Mitos y verdades sobre pesarte en la báscula

Por Kiwilimón - Enero 2016
La báscula puede ser el peor enemigo de muchos pues parece que sólo está ahí para darnos malas noticias. Hemos escuchado que uno no debe pesarse después de comer, que hay que quitarse toda la ropa para hacerlo e incluso que se obtiene un mejor resultado por las mañanas. Algunas de estas afirmaciones son ciertas y algunas otras son sólo leyendas urbanas, es por eso que hoy te decimos algunos de los mitos y verdades sobre pesarte en la báscula. Es mejor pesarse por la mañana Esto es un mito. Sí, puede que haya unos gramos de menos ya que en alrededor de 8 o 10 horas no hemos comido ni bebido nada, pero se ha comprobado que la diferencia de medirse al despertarse o antes de ir a dormir sólo oscila unos 300 gramos. Recomendamos: Dieta Paleo El peso es mayor durante la menstruación Es cierto, durante estos días del mes el cuerpo retiene mucho líquidos y se hincha y es por eso que se puede obtener un resultado más alto que en otros momentos del mes. Recomendamos: Comida detox Hay que subirse siempre a la misma báscula Es completamente recomendable. Diversas básculas estásn calibradas de maneras diferentes, las analógicas arrojan un peso diferente que las eléctricas, etc. Trata de siempre medirte con la misma máquina para llevar un conteo certero. Recomendamos: Tacos de lechuga con pollo No debes pesarte después de hacer ejercicio Es relativamente cierto, la idea es que tras sudar y quemar calorías puede que la báscula muestre un mejor resultado que el que tendrías en verdad. Es mejor pesarse a medio día. Recomendamos: Mousse de yogurt light Debo pesarme diario Esto no es nada recomendable. Pesarte cada día sólo llevará a la frustración pues lo cambio en el peso, al menos los sanos, son paulatinos. Pesarte cada semana, o máximo cada 3 o 4 días es suficiente para ir viendo tu progreso sin desesperarte. Recomendamos: Paletas heladas de kiwi Nos debemos pesar sin ropa Es cierto, diversas clases de calzado deportivo pueden pesar unos 500 gramos más el equipo que lleves arriba. Lo mejor es pesarse en ropa interior para obtener un resultado lo más cercano a la realidad. Recomendamos: Calabazas al horno No debo pesarme tras tomar alcohol Es cierto, y es el mismo caso con la cafeína. Ambos productos hacen que retengas líquidos y te confundirán mucho cuando vayas a pesarte. Lo ideal es ir cuando estés dentro de una dieta balanceada y no el fin de semana después de haber salido con los amigos. Recomendamos: Jitomates rellenos de atún y pasta  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Siempre comenzar un nuevo ciclo da esperanza y trae consigo una energía que nos impulsa a realizar cosas nuevas y mejores. Definitivamente, el año nuevo es una época para hacer propósitos y comenzar con planes, mejorar hábitos para ser y estar mejor, tanto por dentro como por fuera.Desgraciadamente la euforia del año nuevo dura muy poco y nos ponemos tantas metas y tan drásticas, que cumplirlas resulta un poco complicado. Fallar con esos objetivos seguramente te llevará a sentirte mal y desilusionado, sin embargo, no eres tú, son esas metas tan difíciles y alocadas que son poco probables de realizar. Ir al gimnasio, encontrar el amor, comer más sano, viajar por el mundo o empezar tu propio negocio son algunos de los propósitos que todos se hacen y que terminan rompiendo conforme transcurre el año. Por eso te recomendamos que a la hora de elegir tus propósitos, elijas tus metas correctamente: cosas, acciones y pequeños cambios que sean realistas para tu estilo y ritmo de vida, y que no requieran de un esfuerzo inmenso. Lo que necesitas tener en mente es que debes cambiar tus hábitos y para eso, es necesario que hagas pequeños cambios que darán grandes resultados, aquí te dejamos algunos propósitos realistas que sí puedes cumplir a corto plazo:Caminar más Se dice que tenemos que dar por lo menos 10 mil pasos al día, pero ese no tiene que ser tu límite. Intentar caminar a todos lados será bueno para ti y tu condición física.Tomar más aguaCambia los refrescos y jugos por agua no sólo te quitará la sed, también te aportará muchos beneficios que verás reflejados en tu piel o en tu apetito. Recuerda que la base para tener una buena salud e incluso apariencia es estar bien hidratado.Ser más puntualLa puntualidad es algo que a casi todos nos falla y lo único que requiere es organización, tanto para levantarse temprano, salir con tiempo suficiente de casa, así como tener todo arreglado para evitar contratiempos de última hora. Dejar de quejarte por todoTodos los días suceden cosas que no están en tu zona de control y eso puede causarte malestar. Pero tus quejas constantes no ayudan en nada, de hecho sólo sirven para contagiarle tu mal humor a los demás. Así que deberías intentar tomarte todo con filosofía y no dejar que todas las cosas que te pasen sean un problema.Comer más sanoUn gran tip para lograrlo es no pensar que estás a dieta, pues eso puede causar que te sientas restringido y que que todo se te antoje. Antes de que fracases eliminando todo lo que te gusta y siendo demasiado estricto, intenta comer un poco más sano durante la semana, añadiendo frutas y verduras diferentes a las que siempre comes. Proponte aprender a cocinar, incorporar ingredientes más sanos, más verduras y llevar tu propia comida a la oficina, de esa manera te asegurarás de que vas a comer bien. Sea cual sea tu objetivo, te recomendamos empezar por pequeñas acciones a un corto o mediano plazo para que cuando los logres, sea una palomita más en tu lista y puedas pasar a lo siguiente.
En cuestión de belleza, existe una gran variedad de productos con distintos precios, marcas y estilos; sin embargo, muchas veces la naturaleza es nuestra gran aliada, ya que muchísimos elementos extraídos del entorno proveen propiedades que son buenísimas y muy útiles tanto para la salud, como para la cosmética.Las fresas, además de ser deliciosas son muy benéficas para el organismo, ya que tienen un bajo índice de calorías, alto valor energético, altos niveles de vitamina C, ayuda a nivelar el colesterol, aportan vitamina B y son antioxidantes y antiinflamatorias natural, fortalecen los huesos, mejoran la vista y favorecen la circulación sanguínea.Sin embargo, también son muy efectivas en tratamientos de belleza y aquí te vamos a enseñar cómo puedes usarlas para mejorar la apariencia de tu piel.Como lo mencionamos anteriormente, la fresa contiene un importante nivel de vitamina C y ácido elágico, que ayuda a combatir los daños de los radicales libres, como la resequedad, las líneas de expresión y la flacidez, por lo que, incluyéndolos en tu dieta diaria, podrás contribuir a retardar los efectos de la edad desde adentro. Además, las fresas también tienen un alto contenido de ácido salicílico que es gran aliado a la hora de combatir los brotes de acné y regular la producción de grasa del rostro.Estas son algunas de las mascarillas que puedes hacer y usar en casa, son fáciles de preparar y verás que te serán de mucha ayuda para la apariencia de tu piel:- Limpieza profundaUsa media taza de fresas maduras y limpias y mézclala con ¼ de taza de fécula de maíz hasta obtener una pasta espesa. Colócala sobre tu cara previamente lavada, déjala por veinte minutos y luego enjuega.- ExfolianteIncorpora un huevo, media taza de fresas, una cucharada de miel natural y una cucharada de jugo de limón hasta obtener una mezcla que deberás aplicar sobre tu rostro evitando los ojos y los labios. Después de 10 minutos, enjuaga con agua fría. - Anti acnéPara esta mascarilla debes de mezclar ¼ de taza de fresas limpias con una cucharada de crema agria y aplícala sobre la zona afectada de tu piel limpia y seca por 10 minutos y posteriormente enjuaga. Esta mascarilla la puedes usar dos veces por semana para mejores resultados.Como ves, estos frutos no sólo son deliciosos, nutritivos, sino también nos ayudan a lucir bellas. Todo un regalo de la naturaleza ¿No crees?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD