Las zanahorias y su importancia en tus recetas
Dietas y Nutrición

Las zanahorias y su importancia en tus recetas

Por Kiwilimón - Septiembre 2011
La zanahoria es una verdura que tiene bastantes ventajas en la alimentación de todas las personas, sin importar nuestra edad. Además de ser un rico alimento, es uno de los recursos terapéuticos más valiosos para tratar los padecimientos. La zanahoria es la más mineralizante y vitaminizante de todas las raices, es recomendada para cualquier clase de enfermos, sin ninguna contraindicación. Oué buscar Tanto si las compre largas, cortas y rechonchas, en manojos o en bolsas de plástico, escoja las zanahorias lisas, firmes, de color uniforme y forma semejante. Evite las blandas, marchitas, de gran tamaño o verdes alrededor de la parte del tallo. En cuanto a las vendidas en manojos, busque las que tengan la parte superior verde brillante, con el extremo ligero y fresco. Las más delgadas y pequeñas suelen ser las más dulces. En la cocina Descarte las hojas verdes de la parte superior antes de almacenarlas pues le roban nutrimentos a las raíces. Manténgalas en el refrigerador. Las prematuras y delgadas se conservan un día o dos, mientras que las grandes se conservan cuando menos un mes. Las pequeñas, guardadas en una bolsa, suelen durar un par de semanas. Preparación Muchos de los nutrimentos de las zanahorias están concentrados bajo la superficie de la piel. Por tal razón, restriéguelas en vez de pelarlas. Las grandes, que no son tan jóvenes, es mejor pelarlas. Cocina básica Las zanahorias ralladas añaden color y nutrimentos a las ensaladas y guisos. Las rebanadas se pueden cocer al vapor, saltear o asar para servirlas con otros vegetales o como guarnición. Para glasear las zanahorias, combine azúcar morena, sal, jengibre y un poco de fécula de maíz en una cacerola pequeña. Agregue jugo de naranja. Cueza hasta que la mezcla se espese. Revuelva con mantequilla y sirva sobre zanahorias asadas. Para estofar, ponga las zanahorias en una cazuela con mantequilla, zumo de naranja y ralladura de limón, azúcar, sal y pimienta. Déjelas hervir y tape; baje la temperatura y cueza durante 5 minutos. Destape, suba la llama, y revuelva hasta que se evapore el líquido y las zanahorias estén tiernas.
Qué hay en 150 g de zanahorias cocidas 41 calorías • más de dos veces el requerimiento diario de vitamina A, betacaroteno que combate enfermedades • un buen suministro de vitamina B6 para mantener la función cerebral • fibra para conservar la salud del tracto digestivo.
Recetas de cocina recomendadas con base en zanahorias:Zanahorias Glaseadas y RalladasSopa de Zanahoria con Naranja y EstragonSopa Fría de ZanahoriaEnsalada de Zanahorias Thai
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En la cocina existen muchas técnicas que pueden elevar el nivel de un platillo en solo unos pasos, y el empanizado es definitivamente una de las más importantes. Empanizar unos filetes, unas tortitas o unas piezas de verdura hace que hasta la receta más sencilla se transforme en un platillo con una variedad de sabores y texturas mucho más interesante. Dale un toque especial a tus recetas con estas formas para empanizar.HarinaEsta es la versión más conocida (y fácil) para empanizar. Básicamente lo que debes hacer es colocar la carne (o lo que sea que vayas a empanizar) dentro de un plato con harina y cubrirla bien para que se forme una capa ligera. Inmediatamente después hay que pasarla por huevo y otra vez por harina.Pan molidoAunque es una técnica muy similar a la anterior, con esta versión se obtiene una textura más crocante. Lo primero que hay que hacer es moler un poco de pan y colocarlo dentro de un plan extendido. Después, los pasos son los mismos: harina, huevo y al final el pan molido. Para que quede bien el empanizado el pan debe estar bien adherido a la superficie con el huevo.CerealesUna forma muy original y por supuesto muy saludable de empanizar es sustituir la harina o el pan con cereales. Pon dentro del procesador una taza de avena y tritúrala sin que quede completamente pulverizada. Para esta versión de empanizado solo necesitarás el huevo y el cereal que vayas a utilizar.Frutos secosOtraopción para un empanizado gourmet es usar frutos secos, como nueces, cacahuates o almendras. En este caso puedes usar una licuadora, mortero, procesador o simplemente un cuchillo para picar los frutos. A diferencia de los otros tipos de empanizado, en esta versión no se busca conseguir una capa uniforme, sino una textura más crocante, así que no debes preocuparte por moler perfectamente los frutos.  SemillasFinalmente, una opción diferente para empanizar son las semillas. Mientras que en las otras ersiones se necesita huevo para fijar el empanizado, en el caso de las semillas puedes usar algún líquido o salsa (miel, mostaza, salsa de soya) para adherirlas a la superficie del alimento.Recomendaciones generalesSin importar qué método elijas para empanizar, te sugerimos considerar estas recomendaciones para obtener un mejor resultado:Usa aceite bien caliente para que los alimentos no absorban demasiada grasa.Siempre deja que los alimentos empanizados escurran sobre una servilleta de papel para retirar el exceso de aceite.Bate las claras primero y después agrega las yemas para que el empanizado quede un poco más esponjoso.Prueba tu nueva técnica, con estas recetas fáciles: Croquetas de Papa Rellenas de Queso con TocinoAlitas Crujientes PicositasCroquetas de Camarón con Salsa de Habanero
Cocinar puede ser una actividad divertida y hasta relajante. Sin embargo, cuando hay niños involucrados de por medio, esto se convierte en una faena estresante y desafiante. Aprovecha los días libres para involucrar poco a poco a tus pequeños en las labores culinarias. Aquí te compartimos 10 tips que debes seguir cuando cocines con niñosHaz que sea simpleReserva tus recetas especiales, con miles de ingredientes y procesos laboriosos para una ocasión en la que tengas mucho tiempo y no haya que supervisar a nadie más en la cocina.Asigna tareas específicasLos niños, por su curiosidad e inquietud, siempre quieren participar. Déjalos que te ayuden haciendo cosas muy sencillas, como partir la lechuga (con sus manitas, obviamente) o mezclar algo.Organízate antes de empezarNo es lo mismo cuando una sola persona cocina a cuando hay varias manos, sobre todo cuando son de niños. Revisa con anticipación la receta y coloca los  ingredientes en el orden en el que vayan a usarlos.Que sea divertidoA veces el caos surge no tanto por los niños sino por la falta de espacio. Si te es posible, asigna diferentes áreas en tu cocina para que no haya problema y no  se estorben los unos a los otros. Pídele su opiniónEl objetivo de involucrar a los niños es que disfruten cocinar y desarrollen un interés por esto. Si ellos sienten que son parte importante y que pueden tomar  decisiones, será más sencillo que más adelante quieran cocinar solos.Crea tradiciones en torno a la cocinaConvierte cada experiencia en la cocina en un momento muy especial para tus hijos. Tal vez puedes contarles un cuento mientras van preparando la comida o hacer algún juego usando las letras de los ingredientes. Añade poco a poco  de ingredientes nuevosEste tip es buenísimo para los  picky eaters. Si tu hijo es remilgoso y no prueba cualquier cosa, comienza a presentarle nuevos alimentos a través de las recetas. Hazlo poco a poco y de manera sutil para que tu niño no los rechace.No trates de controlar todoOlvídate de mantener tu cocina impoluta y de preparar un platillo perfecto. Cuando cocinas con tus hijos lo más importante es que ellos disfruten la experiencia y comiencen a sentir interés por la cocina.Deja que experimenten con la comidaAdemás de aprender a cocinar, el manipular los alimentos les da la oportunidad a los niños de experimentar con todos sus sentidos. No te enojes si ves que se llevan los deditos a la boca, solo enséñales la importancia de la limpieza en la cocina. Aprovecha para reforzar sus conocimientosCocinar también es una manera de estudiar. Pídeles que te ayuden a leer la receta, que cuenten los ingredientes, que revisen los pasos. Así reforzarás sus habilidades de lectura, comprensión y numéricas.¿Tienes algún otro tip para cocinar con niños? Compártelo en los comentarios.Anímate a preparar estas recetas con tus pequeños:Ensalada cremosa de atúnPay de fresa fácilRica Sandia LocaCarlota de Guayaba
Después del micro ondas y el lavaplatos, el congelador es uno de esos inventos que mejoran considerablemente la calidad de vida de cualquiera. El problema es que muchas veces subestimamos su valor, por lo que terminamos convirtiéndolo en una bodega de alimentos congelados y, casi siempre, olvidados. Aprende a sacarle más provecho a todas las secciones de tu refrigerador. Aquí te contamos las razones por las que congelar tu comida te solucionará la vida. ¿Qué podemos congelar?Primero que nada, hay que saber qué alimentos puedes poner en esa parte del refrigerador. ¡Buenas noticias! Puedes congelar prácticamente todo: yogurt, queso, leche, carne, pescados, huevos, frutas, verduras, panes, arroz, entre otros alimentos. Si su contenido es mayormente agua, como los tomates o las fresas, podrían perder textura, no obstante, se conservan en buenas condiciones para cocinar. Del lado en el que lo veas, congelar tus comidas es una excelente opción.Ayuda a organizarteCongelar tus comidas con anticipación es una excelente forma de organizar tus menús semanales. Utiliza etiquetas en tus recipientes o bolsas resellables para poner el nombre de la comida y la fecha en que se congeló, de esta manera se facilitará tu búsqueda a la hora de requerir algún alimento o de identificar los que ya están por expirar. Ahorras tiempoCon una buena organización en tu refrigerador es posible ahorrar tiempo para tener la comida lista cada día. Ya sea para poner el lonche a los niños o llevarte tu comida al trabajo, con solo descongelar con anticipación será suficiente. De igual forma ahorrarás tiempo al no tener que ir al súper tan seguido si ya cocinaste grandes cantidades para varios días o semanas.Desperdicias menos comidaSi tu principal preocupación es el desperdicio de comida, congelar tus menús también es una excelente opción. Dedica un día de la semana a cocinar alimentos o preparaciones a base de varias comidas que realizas frecuentemente, por ejemplo: caldo de pollo para guisos, salsa de tomate para arroz o pasta, carne de res, pollo o pescado a la plancha. Almacena las preparaciones en porciones pequeñas, de esta manera solo utilizarás las necesarias sin tener que terminar tirando comida.Más tiempo con tu familiaUno de los grandes beneficios de congelar los alimentos es que puedes dedicar el tiempo ahorrado a pasarlo con tu familia. No necesitas pasarte horas todos los días cocinando. Con una buena estrategia y organización, podrás disfrutar de valioso tiempo de calidad con tu familia.Cuéntanos, ¿qué tanto aprovechas o desperdicias tu congelador? Si aún no usas todo el potencial de tu refrigerador, te retamos a preparar estas recetas y guardarlas en el congelador en porciones individuales. Te aseguramos que después de ver lo sencillo que es descongelar, calentar y comer no volverás a cocinar de la misma manera.Recetas ideales para congelarse:Cacerola de papas con tocino a las finas hierbasPechuga de pollo al ajillo Pastel de carne con plátano machoChicharrón de cerdo a la mexicana
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD