La linaza contra el estreñimiento
Dietas y Nutrición

La linaza contra el estreñimiento

Por Eloísa Carmona - Agosto 2020
La linaza tiene propiedades medicinales importantes, pues entre las investigaciones que se han hecho, hay evidencia de que puede ayudarte a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas o diabetes, pero en específico, la linaza puede ser una gran aliada contra el estreñimiento.

Actualmente, la linaza es considerada un súperalimeto, pero ha sido utilizada desde hace mucho tiempo gracias a sus propiedades benéficas para la salud. De hecho, Carlomagno ordenó a sus súbditos que comieran semillas de lino por su salud e incluso su nombre Linum usitatissimum, significa “el más útil”.

Las propiedades medicinales de la linaza en la digestión

Las semillas de lino o linaza son uno de los cultivos más antiguos y existen dos tipos: marrón y dorado, igualmente nutritivos. Aunque la linaza se puede comer entera, molerla permite que el cuerpo se beneficie por completo de sus beneficios nutricionales, los cuales principalmente incluyen: proteína, ácidos grasos omega-3, fibra dietética (particularmente fibra soluble), vitaminas, minerales y lignano fitoquímico.

Ya que son semillas o semillas molidas, la linaza se consume en pequeñas porciones, cuyo tamaño típico es de 1 cucharada, es decir, alrededor de 7 gramos de linaza molida. Si te preguntabas cuántas calorías tiene la linaza, esta pequeña porción contiene sólo 37 calorías, además de 2 gramos de carbohidratos y 1.9 gramos de fibra.

Entre las vitaminas y minerales que aporta, se encuentran la vitamina B1 (con 8% de la ingesta diaria recomendada o IDR), vitamina B6 (2% de la IDR), folato (2% de la IDR), calcio (2% de la IDR), hierro (2% de la IDR), magnesio (7% de la IDR), fósforo (4% de la IDR) y potasio (2% de la IDR).

Los ácidos grasos omega-3, los lignanos y la fibra que contiene la linaza son los componentes relacionados en mayoría con las propiedades medicinales de la linaza. Los primeros están relacionados a controlar el colesterol y reducir la inflamación en las arterias; los segundos son compuestos vegetales que tienen propiedades antioxidantes y estrogénicas, las cuales pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer y mejorar la salud.


Foto de Wesual Click, en Unsplash.

La linaza contra el estreñimiento

Por último, la fibra que contiene la linaza tiene beneficios especiales porque no es cualquier fibra. Las semillas de linaza contienen dos tipos de fibra dietética: soluble (20–40%) e insoluble (60–80%). Ambas son buenas y, por un lado, la fibra soluble aumenta la consistencia del contenido del intestino y ralentiza la tasa de digestión.

Por otro, la fibra insoluble permite que las heces contengan más agua, lo cual aumenta su volumen y tiene como resultado heces más blandas. Esto es lo que hace la linaza para prevenir el estreñimiento y ayuda a quienes tienen síndrome del intestino irritable, colitis o enfermedad diverticular.

Aunque se pueden comer las semillas enteras, se recomienda comer la linaza molida porque es más fácil de digerir y la linaza entera puede pasar por el intestino sin ser digerida, lo que significa que no aprovecharías todos los beneficios.

Una forma muy popular de integrar estas semillas en tu alimentación es el té de linaza, que sirve para bajar de peso de acuerdo con muchos, pues un estudio encontró que agregar 2.5 gramos de extracto de fibra de lino molido a una bebida reducía la sensación de hambre y el apetito general, probablemente debido a la fibra soluble que contiene.

Cuando tomas té o agua de linaza, hay una sensación de tener menos hambre porque la fibra ralentiza la digestión en el estómago, lo que desencadena una serie de hormonas que controlan el apetito y proporcionan una sensación de saciedad, así que definitivamente, el contenido de fibra dietética de las semillas de lino puede ayudarte a controlar el peso al suprimir el hambre y aumentar la sensación de saciedad.

Otras formas en las que puedes añadir linaza molida a tus comidas es espolvorearla sobre tu yogurt o cereal, añadirla en tus panes y galletas horneadas, incluirlas en tus smoothies para aprovechar todos sus beneficios y evitar estreñirte tan seguido.

Nuestras mejores recetas con linaza:

Licuado de mamey y linaza

Deditos de pescado empanizado en avena y linaza

Licuado de papaya y linaza

Crema de cacahuate con chía y linaza


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Beber vino es delicioso, pero por una extraña razón, muchas veces el vino sigue siendo una bebida poco familiar para nosotros: ¿qué uva, de qué país, de qué año? Por fortuna, el vino mexicano no sólo se ha ido abriendo paso para ser más accesible y prestigioso, sino que además, se preocupa por ser inclusivo.En el marco de la Semana de la Inclusión de personas con discapacidad, celebrada del 1 al 8 de diciembre, el Consejo Mexicano Vitivinícola presenta etiquetas en braile para cada tipo de vino, para así volverse más inclusivos con los consumidores.Esta semana de la inclusión de personas con discapacidad es una iniciativa en conjunto con esta empresa de etiquetas, el consejo, Libre Acceso AC e intérpretes de lengua de señas mexicana, que buscan hacer conciencia sobre la inclusión de minorías, tanto en la industria vitivinícola, como en otros sectores y no sólo para su consumo, sino que también en el área laboral.Las etiquetas se incluyen en las botellas de diversos socios y se elaboran con la colaboración de MCC Labels. Su finalidad es “que las personas con discapacidad visual puedan sumarse a la cultura vitivinícola en México, por lo que esta alianza con el CMV nos permitirá llevar este mensaje a todas las personas que disfrutan y aman el vino mexicano”, de acuerdo con Juan Moreno, director comercial de MCC Labels.Además de las etiquetas, en la semana de la inclusión habrán diversas actividades en bodegas de vino mexicanas, como Tres Raíces, Freixenet, Monte Xanic y Las Nubes. También se realizarán transmisiones en vivo con diversas asociaciones civiles y una cata maridaje, en la cual las personas que la adquieran podrán disfrutar de un menú único a 4 tiempos y maridaje con dos vinos especiales para 2 personas.Esta cena tiene un costo de 2840 pesos y puedes reservar al correo jimena.cuevas@uvayvino.org.mx.
Lo que más me gusta de los remedios caseros es que, aunque quizá parezcan algo novedoso, pues estamos ya acostumbrados a usar productos prefabricados, muchos son casi milenarios, como el uso del agua de arroz para el cabello largo.De acuerdo con una investigación de 2010, las mujeres en japón durante el periodo Heian, de 794 a 1185 d.C., tenían el cabello hasta el suelo y lo mantenían saludable con agua de arroz.En China también hay un equivalente moderno de esta historia con las mujeres Yao, que viven en un pueblo llamado Huangluo en China, famosas por tener un cabello de un promedio de casi dos metros de largo, además de mantener su color por más tiempo, ya que no comienzan a tener canas hasta que alcanzan los 80 años. Las mujeres Yao también atribuyen la longitud y el color de su cabello al hecho de que lo lavan con agua de arroz.Beneficios del agua de arroz en el cabelloEl agua de arroz es el agua con almidón que queda después de que el arroz se enjuaga, se cocina o se deja remojar. Se cree que deja el cabello suave y brillante, además de ayudarlo a crecer más rápido, y quienes lo usan, afirman que desenreda el cabello, lo suaviza, aumenta el brillo, fortalece y ayuda a que el cabello crezca largo.Por su parte, el agua de arroz contiene muchas de las vitaminas y minerales que contiene el arroz. Éstas incluyen:aminoácidosVitaminas Bvitamina EmineralesantioxidantesLa investigación científica señala que los beneficios del agua de arroz en el pelo pueden ser verdaderos, pues esta puede reducir la fricción superficial y aumentar la elasticidad del cabello. Sin embargo, los estudios no son contundentes o tienen fines comerciales, por lo que los beneficios del agua de arroz para el cabello siguen sin demostrarse. Aunque se necesita más investigación para respaldar la evidencia anecdótica sobre los beneficios del agua de arroz para el cabello, si tú la pruebas o la has probado, cuéntanos qué notaste de diferencia en tu cabellera.
Un libro de cocina debería tener salpicaduras de fritanga, cucharazos de caldo de tomate, tiznes de harina. El que edita Zahara Gómez Lucini no invita a hacerlo. Al revés, dan ganas de poner el ejemplar en una vitrina, en un relicario.Antes de hojear ‘Recetario para la memoria’ no sabía que las recetas, así como las mantas y los pliegos petitorios, tienen la capacidad de llevar a cuestas una protesta. Apenas llegué a la primera receta comprendí de qué iba todo: “El bistec ranchero para Ernesto, 5 de enero de 2011”. La receta era sencilla, no tenía cantidades. En cambio, había un sinfín de silencios suspendidos entre los pasos de la preparación. Este es un libro de cocina tanto como lo es una caja negra con recuerdos acomodados minuciosamente. ¿Y qué conexión con el pasado más directa que la comida favorita de quien ya no está? Lo que está es la mesa puesta y están los platillos que ya no se comerán los desparecidos de El Fuerte, al norte de Sinaloa. Sus coautoras, las Rastreadoras del Fuerte, son las madres, las esposas, las abuelas, las hermanas que los recuerdan en cada receta y que con palas aún continúan buscándolos. En el libro hay poco más de 25 platillos. Hay fotos –magníficas– de los guisos con claroscuros y luces que enmarcan el humo en los platos. Hay preparaciones que se antojan. En realidad lo que conmueve hasta los huesos es lo que falta. No hay nostalgia más grande que las de unas gorditas sin frijoles, unos tacos sin salsa, un platillo caliente que aguarda ser comido por alguien que ya no está. Para la autora, en los gestos cotidianos se puede ser subversivo. “Desde tu fogón puedes rendir un homenaje”, cuenta Zahara. “Puedes crear una red que apoye. El espacio es la comida, el espacio en que la compartes permite hablarlo en familia. ¿Por qué hay desaparecidos? ¿Por qué pasa esto? Hacer memoria y de ahí accionar, hacer que cale y se muevan las cosas”.Hay algo muy íntimo en el ‘Recetario para la Memoria’. Las coautoras comparten con ingredientes una pequeña biografía sápida de su familiar desaparecido. El plato queda como rictus, como símbolo de aquellos –sus tesoros, como las Rastreadoras del Fuerte llaman a quien esperan descubrir en fosas clandestinas– que algún día estuvieron vivos y que anhelaron, como todos, un sabor hecho en casa. No hace falta gritar para que el dolor y el reclamo tengan voz en los asados que se tateman en el comal, en el borboteo de un guiso de larga cocción, en el crujir del aceite en un sartén. Pero el recuerdo aquí también es lucha. El derrotismo es muerte. “Ellas son mucho más que víctimas, son combatientes tremendas”, apunta Zahara.Por eso este libro es más de vida que muerte. Es homenaje, es un altar con aromas y moronas que quedan sobre el mantel. Es memoria que invita a la acción a través de un sofrito, de una fritura profunda. Hay que comprarlo porque, además de ser una obra fabulosa, el cincuenta porciento de las ganancias se va para las mujeres de los familiares desaparecidos. Hay que cocinar con él; ensuciarlo a cucharazos y descuidos de caldo de tomate: cocinar algo de sus recetas será como reunir a los desaparecidos en la cotidianidad, conectarlos a la energía esperanzadora de una mesa puesta.
Se acerca Día de Acción de Gracias y seguramente te encuentras preparando el menú más delicioso para poder compartir con la familia. Sabemos que el pavo es un clásico que no puede faltar en la mesa, pero si quieres darle la vuelta a la tradicional cena, tienes que probar cualquiera de estas increíbles salsas o gravys de Día de Acción de Gracias. Salsa de arándanos para pavo 350 g arándanos frescos1 ½ taza azúcar¾ taza jugo de naranja½ cucharadita canela en polvo¼ jengibre rallado1 pizca clavo de olor rallado1 cucharada ralladura de naranjaPreparaciónAgrega en una ollita el azúcar, el jugo de naranja, la canela, el jengibre, el clavo de olor y los arándanos.Hierve a fuego medio alto y reduce para cocinar durante 10 minutos o hasta que los arándanos se deshagan.Retirar del fuego y añade la ralladura de naranja; enfría para servir.Salsa de vino blanco y jerez1/4 taza mantequilla1/3 taza echalotes, finamente picados1/4 taza harina3 tazas caldo de pavo1 taza vino tinto1 cucharada de jerez1 cucharada tomillo fresco, finamente picadoal gusto de salal gusto de pimienta negra recién molidaPreparaciónA fuego medio alto, derrite la mantequilla y agrega los echalotes durante 5 minutos o hasta que se ablanden. Bate con la harina y cocina durante 2 minutos hasta que se doren.Lentamente agrega el caldo de pavo con el vino sin dejar de batir. Lleva a punto de ebullición y continúa cocinando hasta reducir, por 10 minutos más.Agrega el jerez y tomillo y sazona con sal y pimienta. Deja enfríar y sirve.Gravy de ponche de frutas 500 gramos de fruta usada en el ponche1/2 diente ajo molido1 cucharada mantequilla, derretida10 gramos sal20 gramos piloncillo rallado PreparaciónLicua la fruta con el ajo y la mantequilla. Sazona con sal y pimienta la mezcla y endulza con piloncillo.Agrega un poco de agua si la consistencia es muy espesa y mueve hasta integrar.Cocina la salsa en un sartén durante unos minutos y verifica sazón.Salsa de pavo tradicional 30 gramos de mantequilla30 gramos de harina300 mililitros de caldo de res, concentrado1 pizca de sal1 pizca de pimienta PreparaciónFunde la mantequilla en un sartén a temperatura media. Incorpora poco a poco la harina, sin dejar de mover para que ésta no se queme y no se formen grumos. Permite que se cocine por unos minutos.Una vez que tengas una pasta, agrega el caldo de carne. Cuidando de incorporarlo poco a poco sin dejar de mover la preparación, lo ideal es que utilices un batidor en forma de globo.Sazonar con sal y pimienta. Mezcla y coloca en un tazón.¡Cuéntanos cuál se te antoja más de estas 4 salsas para pavo!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD