Los beneficios del betabel para la salud
Dietas y Nutrición

Los beneficios del betabel para la salud

Por Kiwilimón - September 2016

¿Cuándo fue la última vez que comiste betabel?

Seguramente cada vez que vas al super lo ves en la zona de refrigerados y pasas de largo. ¿Sabías que esta raíz de hermoso color morado tiene muchísimos beneficios para la salud?

#ビーツ #betterave ビーツ大好き。

Una foto publicada por Moeko Takahashi (@moeko1030) el

  • Esta es la temporada del año en la que debes reforzar tu sistema inmunológico para evitar enfermedades durante el invierno. Fortalece tus defensas con betabel.
  • ¿Tuviste un fin de semana de excesos? ¡Come betabel! El tubérculo protege el hígado de los problemas causados por la mala alimentación y el exceso de alcohol.
  • Bájale al ácido úrico con una ensalada de betabel.
  • Recomendamos: Receta de ensalada de kale, betabel y zanahoria
    • Las hojas del betabel tienen la misma cantidad de hierro que las espinacas y muchísima vitamina C.
    • Estimula la actividad del sistema linfático a través de todo el cuerpo con platillos hechos a base de betabel.
    Como puedes ver, la planta del betabel está llena de grandes beneficios, desde su tallo y hojas, hasta por supuesto, su dulce raíz. Cómelo crudo o cocido, en ensalada o jugo, y disfruta de sus múltiples propiedades. Nada más ten cuidado: no se recomienda tomar el jugo de betabel solo, ya que puede provocar molestias estomacales. Mejor combínalo con jugo de zanahoria y tómate un shot lleno de vitamina A.  
    Califica este artículo
    Calificaciones (1)
    Julia Elizabeth Jandres
    08/10/2019 10:42:58
    Excelente información.
    PUBLICIDAD
    Lo mas leído
    El brote del coronavirus COVID19, la enfermedad viral causante de graves problemas respiratorios, ha provocado una crisis mundial al punto de llegar a ser catalogado como pandemia, de acuerdo al más reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Lo que comenzó como un virus desconocido a finales de diciembre de 2019 en Wuhan, China, actualmente se ha propagado a 114 países en todos los continentes, contagiando a más de 115,000 personas y cobrando la vida de 4,000 víctimas. Por esta razón es necesario comprender qué es el coronavirus COVID19 y cuáles son las medidas de higiene a tomar desde casa u oficina para prevenir el contagio. A continuación te lo explicaremos brevemente. ¿Qué es el Coronavirus? Los coronavirus son una especie de virus causantes de diversas enfermedades respiratorias que pueden ir desde un simple resfriado hasta afecciones más preocupantes como la neumonía o el síndrome respiratorio agudo grave (SARS). A diferencia de otros virus, el COVID19 puede transmitirse de persona a persona antes de que estas manifiesten síntomas, por ende, es sumamente complicado diagnosticarlo a tiempo, además de que al tratarse una cepa nueva, las investigaciones en torno a su naturaleza apenas se están desarrollando. Los principales síntomas provocados por Coronavirus COVID19 son: Tos.Fatiga.Dolor de garganta y de cabeza.Fiebre.Escalofríos y cuerpo cortado.Dificultad para respirar.Medidas de prevención Cabe destacar que por el momento no existe un tratamiento concreto para curar el COVID19 por lo que, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es necesario tomar las siguientes medidas de prevención ya sea en casa u oficina. Lávate las manos frecuentemente con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón frecuentemente.Al estornudar o toser, cubre tu boca con el antebrazo y no con las manos. Si utilizas un pañuelo para cubrirte, tíralo inmediatamente en la basura.Mantente al menos a un metro de distancia de las demás personas, especialmente si tosen o estornudan.Evita tocarte ojos, nariz y boca.Limpia las superficies de los muebles con una toallita desinfectante cada determinado tiempo.De acuerdo a información brindada por la organización Sharecare, en colaboración con el doctor Mehmet Oz, profesor de cirugía en la Universidad Columbia, a diferencia del resfriado común, las personas que padecen COVID19 presentan fiebre, fatiga y tos seca en mayor medida que dolores de cabeza, escalofríos y ardor de garganta. Del mismo modo los estornudos y la congestión nasal se presentan en menor medida, tal como puedes comprobar en la siguiente infografía.  Si identificas algún síntoma, acude inmediatamente a tu médico para revisar tu caso. Además de ser sumamente disciplinado con dichas medidas de higiene, te recomendamos seguir una dieta saludable que incluya alimentos ricos en vitamina C para poder subir tus defensas y protegerte mejor contra cualquier enfermedad respiratoria.
    La leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos, pero también durante la lactancia las mamás tienen necesidades nutricionales especiales, debido a la pérdida de nutrientes que sufre a través de la leche materna.Además, los nutrientes presentes en la leche proceden de la dieta de la madre, por lo que para que tanto bebé como mamá tengan la mejor salud y bienestar, la mujer tiene que aumentar la ingesta de nutrientes.¿Qué frutas son buenas durante la lactancia?En principio, puedes comer todo tipo de frutas ya que ninguna es mala durante la lactancia, aunque es cierto que algunas frutas más ácidas o cítricas le pueden caer mal al bebé y causarle gases o diarrea, por lo que debes estar bastante atenta. También debes tomar en cuenta que algunas frutas como la piña, el kiwi y los cítricos pueden cambiar el sabor de la leche y esto podría provocar que la rechace. En cuanto a qué frutas son las mejores, aunque todas son beneficiosas ya que aportan gran cantidad de nutrientes al bebé, se recomiendan las más dulces y fáciles de digerir, como el mango, la pera, el plátano, el melón o la manzana dulce.Además, puedes consumirlas tanto crudas y enteras, como cocidas o al horno. Y si no te gustan mucho las frutas y te cuesta comerlas, opta por hacerte smoothies o jugos con fruta o mezclarlas en las ensaladas, con yogur. Sea de la manera que sea, recuerda que es importante que consumas unas 3 piezas de fruta al día para que tu dieta durante la lactancia y una vez acabe esta sea sana. Además, deberás beber mucha agua , por lo menos unos 2 litros al día, comer verduras, cereales integrales, legumbres, carnes magras, lácteos, pescado o frutos secos para que tanto tú como el bebé puedan estar en las mejores condiciones.
    ¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
    Seguramente alguna vez has sentido un ardor que te quema por dentro desde el estómago hasta la garganta pasando por tu pecho o una sensación de vacío en la boca del estómago, por lo que probablemente pertenezcas al 70% de la población mexicana que padece gastritis, según datos del IMSS.Esta enfermedad que es más común en mujeres, es causada por factores muy presentes en la cultura mexicana: estrés, tipo de alimentación, consumo de alcohol, tabaco, café y algunos medicamentos como los analgésicos y los antinflamatorios; todo eso produce irritación en la mucosa gástrica, provocando inflamación. La gastritis genera dolor estomacal, reflujo e indigestión y sus principales síntomas son sensación de vacío, hueco en la boca del estómago, ardor que quema el esófago, náuseas y vómito. Hay algunos ingredientes naturales que pueden ayudarte a aliviar los padecimientos que provoca la gastritis, sin embargo, recuerda acudir a tu médico siempre que sientas alguna sospecha.Comer ajoLos ajos tiene grandes propiedades y beneficios, según un artículo publicado en el Journal of Nutrition de la Sociedad Americana de Nutrición, entre ellos está el de ayudar a reducir los síntomas de gastritis ya que sus propiedades ayudan a recubrir el estómago.También se ha llegado a la conclusión que el ajo es realmente eficaz en la inhibición de la bacteria Helicobacter pylori, una bacteria que puede causar gastritis. Triturar el ajo crudo y comerlo también puede funcionar bien. ProbióticosYa sabemos que los probióticos son esenciales para nuestra flora intestinal, pero también son unos grandes aliados cuando se trata de la gastritis. Un estudio realizado por investigadores argentinos y alemanes del Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA) definió que los lactobacilos son un tratamiento natural para prevenir o tratar la gastritis. Los alimentos que contienen probióticos y que pueden ayudar a mejorar los síntomas de la gastritis son: yogurt, kombucha, col fermentada y kéfir. Jengibre El jengibre posee muchas propiedades y beneficios, entre ellas ayuda a los procesos digestivos, por lo que ayuda en el tratamiento de los síntomas de la gastritis como cólicos, gases, acidez, inapetencia, mareos y náuseas. Lo puedes tomar en té o smoothies. Acelga El té de acelga es un excelente remedio casero para la gastritis porque ayuda notablemente a disminuir los síntomas de la gastritis, además de que ayuda a eliminar las toxinas de la sangre. Sabemos que es muy incómodo estar con estos molestos síntomas y pese a que estos remedios te pueden ayuda, como lo mencionamos anteriormente, lo más importante es que acudas con un especialista para aliviar por completo este mal tan común.
    NEWSLETTER
    Suscribirme al Newsletter
    PUBLICIDAD
    PUBLICIDAD