Malos hábitos alimenticios que no sabías que tenías
Dietas y Nutrición

Malos hábitos alimenticios que no sabías que tenías

Por Kiwilimón - October 2015
Cuando vamos creciendo nos hacemos de hábitos y costumbres que podrían no ser tan saludables pero que no identificamos por que ya son parte de nuestra rutina. Es un buen ejercicio identificar cuáles son tus rutinas negativas en cuanto a comer para poder darle una vuelta a tu alimentación y así mejorar tu estilo de vida perdiendo peso, sintiéndote más sana y moldeando tu figura. Aquí te decimos de algunos malos hábitos que tal vez tengas y de los cuáles no te hayas percatado.

Comer mientras cocinas

Por supuesto que es importante probar la comida que preparas para rectificar sazón y asegurarte de que haya quedado como quieres, pero hay personas que prácticamente comen antes siquiera de que empiece la cena. Hay que estar al pendiente de qué tanto se está ingiriendo mientras se cocina pues un poquito de allá y otro poco de acá pueden constituir tu entrada y hasta tu plato fuerte y al final acabas comiendo doble. Es mejor guardar el apetito para disfrutar de la comida con todos. Otra idea es prepararte una rica botana saludable para mientras cocinas y listo.   Hummus casero  

Piensas en la comida como buena o mala

Una persona que ha hecho dieta por años e incluso décadas normalmente llega a pensar en blanco y negro sobre los ingredientes que come, pero esto es un error. Las papas no son malas así como la lechuga no tiene que ser 100% buena. Un ejemplo es que tomarse una sola cerveza durante la comida de hecho puede ayudar con la digestión, mientras que comer diez manzanas te llenará de azúcares y simplemente te inflamará. Todo depende de una dieta balanceada y mientras más varíes de ingredientes tu cuerpo se sentirá mejor.  

Te castigas demasiado por haber roto la dieta

No hay nada más humano que de repente tener la urgencia por un rico chocolate o un pan. Romper la dieta no es el fin del mundo y haber comido un dulce cuando te tocaba ensalada no lo es tampoco, pero si te haces sentir mal y te castigas por el hecho de un pequeño desliz todo lo que estás haciendo es angustiarte, llenarte de estrés y bajar tu autoestima. Las dietas están ahí para hacerte sentir mejor, no peor, así que trata de lograrlas de la mejor manera posible pero sin duda también recompénsate por el esfuerzo regalándote un antojo de vez en cuando.   Cupcakes de cheesecake  

No comes proteína

Muchas personas que se cambian a ser veganos o vegetarianos dejan de comer mucha proteína por el bien de ser más saludables. Esto es un error, necesitas esa proteína para estar fuerte y sana y aunque no comas carne debes aconsejarte con un nutriólogo que te recomiende ingredientes como tofu, soya, frijoles y demás vegetales que pueden darte esos nutrientes que ahora te faltan por haber dejado la proteína animal. Si vives sólo de verduras puedes encontrarte con un problema de anemia más adelante en tu vida.   Cómo sustituir proteína animal por vegetal  

Comes en secreto

Muchas mujeres comen sus antojos menos saludables en secreto pues no quieren que su familia o amigos vean que rompen la dieta, pero la realidad es que sólo eres tú la que le da esa importancia al asunto. Cuando comas algo que no va con tu dieta compártelo y hazlo social, puedes ir por un helado en familia o por tacos con tus amigos, no hay problema. Convierte ese momento de duda y pena en uno de diversión y verás que no tiene nada de malo y que no afecta tu dieta tanto como lo pensabas.   Cómo hornear galletas perfectas
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Junto con las posadas, villancicos, piñatas y fiestas, llega una de las bebidas más deliciosas de la temporada: el ponche, que se realiza con frutas como el tejocotes, guayabas, pasas, ciruela pasa, tamarindo, caña, manzanas, canela y se endulza con piloncillo. Pero, ¿sabías que el ponche no es una receta mexicana? Pese a que es una bebida que se originó en la India, fueron los españoles quienes la introdujeron a nuestro país y con el paso del tiempo, se le integraron ingredientes locales, y ahora existen más de 100 recetas diferentes para crear este elixir, que no es la única bebida para la temporada. Sí, en la navidad no sólo hay ponche, existen otras bebidas para disfrutar en estas fiestas, así que aquí te dejamos el nombre y los ingredientes con los que se realizan alrededor del mundo. ¿Te gustaría probarlos?EggnogEn Estados Unidos, los centros comerciales ponen a la venta el tradicional ponche de huevo, el cual está hecho con leche, azúcar, sal, vainilla, huevo, bourbon, ron añejo, crema y nuez moscada.ColemonoEn las fiestas navideñas en Chile suelen brindar con este cóctel también conocido como Cola de mono, el cual se prepara con aguardiente, café, leche, canela, cáscara de naranja, clavo de olor y azúcar.AguardienteTanto en Bolivia, Ecuador y Colombia, sus celebraciones navideñas se realizan con aguardiente de caña de azúcar y esencia de anís.CoquitoEl baile y el sabor en Puerto Rico se acompañan con un licor de crema de coco, elaborado con leche evaporada, leche condensada, ron blanco, canela y vainilla. Por lo regular se sirve frío.LimoncelloLos argentinos suelen acompañar sus fiestas navideñas con una copa de este vino dulce, hecho a base de plátano, limón, anís, hinojo y cáscara de quinoto.JerezAunque los españoles suelen dejar a un lado las bebidas alcohólicas y prefieren festejar la navidad con chocolate caliente, pero quienes desean imprimirle un toque más atrevido disfrutan de un vino dulce o jerez.Por otra parte, en países como Alemania, Suecia, Suiza, beben vino caliente mezclado con especias y es llamado Glühwein, Glögg o Julmust, bebidas que tienen un sabor similar a la cerveza. Sabemos que te encanta disfrutar del ponche, pero anímate a probar otras bebidas que se toman alrededor del mundo. ¿Cuál se te antojó más?
El aceite de oliva se ha consumido desde hace miles de años y su uso no sólo se limita al de la comida, pues también funciona en cosmética e incluso tiene usos medicinales. Actualmente ha ganado mucha más popularidad, gracias a sus múltiples beneficios, pues se trata de una grasa monoinsaturada y se considera la piedra angular de la famosa dieta mediterránea. Por su parte, los aceites de oliva extra virgen ofrecen aún más bondades, con un mundo de sabores amargos y frutados que pueden potencializar tus platillos.El alto valor nutritivo del aceite de oliva radica en que es rico en vitamina E, antioxidantes y omega 6 y 3, y entre sus maravillas para la salud, las enfermedades cardíacas o la diabetes son algunas de las dolencias de la larga lista que se pueden evitar y las condiciones que se pueden mejorar con una dieta que incluya aceite de oliva. Un buen aceite de oliva extra virgen debe tener sabor intenso y amargo, con aromas de hierba, tomate y frutos secos, y suele ser una excelente opción para casi todo tipo de cocina. Si lo usas frío, hazlo en aderezos para ensaladas, marinados o en pastas y salsas. Si lo usas caliente, hazlo para asar, rostizar o freír tus alimentos. Ingrediente base de la dieta MediterráneaLa dieta Mediterránea es considerada como una de las más saludables a nivel mundial y está relacionada con la longevidad del ser humano.Esta dieta consiste en un alto contenido de verduras, frutas, legumbres, nueces, frijoles, cereales, granos, pescado y grasas no saturadas, como el aceite de oliva. Además, investigaciones recientes llevadas a cabo por la Manchester Metropolitan University encontraron que las personas que consumen una dieta mediterránea típica son menos propensas a las anomalías en la microbiota gastrointestinal.Todo esto lo aprendimos en la master class con Carbonell, además de poder preparar unas deliciosas hamburguesas botaneras con mayonesa de albahaca y vinagre de ajo.Consulta más recetas preparadas con aceite de oliva:Pescado Empapelado a la VeracruzanaPollo Asado con Chimichurri de AceitunasHuaraches de Nopal con Tinga de Zanahoria
Las frutas y verduras son alimentos que necesitamos incorporar a nuestra vida diaria, por su alto contenido en nutrientes, agua y fibra. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que la naturaleza nos proporciona en cada momento del año, tenemos una multitud de posibilidades y sabores, según las preferencias de cada persona.Así, con la llegada de los últimos meses del año despedimos las frutas del verano, que tienen mucha agua, como sandía, melón, ciruelas, duraznos, y sirven para tener el cuerpo hidratado en esta época de calor. Para el otoño, necesitamos otro tipo de frutas y verduras, pues nuestro cuerpo necesita reforzarse en época de frío. Estas son algunas de las frutas y verduras que son ideales para nosotros en el otoño.FrutasGranada. Es una fruta rica en fibra, potasio, vitamina C y antioxidantes. Es ideal para comer sola, como postre, con chilito y limón como snack o para usarlo en ensaladas y en platillos. Su temporada es septiembre-noviembre.Kiwi. Son ricos en agua, potasio, y vitamina C, ideal para protegernos de los resfriados típicos de la época de frío y cambios de temperatura. Además, sus semillitas ayudan al tránsito intestinal.Su temporada es octubre-marzo.Mandarinas. Al igual que otros cítricos, son ricas en vitamina C y una de sus ventajas es su bajo índice calórico. Deben consumirse preferiblemente frescas y recién exprimidos. Su temporada es noviembre-marzo.Uvas. Tienen un gran contenido de potasio, pero también de azúcares; es rica en taninos y polifenoles,  potentes antioxidantes que ayudarán a retrasar el envejecimiento.Temporada: septiembre-diciembre.VerdurasAlcachofa. Rica en minerales y oligoelementos como potasio, fósforo y zinc. Es rica en carbohidratos pero también en proteína. Temporada: noviembre-marzo. Si no sabes cómo incluirlas en tus comidas, aquí te dejamos 4 recetas de alcachofas fáciles.Berenjena. Es una de las frutas más ricas en agua, además, contiene mucho potasio. Su alto contenido de fibra ayuda al tránsito intestinal. Prepáralas en una lasaña vegetariana, o al gratín con un poco de carne molida. Temporada: octubre-abril.Coliflor. Una verdura muy rica en vitamina C y  buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo; también es una muy buena fuente de fibra. Con coliflor puedes hacer mucho más que verduras cocidas, por ejemplo, un arroz de coliflor, unas tortitas en caldillo de jitomate, o para el desayuno, con huevo y aguacate.Lechuga escarola o romana. Quizá no lo sabías, pero la lechuga sí tiene una temporada y es de noviembre a febrero. Sus hojas son ricas en vitamina A, ácido fólico y potasio, tienen niveles muy altos de agua, bajo contenido de calorías y mucha fibra. Pimientos. Muy ricos en vitamina C y carotenos, sin embargo, te recomendamos comerlos crudos, ya que pierden muchas de sus propiedades cuando se cocinan. Temporada: octubre-junio.Con el capitalismo, es probable que veas todo el año todo tipo de frutas y verduras, pero intenta consumir los alimentos de temporada para aprovechar sus nutrientes, que le harán bien al organismo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD