Helado casero, una alternativa más sana
Dietas y Nutrición

Helado casero, una alternativa más sana

Por Kiwilimón - July 2013
Uno no necesita ser experto ni tener maquinas carísimas para hacer helado. Aquí te decimos cómo y por qué es una opción de mayor valor nutrimental. Preparar helados a mano nos permite estar en control completo de todos los ingredientes que se le introducen. Además, un helado casero está libre de químicos, colorantes y conservadores que la mayoría de los helados de marcas reconocidas llevan. Tal vez el punto más importante, es que en casa uno puede inventar lo que quiera, el helado pierde los límites y cual sea que sea tu antojo puede ser realizado. Fruta, nueces, yoghurt, semillas: el cielo es el límite. Los valores nutrimentales exceden la expectativa de muchos: Aportan calcio si llevan leche en su composición, contienen vitaminas A, B2 o rivoflavina (básica para el crecimiento), E (protege los nervios, los músculos y el sistema cardiovascular), B12 y fósforo, lo que les convierte en un alimento muy beneficioso para las personas que padecen osteoporosis, debilidad inmunitaria o problemas dermatológicos. En estricto sentido el helado es un alimento, no una golosina y una manera más que agradable de tomar calcio y proteínas procedentes de la leche y las vitaminas de la fruta.   Al prepararlos lo primero que hay que pensar es la base del helado. Hay quienes prefieren la de agua pues es más fresca, ligera y su preparación sólo conlleva jugo de fruta, agua y un poco de azúcar o endulzante si así lo deseas. Para la otra alternativa, la más cremosa, hay diversas variantes pues uno puede usar nata, huevos y yoghurt para darle esa consistencia más untuosa. Un ejemplo es el helado de frutas y yoghurt que puede resultar en diversas facetas, uno simplemente debe tomar dos tazas de yoghurt junto con una taza de frutas y agregar azúcar si las frutas no son dulces naturalmente y licuarlo todo. Después todo lo que queda es congelar por al menos cinco horas y listo. Las variables para hacer helado de yoghurt y fruta son prácticamente inacabables, lo que sí recomendamos es ir al mercado y preguntar qué fruta está en su mejor momento por la estación y elegir esa para hacer el congelado. No hay nada mejor que cocinar con ingredientes de temporada. Ahora, una variante que no es tan conocida es el helado con base de nata. Aunque puede escucharse extraño puede ser muy refrescante si se hace bien y se empareja con fruta fresca. Es muy fácil, la mezcla de dos huevos, media taza de azúcar o endulzante artificial y dos tazas de nata es la base. Después todo lo que queda es agregar fruta molida de tu elección, mezclar y dejar a congelar por seis horas mínimo. El kiwi es una opción ideal para esta preparación pues su acidez corta con lo untuoso de la nata y así queda un helado con mucho cuerpo pero de sabor frutal y fresco. Claro que es posible usar cualquier otra fruta o incluso semillas como pistaches para darle un toque diferente y colorearlo de manera natural. Hay que recordar que agregar un poco de azúcar al helado casero no debe causar culpa, la diferencia calórica entre un helado hecho en casa con productos naturales y uno comprado en el súper supera el 150% de diferencia. Lo mejor de esta idea hogareña es que es compatible con las dietas pues en la mayoría es posible comer frutas y yoghurt por lo que uno no debe alejarse del helado, de hecho puede ser el postre ideal en esos días de antojo donde algo cremoso, frutal y refrescante es todo lo que necesitas para no sufrir y seguir en línea. La receta la eliges tú, pero acá van cinco tips para obtener un helado mejor que el de la tienda: - Revuelve muy bien el helado antes de meterlo al congelador. Después revuélvelo nuevamente una vez que haya estado dos horas congelándose pues esto evitará la cristalización del mismo y obtendrás una textura más sedosa. - El sabor del helado se asienta 24 horas después de su preparación. Para que sepa mejor sé paciente. - El amor nace de la vista y un poco de adorno al helado hace que se apetezca más, un par de trozos de la misma fruta usada para crearlo y unas líneas de miel hacen la diferencia. - El helado no debe consumirse recién salido de la heladera, es mejor sacarlo y esperar unos diez minutos a que el sabor y aroma afloren. - Siempre hay que conservar el helado en recipientes bien cerrados, de lo contrario pueden contaminarse del aroma de otros ingredientes en el refrigerador.  

Helados Caseros

 

Receta de Helado de Yoghurt

Ingredientes: - 3 tazas de yoghurt natural puede ser también del sabor que elijas - 3 sobres de Splenda - 1 cucharadita de extracto de vainilla Si quieres ver los pasos para preparar esta receta da click aquí.  

Receta de Té Verde

  Ingredientes: - 200 mililitros de leche - 2 yemas de huevo - 2 cucharadas de azúcar - 2 cucharadas de matcha té verde en polvo - 100 mililitros de agua caliente - 200 mililitros de nata liquida espesa, ligeramente montada Si quieres ver los pasos de esta receta da click aquí.  

Receta de Helado de Mango Natural

  Ingredientes: - 600 gramos de pulpa de mango - 1 lata de lechera o leche condensada Si quieres ver los pasos para preparar esta receta, da click aquí.   Encuentra más recetas de helado dando click aquí.  

"¿Cuál es tu helado favorito?"

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Yovany Chach
02/09/2019 16:11:55
Excelente
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los beneficios de la avena y la miel no sólo se pueden aprovechar en recetas de cocina, pues estos dos ingredientes que seguramente tienes en la alacena también tienen propiedades que ayudan a la piel de tu rostro.Mientras que la avena tiene propiedades exfoliantes y saponinas para limpiar la piel, la miel la hidrata, abre los poros de forma natural, balancea el pH y ayuda a lograr un brillo mientras combate el acné y nutre la piel envejecida. Así que además de que no tiene químicos, los beneficios de la avena y la miel en la cara son muchos y para que los pongas ya en práctica, esta mascarilla de avena y miel es muy sencilla de hacer y necesitarás:3 cucharadas de avena3 cucharaditas de mielColoca los ingredientes en un tazón y mezcla hasta que se integren bien. Entonces aplica la mezcla sobre tu rostro limpio con movimientos circulares suaves y deja actuar unos minutos hasta que se seque. Finalmente, sólo limpia la mascarilla con agua fría.Puedes usar esta mascarilla una o dos veces a la semana, antes de dormir y complementarla con tu astringente para tener mejores resultados si tienes acné. Si consigues miel cruda u orgánica, mucho mejor, pues esta miel te ayudará a equilibrar las bacterias de la piel, lo que la convierte en un excelente producto para el acné, pues acelera los procesos de curación de las células de la piel, así que será un gran aliado si tienes imperfecciones o un brote de eczema, y te ayudará a curar y reducir la inflamación. Por su parte, la avena se ha usado para el cuidado de la piel desde la antigüedad romana y en la actualidad se utilizan formulaciones especiales de avena en una variedad de productos para el cuidado de la piel, desde lociones hasta jabones de baño, así que no hay duda de sus beneficios, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y que retienen la humedad. Prueba esta mascarilla o también puedes hacer una mezcla de arroz y avena para iluminar tu rostro, y cuéntanos cómo te funcionaron.
El té de jengibre y limón en la noche no sólo te caerá muy bien si tienes frío, estás adolorido por el ejercicio o ayudarte a desinflamar el vientre, gracias a sus propiedades y sus beneficios para la salud.Aunque el uso principal del té de jengibre y limón suele ser para aliviar las náuseas —por ejemplo, es muy bueno para las personas embarazadas cuando tienen síntomas de náusea y vómito—, esta bebida también tiene poderosas propiedades antiinflamatorias, sobre todo gracias al jengibre. El jengibre contiene gingerol, un compuesto bioactivo con fuertes efectos antiinflamatorios, antioxidantes y anticancerígenos, el cual es responsable de muchas de las cualidades curativas del jengibre.Así, el té de jengibre puede ser la bebida ideal para después de una intensa sesión de entrenamiento, pues un estudio mostró que consumir 2 gramos de jengibre durante 11 días tenía como resultado una mejora significativa en el dolor muscular causado por el ejercicio. De hecho, el jengibre puede facilitar mucho el proceso de recuperación y se puede utilizar como un analgésico natural eficaz.Por si no fuera poco, esto también se aplica al dolor menstrual y otro análisis mostró que tomar 250 mg de cápsulas de polvo de rizoma de jengibre cuatro veces al día era tan efectivo como el ibuprofeno para tratar los dolores que se presentan con el periodo menstrual.Té de jengibre y limón para desinflamar el vientrePara las mujeres en particular, no es algo extraño luchar con el exceso de agua después de disfrutar de ciertos alimentos, es decir, muchas nos hinchamos por ‘retener líquidos’. Si este es tu caso, el té de jengibre y limón por la noche será lo que necesitas para desinflamar tu vientre y amanecer sin esa hinchazón.Hay muchas formas de incluir jengibre en tus bebidas, pero sin duda el té de jengibre es la más fácil. Agrégale limón para darle un toque más de sabor y tómalo por la noche, la mañana o la tarde, si tienes dolor, náuseas o necesitas de su efecto antiinflamatorio. ¿Cómo hacer té de jengibre y limón?La receta del té de jengibre y limón es muy sencilla. Sólo necesitas un pedacito de jengibre pelado, una taza de agua, medio limón y miel, si te gusta dulce. Corta el jengibre en rebanadas pequeñas y hierve a fuego lento en una olla pequeña con el agua y unas rodajas de limón. Una vez que hierva, apaga y deja reposar el té de 5 a 10 minutos. Cuélalo y sirve el té caliente con una rodajita de limón para decorar y miel para endulzar, si quieres.No dudes en hacer del té de jengibre y limón tu bebida para combatir de manera natural la inflamación del cuerpo, el dolor y las náuseas.
El caldo de camarón es una entrada común en muchas mesas mexicanas en las fiestas decembrinas, con su sabor picoso y su calor, es perfecto para este tipo de celebraciones o para cualquier día especial.Pero el caldo de camarón no es la única receta con este marisco que es un gran platillo para celebrar en familia. Los carídeos, gambas o esquilas van muy bien con pastas, por ejemplo, que también son platos muy fáciles de preparar y combinar con las cenas decembrinas. A continuación, te dejamos algunas ideas de recetas navideñas con este marisco.Pasta con camarones al ajilloLa pasta farfalle es la que comúnmente conocemos como moñitos, así que esta receta queda espectacular para la cena de Navidad, además de que es fácil, práctica y sobre todo, rendidora. Esta pasta tiene ese toque gourmet especial para la ocasión.Paella de marisco y carneAsí como el bacalao, la paella es una receta española que bien puede maridarse con tu cena navideña, pues el arroz rendirá mucho, tiene ingredientes sencillos y fáciles de conseguir y lleva carne, camarones y almejas.Empanadas de camarónOtra opción de entrada con camarones además del caldo son unas deliciosas empanadas, fritas y servidas con mayonesa, salsa cátsup, salsa picante, aguacate y limón. Además de empanadas de camarón, puedes aprovechar la masa con otros rellenos y así tener mucha variedad en el primer tiempo de la cena.Ensalada verde con camaronesOtra opción más ligera con camarones es esta ensalada baja en calorías y baja en carbohidratos, que no sólo funciona bien como entrada, sino también como guarnición para tu cena. Lleva lechuga, espinacas y arúgula, así que además es muy nutritiva.Camarones en salsa de mango y chipotleSi pensabas que ya habías probado todas las recetas con camarón, entonces tienes que probar esta, en la que los camarones van glaseados con una salsa cremosa y tienen un sabor único. Esta es una de las recetas fáciles de camarones que podrás preparar en tan sólo ¡20 minutos! ¿Te imaginas tener uno de lo platillos de la cena Navideña en tan poco tiempo?Como entradas, platos fuertes o guarniciones, estas recetas con camarones son una opción diferente para esta Navidad, si eres de los que comen caldo de camarón en estas fechas.
Agradecer nos conecta de forma única con la realidad: nos aleja 180° del drama y nos invita a ser observadores activos frente a lo que sucede en nuestras narices. Con un ‘gracias’ materializamos lo que somos, lo que tenemos, lo que es y no es de gratis. Y si algo hemos aprendido este año es que no todo está dado. Hay que agradecer por ocupar un lugar en el espacio; estar, aún estar.La celebración de Thanksgiving es quizá lo más envidiable de la cultura norteamericana. El tercer jueves de cada noviembre se festeja la primera cosecha de los colonos ingleses en tierras estadounidenses. El agradecer se convierte en una fiesta, en un símbolo, en una intención universal. Para los que profesan la fe presbiteriana es probablemente más importante que la Navidad. Los que profesemos cualquier otra cosa lo hacemos para elevar vibraciones, para amistarnos con el universo o hasta solo por comer rico. (Comer rico siempre de los siempre es una fiesta.)Además de sacar la vajilla heredada de la abuela, los mantelitos de bordado fino y las copas de vidrio cortado, hay que planear el menú. Sin importar que seas un iniciado en el Thanksgiving o no, que en tu mesa no falte un pavo delicadamente rostizado, un gravy sedoso hecho con los jugos del pavo, ingredientes de temporada como la calabaza de Castilla –en puré, en pay, en lo que sea–, una buena ensalada con betabel y arándanos y, claro, los vinos para acompañar todo. No te preocupes. Te dejo aquí una guía general de maridajes para el Thanksgiving. Te aseguro que si la sigues no te faltará armonización entre comida y bebida, ni la armonía. Los básicos: - Al Thanksgiving no lleves la botella más vieja de la cava ni la más tánica. Yo te recomiendo enfriar tus vinos de cepas con buena acidez y estructura media. - Si quieres hacer un brindis, lo mejor es sacar tus copas tipo flauta y rellenarlas con burbujas. El vino chileno espumoso Montes Sparkling Angel está elaborado bajo el método de champenoise, por lo que será ideal para chocar las copas y si guardas un poquito, maridará con la tarta de calabaza del postre. - En blancos, dile sí a uvas como la chardonnay con barrica o la gewurztraminer de Alsacia o Alemania. Si te inclinas por algo californiano vete por un Wente Riva Ranch Chardonnay, cuyas notas avainilladas van bien con el puré de camote o de papa. - Si prefieres los vinos tintos te recomiendo uno recién salido de la bodega como el Beaujolais Nouveau –apenas unos días antes del Thanksgiving hace su salida triunfal al mercado–. La frutalidad y acidez de la uva gamay que da origen a este vino francés le va bien a un pavo mantequilloso y jugoso.- Otro vino que hay que destapar en Thanksgiving es un pinot noir californiano. Mis favoritos para esta celebración son los de Anderson Valley, pero si no los consigues fácilmente, un Louis Jadot Bourgogne Tinto le irá perfecto a la noche. Disfrútalo especialmente junto al relleno del pavo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD