4 combinaciones de alimentos para absorber más nutrientes
Nutrición

4 combinaciones de alimentos para absorber más nutrientes

Por Eloísa Carmona - Julio 2020
Hay muchas comidas que van bien juntas y que incluso no las puedes imaginar una sin la otra, por ejemplo, cereal con leche, ensalada y aderezos o hamburguesas y papas a la francesa. Sin embargo, hay formas mejores de emparejar la comida que te ayudan a absorber más nutrientes.

Se trata de la química detrás de los alimentos y esta puede tener un impacto importante en el beneficio que obtienes de ellos, pues puede aumentar la absorción de nutrientes importantes y la efectividad de los antioxidantes.

Para que ahora hagas combinaciones más nutritivas y no sólo de sabor, te dejamos una lista con los alimentos que juntos te ayudan a absorber más nutrientes.

Espinacas con fresas

Para absorber mejor el hierro a base de plantas, necesitas darle un pequeño impulso con una fuente de vitamina C. ¿Por qué? Porque la vitamina C ayuda a descomponer el hierro de forma que el cuerpo pueda absorber más fácilmente. Es decir, la absorción del hierro será mucho mayor si los nutrientes se combinan en una sola comida, de acuerdo con una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition. Otras opciones además de comer espinacas con fresas es agregar un poco de limón o jugo de naranja a una ensalada de espinacas, mezclar manzanas picadas en un plato de lentejas, o comer frijoles con pimientos rojos.

Tomates y aceite de oliva

En cada tomate encontrarás licopeno (el carotenoide que le da el color al tomate), un antioxidante útil para prevenir enfermedades. Cocinar los tomates, así como servirlos con un poco de aceite de oliva, ha demostrado mejorar la absorción del fotoquímico en el cuerpo. Una salsa de tomate con aceite de oliva, rociar aceite de oliva sobre tomates al horno, o añadir aceite de oliva a tu ensalada son buenas formas de aprovechar los carotenoides.

Frijoles o garbanzos con arroz

Además de los beneficios de las proteínas complementarias de los frijoles y el arroz, si los comes juntos obtendrás beneficios inesperados porque esto hace que sea más fácil para tu cuerpo regular los carbohidratos y también ayuda a prevenir picos de azúcar en la sangre y fallas de energía.

Salmón y naranjas

Comer alimentos que ofrecen vitamina D, como el salmón, el atún, las yemas de huevo o alimentos fortificados como la leche y bebidas no lácteas como la leche de soya y el jugo de naranja, con alimentos que proporcionan calcio, como col rizada, brócoli, higos secos, naranjas y productos lácteos te ayudará a mantener los huesos saludables, pues el combo de vitaminas y minerales hace que la forma activa de vitamina D cause una cascada de efectos que aumenta la absorción de calcio en la dieta en los intestinos.

Estas combinaciones de comida son sencillas y te aseguran un aprovechamiento óptimo de los nutrientes. Aquí te dejamos además algunas recetas para que te sea más fácil incluirlas en tus comidas de la semana.

Ensalada de espinacas con fresas

Congri: arroz con frijoles

Ensalada de frijoles con vinagreta de albahaca

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hacer pan de zanahoria es quizá una de las formas más accesibles de empezar a hornear. Los ingredientes son sencillos, zanahorias, vainilla, huevo, aceite, canela, azúcar, polvo para hornear, sal y harina es todo lo que necesitas para prepara este postre que ya es un clásico.Los orígenes del pastel de zanahoria no están del todo claros, pues hay una receta en inglés para hacer “pudín en una raíz de Carret (sic)” que data de 1951, pero esta es esencialmente una zanahoria rellena que incluye muchos elementos comunes al postre moderno.Desde ahí, ha evolucionado mucho y se ha vuelto muy popular en sus versiones caseras, porque es una forma de comer pan dulce controlando el azúcar que lleva, por ejemplo.Pero aunque es una receta sencilla, si eres primeriza lo más seguro es que tengas huecos del proceso que pueden ser llenados perfectamente por estos tips y así tendrás como resultado el pan de zanahoria perfecto.1. No tengas miedo al hornoCada horno es diferente. Si tu receta, por ejemplo, dice que hornees tu pan durante 30 minutos pero a los 20 ya huele a que algo se quema, no temas a abrir el horno, meter un palillo y asegurarte de que todo va bien con tu pan. Sigue tu olfato y tu intuición, las posibilidades de que tu horno explote si lo abres son mínimas. 2. Engrasa bien el moldeEl miedo aquí es usar demasiada mantequilla porque es una grasa, pero recuerda que el engrasado sirve para crear una barrera entre el molde y la mezcla, no te preocupes, tu pan no lo absorberá por completo. Para que esta barrera funcione, la mejor técnica es untar con suficiente mantequilla el molde (no tengas miedo a dejar una buena capa) y después enharinarlo. 3. Elige ingredientes de calidadExiste una gran diferencia de sabor al usar extracto de vainilla y saborizante de vainilla, así que no te limites cuando de elegir un ingrediente de calidad se trata. Piensa que este ingrediente puede ser costoso, pero te rendirá para otros platillos o para muchos panes de zanahoria. Además, el extracto suele tener mucho menos contenido de azúcar que los saborizantes.4. Las medidas sí importanLa repostería es caprichosa y añadir más o menos de algún ingrediente siempre tendrá un resultado súper diferente, así que si estás comenzando a hornear, intenta ser muy estricta con las medidas, para que la mezcla quede como idealmente debería.5. Invierte en herramientasUna batidora, unas tazas medidoras e incluso un molde de silicón podrían ser la clave para que tu pan de verdad quede perfecto. Si inviertes en un molde de silicón, esto te ahorrará el paso de engrasar tu molde. Así que si hornear panqué o cupcakes o cualquier otro bizcocho te ha gustado mucho, estas compras valdrán mucho la pena.Es probable que una vez que hagas tu primer pan de zanahoria no quede perfecto, pero no dejes de intentar y de buscar tus propios trucos y adaptarlos a tu receta. La práctica hace al maestro y los resultados llegarán a ser deliciosos. Te lo aseguramos.Recuerda que además de pan o pastel, hay muchas variaciones de pasteles de zanahoria que puedes hacer, como unos hot cakes, por ejemplo, la mezcla de zanahoria con harina puede ser muy versátil.
La sal realza sabores, es casi con seguridad el condimento que nunca falta en la cocina y podría ir en todo lo que cocinas, desde ensaladas hasta helados y bebidas como micheladas o margaritas. La sal es maravillosa, pero la química de los alimentos es tan basta, que provee de otras formas de condimentar sin usarla.Por ejemplo, podrías usar salsa de soya al cocinar carnes o pescados y esta también destacaría el sabor de tu comida y aportaría otros toques, porque puedes sazonar la comida con ella. Esto puede que te vuele la mente (a mí sí me pasó, luego de descubrirlo en el documental de Netflix ‘Sal, grasa, ácido, calor’), porque piénsalo, la sal es básica al preparar comidas y ¿realmente alguna vez te habías planteado condimentar con algo más que no fuera sal?Hay muchos ingredientes y condimentos cercanos a la sal que no sólo sacarán lo mejor de los alimentos, sino que también aportan sus propios sabores únicos. Ya sea que los usemos además o directamente en lugar de sal, estos potenciadores de sabor se pueden convertir en una parte indispensable de tu cocina una vez que aprenda a usarlos.Salsa de soya La salsa de soya, hecha de soya fermentada, está llena de sal y un profundo y oscuro sabor a umami, por lo que le da un sabor profundo e inconfundible a todo lo que toca, desde arroz frito hasta brochetas de pollo marinado. Con ella, por ejemplo, podrías sazonar un pollo asado antes de meterlo en el horno, unas verduras asadas, o incluso usar un poco para sazonar el líquido para estofar costillas.Pescados curados en salSi te gustan las sardinas o las anchoas enlatadas, puedes triturarlas para hacerlas una pasta e integrarlas en un aderezo para ensaladas, de igual forma puedes incluirlo en salsas caseras para pastas. Lo mejor de los pescados curados en sal es que puedes hacerlos menos salados si por ejemplo, los enjuagas bajo el chorro de agua o los remojas en agua fría unas cuantas veces.MisoEl miso es una mezcla fermentada de frijoles de soya y koji (un tipo de moho totalmente seguro que crece en el arroz) que puede diluirse y extenderse a las carnes, mezclarse en adobos y salsas, o en aderezos. Puedes usarlo en casi todas las sopas o estofados que te imagines, desde uan clásica sopa de fideos con pollo hasta un chili de carne de res. Lo mejor es que hay varios tipos diferentes para elegir, con perfiles de sabor que van desde suaves y dulces hasta oscuros y amargos, así que puedes buscar uno que se adapte mejor a lo que sea que quieras condimentar.Salsa de pescadoEsta salsa es como una mezcla entre la salsa de soya y el pescado curado, pero con un sabor más grande y audaz. La salsa de pescado está hecha de pescado salado y fermentado, y aporta a la mesa una salinidad como de mar, junto con muchos sabores a pescado y caramelo. Es común encontrarla en platillos al estilo tailandés, pero puedes usarla en aderezos para ensalada César, platos simples de pasta e incluso en salsa de pizza. Vegetales fermentados o en salmueraLa mayoría de las verduras fermentadas se envasan en una mezcla de sal, agua y especias mientras se someten a su transformación, lo que significa que tanto las verduras como el líquido en el que están pasando son muy saladas. Cortar las partes sólidas y echarlas en una ensalada de granos o revolverlas en una sopa es una excelente manera de agregar condimento y un toque de escabeche. Y una vez que has usado o comido los encurtidos puedes usar la salmuera como cualquiera de los condimentos líquidos anteriores, en un adobo, en un aderezo para ensaladas o en un estofado.Ten en consideración que todas estas opciones son alternativas para condimentar que contienen sal, así que a excepción de la salsa de soya elaborada naturalmente, no serán una forma de reducir tu ingesta de sal, si eso es lo que buscabas, pero sí una manera diferente de darle sabor a tu comida.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD