en olla de presión hasta que estén muy suaves.Una vez cocidos, hay que molerlos en un procesador de alimentos o licuadora con tahini, la cual es una pasta de ajonjolí molido que se consigue en casi todos los supermercados y también en tiendas de comida árabe. El tahini tiene un sabor fuerte, por lo que un par de cucharadas son suficientes para agregar mucha personalidad. Su sabor se balancea muy bien con jugo de limón, sal y aceite de oliva, pero si no deseas agregar tahini, un poco de yogurt griego o jocoque seco aportarán acidez y cremosidad.Ajusta la consistencia de tu hummus casero con el agua que te haya quedado de la cocción. Algunas personas prefieren molerlo hasta que esté completamente terso, pero también puedes dejarlo con un poco de textura.Finalmente, para darle sabor, lo tradicional es un poco de ajo crudo, aunque también puede ser rostizado. Si usas ajo crudo, muélelo con el jugo de limón para domar un poco su sabor. Es delicioso con una pizca de comino y está de moda agregar otros ingredientes que le den colores interesantes, como betabel rostizado, aguacate, pimientos asados, calabacitas asadas o berenjena tatemada.Para servirlo, es tradicional ponerlo en un plato y marcar un canal con la parte de atrás de la cuchara, agregar más aceite de oliva y espolvorea un poco de pimentón, zaa’tar o chile en polvo.Te recomendamos estas 6 nuevas maneras de comer hummusPor otro lado, el hummus no solamente funciona como dip. Es una gran opción para la lonchera con verduras. Es delicioso también en lugar de mayonesa para tu sándwich. Además, lo puedes usar para rellenar portobellos, o combinado con arroz, para rellenar pimientos al horno. Es riquísimo encima de pollo asado, en tu avocado toast o con pimientos y cebollas sobre tu hamburguesa o en pita con carne asada.Visita la historia antigua en un plato que está muy de moda y agrégale toques interesantes a tu gusto. Después de todo, así es como se crean los grandes platillos.
Conoces ya la importancia de una buena alimentación para el buen funcionamiento del organismo; sin embargo, el ritmo tan vertiginoso de la vida actual a veces nos impide tener buenos hábitos y cuidar de nuestra salud.Por ejemplo, aunque hemos escuchado mucho que el desayuno es la comida más importante, pues venimos de un periodo grande de ayuno y todos los alimentos que ingerimos son aprovechados al máximo, además de que es el que nos llena de energía para poder llevar a cabo todas nuestras actividades, muchos de nosotros solemos saltarlo, o comer alimentos que poco nos benefician.Sin embargo, los licuados podrían ser una buena opción para aquellos que no tienen tiempo de comer un desayuno completo.Incluir licuados en el desayuno es una forma sencilla, práctica y deliciosa de consumir nutrientes a primera hora del día, y si sabes usarlos a tu favor, pueden ayudarte a sanar.Aquí te dejamos algunas recetas de licuados “medicinales”, pues sus ingredientes están destinados a ayudarte con ciertas afecciones, y te pueden aportar nutrición y salud de manera rápida y práctica:Licuado de arándanosEste licuado te puede ayudar a mejorar la digestión, es rico en antioxidantes aminoácidos y grasas que te darán el combustible necesario para arrancar el día.Necesitarás:-Un puñito de arándanos-½ taza de yogurt griego natural-1 cucharada de chía -Endulzante al gusto, proponemos mielLicúa todos los ingredientes y disfruta.Licuado de pepino y linazaSi tienes problemas en el riñón, este licuado te ayudará a eliminar las toxinas, además de que te mantendrá hidratada.-1/2 pepino grande, pelado y en rodajas-1 taza de arándanos congelados frescos-Un chorrito de agua de coco o leche vegetal-1-2 cucharadas de linaza molida o chía-Stevia a gusto (opcional)Licúa todo y bébelo.Licuado de apio y papaya Los ingredientes de este licuado funcionan como diuréticos y antiinflamatorios y ayudan a depurar toxinas que enferman a los órganos.Ingredientes:- El jugo de 1 limón-1 rama de apio-Una taza de papaya -1 vaso de agua Revuelve todo.Licuado antiansiedad Este licuado además de ayudarnos a controlar el estrés y la ansiedad está lleno de vitaminas, minerales, y antioxidantes que protegen la salud.-2 rodajas de papaya sin cáscara.-1 rodaja de piña pelada.-1 taza de leche de coco.No olvides que lo más importante es aprender a escuchar a tu cuerpo y a darle lo que necesita, y eso incluye ir al doctor y tratar seriamente cualquier enfermedad que padezcas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD