10 Alimentos anticancerígenos que no sabías que existían
Nutrición

10 Alimentos anticancerígenos que no sabías que existían

Por Kiwilimón - October 2016
Probablemente tengas en tu cocina los siguientes alimentos, pero ¿sabías que algunos de ellos pueden reducir tu riesgo de cáncer? ¡Descubre cuáles son e inclúyelos frecuentemente en tus recetas! Todos los podrás encontrar en tu tienda Soriana.

1. Chocolate negro o amargo

El cacao está lleno de polifenoles llamados catequinas que son sustancias que previenen enfermedades como el cáncer. Busca chocolates que tengan mínimo 70% de cacao puro.  

2. Granada

Esta fruta es rica en antioxidantes que ayuda a prevenir el cáncer de mamá además tiene un alto contenido de ácido cítrico que es importante para alcalinizar el cuerpo

3. Té verde

Está repleto de antioxidantes llamados catequinas que son conocidos por reducir los tumores cancerígenos.

4. Uvas

Son ricas en resveratrol, un antioxidante que se encuentra principalmente en su piel, aunque el jugo y el vino también lo contienen. Se ha visto que el resveratrol puede evitar el crecimiento de células cancerosas.

5. Frijoles

Contienen fitoquímicos que previenen el daño de células que causan cáncer y también inhibidores de proteasa que pueden limitar la propagación de células cancerígenas en el cuerpo.
 

6. Granos enteros

Avena, arroz integral, trigo, centeno, maíz y amaranto son algunos ejemplos de granos enteros, los cuales son altos en fibra y antioxidantes que podrían disminuir el riesgo del cáncer de colon.
 

7. Ajo

Las investigaciones han demostrado que un alto consumo de ajo puede reducir el riesgo de padecer cáncer de estómago, colon y esófago, al impedir que las células malignas se reproduzcan.

8. Bayas

Sus fitoquímicos han demostrado una actividad anticancerígena, sobre todo las frambuesas negras que tienen antocianinas que limitan el crecimiento de las células malignas.  

9. Tomates rojos (jitomates)

El licopeno, un antioxidante, es uno de los compuestos principales de este alimento que puede prevenir en mayor medida el cáncer de próstata.

10. Zanahorias

Contiene betacaroteno, que le da el color naranja a la zanahoria, es el responsable de luchar contra las células causantes del cáncer de mama y de colon. ¡A COMER! via GIPHY  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tú, ¿tomas tu café con azúcar, o jarabe de agave, sucralosa, sacarina, hojas de estevia, etc.? Hoy en día, más allá de los tradicionales cubitos de azúcar o el delicioso piloncillo, existen muchas opciones en el mercado para endulzar los alimentos y las bebidas. Si aún no conoces las alternativas para el azúcar, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre los edulcorantes. ¿Qué son los edulcorantes?Los edulcorantes son sustancias que dan sabor dulce a los alimentos, pero que tienen menos calorías. Existen endulzantes o edulcorantes no calóricos (ENC) naturales, como las hojas de estevia, y artificiales, que se obtienen a través de procesos químicos, como la sucralosa. La principal función de estos aditivos es añadir dulzor a las preparaciones de alimentos o bebidas sin aportar tantas calorías, como lo haría una cucharadita de azúcar tradicional. La concentración de algunos endulzantes artificiales, como el aspartamo, es tan alta que solo se requiere una pequeña cantidad para endulzar. ¿Cuáles son los edulcorantes más conocidos?Los edulcorantes se pueden dividir en naturales y artificiales. Los primeros son básicamente alimentos que por su composición natural son dulces, y los segundos se generan de manera sintética. Edulcorantes naturales:Jugos y néctares de frutasMiel de abejaMelazaJarabe de arce o de agave  Edulcorantes artificiales: Sacarina: suele emplearse en bebidas instantáneas, refrescos, dulces, repostería, gelatinas, etc. Aspartamo: es 200 veces más dulce que el azúcar y resalta los sabores de los cítricos y algunas frutas. Ciclamato: por lo general se usa junto con la sacarina para potenciar el sabor de ambos aditivos. ¿Qué beneficios tiene el consumir edulcorantes?Mucho se ha hablado sobre el consumo de edulcorantes. Algunas personas consideran que sustituir el azúcar de caña por endulzantes sintéticos es una manera de perder peso, mientras que otros consideran que estos pueden ser nocivos para la salud. La realidad es que el uso de estos aditivos depende de las necesidades de cada persona.De acuerdo con la FDA (Food and Drug Administration), la oficina encargada de supervisar todo lo relacionado con alimentos y medicinas en Estados Unidos, el uso de sustitutos de azúcar es seguro para la población en general, siempre y cuando se haga con moderación. De cualquier manera, es importante que un médico supervise tu alimentación si cuentas con alguna condición médica, como diabetes. ¿Cómo puedo integrar los edulcorantes en mi dieta diaria? Disminuir el consumo de calorías es posible si se sustituye el azúcar normal por algún endulzante no calórico. La manera más sencilla de incluirlos en tu alimentación es dejar de añadir azúcar al café o las bebidas, y endulzarlos con sucralosa o estevia, por ejemplo. En cuanto a la preparación de alimentos, se recomienda usar la sucralosa para cocinar recetas horneadas o calientes, y la estevia para platillos fríos o bebidas. Sustituir el azúcar es muy fácil. En esta infografía te compartimos las equivalencias para que sepas cuánto edulcorante necesitas según las cantidades de azúcar que indica una receta.
El Hummus es una preparación de Medio Oriente que hoy en día se consume mucho. Se usa como dip para triángulos de pan pita, o verduras, y también como base para algunos guisos.Nutricionalmente, es muy bueno porque tiene alto contenido en grasas sanas y minerales. Es bajo en carbohidratos y alto en proteínas y fibra de origen vegetal. Además, es delicioso y te hace sentir satisfecho.Básicamente, el hummus está hecho a base de garbanzos. De hecho, la palabra hummus quiere decir garbanzo. Tiene también tahini o pasta de ajonjolí molido, y otros complementos como ajo, aceite de oliva y jugo de limón.Prueba estas Botanas Saludables con HummusExisten versiones muy diferentes de este alimento por todo el mediterráneo, norte de áfrica y medio oriente. Algunas tienen berenjena, jitomate, alubias o huevos cocidos o mezclas de especias. Después de todo, es una base bastante neutra abierta a muchos sabores.Para prepararlo en casa, necesitas empezar por los garbanzos. Los puedes conseguir enlatados y ya cocidos, lo cual es muy práctico. Si deseas cocerlos, hay que remojarlos toda una noche, descartar el agua del remojo y cocerlos en suficiente agua con sal. Puedes agregarles cebolla, zanahoria y hierbas de olor para lograr un mejor sabor. Déjalos a fuego bajo o en olla de presión hasta que estén muy suaves.Una vez cocidos, hay que molerlos en un procesador de alimentos o licuadora con tahini, la cual es una pasta de ajonjolí molido que se consigue en casi todos los supermercados y también en tiendas de comida árabe. El tahini tiene un sabor fuerte, por lo que un par de cucharadas son suficientes para agregar mucha personalidad. Su sabor se balancea muy bien con jugo de limón, sal y aceite de oliva, pero si no deseas agregar tahini, un poco de yogurt griego o jocoque seco aportarán acidez y cremosidad.Ajusta la consistencia de tu hummus casero con el agua que te haya quedado de la cocción. Algunas personas prefieren molerlo hasta que esté completamente terso, pero también puedes dejarlo con un poco de textura.Finalmente, para darle sabor, lo tradicional es un poco de ajo crudo, aunque también puede ser rostizado. Si usas ajo crudo, muélelo con el jugo de limón para domar un poco su sabor. Es delicioso con una pizca de comino y está de moda agregar otros ingredientes que le den colores interesantes, como betabel rostizado, aguacate, pimientos asados, calabacitas asadas o berenjena tatemada.Para servirlo, es tradicional ponerlo en un plato y marcar un canal con la parte de atrás de la cuchara, agregar más aceite de oliva y espolvorea un poco de pimentón, zaa’tar o chile en polvo.Te recomendamos estas 6 nuevas maneras de comer hummusPor otro lado, el hummus no solamente funciona como dip. Es una gran opción para la lonchera con verduras. Es delicioso también en lugar de mayonesa para tu sándwich. Además, lo puedes usar para rellenar portobellos, o combinado con arroz, para rellenar pimientos al horno. Es riquísimo encima de pollo asado, en tu avocado toast o con pimientos y cebollas sobre tu hamburguesa o en pita con carne asada.Visita la historia antigua en un plato que está muy de moda y agrégale toques interesantes a tu gusto. Después de todo, así es como se crean los grandes platillos.
El sabor fresco y un poco picante del jengibre combina muy bien con la comida oriental. Sin embargo, esta fabulosa raíz es más que un ingrediente esencial en la cocina. Ahora te explicamos por qué es bueno comer jengibre e incluirlo en tu estilo de vida diario. Mejora la digestión.Los compuestos fenólicos del jengibre ayudan a aliviar la irritación gastrointestinal. De igual manera, disminuyen las contracciones gástricas y previenen el estreñimiento.Ayuda a combatir las náuseas.Masticar un pedacito de jengibre puede disminuir las náuseas tan efectivamente como un medicamento especial para eso. Lo mejor es que puedes consumirlo, aunque estés embarazada.Puede mejorar la salud cardiovascular.Aunque aún no se han realizado muchos estudios sobre estas propiedades, se cree que el jengibre puede ayudar a reducir el colesterol, disminuir el riesgo por coágulos de sangre y mantener el azúcar en niveles saludables.Reduce el dolor muscular.Consumir dos gramos diarios de jengibre puede ayudar a reducir el dolor muscular. Aunque su efecto no es instantáneo, sí puede aliviar  significativamente los malestares a nivel muscular.Controla las molestias de la osteoartritis.Tomar extracto de jengibre está relacionado con una disminución de dolor y malestar en pacientes con osteoartritis en la rodilla. Su consumo regular puede hacer que se requiera menos medicación para tratar el dolor.Protege contra úlceras en el estómago.Estas heridas, presentes en el revestimiento del estómago, son muy dolorosas y pueden provocar desde indigestión hasta fatiga, agruras y malestar estomacal. El consumo de jengibre puede ayudar a evitar la formación de este tipo de úlceras. Recuerda que si tienes padecimientos relacionados, lo mejor es que consultes a un médico para que valore tu salud. Disminuye los síntomas de la menstruación.Aunque depende del organísmo y de la sensibilidad de cada persona, se ha comprobado que el jengibre puede aliviar los dolores menstruales de una manera tan efectiva como el ibuprofeno. Esta raíz hace que tanto la intensidad como la duración del dolor se reduzcan durante la menstruación.Puede prevenir el desarrollo del cáncer.Se están realizando estudios para conocer más acerca de los efectos del jengibre en los tejidos cancerosos. Hasta ahora se sabe que los compuestos del jengibre pueden bloquear el desarrollo de cáncer en los ovarios, páncreas y próstata.¿Necesitas más razones para comer más jengibre? Estas recetas terminarán de convencerte de incluir este ingrediente en tu  alimentación:Smoothie de manzana con jengibre y granolaPollo al jengibre con manzanaSmoothie de mango y jengibre
Los niños no desarrollan por arte de magia el gusto por todo tipo de alimentos, así como tampoco empiezan a adoptar costumbres saludables por sí mismos. Si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, tienes que guiarlo y acompañarlo. Sigue estos tips para que esta tarea sea más sencilla. Crea un ambiente agradable.Algo importante que debes tener en cuenta es que los niños relacionan todo. No puedes esperar que ellos vean la ingesta de alimentos como algo bueno si siempre les gritas o regañas a la hora de la comida. Trata de establecer un ambiente tranquilo para que tus hijos poco a poco relacionen su alimentación con un momento agradable.Pon el ejemplo.Como todo en la vida, una acción vale más que mil palabras. Enseña a tus hijos buenos hábitos alimenticios asumiéndolos tú también. Procura comer alimentos variados, sigue una rutina saludable y disfruta de todo lo que comes, de esta manera tus pequeños también querrán seguir tus pasos.Involucra a tus pequeños en la cocina.Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. Puedes aprovechar esto para pedirles que te ayuden en las labores de la cocina. Cuando permites que tu hijo elija sus alimentos o los prepare él mismo, estás desarrollando en él un mayor sentido de compromiso y responsabilidad hacia sus alimentos, sin necesidad de obligarlo o regañarlo.Toma en cuenta sus necesidades.Los niños son niños. Punto. No puedes pretender que tu pequeño coma las mismas cantidades ni los mismos alimentos que un adulto. Si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, tampoco lo obligues a probar alimentos demasiado fuertes o muy condimentados. Recuerda que el paladar de tu pequeño es muy diferente al tuyo.Mantén una relación saludable con los alimentos. Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Si te la pasas quejándote de las calorías y siempre estás hablando de dietas, es muy probable que tus hijos crezcan creyendo que la comida es algo malo. Asimismo, el usar ciertos alimentos como castigo también hace que los niños desarrollen aversión hacia estos.¿Tienes algún otro tip para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios? Comparte tus ideas en los comentarios. Recetas ideales para niños:Gelatina de Yoghurt con FresaRollitos de crepas confetiMacarrones con carnePan francés fácil 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD