La dieta alcalina ¿Nuevo trend?
Dietas y Nutrición

La dieta alcalina ¿Nuevo trend?

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Las dietas nunca pasan de moda y en esta generación la apariencia lo es todo. Llevo ya por un tiempo, escuchando sobre la dieta alcalina y los beneficios extraordinarios que tiene; tales como incremento en la masa muscular acompañada de ejercicio, piel visiblemente mas joven y sana, mejoría en el sistema inmunológico y lo mas atractivo, la perdida de peso. Así que me pregunte ¿Qué es la dieta alcalina? ¿Cuáles son sus beneficios? Y ¿Realmente funciona? Una amiga cercana me contacto con una nutriólga especializada en este tipo de dieta, decidí involucrarme un poco mas y hacer una pequeña investigación antes de hacer la dieta. La dieta alcalina tiene como propósito lograr un Ph balanceado en las células y tejidos para lograr el funcionamiento óptimo de los mismos. Esto se logra incrementando el consumo de alimentos con un Ph elevado o alcalino y disminuyendo aquellos que tienen un Ph bajo o ácido. El balance ideal de la alimentación se logra a través de la combinación de alimentos en un 80% alcalinos y un 20% ácidos. Cuando digerimos un alimento, nuestro cuerpo lleva a acabo un proceso en el cual quema literalmente los alimentos por lo que cuando sucede esta controlada combustión en el sistema digestivo, el alimento deja con su paso un residuo o ceniza; la ceniza que queda en nuestro sistema puede ser alcalina o ácida, una combinación de alimentos ácidos puede debilitar las células y la absorción de las calorías, así como crear un ambiente en donde las bacterias pueden reproducirse fácilmente y ocasionar desde un simple catarro hasta una diabetes y en algunos casos hasta propiciar enfermedades mas severas como el cáncer. Los alimentos son clasificados en una tabla de alimentación basada en el Ph que proporcionan al cuerpo una vez digeridos. A pesar de que el cuerpo necesita un 20% de alimentos ácidos para mantenerlo sano, una dieta demasiado ácida debilita el sistema inmunológico y dificulta el proceso de digestión por lo tanto el organismo presenta síntomas como inflamación, gas, cansancio, la piel se nota mas áspera y reseca, entre muchas otras. Así que si están pensando en hacer una dieta alcalina es importante saber la manera correcta de hacerla. Cuando hacemos una dieta de este estilo es preferible asegurar que los alimentos que estamos consumiendo sean orgánicos, por el simple hecho de que todo lo que se utiliza para crecer, conservar y engordar el producto posteriormente será ingerido por nosotros al momento de cocinarlo. Por ejemplo hormonas y pesticidas. Comer en una forma alcalina mejora el funcionamiento del sistema digestivo, desintoxica el cuerpo, da mas energía y previene muchas enfermedades. La baja de peso es lógica ya que la dieta consiste en un consumo controlado de proteína animal, eliminando la carne roja, los lácteos, las harinas y es alta en frutas y verduras.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
3 remedios caseros para evitar el frizz del cabello
El frizz en el cabello es uno de los males más comunes en las melenas, sin importar que sean lacias o rizadas, ni nada en el medio, pero así como podemos usar muchos remedios caseros para la piel, también podemos elaborar algunos para el pelo.El frizz parece inevitable y cepillar mucho el cabello no suele rendir frutos, pues por lo general es el resultado de un régimen de cuidado del cabello inadecuado; por fortuna, un poco de atención adicional es todo lo que se necesita para solucionar el problema y no requiere de gastar dinero en productos costosos ni en tratamientos de salón.El frizz es causado principalmente por resequedad y daño, es decir, el cabello está deshidratado y por eso la parte externa del tallo del cabello que está formada por células muertas que mantienen tu cabello sano y protegido llamada cutícula se eleva, con el fin de dejar entrar la humedad. La atmósfera hace que tu cabello se hinche y se encrespa y eso es el frizz. Esta deshidratación constante provoca daños y por eso el cabello suele lucir encrespado y sin vida. Así que estas son algunas formas caseras de hidratar tu melena.Cómo quitar el frizz del cabello con remedios caserosEl frizz requiere de nutrición y humedad, y existen muchas formas de controlarlo, desde comer bien y beber suficiente agua, hasta preparar mascarillas para el cabello como remedios naturales para tratar el frizz.Mascarilla de huevo y aceite de almendraEl aceite de almendras actúa como emoliente, mientras que el huevo repara los daños en el tallo del cabello con su alto contenido en proteínas. Este es uno de los mejores remedios para el frizz, lo puedes usar una vez a la semana y para hacerlo necesitas:1/4 de taza de aceite de almendra1 huevoCombina el aceite de almendras y el huevo hasta obtener una mezcla suave. Divide tu cabello y comience a aplicar la mezcla sobre el cuero cabelludo y después a lo largo del cabello. Deja actuar por 40 minutos y luego lava con champú y acondicionador, preferiblemente sin sulfatos.Mascarilla de aguacateEsta mascarilla capilar a base de aguacate es un remedio económico y muy eficaz para controlar el frizz, pues contiene vitaminas B y E que nutren el cabello y reparan los daños, mientras que el yogurt limpia y acondiciona profundamente tu cabello.1 aguacate maduro1 taza de yogurtCorta el aguacate y quítale el hueso, luego tritura la pulpa y mezcla con el yogur para obtener una pasta suave y cremosa. Aplícala en tu cabello y déjala reposar durante 40 a 45 minutos. Después lava bien con champú y usa acondicionador. Puedes usar esta mascarilla de una a dos veces por semana.Mascarilla de plátanoLos plátanos son excelentes para acondicionar el cabello, especialmente cuando se combinan con miel, que es un gran humectante. Esta mascarilla de plátano para el cabello se puede usar una vez a la semana y funciona muy bien para el cabello con frizz extremo.1 plátano maduro2 cucharaditas de miel1/3 de taza de aceite de coco o de almendrasTritura el plátano hasta que no queden grumos y entonces agrega la miel y el aceite para formar una pasta suave. Aplica en todo el cuero cabelludo y el cabello, y dejar actuar durante 20 a 25 minutos. Enjuague y lava con champú y después usa acondicionador.
De qué te pierdes si no comes quelites
Mi abuela dejó al centro de la mesa una olla de barro alargada. Al destaparla llegó a mí una gran desilusión: en ella había un revoltijo de hilos verdes con olor a hierbas mojadas que se enredaba uno con otro. Apenas unos cubitos de cebolla le daban algo de juego visual a ese platillo al que la mamá de mi mamá refirió como quelites. “Te van a gustar. Les puse ajito”, dijo, como si aquella aseveración convenciera a una niña de diez años a atajar ese amasijo verde como a un trozo de pastel. A regañadientes –o para probar las tortillas aún calientitas de las señoras que trabajaban con mi abuela en su restaurante– me hice un taco. A mi boca llegaron duras notas a tierra, a las “tortitas de pasto” que mi hermano y yo hacíamos cuando jugábamos a la comidita en el parque y no había más ingredientes para los guisos que el lodo. Me pareció justo añadirle al taco unas gotas de limón. La experiencia mejoró drásticamente. En los quelites ahora brillaba algo que me sabía a sal y que ahora refiero como la mineralidad del suelo presente en la milpa de mis abuelos. Me gustó. Me gustó más cuando otro día mi abuela los preparó con papas y aceite de oliva. Desde entonces hasta la palabra me recuerda a ella, a los domingos en su casa de campo, al calor de su cocina cuando afuera caían las heladas. Hace poco tuve la oportunidad de volver a conectar con el recuerdo. Confieso que desde que mi abuela murió no he ido a esa casa en el campo, ni probado quelite alguno. Fue en el evento organizado en Arca Tierra que dos cocineros pusieron frente a otros comensales y a mí varias preparaciones elaboradas con estas hierbas. Lucio Usobiaga, director de dicho proyecto donde, además, entrega los vegetales que crecen en sus chinampas a restaurantes y particulares, y Rafael Mier, director de Fundación tortilla, nos invitaron a cortar quelites en la milpa de las chinampas de Arca Tierra en Xochimilco. El evento –segundo capítulo de la Milpa Viva en la Chinampa– reunió a dos cocineros quienes, además de aleccionarnos sobre quelites, nos demostraron que pueden ser piedra angular en un banquete celebratorio. Con los quelites traídos de su natal Oaxaca, Thalía Barrios, cocinera de la Levadura de olla, preparó una sopa de guías de calabaza y quelites y un cerdo con mole acompañado de verdolagas aderezado con los sabores de la leña. El veracruzano Lesterloon Sánchez preparó platillos como un chile capeado relleno de quelites cubierto por una salsa de piloncillo de balance sorprendente.Ya entrados en la materia, Rafael Mier nos contó sobre la existencia de más de 350 tipos de quelites que se dan paso entre las milpas mexicanas. Por la diversidad de las cinco zonas geográficas distribuidas en el territorio nacional, los productos que crecen en cada región cambian, así que la regla de que en la milpa sólo calabaza, chile y frijol no está escrita en piedra.Qué son los quelites, cuáles son sus beneficios y algunos ejemplosMás que un ingrediente, los quelites son una categoría de hierbas comestibles que encuentran salida entre los productos de la milpa. “La palabra quelite proviene del náhuatl quilitl. Esa palabra hacía referencia a los vegetales, así como nosotros hoy nos referimos a las verduras, en las que en realidad hablamos de una gran cantidad de productos”, complementa Rafael. Actualmente se encuentran bajo este campo semántico alimentos como el amaranto que, antes ser la materia prima de una alegría, es una planta compuesta por botones de bolitas rojas. También están los olvidados quintoniles, los deliciosos huauzontles, los pungentes rábanos, el chipilín que tanto sabor da a los tamales chiapanecos, la chaya que hace brillar la gastronomía yucateca, el pápalo que no falta en centenas de taquerías y los reyes de la Navidad y la Cuaresma, los romeritos. El sabor de cada uno es una experiencia particular; algunos aportan acidez, otros pungencia, notas cítricas o anisadas que complejizan los guisos mexicanos desde épocas precolombinas. Muestra de ello es su presencia en el Códice Florentino y siglos despúes en el Cocinero mexicano de 1831. Pero el poder nutricional de estas pequeñas y humildes hierbas rebasa su grandeza culinaria. Ese color verde característico sólo puede significar una cosa: fibra, mucha fibra. Adicionalmente poseen grandes cantidades de vitamina A y C, calcio, potasio y hierro infaltable en un sistema inmunológico fuerte. Sus usos medicinales son tan efectivos como ancestrales. Por ejemplo, la chaya se ha usado para curar dolores de riñones, las verdolagas para aliviar estragos digestivos, la hoja santa para los dolores de cabeza y el estómago, el pápalo para limpiar el hígado.Hace falta devolver los quelites al discurso de los manteles cotidianos, a los manteles largos, al teruño de los locales con manteles de plástico. Los quelites son historia que crece humildemente en el campo mexicano y aporta capas de complejidad a los guisos que requieren tiempo. En cada uno hay un tremendo aporte nutricional, medicina que cura el cuerpo y el espíritu y cultura viva que penas acaricia la billetera.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD