5 estupendos antioxidantes que mejoran tu piel
Nutrición

5 estupendos antioxidantes que mejoran tu piel

Por Kiwilimón - Enero 2015
Una apariencia linda y fresca es una de las mejores cartas de presentación con las que puedas contar, por ello hacer de su cuidado parte de tu rutina es importante. Una técnica fácil y efectiva es incluir en tu dieta alimentos con antioxidantes que mejoran la piel y la embellecen. Especialistas afirman que el primer paso para lograrlo es decirle sí al cambio de hábitos. Por ello, Salud180.com te ofrece el Desafío Luce Más Joven en 15 Días, ideado especialmente para retrasar el paso del tiempo, ya que contiene selectos productos y alimentos antioxidantes. De acuerdo con información de la Harvard School of Public Health, los antioxidantes que se obtienen de los alimentos, trabajan proporcionando electrones a los radicales libres que atacan el cuerpo, evitando así sus daños sobre las células y por lo tanto los efectos negativos como el envejecimiento prematuro. Belleza al alcance de un alimento Pero como todo en la naturaleza, existen alimentos que tienen mejores propiedades antioxidantes, en esta ocasión te presentamos aquellos que ayudarán a tu piel a verse mejor y que además la cuidarán. 1. Uvas. Un estudio de la University of California, Los Angeles (UCLA), indica que el antioxidante resveratrol trabaja para inhibir el crecimiento de las bacterias que causan el acné, por lo que puede mejorar la capacidad del medicamento para eliminar el padecimiento. 2. Cacahuates. Ayuda por su alto contenido de vitamina B3, el cual se ha demostrado que es anti-inflamatorio y además tiene propiedades despigmentantes, lo que mejora la textura y el tono de la dermis visiblemente. La Clínica Universidad de Navarra señala que consumirla mantiene la piel sana. 3. Soya. Ésta contiene genisteína, la cual al ser tomada o untada, tiene la capacidad de proteger contra el fotoenvejecimiento de la piel inducido por los UVB (estos penetran menos en la piel que los UV, pero son más reflejantes), indica un estudio del Mount Sinai School Medicine. 4. Tomate. Tiene grandes cantidades de licopeno; un estudio publicado en el European Journal of Pharmaceutics and Biopharmaceutics, indica que consumirlo mejora la textura de la piel porque promueve la producción de colágeno y reduce el daño en el ADN que conduce a las arrugas. 5. Brócoli. Investigadores de la Universidad John Hopkins descubrieron que la piel tratada con extracto de brócoli y expuesta a los rayos ultravioletas (UV) del sol tuvieron 38% menos de enrojecimiento e hinchazón. Esto puede deberse a su alto contenido de beta-carotenos. Si como dicen, somos lo que comemos, no esperes más para lucir increíble, consume alimentos antioxidantes que mejoran la piel. Estos los puedes obtener mediante tu Desafío Luce Más Joven en 15 Días. ¡No lo pienses más... comienza a gozar de una apariencia más jovial!

Ver nota original aquí.

Porque leíste esta nota, te recomendamos
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una campanada, una uva y un deseo es una tradición de fin de año que cada 31 de diciembre nos atraganta, pero que al mismo tiempo es uno de los rituales de año nuevo favoritos por todo lo que representa, e incluso mágico, porque lo hacemos en la mística medianoche y el número 12 se repite: 12 campanadas, 12 de la noche, 12 meses, 12 uvas, 12 deseos.Porque si sacar las maletas nos asegura un viaje en el año que inicia, las uvas garantizan comenzar el año con metas, anhelos positivos para una nueva temporada, además de un poco de adrenalina y mucha diversión, por ver quién si puede seguirle el paso a las uvas y las campanadas.Pero esta tradición ya bastante extendida en América Latina es en realidad originaria de España. Su historia, de acuerdo con el libro España, del periodista Jeff Koehler, tiene dos posibles teorías. Una situada en el siglo XIX y la segunda, a principios del siglo XX.La primera teoría tiene que ver con los burgueses españoles imitando a los burgueses franceses, cuya celebración de víspera de año nuevo era comer uvas y tomar vino espumoso. De ahí, la costumbre pasó a los madrileños, que iban a la Puerta del Sol a oír las campanadas de la medianoche y comer uvas, como la clase alta, pero con ironía y como burla.La otra se remonta al siglo XX, cuando los productores de Aledo, en Alicante, tuvieron un excedente en su cosecha de uvas blancas y decidieron venderlas a un bajo precio. Estas uvas son actualmente tan famosas, que se conocen como las uvas “de la buena suerte” e incluso se venden en Aledo paquetes de 12 en envases especiales para recibir el Año Nuevo.Empezar el año con buenos deseos siempre es una buena forma de inspirarte y decretar prosperidad para el nuevo ciclo que se inicia, así que si comes uvas o no, la fiesta de Año Nuevo siempre contagia su optimismo y nosotros también queremos compartirlo contigo con 12 consejos para recibir el nuevo año.
El delicioso ponche navideño siempre cuenta con una porción de caña, que a todos nos gusta mordisquear para sacarle el sabor, pedacitos de manzana, de guayaba, pero también suele traer una fruta que muchos hacemos de lado: el tejocote.Nativo de México y de Guatemala, el tejocote crece en un árbol llamado manzanillo y aquí en México se produce en Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Michoacán y Durango. También es conocido como manzanita o manzana de la inda y aunque puede que no sea tu fruta favorita, si este diciembre te lo encuentras en un ponche, no le hagas el feo, porque tiene muchos beneficios para ti.Beneficios del tejocoteComo fruta, el tejocote cuenta con varios elementos nutritivos y beneficiosos para el cuerpo humano: Contiene vitamina C. Los tejocotes son ricos en vitamina C, la cual está relacionada con la mejora de las defensas y el sistema inmune que previene enfermedades.Contiene calcio. El calcio es un mineral indispensable para nuestro cuerpo, pues está relacionado con varios procesos importantes, como la contracción muscular o el funcionamiento del sistema nervioso, por ejemplo.Contiene vitaminas del complejo B. Entre sus funciones, estas vitaminas ayudan a formar los glóbulos rojos y ayudan a prevenir enfermedades.Contiene hierro. Entre las funciones del hierro se encuentra una principal: llevar el oxígeno a todo el cuerpo y formar glóbulos rojos.Pero el tejocote no sólo es muy nutritivo, también tiene otros usos medicinales e incluso cosméticos, farmacéuticos y textiles debido a su alto contenido en pectina.Los otros usos del tejocote incluyen alimentos para el ganado (para los cuales se utilizan las hojas y frutos) y usos medicinales tradicionales; por ejemplo, la infusión de raíz del tejocote se usa como diurético y como remedio para la diarrea, y las preparaciones a base de la fruta son un remedio para la tos.Aunque es pequeña, esta fruta mexicana típica de la temporada decembrina contiene grandes beneficios, usos y propiedades que seguro no imaginabas.
Una campanada, una uva y un deseo es una tradición de fin de año que cada 31 de diciembre nos atraganta, pero que al mismo tiempo es uno de los rituales de año nuevo favoritos por todo lo que representa, e incluso mágico, porque lo hacemos en la mística medianoche y el número 12 se repite: 12 campanadas, 12 de la noche, 12 meses, 12 uvas, 12 deseos.Porque si sacar las maletas nos asegura un viaje en el año que inicia, las uvas garantizan comenzar el año con metas, anhelos positivos para una nueva temporada, además de un poco de adrenalina y mucha diversión, por ver quién si puede seguirle el paso a las uvas y las campanadas.Pero esta tradición ya bastante extendida en América Latina es en realidad originaria de España. Su historia, de acuerdo con el libro España, del periodista Jeff Koehler, tiene dos posibles teorías. Una situada en el siglo XIX y la segunda, a principios del siglo XX.La primera teoría tiene que ver con los burgueses españoles imitando a los burgueses franceses, cuya celebración de víspera de año nuevo era comer uvas y tomar vino espumoso. De ahí, la costumbre pasó a los madrileños, que iban a la Puerta del Sol a oír las campanadas de la medianoche y comer uvas, como la clase alta, pero con ironía y como burla.La otra se remonta al siglo XX, cuando los productores de Aledo, en Alicante, tuvieron un excedente en su cosecha de uvas blancas y decidieron venderlas a un bajo precio. Estas uvas son actualmente tan famosas, que se conocen como las uvas “de la buena suerte” e incluso se venden en Aledo paquetes de 12 en envases especiales para recibir el Año Nuevo.Empezar el año con buenos deseos siempre es una buena forma de inspirarte y decretar prosperidad para el nuevo ciclo que se inicia, así que si comes uvas o no, la fiesta de Año Nuevo siempre contagia su optimismo y nosotros también queremos compartirlo contigo con 12 consejos para recibir el nuevo año.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD