Los mejores ingredientes de otoño
Dietas y Nutrición

Los mejores ingredientes de otoño

Por Kiwilimón - Septiembre 2013
Cada estación tiene lo suyo  y otoño no se queda atrás. Una oferta rebosante de frutos, hongos y vegetales nos espera para cocinar con lo más fresco y nutritivo que la madre naturaleza ofrecerá en los próximos meses. Así como la primavera trae sabores vibrantes y frescos y como el verano conlleva notas cítricas y refrescantes, el otoño trae consigo lo sabores de la tierra y los colores pardos que tanto nos gustan. Como ya lo hemos platicado lo más sano y rico que puedes hacer en tu cocina es preparar tus alimentos con productos de estación, son estos ingredientes lo que traen más nutrientes y mejor sabor ya que están en su mejor momento. Empezando por las frutas, este es el momento de ir al mercado y conseguir higos, uvas, melones, duraznos, peras y ciruelas. Todos estos ingredientes se benefician de las temperaturas que empiezan a bajar y de la cada vez más corta luz del día. Su sabor en esta época es inigualable pues protagonizan sabores de avellana y nuez en todas las frutas. Los vegetales son, probablemente, los que más se benefician de esta época del año. Sabores terrinos y texturas arenosas y cálidas se pueden encontrar en la coliflor, berenjena, rábanos, tomates y por supuesto el betabel. Los colores de los vegetales adquieren más profundidad y son perfectos para hacer ensaladas tibias acompañadas de nueces, almendras y demás frutos secos. Si te gustan los mariscos entonces esta también es tu temporada. Aunque la mayoría relacionen pescados y crustáceos con playa, sol y mar, la verdad es que las bajas temperaturas que empiezan a aparecer en los mares desde septiembre y octubre fortalecen a las criaturas marinas, haciéndolas mejores para cocinar. Las almejas y los cangrejos por ejemplo están en su mejor momento en estos meses, presentan un sabor dulce y una textura suave pero firme. Lo que es imperdible en otoño son los frutos secos. El aceite natural de las nueces, almendras, castañas y demás las hace sedosas, llenas de sabor a bosque e indispensables en la mesa otoñal. Estas pueden ser usadas en preparaciones, pero sin duda son excelentes también como botana natural sin necesidad alguna de salsas, sazonadores ni nada.

Recetas para Otoño

Receta de Sopa de Brocoli con Almendras

Ingredientes: - 1/2 taza de almendra - 700 gramos de brócoli - 3 3/4 tazas de caldo de pollo - 1 1/4 tazas de leche sin grasa - pimienta Encuentra los pasos para preparar esta sopa dando click aquí.  

Receta de Flan de Coliflor y Espinaca

Ingredientes: - 3 cucharadas de Maggi caldo de pollo - 1 cabeza de coliflor sacar los cogollitos - 1 bolsa de espinaca tierna - 1/4 de taza de mantequilla sin sal - 1/4 de taza de harina blanca para todo uso - 1 lata de leche evaporada Para ver los pasos para preparar esta receta da click aquí.  

Receta de Souffle de Chocolate con Avellana

Ingredientes: - 2 cucharadas de mantequilla sin sal - 2/3 de taza de azúcar - 1 cucharada de licor de avellana - 1/2 cucharadita de extracto de vainilla - 255 gramos de chocolate con leche - 1/4 de taza de harina - 1 taza de leche - 1 pizca de sal - 4 huevos separadas las yemas de las claras - 1/4 de cucharadita de cremor tártaro Da click aquí para ver los pasos para preparar esta receta.  

"¿Te atreves a aprovechar los ingredientes de esta temporada?"

 
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Seguramente entre tu colección de sartenes y ollas que tienes en la cocina, se encuentran varios refractarios de vidrio, los cuales utilizas muy de vez en cuando única y exclusivamente para hacer postres o hacer uno que otro platillo que se introduzca en el horno.Sin embargo, existen algunos que soportan el fuego directo de la estufa y con ellos podrías cocinar tus alimentos y darles un mejor sabor.Las ventajas que ofrece cocinar en un refractario de vidrio es que este material no contiene metales pesados como el níquel, cromo o teflón, que a la larga perjudican nuestra salud; además ahorra tiempo y dinero, pues los alimentos se cuecen con mayor rapidez y no gastas tanta energía (eléctrica o gas), asimismo, no se rayan y se limpian muy fácil, no absorben olores ni sabores.Gratín de berenjenas en refractarioLas desventajas que nosotros encontramos al cocinar con este tipo de refractarios es que el calor con el que se cuecen los alimentos se pierde muy rápido, por lo que la comida se enfría antes de servirla. De igual forma, hay comestibles que no quedan igual, como el arroz o alimentos para freír.Con esta información te dejamos algunos tips para que saques tus refractarios de vidrio y te aventures a cocinar de una forma más rápida, económica y saludable.En caso de cocinar verduras, deberás añadirle agua o algún caldo al refractario, para que cuando se estén cociendo no se peguen en el fondo del recipiente. El líquido deberás agregarlo antes de ponerlo al fuego, pues si lo añades una vez que está caliente podría romperse debido al choque de temperaturas.Para cocinar carne, pollo, pescado o mariscos, añade una capa de mantequilla en todos los rincones de la base del refractario, esto le dará un gran sabor a tus alimentos; además servirá para que no se peguen a la hora de cocerse.Muchos de los refractarios vienen con tapas de plástico, los cuales no utilizarás mientras se cocina, pues el calor las derretiría. Estas tapas únicamente se utilizan para guardar alimentos o cuando calientes un platillo en el horno de microondas.Para cocinar a fuego directo o en el horno con la necesidad de cubrir los alimentos deberás usar papel aluminio.Espagueti tricolor en refractarioPara manipular el refractario mientras cocinas, deberás hacerlo con mucho cuidado utilizando guantes para evitar una quemadura, pues estos utensilios alcanzan una temperatura muy alta de forma rápida.Al momento de quitarlo del fuego pon tu refractario sobre una superficie de una toalla, de prioridad húmeda, pues el contacto con otro material podría hacer que se rompa. No olvides verificar que pueden usarse dentro del horno o en la estufa, y pon en práctica estos consejos para darle otro sabor a tus comidas.
La época de invierno es una temporada donde abundan las enfermedades virales y respiratorias, pero ninguna había tenido un impacto tan grande a nivel mundial como el nuevo coronavirus, conocido como COVID19. Los primeros casos de Coronavirus se dieron en diciembre del año pasado en China, propagándose rápidamente a más de 50 países a lo largo del mundo, alcanzando así un total de 80 mil infectados en el país asiático y más de 3.500 personas a nivel internacional. Ahora que se han detectado los primeros casos de Coronavirus en México, es necesario tomar en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el contagio, entre las cuales destacan lavarse las manos constantemente y cubrirse la boca con la parte posterior del codo en caso de estornudo o tos. Del mismo modo es importante subir las defensas del cuerpo y qué mejor forma de hacerlo que con estos remedios caseros que incluyen una importante cantidad de propiedades como la vitamina C. Miel con limón El limón es un cítrico alto en vitamina C y la miel contiene propiedades antisépticas que ayudan a prevenir las infecciones, por lo que este remedio es excelente para calmar la tos y el ardor de garganta. Te recomendamos mezclar dos cucharadas de miel caliente con el jugo de un limón y tomar despacio. Té de equinácea La equinácea estimula el sistema inmunológico gracias al equinacósido que la compone, el cual tiene propiedades antibacterianas y antivirales, por lo que consumirla durante los primeros síntomas de la gripe disminuye el malestar y acorta su duración. Para su preparación solo es necesario hervir una taza de agua con una cucharada de hojas secas de equinácea. Shot de jengibre El jengibre tiene numerosas propiedades que resultan bastante beneficiosas para la salud, entre las cuales destacan por supuesto su carácter antibiótico y antinflamatorio. Para aprovechar al máximo estas cualidades, puedes licuar un pedazo de jengibre de 3 centímetros con el jugo de 2 limones y agregar un poco de miel. Té de ajo El ajo tiene un alto porcentaje de alicina, un antibiótico natural que fortalece las defensas del sistema inmunológico y funciona como analgésico, expectorante y antiséptico pulmonar. Puedes hervir dos dientes de ajo pelados en una taza de agua y agregar un poco de endulzante para aminorar su fuerte sabor. Recuerda que si llegaras a presentar fiebre mayor a 38° C, dolor de cabeza, dolor de garganta y escurrimiento nasal, lo más recomendable es que acudas con tu médico para que te generen un mejor diagnóstico y así evitar cualquier complicación.
Estamos seguros de que las reuniones para partir rosca o comer tamales son el mejor pretexto para aplazar unos días más el propósito de comer más balanceado, pero ya que te vas a dar el gusto, ten cuidado con tu ingesta de grasa, condimentos fuertes, postres con demasiada azúcar y bebidas alcohólicas.Este tipo de alimentos no sólo te harán recuperar las calorías y provocarán que subas de peso, también te pueden ocasionar pesadez y acidez estomacal, así como aumento de colesterol, ya que tu aparato digestivo procesa los alimentos poco saludables con mayor dificultad. El primer paso para evitar estos malestares es controlar la manera y la cantidad de alimentos que consumes, sobre todo los embutidos, frituras, patés, postres, salsas y las bebidas alcohólicas, pero en caso de que se te haya ido la mano, aquí te mostraremos algunas formas para evitar esta pesadez, así como algunos remedios caseros confiables para regular tu aparato digestivo.Cuando te sientes en la mesa, cuida las cantidades que comerás y trata de no repetir las porciones, pues en la noche es cuando tu aparato digestivo trabaja de forma más lenta. Te aconsejamos de que tu primer platillo sea una ensalada o verduras, pues ayudarán a controlar tus deseos de comer; además de que muchas de ellas facilitarán la digestión.De igual forma debes evitar situaciones de estrés, enojo y discusiones durante la cena, pues esto alterará tu sistema digestivo y hará que los ácidos gástricos aceleren su trabajo y comenzarás a sentir acidez.Si ya sientes malestar, puedes prepararte un té, ya sea de manzanilla, anís, semillas de hinojo o de cilantro, infusiones de romero, de boldo de jengibre o de alcachofa. Estas plantas ayudan a desinflamar el estómago y ayudan al hígado a digerir, sobre todo comidas ricas en grasa.Un vaso de agua de limón con jengibre rallado o en polvo aliviará la acidez y pesadez; de igual forma podrás tomar una cucharadita de vinagre de manzana disuelta en agua.Si ingeriste una gran cantidad de proteínas de origen animal como res, pescado, pollo, o cerdo, te recomendamos comer piña, papaya o plátano macho con yogurt, pues contienen enzimas que ayudan a desinflamar la mucosa gástrica, además de actuar como un antiácido natural. En caso de que no tengas a la mano alguna de estas frutas o las hierbas para realizarte un té, puedes partir un limón, agregarle una cucharadita de bicarbonato y esto ayudará a desinflamar. Deberás tener cuidado, ya que este remedio podría ocasionarte acidez.Ojalá que estos consejos sean de ayuda para poder disfrutar de la cena sin remordimientos ni malestares.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD