Ingredientes sanos que no lo son
Dietas y Nutrición

Ingredientes sanos que no lo son

Por Kiwilimón - September 2013
No te dejes engañar, hay muchos ingredientes y productos en el mundo que navegan con bandera de saludable pero que en realidad no lo son. Aquí algunos ejemplos para comer sanamente de verdad. Recuerda que todo se reduce a tener una dieta balanceada cuando deseas cuidar de tu cuerpo, para lograrlo debes comer bien y es difícil cuando tenemos algunos conceptos cruzados. Estos son algunos productos que prometen ayudar pero que tal vez estén mejor lejos de tu alcance.

Cereal

No es que sea malo para la salud, pero tampoco es una maravilla de la nutrición. Si te has fijado en las cajas de cereal comercial y has visto todo lo enriquecidos que están esto no es por lo que estén naturalmente, sino que se les agrega toda esa fibra y vitaminas de forma artificial. Comer cereal no hace daño si no lo hace en exceso, pero no confíes en un platón de este producto para darte la fuerza que necesitas cada mañana. Esto incluye a las barritas de cereal.

Aderezos

Todos tenemos en mente que comer ensalada es saludable y ayuda a ponerse en forma. Es cierto, pero lo que nos puede arruinar la idea es el aderezo, a menos de que estés usando aceite de olivo y vinagre natural, puede que estés consumiendo más calorías de lo que piensas. Los aderezos comerciales están rellenados con  jarabe de maíz para hacerlos más duraderos y espeso, pero esto aumenta la cuenta calórica de una manera brutal. Se ha comprobado que las ensaladas que venden en comercios de comida rápida no son dañinas, pero que el aderezo que te dan es casi el equivalente a una de sus hamburguesas en cuanto a calorías se refiere.

Sushi

Sabemos que la cultura japonesa es una de gente delgada y buena alimentación en su mayoría. Esto es porque comen ligero, fresco y sano, pero lo que nosotros conocemos como sushi en nuestro país difiere mucho de la dieta nipona original. Empezando por la soya estamos hablando de altas cantidades de sodio, el pescado congelado que se usa en la mayoría de los establecimientos puede estar contaminado con mercurio y el témpura acaba por redondear una comida bastante calórica. Si te gusta mucho el sushi ve a lugares donde te aseguren que el producto es fresco y donde no se inclinen tanto por las preparaciones fritas como las brochetas.

Avena y granola

Este es uno de los mitos más grandes. A menos que veas cómo se hace la granola en tu casa la probabilidad es que se haga con cantidades de conservadores y azúcares comparables con la comida rápida de la esquina. Se ha comprobado que tanto la avena como la granola de grandes y pequeñas marcas, aún las orgánicas poseen tres cucharadas de azúcar por taza. Cuidado.

Receta de Granola Hecha en Casa

Ingredientes: - 3 tazas de avena - 3/4 de taza de miel - 3 cucharadas de mantequilla derretida - 1 cucharada de extracto de vainilla - 1 taza de nuez - 1/2 taza de semillas de sésamo - 1/2 taza de pasa sin semillas - 1/2 taza de arándano deshidratado o cerezas deshidratadas - 1/2 taza de chabacano deshidrata Da click aquí para ver el procedimiento para ver esta deliciosa granola.   Encuentra más recetas saludables dando click aquí.  

"Sigue estos consejos y verás que funcionan."

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tener hierbas y verduras frescas todo el tiempo es más sencillo de lo que crees. Solo hace falta que cultives unas cuantas cosas en tu hogar. Aquí te explicamos qué verduras y hierbas necesitas para comenzar un huerto en casa.AlbahacaEsta planta requiere de temperaturas cálidas para germinar, por lo que es recomendable sembrarla durante la primavera. Coloca la tierra dentro de la maceta y después pon las semillas en la superficie. Cubre con una capa de tierra muy ligera y finalmente humedécela con un atomizador. La albahaca  necesita luz para crecer, así que lo mejor es ponerla en un lugar de tu casa que esté iluminada por el sol. RomeroEl romero puede sembrarse a partir de otra planta. Lo único que debes hacer es elegir una ramita joven con brotes. Corta más o menos 10 cm de rama usando unas tijeras bien afiladas. Retira las hojitas de los últimos 4-5 cm para que quede la rama sola. Colócala dentro de un vaso con agua en un lugar cálido sin que reciba luz directa del sol. Cambia el agua cada tercer día. Espera unas 6 semanas para que la rama crezca las raíces y después traspasa la plantita a una maceta. MentaLa menta es otra planta que también puede cultivarse con las ramas de otra planta. El proceso es muy similar al del romero. Debes cortar una ramita de unos 8 cm, justo debajo del punto donde surgen las hojas. Coloca las ramas dentro de un vaso con agua en un espacio bien iluminado y con suficiente ventilación. Cuando veas que las raíces han crecido lo suficiente (esto normalmente ocurre en un par de semanas) traspasa la planta a una maceta. LechugaAl igual que las hiernas, la lechuga es un alimento que puede reproducirse infinitamente (con los cuidados necesarios). Corta la lechuga a unos centímetros del corazón y después colócala en un bowl con muy poca agua. Déjala en un lugar soleado y cambia el agua todos los días. Después de unos días comenzarán a salir retoños; ese es el momento justo para plantarla. Espera a que crezca unos 15 cm para cortarla nuevamente.ApioLimpia con agua la base de un apio y ponla dentro de un envase con agua en un lugar soleado. Cambia el agua cada tercer día y usa un atomizador para humedecer la planta. Después de una semana, más o menos, debes pasar la planta a una maceta. Ten cuidado de no cubrir con tierra las hojitas nuevas y de mantener la planta bien regada.Así de fácil ya puedes comenzar tu propio huerto en casa. Como puedes ver no necesitas herramientas especiales o un lugar súper acondicionado para hacerlo. Basta con que consigas algunas semillas, ramitas o restos de verdura para cultivar tus primeras plantitas. Comienza tu huerto y cuéntanos cómo te va.
Gracias a sus múltiples propiedades, desde hace algunos años, el nopal ha ganado un puesto importante en las dietas saludables. Muchas personas han comenzado a incorporar el consumo de nopales en su alimentación, desde las maneras más tradicionales, con platillos típicos de la cocina mexicana, hasta en smoothies, batidos e incluso pastillas. Si tú eres de las pocas personas que aún no consume este alimento frecuentemente, estos beneficios de comer nopales te convencerán de hacerlo desde hoy. Ayuda a disminuir el colesterol y azúcar de la sangreEl contenido de fibra y pectina en el nopal ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y a aumentar el colesterol bueno. También se ha asociado el consumo de nopal con una reducción en el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. De igual manera, el nopal es considerado un gran alimento para tratar la diabetes tipo 2. Se ha demostrado que el consumo regular de nopal ayuda a reducir los niveles de azúcar e insulina.Excelente cura para la resacaLos típicos síntomas de la “cruda”, como pueden ser dolor de cabeza, náuseas y boca seca, pueden disminuirse considerablemente gracias al nopal. De acuerdo con algunas personas, el extracto de nopal funciona como un protector del hígado ante el consumo excesivo de alcohol. Así que, si tienes planeada una noche de copas, toma un licuado de nopal por lo menos cinco horas antes de que comiences a tomar.Podrían proteger contra ciertos tipos de cáncerEl nopal es rico no solo en fibra, sino que además contiene altos niveles de antioxidantes. Según algunas investigaciones, los componentes naturales del nopal atacan las células cancerígenas sin afectar las células sanas. Aunque el estudio no se realizó directamente con pacientes, este descubrimiento podría revelar el potencial del nopal como tratamiento contra el cáncer. Ayudan en la pérdida de pesoMuchas personas comen nopales cuando tratan de perder peso, y no están equivocadas. El alto contenido de fibra en los nopales ayuda a desacelerar la digestión de carbohidratos, impidiendo que estos se conviertan en azúcar. Asimismo, al tener tan solo 14 calorías por taza, el nopal es un alimento ideal para completar una dieta saludable. Te hará sentir satisfecho por más tiempo y te aportará algunos de los nutrientes que necesitas diariamente, como vitamina A y C. Podría mantener sano el cerebroMucho se ha hablado sobre la capacidad antiinflamatoria del nopal. Estas propiedades se han relacionado con la reducción del daño provocado por los radicales libres en las células del cerebro. La actividad antioxidativa de los flavonoides presentes en el nopal impide que la oxidación afecte el estado de las células, conservando así la salud del cerebro. ¿Estás buscando ideas para cocinar con nopal? Estas recetas te encantarán:Enchiladas de Nopales Bajas en CarbohidratosTostadas de Champiñones con NopalesChuletas de cerdo con Nopales
Tú, ¿tomas tu café con azúcar, o jarabe de agave, sucralosa, sacarina, hojas de estevia, etc.? Hoy en día, más allá de los tradicionales cubitos de azúcar o el delicioso piloncillo, existen muchas opciones en el mercado para endulzar los alimentos y las bebidas. Si aún no conoces las alternativas para el azúcar, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre los edulcorantes. ¿Qué son los edulcorantes?Los edulcorantes son sustancias que dan sabor dulce a los alimentos, pero que tienen menos calorías. Existen endulzantes o edulcorantes no calóricos (ENC) naturales, como las hojas de estevia, y artificiales, que se obtienen a través de procesos químicos, como la sucralosa. La principal función de estos aditivos es añadir dulzor a las preparaciones de alimentos o bebidas sin aportar tantas calorías, como lo haría una cucharadita de azúcar tradicional. La concentración de algunos endulzantes artificiales, como el aspartamo, es tan alta que solo se requiere una pequeña cantidad para endulzar. ¿Cuáles son los edulcorantes más conocidos?Los edulcorantes se pueden dividir en naturales y artificiales. Los primeros son básicamente alimentos que por su composición natural son dulces, y los segundos se generan de manera sintética. Edulcorantes naturales:Jugos y néctares de frutasMiel de abejaMelazaJarabe de arce o de agave  Edulcorantes artificiales: Sacarina: suele emplearse en bebidas instantáneas, refrescos, dulces, repostería, gelatinas, etc. Aspartamo: es 200 veces más dulce que el azúcar y resalta los sabores de los cítricos y algunas frutas. Ciclamato: por lo general se usa junto con la sacarina para potenciar el sabor de ambos aditivos. ¿Qué beneficios tiene el consumir edulcorantes?Mucho se ha hablado sobre el consumo de edulcorantes. Algunas personas consideran que sustituir el azúcar de caña por endulzantes sintéticos es una manera de perder peso, mientras que otros consideran que estos pueden ser nocivos para la salud. La realidad es que el uso de estos aditivos depende de las necesidades de cada persona.De acuerdo con la FDA (Food and Drug Administration), la oficina encargada de supervisar todo lo relacionado con alimentos y medicinas en Estados Unidos, el uso de sustitutos de azúcar es seguro para la población en general, siempre y cuando se haga con moderación. De cualquier manera, es importante que un médico supervise tu alimentación si cuentas con alguna condición médica, como diabetes. ¿Cómo puedo integrar los edulcorantes en mi dieta diaria? Disminuir el consumo de calorías es posible si se sustituye el azúcar normal por algún endulzante no calórico. La manera más sencilla de incluirlos en tu alimentación es dejar de añadir azúcar al café o las bebidas, y endulzarlos con sucralosa o estevia, por ejemplo. En cuanto a la preparación de alimentos, se recomienda usar la sucralosa para cocinar recetas horneadas o calientes, y la estevia para platillos fríos o bebidas. Sustituir el azúcar es muy fácil. En esta infografía te compartimos las equivalencias para que sepas cuánto edulcorante necesitas según las cantidades de azúcar que indica una receta.
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD