Helado casero, una alternativa más sana
Dietas y Nutrición

Helado casero, una alternativa más sana

Por Kiwilimón - Julio 2013
Uno no necesita ser experto ni tener maquinas carísimas para hacer helado. Aquí te decimos cómo y por qué es una opción de mayor valor nutrimental. Preparar helados a mano nos permite estar en control completo de todos los ingredientes que se le introducen. Además, un helado casero está libre de químicos, colorantes y conservadores que la mayoría de los helados de marcas reconocidas llevan. Tal vez el punto más importante, es que en casa uno puede inventar lo que quiera, el helado pierde los límites y cual sea que sea tu antojo puede ser realizado. Fruta, nueces, yoghurt, semillas: el cielo es el límite. Los valores nutrimentales exceden la expectativa de muchos: Aportan calcio si llevan leche en su composición, contienen vitaminas A, B2 o rivoflavina (básica para el crecimiento), E (protege los nervios, los músculos y el sistema cardiovascular), B12 y fósforo, lo que les convierte en un alimento muy beneficioso para las personas que padecen osteoporosis, debilidad inmunitaria o problemas dermatológicos. En estricto sentido el helado es un alimento, no una golosina y una manera más que agradable de tomar calcio y proteínas procedentes de la leche y las vitaminas de la fruta.   Al prepararlos lo primero que hay que pensar es la base del helado. Hay quienes prefieren la de agua pues es más fresca, ligera y su preparación sólo conlleva jugo de fruta, agua y un poco de azúcar o endulzante si así lo deseas. Para la otra alternativa, la más cremosa, hay diversas variantes pues uno puede usar nata, huevos y yoghurt para darle esa consistencia más untuosa. Un ejemplo es el helado de frutas y yoghurt que puede resultar en diversas facetas, uno simplemente debe tomar dos tazas de yoghurt junto con una taza de frutas y agregar azúcar si las frutas no son dulces naturalmente y licuarlo todo. Después todo lo que queda es congelar por al menos cinco horas y listo. Las variables para hacer helado de yoghurt y fruta son prácticamente inacabables, lo que sí recomendamos es ir al mercado y preguntar qué fruta está en su mejor momento por la estación y elegir esa para hacer el congelado. No hay nada mejor que cocinar con ingredientes de temporada. Ahora, una variante que no es tan conocida es el helado con base de nata. Aunque puede escucharse extraño puede ser muy refrescante si se hace bien y se empareja con fruta fresca. Es muy fácil, la mezcla de dos huevos, media taza de azúcar o endulzante artificial y dos tazas de nata es la base. Después todo lo que queda es agregar fruta molida de tu elección, mezclar y dejar a congelar por seis horas mínimo. El kiwi es una opción ideal para esta preparación pues su acidez corta con lo untuoso de la nata y así queda un helado con mucho cuerpo pero de sabor frutal y fresco. Claro que es posible usar cualquier otra fruta o incluso semillas como pistaches para darle un toque diferente y colorearlo de manera natural. Hay que recordar que agregar un poco de azúcar al helado casero no debe causar culpa, la diferencia calórica entre un helado hecho en casa con productos naturales y uno comprado en el súper supera el 150% de diferencia. Lo mejor de esta idea hogareña es que es compatible con las dietas pues en la mayoría es posible comer frutas y yoghurt por lo que uno no debe alejarse del helado, de hecho puede ser el postre ideal en esos días de antojo donde algo cremoso, frutal y refrescante es todo lo que necesitas para no sufrir y seguir en línea. La receta la eliges tú, pero acá van cinco tips para obtener un helado mejor que el de la tienda: - Revuelve muy bien el helado antes de meterlo al congelador. Después revuélvelo nuevamente una vez que haya estado dos horas congelándose pues esto evitará la cristalización del mismo y obtendrás una textura más sedosa. - El sabor del helado se asienta 24 horas después de su preparación. Para que sepa mejor sé paciente. - El amor nace de la vista y un poco de adorno al helado hace que se apetezca más, un par de trozos de la misma fruta usada para crearlo y unas líneas de miel hacen la diferencia. - El helado no debe consumirse recién salido de la heladera, es mejor sacarlo y esperar unos diez minutos a que el sabor y aroma afloren. - Siempre hay que conservar el helado en recipientes bien cerrados, de lo contrario pueden contaminarse del aroma de otros ingredientes en el refrigerador.  

Helados Caseros

 

Receta de Helado de Yoghurt

Ingredientes: - 3 tazas de yoghurt natural puede ser también del sabor que elijas - 3 sobres de Splenda - 1 cucharadita de extracto de vainilla Si quieres ver los pasos para preparar esta receta da click aquí.  

Receta de Té Verde

  Ingredientes: - 200 mililitros de leche - 2 yemas de huevo - 2 cucharadas de azúcar - 2 cucharadas de matcha té verde en polvo - 100 mililitros de agua caliente - 200 mililitros de nata liquida espesa, ligeramente montada Si quieres ver los pasos de esta receta da click aquí.  

Receta de Helado de Mango Natural

  Ingredientes: - 600 gramos de pulpa de mango - 1 lata de lechera o leche condensada Si quieres ver los pasos para preparar esta receta, da click aquí.   Encuentra más recetas de helado dando click aquí.  

"¿Cuál es tu helado favorito?"

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Yovany Chach
02/09/2019 16:11:55
Excelente
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
En Kiwilimón tenemos el compromiso de brindarte todas las ideas y herramientas para poder cocinar y, además, cuidarte. Por ello desarrollamos #KiwiTeCuida en colaboración con un equipo de nutriólogas profesionales, en donde encontrarás todas las recetas —con conteos calóricos y nutricionales avalados por la USDA—, tips y consejos para que puedas llevar un estilo de vida balanceado, en armonía y saludable, sin sacrificar el sabor o restringir tu alimentación.A partir del próximo lunes 12 de abril, #KiwiTeCuida incorporará lives quincenales los lunes a las 18:00 horas en nuestra cuenta de Instagram oficial @kiwilimon con la chef Colibrí Jiménez, quien te enseñará recetas fáciles y deliciosas para seguir retos alimenticios de una semana, los cuales te brindarán múltiples beneficios, como el reto una semana sin grasa o el reto de una alimentación rica en Omega 3. Esta serie de lives se complementará con con los de nuestra directora editorial, Shadia Asencio, y una de las nutriólogas de #KiwiTeCuida para contarte todos los beneficios que obtendrás al seguir estos retos y poder responder todas tus dudas. Colibrí Jiménez es originaria de Tepoztlán, Morelos. Comenzó su gusto y amor por la cocina desde muy pequeña con las recetas y tradiciones culinarias de su abuela materna Guadalupe. Tras una larga formación académica y en cocinas de todo el mundo, Colibrí hoy trabaja con ingredientes mexicanos para resaltarlos y revalorarlos en una creación sensible y sustentable, como un regreso a lo más natural y al origen de esos ingredientes endémicos de México. Su filosofía es impulsar la agricultura ética, la preservación de la biodiversidad y honrar las tradiciones gastronómicas y culturales de nuestro país. ¡Sigan sus transmisiones de #KiwiTeCuida los lunes a las 18 horas! Foto: Roman Hatori Photo
La gastronomía argentina es una verdadera delicia y sin duda alguna, los postres que encontramos dentro del país sudamericano, son unos de los más sabrosos de todo el continente. ¿Estás listo para conocer los 5 más irresistibles postres de Argentina? Alfajores Los alfajores son quizás el postre argentino más conocido en todo el mundo y es que ese sándwich de galletas relleno de dulce de leche, chocolate o hasta mermelada de frutas, son un pedacito de cielo. Aunque los alfajores pueden prepararse como un sinfín de combinaciones, el tradicional se prepara a base de maizena y mantequilla para las galletas, se rellena de dulce de leche y sus orillas se bañan con coco. Dulce de leche Como mencionamos anteriormente, el dulce de leche es parte importante de los alfajores y de muchos otros postres argentinos. Se trata de un dulce untable, muy parecido a la cajeta mexicana, hecho con leche, azúcar, esencia de vainilla y bicarbonato. Vigilante argentino Si te gustan las gelatinas de mosaico, el postre vigilante seguramente te cautivará pues se trata de cuadritos de dulce de membrillo combinados con pedacitos de queso, un clásico de la gastronomía argentina. Mazamorra argentina La mazamorra es un postre de origen indígena que también se encuentra en Colombia, Paraguay y Perú. La mazamorra nos recuerda al atole mexicano, ya que se prepara a base de maíz blanco, acompañado de agua, canela, azúcar y vainilla. ¿Te suena familiar? Pastafrola La tarta tradicional argentina, mejor conocida como pastafrola, es una explosión de sabores, ideal para acompañar con un rico cafecito o mate. La pastafrola prepara con una masa cubierta de dulce de membrillo, dulce de leche y hasta guayaba. ¿Ya probaste alguno de estos postres de Argentina?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD