La maca es una raíz mágica
Dietas y Nutrición

La maca es una raíz mágica

Por Kiwilimón - May 2015
La maca es una raíz que crece en la Sierra Central de Perú, a más de 3,500 metros de altura, siendo la única forma de vida vegetal en ese lugar de los Andes. Los Incas fueron los primeros en descubrir sus propiedades y ahora Perú está exportando esta planta a todo el mundo para que todos podamos disfrutar de ellas. La maca contiene proteínas, aminoácidos, carbohidratos, fibras, vitaminas B1, B2, B6, hierro, calcio, fósforo, potasio, sodio y zinc. Por eso se considera ahora un gran aliado para una vida saludable. Es muy fácil incluirla en nuestra alimentación ya que se vende en polvo y puede ser fácilmente espolvoreada sobre fruta, verdura o utilizada en licuados y malteadas. Es súper energizante por lo que se recomienda consumirla por las mañanas. Aquí les contamos algunos de los beneficios que tiene:
  • Da energía, reduciendo el cansancio y ayudando a la recuperación del gasto energético
  • Regula las hormonas por lo que tiene impacto en los problemas menstruales como la dismenorrea, los cólicos, etc.
  • Aumenta la libido tanto en hombres como mujeres
  • Contiene una gran cantidad de antioxidantes
  • Fortalece el cabello
  • Fortalece el crecimiento óseo
  • Ayuda a combatir los dolores de la fibromialgia y la artritis reumatoide
  • Ayuda a combatir el estrés
  • Alivia dolores óseos y musculares
  • Aumenta la circulación cerebral mejorando la memoria y la concentración
  • Ayuda a estabilizar la presión alta
  • Fortalece el sistema inmunológico estimulando la producción de glóbulos rojos más fuertes
  • Reduce el colesterol
  • Previene la osteoporosis
La maca trabaja a través del hipotálamo y de la glándula pituitaria para distribuir sus beneficios, por eso ayuda a balancear las glándulas del sistema endócrino, además de sus beneficios para el sistema inmunológico. También se ha relacionado su participación en casos de infertilidad, por lo que suele recomendarse a parejas que están buscando embarazarse. Como contraindicaciones encontramos que no es recomendada para personas diabéticas o pre diabéticas, las mujeres embarazadas y las personas con problemas en la tiroides. Consulten a su médico antes de consumirla si tienen alguna de estas condiciones. Ver artículo original

Notas recomendadas

   
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La matcha es una variedad de té verde. De hecho, es la versión más pura y concentrada, por lo que los beneficios del té verde se ven multiplicados al tomarse la matcha. Gracias a su creciente popularidad puedes encontrar muchas opciones de matcha en el súper mercado, sin embargo, no todas son de buena calidad. Para identificar la pureza del té matcha debes fijarte en estos elementos:TexturaEl té matcha puro es un polvo muy fino. Su textura debe ser muy suave y fina, casi como seda. Puedes identificar un té matcha de mala calidad si encuentras pedazos más grandes en el polvo o si sientes que tiene una consistencia más dura.Solubilidad La matcha de buena calidad debe ser soluble tanto en agua caliente como fría. En realidad, no debe ser necesario mezclar tanto. Si pones tu té dentro de una botella de agua, este debe disolverse después de agitar la botella unos segundos. Y, obviamente, no debes encontrar grumos en tu té.SaborNo te dejes engañar por el sabor de la bebida. A diferencia de los tés tradicionales, que suelen tener un gusto amargo, el té matcha de buena calidad debe tener un sabor suave, un poco dulce y, por supuesto, no amargo. De hecho, cuando tomas matcha pura no hay necesidad de agregar azúcar o endulzantes.ColorLa matcha tiene un color muy característico. Es un verde muy brillante que se mantiene después de mezclarlo con el agua. En cambio, los tés de menor calidad tienen un color un poco amarillento o incluso medio café.OrigenAntes de comprar una caja de matcha fíjate en la etiqueta. Aunque China, Taiwan y Japón producen por igual este tipo de té, se considera que el de origen japonés es el de mejor calidad. Si encuentras en la etiqueta los nombres de Aichi o Kyoto, no dudes en comprar ese té.Ahora que ya sabes cómo identificar matcha de buena calidad, ¿qué estás esperando para disfrutar una taza, o mejor aún, un platillo hecho con esta bebida?
A nadie le gusta comenzar el año batallando, y menos por dinero. Lo malo es que con las fiestas decembrinas muchos terminaron tan gastados que todo el mes de enero se convierte en un verdadero suplicio. Si tú también te excediste un poquito en el Lupe-Reyes, estos tips te ayudarán a sobrevivir la cuesta de enero. Haz tu presupuesto. Suma todos los gastos y pagos pendientes que tengas que cubrir en enero. Cuando ya tengas el total de tus gastos, réstalo a tus ingresos. Si ves que todavía te sobra algo de dinero, la situación no es tan grave. Pero si ves que quedas en número rojos, ahí sí hay un problema. Si eso sucede, lo mejor que puedes hacer es planear menús diarios para saber cuánto dinero necesitas para poder preparar comida durante el mes o lo que resta de él. Aprovecha los descuentos. En la tan afamada cuesta de enero, las tiendas ofrecen verdaderas gangas en enero. Investiga qué promociones ofrecen los súper mercados o las tiendas departamentales para ver si te conviene comprar. Si tus finanzas están un poco más holgadas, puedes aprovechar los descuentos de enero para hacer compras preventivas.Prepara platillos que sean más rendidores. Concéntrate en usar ingredientes que sean económicos y rindan mucho, como puede ser la pasta o las papas. Existen muchas recetas econcómicas que pueden prepararse y rendir para muchas porciones. Si no tienes ni idea de qué puedes cocinar durante la cuesta de enero, aquí te compartimos algunas opciones:Nopales rellenos en caldillo de jitomateEspagueti a la crema con jamónTaquitos de carne de soya al pastorUsa los ingredientes de la temporada. Siempre será más fácil encontrar variedad de frutas verduras si sabes en qué época del año se dan con mayor facilidad y esto hará que tus menús también sean más variados y no necesariamente más costosos. Para enero te recomendamos preparar recetas que incluyan guayaba, jamaica, mandarina, naranja, tamarindo, tejocote, toronja, así como acelga, betabel, calabacita, coliflor, espinaca, pepino, entre otros.No desperdicies nada. Aunque esto es algo a aplicar durante todo el año y en cualquier situación, te será de mayor ayuda si lo pones en práctica en esta época. Ve al súper o al mercado, y guíate únicamente por las cosas que necesites, por la cantidad de verduras, frutas y carne o pollo que necesites. Si ves que en tu casa te queda alguna fruta que ya está muy madura, úsala para preparar un postre, o hazla mermelada. El chiste es no tirar nada.¿Necesitas más recetas para sobrevivir a la cuesta de enero? Revisa estas opciones: Tacos de Atún al PastorHamburguesitas de Atún con ChipotlePescadillas de Atún Fáciles
Al partir un huevo te habrás dado cuenta de que la yema no es siempre del mismo color. Tanto la consistencia como la tonalidad pueden variar de un huevo a otro. Esto se debe a diferentes factores. Descubre todo lo que el color de la yema de huevo puede revelarte.Alimentación de la gallinaEl color de la yema de un huevo está determinado principalmente por la alimentación de la gallina. Esto significa que, si una gallina consume maíz, la yema será un poco más anaranjada. Por el contrario, cuando las gallinas son alimentadas con trigo o cebada, el resultado es una yema con un tono pálido más cercano al amarillo.Calidad del huevoHace tiempo se creía que el color de la yema determinaba la calidad de un huevo. Por esto se consideraba que las yemas pálidas eran indicadores de una mala alimentación, mientras que las yemas con tonos naranjas más intensos suponían una garantía de calidad. Ahora sabemos que el color de la yema depende del tipo de alimentación que recibe la gallina y no tiene que ver necesariamente con la calidad del huevo.Indicadores de frescuraAl momento de elegir un huevo hay otros factores, aparte del color de la yema, que pueden ayudarte a identificar uno de buena calidad. Por ejemplo, la consistencia de la clara debe ser densa, y su color prácticamente transparente. Si te encuentras con un huevo que tiene una clara muy fluida o con tonalidades cafés, verdes o negras, esto significa que no es fresco o que está contaminado. Antes de partir un huevo puedes conocer qué tan fresco está. Solo tienes que meter el huevo en un vaso con agua. Si el huevo se hunde, esto quiere decir que está fresco. Entre más flote, más viejo será.No te dejes llevar por el color de la yema. Muchos productores usan colorantes (naturales y artificiales) para modificar el color, por lo que esto ya no es un factor determinante de calidad o frescura. Si te interesa consumir huevos frescos y de calidad, acércate a los productores locales. En estas granjas las gallinas suelen alimentarse de manera natural bajo condiciones más óptimas que garantizan la calidad del producto.
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD