Importancia de seguir una dieta sana
Dietas y Nutrición

Importancia de seguir una dieta sana

Por Kiwilimón - December 2012
Se pueden enumerar las razones que tiene la importancia de seguir una dieta sana. Principalmente podemos asegurar que al llevar una alimentación balanceada y sana, llevaremos a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita y además nos ayudará a bajar a nuestro peso ideal o mantenerlo sin hacer sacrificios. Es  vital que todas les personas estén concientes que seguir una dieta sana ayuda a no tener sobrepeso o ser obeso, ya que esto significa tener un mayor riesgo de ciertos problemas de salud como enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial y accidentes cerebrovasculares. El peso de las personas está directamente afectada por la actividad física que las personas realizan además de los alimentos que consumen diariamente. Las dietas altas en grasas y colesterol alto puede causar una acumulación no ideal en las arterias. Una obstrucción en una arteria del corazón puede causar un ataque al corazón como un bloqueo en el cerebro puede causar un derrame cerebral. Una dieta saludable le ayudará a prevenir la acumulación en las arterias y los vasos sanguíneos y reducir el riesgo de contraer problemas relacionados con el peso de la salud. Esperamos que con los propósitos de año nuevo y por tener una mejor salud, tengamos en cuenta la importancia de seguir una dieta sana en nuestra vida diaria.   Recetas de cocina (te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma)   Carpaccio de sirloin con oporto y aderezo Dijon. Una elegante receta de carpaccio de sirloin con oporto y aderezo Dijon en 3 sencillos pasos. Ensalada de huevo, alcaparras y anchoas. Esta ensalada de huevos y aceite de oliva extra virgen, alcaparras salvajes y anchoas se pueden preparar en rebanadas de pan integral. Hummus de espinacas y alcachofas. Esta receta de delicioso hummus es muy fácil y rápido de preparar y por lo general a todos les gusta por su consistencia cremosita. Pizza de portobello personal. Esta deliciosa receta es ideal para cuando tengas antojo de pizza, ya que el portobello sustituye a la masa de la pizza y te ahorrarás todas esas calorías extras. Ceviche de callo de hacha y duraznos. Saludable, fresca y sencilla receta de ceviche de callo de hacha y duraznos para toda ocasión. Taquitos ultra light. ¿Quién dijo que los tacos no podían ser dietéticos? Con esta receta tienes un platillo de sólo 170 calorías. ¡Provecho! Bruscheta de jitomate asado. Una receta ligera ideal para una entrada en una comida familiar. Ceviche de surimi. ¡¡Esta rica receta con surimi sorprenderá a tus invitados!!

Si quieres conocer más dietas saludables, haz click aquí

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tú, ¿tomas tu café con azúcar, o jarabe de agave, sucralosa, sacarina, hojas de estevia, etc.? Hoy en día, más allá de los tradicionales cubitos de azúcar o el delicioso piloncillo, existen muchas opciones en el mercado para endulzar los alimentos y las bebidas. Si aún no conoces las alternativas para el azúcar, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre los edulcorantes. ¿Qué son los edulcorantes?Los edulcorantes son sustancias que dan sabor dulce a los alimentos, pero que tienen menos calorías. Existen endulzantes o edulcorantes no calóricos (ENC) naturales, como las hojas de estevia, y artificiales, que se obtienen a través de procesos químicos, como la sucralosa. La principal función de estos aditivos es añadir dulzor a las preparaciones de alimentos o bebidas sin aportar tantas calorías, como lo haría una cucharadita de azúcar tradicional. La concentración de algunos endulzantes artificiales, como el aspartamo, es tan alta que solo se requiere una pequeña cantidad para endulzar. ¿Cuáles son los edulcorantes más conocidos?Los edulcorantes se pueden dividir en naturales y artificiales. Los primeros son básicamente alimentos que por su composición natural son dulces, y los segundos se generan de manera sintética. Edulcorantes naturales:Jugos y néctares de frutasMiel de abejaMelazaJarabe de arce o de agave  Edulcorantes artificiales: Sacarina: suele emplearse en bebidas instantáneas, refrescos, dulces, repostería, gelatinas, etc. Aspartamo: es 200 veces más dulce que el azúcar y resalta los sabores de los cítricos y algunas frutas. Ciclamato: por lo general se usa junto con la sacarina para potenciar el sabor de ambos aditivos. ¿Qué beneficios tiene el consumir edulcorantes?Mucho se ha hablado sobre el consumo de edulcorantes. Algunas personas consideran que sustituir el azúcar de caña por endulzantes sintéticos es una manera de perder peso, mientras que otros consideran que estos pueden ser nocivos para la salud. La realidad es que el uso de estos aditivos depende de las necesidades de cada persona.De acuerdo con la FDA (Food and Drug Administration), la oficina encargada de supervisar todo lo relacionado con alimentos y medicinas en Estados Unidos, el uso de sustitutos de azúcar es seguro para la población en general, siempre y cuando se haga con moderación. De cualquier manera, es importante que un médico supervise tu alimentación si cuentas con alguna condición médica, como diabetes. ¿Cómo puedo integrar los edulcorantes en mi dieta diaria? Disminuir el consumo de calorías es posible si se sustituye el azúcar normal por algún endulzante no calórico. La manera más sencilla de incluirlos en tu alimentación es dejar de añadir azúcar al café o las bebidas, y endulzarlos con sucralosa o estevia, por ejemplo. En cuanto a la preparación de alimentos, se recomienda usar la sucralosa para cocinar recetas horneadas o calientes, y la estevia para platillos fríos o bebidas. Sustituir el azúcar es muy fácil. En esta infografía te compartimos las equivalencias para que sepas cuánto edulcorante necesitas según las cantidades de azúcar que indica una receta.
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
Las amas de casa son unos genios de la administración. Parece que tienen súper poderes para estirar la quincena hasta el último centavo. Pero incluso ellas, de vez en cuando, necesitan una ayuda para hacer rendir más su dinero. Con estos 10 tips de ahorro te aseguramos que podrás hacer magia con tus ingresos.1 Cuando ya no sepas qué cocinar (o tu presupuesto esté muy limitado) opta por preparar comidas caldosas. Además de que rinden más, el líquido ayuda a que te satisfagas más rápido. Así que agrega a tu menú de fin de mes esta sopade fideo y frijol.2. Una alimentación balanceada debe incluir todos los nutrientes, como carbohidratos, grasas buenas y, por supuesto, proteínas. Si ya no te alcanza para comprar carne o quieres una alternativa de origen vegetal (y más barata), prepara platillos con leguminosas, como este pastel de tamal con salsa de frijol. 3. Cuando diseñes tu menú semanal, toma como base ingredientes rendidores y económicos, como pasta, arroz, papas. Con estos alimentos puedes cocinar platillos muy versátiles, y además de bajo costo, por ejemplo: Papas Fritas Gajo con Salsa Alfredo o Croquetas de Papa Rellenas de Tocino4. Resiste la tentación de gastar tus últimos $100 comprando comida en la calle. Si preparas tu lunch en casa, te ahorrarás una  buena cantidad de dinero al mes, además de que seguramente comerás platillos más saludables. Albóndigas con Pasta de Macarrones  son ideales para llevar a la oficina. 5.Cuando vayas al súper mercado compra según un menú semanal para no desperdiciar nada. Haz una lista de los alimentos que necesitas para cocinar lo de toda la semana, y solamente compra eso. Checa que algunos alimentos puedan usarse más de una vez para que rinda más tu presupuesto.6. Una manera práctica de ahorrar tiempo y dinero es congelar los alimentos. Puedes dedicarte el fin de semana a preparar los platillos de toda la semana y después congélalos en porciones individuales. Así, cuando quieras comer, solo tendrás que calentar lo que te vayas a comer.7. Aprovecha lo que te haya quedado de platillos pasados para preparar nuevas recetas. Si cocinas una Lasaña de Papas con Carne Molida puedes usar después las papas para hacer un delicioso Puré de Papa sin Lácteos. 8. Acostúmbrate a preparar tus comidas divididas en tiempos, es decir, entrada, platillo fuerte y postre. Aunque te tome más tiempo, el cocinar así te da la oportunidad de usar mayor diversidad de ingredientes para complementar tu alimentación de manera económica.9. ¡No te olvides del postre! Con gelatina y frutas puedes preparar postres muy ricos, a bajo costo y además muy frescos, ideales para la época en la que empieza a sentirse el calor. Prueba esta Gelatina Cristalina de Uvas y disfruta un postre delicioso y económico. 10. Uno de los mayores gastos hormiga está relacionado con la compra de botanas y antojos. Para evitar que tu quincena se vaya en estas cosas mejor prepara en casa unos Pepilocos con Cueritos o una exquisitaNieve de Fresa Casera. ¿Qué esperas para poner en práctica estos tips? Comienza a ahorrar con las recetas económicas de Kiwilimón.
Olvídate de los olores desagradables en tu cocina. Con estos tips puedes deshacerte del mal olor en tu refrigerador. Te decimos qué hacer si el refrigerador huele mal.Limpia cada rincón de tu refrigerador. Aunque es más que obvio, es importante recalcar en la necesidad de hacerlo, por lo menos una vez cada tres meses. Vacía todo tu refri y desconéctalo para que no gastes electricidad (porque la puerta estará abierta por un buen rato). Recuerda limpiar los cajones y la estantería, así como las paredes y las puertas.Recurre a limpiadores naturales.Aunque el desengrasante o desinfectante que usas para limpiar tu cocina puede servir, te recomendamos usar limpiadores hechos a base de ingredientes naturales en el caso del refrigerador. La combinación de bicarbonato de sodio, vinagre y jugo de limón es genial para limpiar y eliminar olores.Coloca ingredientes que absorban los olores.Si después de limpiarlo súper bien el refrigerador sigue oliendo un poco extraño, puedes recurrir a algunos de estos remedios. En una bandeja para galletas espolvorea una caja de bicarbonato de sodio y colócala dentro de tu refri. También puedes poner un bowl con café molido o pedazos de carbón vegetal.Refresca tu refrigerador de manera natural.Una manera muy sencilla de mantener tu refrigerador oliendo rico es colocar un limón (o algún otro cítrico) partido por la mitad dentro de uno de los estantes. Otra opción es colocar bolitas de algodón empapadas en esencia de vainilla. Cualquiera de las dos alternativas dejará un olor delicioso en tu refrigerador.Ajusta la temperatura de tu refrigerador.Muchas veces los malos olores son ocasionados por la descomposición temprana de los alimentos. Esto puede evitarse si se mantiene el refrigerador a una temperatura de entre 3 y 4.4° C.Para que tu refrigerador siempre huela bien, recuerda:Guardar tus alimentos preparados dentro de contenedores con tapa.Revisar frecuentemente la fecha de caducidad de tus alimentos.Limpiar inmediatamente cualquier líquido que se derrame.No dejar alimentos con olores fuertes directamente sobre los estantes.Mantener en el congelador carnes hasta que las vayas a usar. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD