10 beneficios de la lechuga
Nutrición

10 beneficios de la lechuga

Por Kiwilimón - Junio 2014
La lechuga es un ingrediente que a veces no es valorado como se debería. Es el hilo conductor de muchas de nuestras ensaladas favoritas; pero además, conlleva un sinfín de buenas noticias para la salud. Para que conozcas estos beneficios, te presentamos 10 beneficios de la lechuga y algunas recetas para que puedas prepararla de manera deliciosa.

10 Beneficios de la lechuga:

1. Su aportación calórica es mínima: unos 100 gramos de verdura proporcionan aproximadamente 15 calorías al organismo. 2. Aporta gran cantidad de vitamina A, C, E, B1, B2, B3, 100 gramos de lechuga al día ayuda a tener en regla todos nuestros nutrientes de la jornada. Ensalada de Manzana Verde y Lechuga Una rica ensalada con lechuga, manzana verde, queso y nuez. El aderezo está hecho a base de aceite de oliva, limón, sal y pimienta. 3. La lechuga contiene vitamina K, que tiene un papel muy importante en el metabolismo óseo, y junto con el calcio y fósforo ayudan en el crecimiento sano de los huesos. 4. La lechuga contiene grandes oligoelementos como el selenio, que ayuda a prevenir al organismo de contraer ciertos tipos de cáncer, como el de pulmón, colon, y próstata. 5. Es un muy buen diurético; consumir lechuga estimula la eliminación de líquidos en el organismo. Esto ayuda a la eliminación de cálculos renales. 6. Consumir lechuga ayuda a calmar el sistema nervioso, por lo que combate el insomnio. Ensalada Verde con Fresas Una rica y fresca receta de lechuga verde con fresas y aderezo de fresas con vinagre balsámico. 7. Consumir lechuga frecuentemente ayuda a disminuir el colesterol en sangre. 8. Consumir lechuga reduce el azúcar en la sangre, esto de debe por su gran poder diurético. 9.  La lechuga contiene mucha vitamina C, la cual es un potente antioxidante natural que ayuda al cuerpo a desarrollar resistencia contra agentes infecciosos. 10. Contiene carotenos, los cuales proporcionan un filtro natural contra los rayos UV en la retina. Perfecta para temporada de playa y sol.  

Aprende aquí Cómo revivir una lechuga

Tipos de lechugas

Conoce todas las variedades de lechugas existentes para que puedas disfrutar de ellas en una explosión de sabores, texturas y colores, creando una cocina saludable, sabrosa y más atractiva. Lollo Rosso. De origen italiano, sus hojas rizadas recuerdan a la escarola. Su tonalidad rojiza amoratada, suave textura y sabor ligeramente amargo, aportan color y distinción a las ensaladas. Romana. Su sabor, dulce y suave, presenta unas hojas exteriores crujientes y de un precioso color verde oscuro, las cuales se vuelven más claras en el cogollo. Esta variedad es muy resistente al paso del tiempo. Batavia. Sus grandes hojas verdes redondeadas, poseen un sabor muy suave y una textura poco crujiente. Trocadero. Se trata de una variedad muy apreciada en Francia, mantecosa, suave, poco crujiente y con un gran cogollo de color verde. Iceberg. Su denominación viene dada por su alta resistencia al frío. La forma redondeada del repollo la hace inconfundible. Sus hojas son grandes, verdes y muy crujientes, la cuales se aclaran de tono a medida se acerca al tronco. Cogollos. Son lechuguitas de tallo pequeño que forman una cabeza similar a la col, de hojas tiernas y prietas. Los cogollos que destacan en esta variedad son los de Tudela. Hoja de roble. Esta llamativa variedad acogollada, compacta, crujiente y con un sabor dulzón, posee unas hojas onduladas con tonalidades verdes, marrones y violetas. Cresta. Esta variedad se caracteriza porque posee en su parte superior un tono morado. Su corazón, presenta un color óxido. Sweet gem. Una variedad creada sobre la lechuga romana que posee un sabor más dulce y una textura muy crujiente.  

Otras recetas con lechuga:

Tacos de Lechuga Orientales con Pollo Estos tacos de lechuga son un platillo ¡delicioso! La receta es muy fácil e ideal para una cena de último momento. Taquitos de lechuga con jicama y pollo Hojas de lechuga con pollo, jicama, aguacate y mango. Servidos como taquitos. Rollos vietnamitas de atún Rollitos de atún envueltos en hojas de arroz y lechuga con menta en una salsita picosa de soya. Ensalada Cobb La ensalada cobb es una ensalada clásica que contiene lechuga, aguacate, pollo, tocino, huevo y jitomate. La receta está acompañada de un aderezo de queso roquefort.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¡Pavo relleno, bacalao, romeritos y regalos! Si esto te suena al kit perfecto navideño pero desconoces la razón del porqué se cocinan estos platillos y el real símbolo de dar regalos, te contamos todo a detalle. A pesar de que en cada país se celebra la Navidad con diferentes platillos, en todos los lugares se comparte el mismo significado: amor, alegría y felicidad.1. La cena de NavidadEntre los platillos típicos para la celebración de Nochebuena se encuentran el bacalao, los romeritos, el pavo relleno, la pierna de cerdo, el lomo adobado, la ensalada de manzana, el pozole, los tamales e infinidad de postres como el arroz con leche. También algunas familias preparan ponche, champurrado o atole de diferentes sabores. La tradición dicta que lo más importante no es la comida sino la convivencia con los seres queridos. Se cocinan diferentes alimentos dependiendo el país, por ejemplo, en Estados Unidos, como platillo principal no puede faltar el pavo; en Argentina se hacen ensaladas y vital toné. Sobre postres, en España los buñuelos, y en Colombia e Italia, el turrón.Te contamos de dónde provienen algunos de los platillos que más se cocinan en México:Bacalao. Además de prepararse en Navidad, este platillo originario de Veracruz también se sirve en Semana Santa, debido a la vigilia. Pavo relleno. A pesar de que no es un platillo tradicionalmente mexicano, es verdad que nos hemos encargado de darle un toque nacional agregando carne molida de res, verduras, pasas y almendras. Romeritos. Este platillo es originario de la Ciudad de México, se dice que era el preferido se los aztecas por la alta cantidad de nutrientes que contienen los quelites, el mole y los nopales. Además de prepararse en Navidad también es tradicional en Semana Santa. Atole. Una bebida de origen azteca, el atole se consume especialmente en épocas de invierno ya que su textura y temperatura es ideal para acompañar con otros platillos tradicionales como los tamales. Champurrado. La bebida ideal para acompañar el postre. El champurrado es un atole de maíz al que se le agrega piloncillo, chocolate oscuro, agua y un toque de vainilla. Debe hervir para adquirir la textura adecuada. Esta bebida proviene de los aztecas y es deliciosa.Sidra. Esta bebida se obtiene gracias a la fermentación del jugo de manzana. Existen pruebas de que la sidra era consumida por griegos, egipcios y hebreos. México heredó la tradición de los españoles y hasta la fecha ésta se produce en Huejotzingo y Zacatlán de las Manzanas en Puebla. 2. El árbol de Navidad y otros detalles La decoración y simbolismo no puede faltar en esta época del año. Es un momento perfecto también para que nosotras nos pongamos a hacer alguna manualidad junto a nuestros seres queridos. Uno de los elementos más importantes es el árbol de Navidad, el cual se decora con diferentes ornamentos y esferas de color rojo, blanco y oro. Otro básico navideño es la corona de Adviento, la cual tiene 4 velas para simbolizar las cuatro semanas previas al 25 de diciembre. 3. El pesebreAlgunas fuentes aseguran que el primer pesebre se hizo en el año 345, en un sepulcro de Letrán en la Era Cristiana, pero la costumbre de hacer nacimientos fue una iniciativa de San Francisco de Asís en Italia, en 1223, quien insistió que esta actividad fuera parte de las tradiciones navideñas. Los frailes dieron a conocer esta costumbre en México y a partir del siglo XV se generalizó la actividad en el resto del mundo.4. Los regalosLa costumbre de dar regalos en Navidad representa el acto de dar y de recibir. Es el momento más esperado y más especial para muchos durante la festividad. ¿También es el tuyo?Para esta Navidad, acomoda tu mesa con esta guía rápida:
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
Sabemos que la situación del medio ambiente es crítica, sin embargo, cada vez son más las personas que quieren tomar acciones responsables y hábitos más respetuosos que si bien están redefiniendo nuestra manera de vivir, también están contribuyendo con el mundo. Una de las tendencias más fuertes de este año, de acuerdo con Pinterest, es la del consumo responsable, pero para poder aplicarla y hacer un consumo mucho más consciente, te vamos a explicar de qué se trata. Consumo sustentable se refiere a usar cosas materiales y servicios de manera responsable para optimizar los recursos naturales, reducir las emisiones de contaminación. Es decir que compremos y usemos solo lo que verdaderamente necesitamos para evitar los desechos y el uso de materias y así frenar el deterioro del planeta. Desde hace varios años el término de consumo sustentable ha tomado mayor importancia, tanto así que forma parte de las políticas públicas hacer énfasis en la necesidad de controlar la producción y consumo para evitar en lo posible el deterioro del planeta Tierra y la vida de los seres vivos.Desde hace un tiempo se ha ido cambiando hacia un consumo más consciente. Para muchas personas, eso significa utilizar menos cosas, ser más sustentables y ser responsable con los residuos. Y pese a que se espera que tanto las grandes empresas y corporaciones y los gobiernos hagan políticas basadas en el consumo responsable, es preciso saber que podemos empezar desde nuestro hogar y enseñarle a los miembros más pequeños de la familia, pues las acciones individuales pueden impactar de gran manera y ayudar a dirigir el mundo hacia un futuro más sustentable.De manera habitual, adquirimos más cosas de las que en realidad necesitamos. El consumo responsable incide en la necesidad de adecuar nuestras compras a los recursos existentes en el planeta de manera que favorezcan tanto su disponibilidad como la igualdad social.Estos son consejos para aplicar el consumo responsable en nuestras casas:1.- Planifica tus comprasAntes de ir al súper o al mercado, haz una lista de lo que vas a necesitar. Con una lista no solo ahorrarás dinero, además evitarás comprar productos de más o que no vas a utilizar.2.- Aprende a leer etiquetasNo todos los productos contaminan lo mismo, ni en su producción ni en su uso. Fíjate en la etiqueta para que aprendas a identificar qué productos son los que causan un menor daño ambiental. 3.- Apoya el comercio justoProcura realizar tus compras en empresas que tengan una política de cuidado al medio ambiente y a un trato humano. 4.- Compra productos localesEs muy importante que tomes en cuenta que todo producto, sea comida o cualquier otro tipo de objeto, tiene una huella ecológica calculable según parámetros como su proceso de producción, su transporte y distribución, o los residuos que genera tras su uso. Por eso es importante que le des prioridad a los productos locales y a comprar en mercados tradicionales.5.- Organízate con tu comunidadHoy en día es muy fácil encontrar grupos por medio de redes sociales para apoyarse en temas de consumo responsable. También te puedes organizar con tu familia, amigos y vecinos para comprar directamente a productores que tienen mejores precios y materias primas más naturales. 6.- Reutiliza y reciclaEs mejor que compres productos que no estén empaquetados para no generar residuos pero si no es posible trata de que sean envases que puedas volver a usar, como frascos de vidrio u otros recipientes que puedas volver a usar. De ser posible compra productos a granel y lleva tus propios envases para que no generes basura.7.- Rechaza las bolsas de plásticoDe acuerdo con Greenpeace, ocho millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente, además tardan más de 50 años en descomponerse. Procura pensar en ello antes de aceptar una bolsa de plástico o productos que vengan en este material, y mejor siempre lleva contigo las tuyas reutilizables desde casa.8.-Limita el uso del automóvilEn la medida de lo posible, usa otras alternativas como caminar, usar la bicicleta o el transporte público y colectivo. Recuerda que cuidar al planeta es tarea de todos, y que con estas pequeñas acciones estaremos haciendo grandes cambios, para el medio ambiente, pero también para nuestro bolsillo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD