No te excedas con el jugo de Naranja

Por Kiwilimón - Agosto 2014

Parte importante del desayuno es el jugo de naranja, que proporciona al organismo vitamina C y previene la formación de piedras en el riñón, pero de acuerdo a un estudio publicado en la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology; su ingesta excesiva puede ser causa de daños a la salud.

Nuestros amigos de Salud180 nos comparten más información interesante sobre el tema.

Un vaso de jugo de naranja (con tres frutas exprimidas) aporta alrededor de 210 calorías; además, en esta presentación se pierde la fibra presente en la pulpa, indica el experto Alberto Cormilot, fundador del Instituto Argentino de Alimentos y Nutrición  (IAAN).

¿Sabor engañoso?

En la búsqueda por controlar el sobrepesoy las enfermedades crónicas degenerativas que se relacionan a este problema, se han ido revelando algunos mitos; entre ellos, lo benéfico de consumir jugo de naranja que en exceso puede dañar la salud. Aquí te presentamos 6 formas como lo hace:

1. Contiene fructosa. Una investigación realizada por los expertos Robert Lustig y  Richard Johnson, indica que el exceso de éstas hace subir de peso engañando al metabolismo, ya que apaga el órgano de control del apetito en su sistema. La fructosano estimula adecuadamente la insulina, que a su vez, no suprime la grelina (la "hormona del hambre") y no estimula la leptina (la "hormona de la saciedad"), que juntos dan lugar a la resistencia a la insulina y esto hace a una persona comer de más.

2. Daña tus oídos. La fructosa aumenta los niveles de triglicéridos. De acuerdo a un estudio de Alma Pesquero Romero, responsable del Gabinete de Otoneurología del Hospital Regional, Gabriel Mancera, el oído suele ser el primer órgano en revelar un padecimiento en el sistema circulatorio, siendo más frecuentes las hiperlipidemias, es decir, altos niveles triglicéridos (principal tipo de grasa que viaja por vías sanguíneas para dar energía o ser almacenada).

3. El tiempo lo afecta. Si no es fresco y lleva más de 2 horas en el refrigerador o a la intemperie, su valor nutricional se reduce hasta en un 80 %.

4. Causa diabetes. Un estudio  publicado en British Medical Journal, sobre el consumo de frutas y el riesgo de diabetes tipo 2, revela que pese a que comer fruta reduce el riesgo de desarrollar diabetes, beberla parece aumentarlo.

5. No contiene prácticamente fibra. Un vaso de jugo de naranja representa el 10 % de la fibra que una naranja tiene.

6. Aumenta tu peso. El experto  Alberto Cormilot señala que en el jugo de naranja sólo se utiliza los hidratos de absorción rápida, que aumentan bruscamente la insulina en la sangre y favorecen a la formación de la grasa.

El jugo de naranja puede  hacer daño, pero si lo consumes de forma moderada y como parte de una dieta balanceada (supervisada por un experto de la salud) puede ser benéfico. ¡Recuerda que tu salud está en tus manos!

Ver artículo original
Receta de Frappé de Té Chai

Frappe de Te Chai

Receta de Jugo de Betabel y Mandarina

Jugo de Betabel

Receta de Jugo de ZanahoriaJugo de Zanahoria

 Para seguir cuidando tu salud, checa estos artículos de Salud180

Controla tu Apetito con Avena

Manténte joven con Espárragos

Beneficios de comer Sushi

 

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Mitos y realidades sobre el gluten
En los últimos años, muchas personas han dejado atrás los alimentos con gluten a pesar de no padecer la enfermedad celíaca, también conocida como celiaquía, debido a que ha circulado mucha información negativa sobre esta sustancia. En Kiwilimón te contamos los mitos y realidades alrededor de esta proteína, para que determines si debes o no seguir una dieta sin gluten. ¿Qué es el gluten?El gluten es una proteína presente en muchos cereales, tales como el trigo, la cebada y el centeno, así como en alimentos como pasta, pan, pizza y salsa de soya, entre otros productos. En el caso de las personas celiacas, estas no pueden ingerir alimentos con gluten, pues esto les causará inflamación, daño en el intestino y otras reacciones en el cuerpo. También puedes leer: 4 razones por las que el lunes sin carne es una buena idea¿Quién debe adoptar una dieta libre de gluten?De acuerdo con la Facultad de Medicina de Harvard, las personas que deben evitar los alimentos con gluten son aquellas que padecen la enfermedad celíaca, pues esto será esencial para mantenerse saludable. Por otro lado, hay personas que, aunque no son alérgicas, si presentan intolerancia al gluten. Estas personas registran síntomas como inflamación, diarrea y dolor en el estómago cuando ingieren alimentos que contienen esta proteína. Por lo tanto, hay dos grupos que no deben adoptar una dieta libre de gluten: los celiacos y las personas que registran molestias después de comer este tipo de alimentos. En cualquier caso, lo más recomendable es acudir con un especialista, quien determinará si puedes o no comer gluten. ¿Qué tiene de malo el gluten?Según los expertos, el gluten no es malo, pues hasta hoy en día no existen estudios científicos que demuestren que consumir alimentos sin gluten mejorará tu salud o ayudará a prevenir varias enfermedades. También puedes leer: 10 alimentos para reforzar tu sistema inmunitario¿Es malo dejar de comer gluten?Aunque este tipo de dieta puede tener muchos beneficios para ciertas personas, dejar de consumir productos con gluten puede tener un efecto adverso en tu salud, ya que estos alimentos suelen contener vitaminas y minerales tales como el hierro y el ácido fólico. Por otro lado, expertos de la Universidad de Harvard indican que los alimentos libres de esta proteína suelen ser más altos en azúcar y grasa, mientras que contienen menos fibra. Además, estudios recientes señalan que las personas que siguen dietas libres de gluten aumentan de peso. Los beneficios del glutenAunque hoy está de moda optar por todo tipo de alimentos libres de esta sustancia, los cuales son más caros, los estudios científicos confirman los beneficios de comer gluten. Una investigación publicada en 2017, la cual contó con la participación de 100,000 personas sin alergias a esta proteína, no encontró evidencia de que una dieta que incluyera gluten estuviera asociada a enfermedades cardiacas. Por el contrario, el estudio señala que las personas que no consumen este tipo de alimentos tienen más probabilidades de padecer enfermedades del corazón. Por si fuera poco, varios estudios han ligado el consumo de cereales con una mejor salid. Las personas que consumen más granos integrales son menos propensas a padecer diabetes tipo 2, derrames cerebrales y otras enfermedades de cardiacas.Ahora que ya sabes que el gluten no es tan malo como parece y si estás seguro de que padeces la enfermedad celíaca o eres intolerante al gluten, es importante que evites esta proteína. Lo más recomendable es acudir con un especialista y mantener una dieta saludable y rica en vegetales, frutas, proteína, leguminosas, semillas, nueces, proteína animal y alimentos libres de gluten, tales como la quínoa, el arroz integral, el amaranto, el maíz, la avena y el trigo sarraceno. También puedes leer:Los múltiples beneficios de comer col Recetas sin glutenEn Kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso tenemos para ti una amplia selección de recetas libres de gluten para cualquier ocasión, atrévete a probarlas. Postres sin glutenPanes sin glutenRecetas sin glutenGuarniciones sin gluten
De qué te pierdes si no comes quelites
Mi abuela dejó al centro de la mesa una olla de barro alargada. Al destaparla llegó a mí una gran desilusión: en ella había un revoltijo de hilos verdes con olor a hierbas mojadas que se enredaba uno con otro. Apenas unos cubitos de cebolla le daban algo de juego visual a ese platillo al que la mamá de mi mamá refirió como quelites. “Te van a gustar. Les puse ajito”, dijo, como si aquella aseveración convenciera a una niña de diez años a atajar ese amasijo verde como a un trozo de pastel. A regañadientes –o para probar las tortillas aún calientitas de las señoras que trabajaban con mi abuela en su restaurante– me hice un taco. A mi boca llegaron duras notas a tierra, a las “tortitas de pasto” que mi hermano y yo hacíamos cuando jugábamos a la comidita en el parque y no había más ingredientes para los guisos que el lodo. Me pareció justo añadirle al taco unas gotas de limón. La experiencia mejoró drásticamente. En los quelites ahora brillaba algo que me sabía a sal y que ahora refiero como la mineralidad del suelo presente en la milpa de mis abuelos. Me gustó. Me gustó más cuando otro día mi abuela los preparó con papas y aceite de oliva. Desde entonces hasta la palabra me recuerda a ella, a los domingos en su casa de campo, al calor de su cocina cuando afuera caían las heladas. Hace poco tuve la oportunidad de volver a conectar con el recuerdo. Confieso que desde que mi abuela murió no he ido a esa casa en el campo, ni probado quelite alguno. Fue en el evento organizado en Arca Tierra que dos cocineros pusieron frente a otros comensales y a mí varias preparaciones elaboradas con estas hierbas. Lucio Usobiaga, director de dicho proyecto donde, además, entrega los vegetales que crecen en sus chinampas a restaurantes y particulares, y Rafael Mier, director de Fundación tortilla, nos invitaron a cortar quelites en la milpa de las chinampas de Arca Tierra en Xochimilco. El evento –segundo capítulo de la Milpa Viva en la Chinampa– reunió a dos cocineros quienes, además de aleccionarnos sobre quelites, nos demostraron que pueden ser piedra angular en un banquete celebratorio. Con los quelites traídos de su natal Oaxaca, Thalía Barrios, cocinera de la Levadura de olla, preparó una sopa de guías de calabaza y quelites y un cerdo con mole acompañado de verdolagas aderezado con los sabores de la leña. El veracruzano Lesterloon Sánchez preparó platillos como un chile capeado relleno de quelites cubierto por una salsa de piloncillo de balance sorprendente.Ya entrados en la materia, Rafael Mier nos contó sobre la existencia de más de 350 tipos de quelites que se dan paso entre las milpas mexicanas. Por la diversidad de las cinco zonas geográficas distribuidas en el territorio nacional, los productos que crecen en cada región cambian, así que la regla de que en la milpa sólo calabaza, chile y frijol no está escrita en piedra.Qué son los quelites, cuáles son sus beneficios y algunos ejemplosMás que un ingrediente, los quelites son una categoría de hierbas comestibles que encuentran salida entre los productos de la milpa. “La palabra quelite proviene del náhuatl quilitl. Esa palabra hacía referencia a los vegetales, así como nosotros hoy nos referimos a las verduras, en las que en realidad hablamos de una gran cantidad de productos”, complementa Rafael. Actualmente se encuentran bajo este campo semántico alimentos como el amaranto que, antes ser la materia prima de una alegría, es una planta compuesta por botones de bolitas rojas. También están los olvidados quintoniles, los deliciosos huauzontles, los pungentes rábanos, el chipilín que tanto sabor da a los tamales chiapanecos, la chaya que hace brillar la gastronomía yucateca, el pápalo que no falta en centenas de taquerías y los reyes de la Navidad y la Cuaresma, los romeritos. El sabor de cada uno es una experiencia particular; algunos aportan acidez, otros pungencia, notas cítricas o anisadas que complejizan los guisos mexicanos desde épocas precolombinas. Muestra de ello es su presencia en el Códice Florentino y siglos despúes en el Cocinero mexicano de 1831. Pero el poder nutricional de estas pequeñas y humildes hierbas rebasa su grandeza culinaria. Ese color verde característico sólo puede significar una cosa: fibra, mucha fibra. Adicionalmente poseen grandes cantidades de vitamina A y C, calcio, potasio y hierro infaltable en un sistema inmunológico fuerte. Sus usos medicinales son tan efectivos como ancestrales. Por ejemplo, la chaya se ha usado para curar dolores de riñones, las verdolagas para aliviar estragos digestivos, la hoja santa para los dolores de cabeza y el estómago, el pápalo para limpiar el hígado.Hace falta devolver los quelites al discurso de los manteles cotidianos, a los manteles largos, al teruño de los locales con manteles de plástico. Los quelites son historia que crece humildemente en el campo mexicano y aporta capas de complejidad a los guisos que requieren tiempo. En cada uno hay un tremendo aporte nutricional, medicina que cura el cuerpo y el espíritu y cultura viva que penas acaricia la billetera.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD