Aceite de Oliva vs Aceite de Coco ¿cuál es mejor?
Nutrición

Aceite de Oliva vs Aceite de Coco ¿cuál es mejor?

Por Kiwilimón - February 2019

¿Oliva o coco? ¿Cuál de estos famosos aceites es mejor? La respuesta no es tan sencilla. Actualmente hay una fascinación por confrontar a estos dos aceites, pero en realidad no hay puntos de comparación. Ambos tienen cualidades y bondades diferentes, así como especificaciones muy detalladas en cuanto a su uso e ingesta. La premisa para el consumo de ambos es la misma que para cualquier alimento: nada en exceso, todo con medida.

El oro líquido, aceite de oliva

Es uno de los elementos principales en la dieta mediterránea, una de las más saludables que existen y, por ello -y muchas otras
cosas más- es considerado un aliado de la salud. Más de tres mil años en el consumo humano le preceden. Sus usos han tenido fines medicinales, estéticos e, indudablemente, culinarios. Algunos de sus beneficios más conocidos son:

Fortalece nuestras defensas.

Gracias a los antioxidantes y otros nutrientes esenciales que contiene ayuda a mantener el balance del sistema inmunológico y  protegernos contra las enfermedades.

Combate la diabetes.

Las grasas saludables que contiene el aceite de oliva regulan los niveles de azúcar y la producción de insulina, lo cual puede reducir la diabetes tipo II hasta en un 50%.

Protege el cerebro.

Algunos estudios demuestran que, gracias a las grasas saludables monoinsaturadas, el aceite de oliva extra virgen es bueno para proteger la memoria y la capacidad de aprendizaje.

Controla el colesterol.

El proceso de obtención del aceite de oliva extra virgen hace que contenga una alta composición en ácido oleico, el cual resulta muy beneficioso para la salud del corazón y el hígado.

Nutre la piel y fortalece el cabello.

Este aceite es considerado como uno de los hidratantes naturales más efectivos, gracias a su alto contenido de ácidos grasos naturales y de vitaminas E y K. Su ingesta se refleja en cambios en la textura y elasticidad de la piel, así como en el crecimiento del cabello.

Ahí viene el coco

En los últimos años, su uso ha aumentado considerablemente en medio de muchas contradicciones entre científicos, consumidores y nutriólogos. Algunos creen que es solo una moda, otros tantos lo defienden a capa y espada como un alimento antiquísimo. La única alternativa es informarse y saber qué reacciones tiene sobre nuestro organismo, ya que, evidentemente, ningún cuerpo es igual.

Algunos de los beneficios que el aceite de coco brinda son:

Ayuda a perder grasa abdominal.

El aceite de coco extra virgen crudo, gracias a los ácidos de cadena media que contiene, reduce los problemas cardiovasculares. Claro que esto es un complemento a una buena alimentación, buenos hábitos y actividad física. 

Aumenta la sensación de saciedad.

La ingesta de este aceite genera cuerpos cetónicos que regulan el apetito. Cabe mencionar que el aceite por sí solo no es un remedio mágico para perder peso; una buena alimentación y ejercicio son factores a considerar para este fin.

Genera menos tóxicos al freír.

Al igual que el aceite de oliva, el aceite de coco se considera bueno para freír alimentos, ya que al someterse a altas temperaturas genera menos tóxicos que los aceites de girasol, maíz o soya.

Es un antibiótico natural.

Gracias a su elevado contenido de ácido láurico, el uso del aceite de coco permite eliminar hongos, bacterias y virus patógenos en
nuestro organismo.

Ahora que ya conoces los beneficios de cada aceite, ¿cuál elegirás para preparar tu próxima receta?

Croquetas de Mac & Cheese

Albóndigas Cordon bleu

Crujientes jalapeño Poppers

Tostadas de flor de jamaica


Califica este Artículo.
Calificaciones (1)
AMPARO CRUZ DOMINGUEZ
13/03/2019 10:29:48
excelente información
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Oliva o coco? ¿Cuál de estos famosos aceites es mejor? La respuesta no es tan sencilla. Actualmente hay una fascinación por confrontar a estos dos aceites, pero en realidad no hay puntos de comparación. Ambos tienen cualidades y bondades diferentes, así como especificaciones muy detalladas en cuanto a su uso e ingesta. La premisa para el consumo de ambos es la misma que para cualquier alimento: nada en exceso, todo con medida.El oro líquido, aceite de olivaEs uno de los elementos principales en la dieta mediterránea, una de las más saludables que existen y, por ello -y muchas otras cosas más- es considerado un aliado de la salud. Más de tres mil años en el consumo humano le preceden. Sus usos han tenido fines medicinales, estéticos e, indudablemente, culinarios. Algunos de sus beneficios más conocidos son:Fortalece nuestras defensas.Gracias a los antioxidantes y otros nutrientes esenciales que contiene ayuda a mantener el balance del sistema inmunológico y  protegernos contra las enfermedades.Combate la diabetes.Las grasas saludables que contiene el aceite de oliva regulan los niveles de azúcar y la producción de insulina, lo cual puede reducir la diabetes tipo II hasta en un 50%.Protege el cerebro.Algunos estudios demuestran que, gracias a las grasas saludables monoinsaturadas, el aceite de oliva extra virgen es bueno para proteger la memoria y la capacidad de aprendizaje.Controla el colesterol.El proceso de obtención del aceite de oliva extra virgen hace que contenga una alta composición en ácido oleico, el cual resulta muy beneficioso para la salud del corazón y el hígado.Nutre la piel y fortalece el cabello.Este aceite es considerado como uno de los hidratantes naturales más efectivos, gracias a su alto contenido de ácidos grasos naturales y de vitaminas E y K. Su ingesta se refleja en cambios en la textura y elasticidad de la piel, así como en el crecimiento del cabello.Ahí viene el coco En los últimos años, su uso ha aumentado considerablemente en medio de muchas contradicciones entre científicos, consumidores y nutriólogos. Algunos creen que es solo una moda, otros tantos lo defienden a capa y espada como un alimento antiquísimo. La única alternativa es informarse y saber qué reacciones tiene sobre nuestro organismo, ya que, evidentemente, ningún cuerpo es igual.Algunos de los beneficios que el aceite de coco brinda son:Ayuda a perder grasa abdominal.El aceite de coco extra virgen crudo, gracias a los ácidos de cadena media que contiene, reduce los problemas cardiovasculares. Claro que esto es un complemento a una buena alimentación, buenos hábitos y actividad física. Aumenta la sensación de saciedad.La ingesta de este aceite genera cuerpos cetónicos que regulan el apetito. Cabe mencionar que el aceite por sí solo no es un remedio mágico para perder peso; una buena alimentación y ejercicio son factores a considerar para este fin.Genera menos tóxicos al freír.Al igual que el aceite de oliva, el aceite de coco se considera bueno para freír alimentos, ya que al someterse a altas temperaturas genera menos tóxicos que los aceites de girasol, maíz o soya.Es un antibiótico natural.Gracias a su elevado contenido de ácido láurico, el uso del aceite de coco permite eliminar hongos, bacterias y virus patógenos en nuestro organismo.Ahora que ya conoces los beneficios de cada aceite, ¿cuál elegirás para preparar tu próxima receta?Croquetas de Mac & CheeseAlbóndigas Cordon bleuCrujientes jalapeño PoppersTostadas de flor de jamaica
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
Las vacaciones de Semana Santa están a la vuelta de la esquina, por lo cual ya es tiempo de comenzar con la rutina, la dieta saludable y los truquillos para poder lucir espectaculares con cualquier outfit primaveral. Chécate estos consejos para conseguir un abdomen plano.Disminuye los carbohidratos en tu alimentación. Comienza a bajarle al consumo de alimentos con azúcar añadida, las pastas, los bizcochos, etc. El principal problema con estos platillos es que no son precisamente muy nutritivos, pueden inflamar tu estómago y, además, pueden volverse adictivos.Disfruta lo que comes.No te confundas. Llevar una alimentación balanceada no tiene que ser un sacrificio. Si sigues una dieta muy estricta, terminarás rompiéndola o, peor aún, sufriendo los estragos del efecto rebote. En Kiwilimón encontrarás recetas de platillos deliciosos que te ayudarán a tener un abdomen más plano:Enchiladas de nopales bajas en carbohidratosChayotes rellenos de ensalada cremosa de atúnMojito de mango bajo en caloríasPescado zarandeadoTacos de jícama con camarones al chipotleCome 5 veces al día y no te quedes con hambre.Ingiere pequeñas cantidades de alimentos saludables. Comer varias veces al día acelera el metabolismo y ayuda a que almacenes menos grasas. Si te quedas con hambre, corres el riesgo de tener un atracón en cualquier momento, así que no lo hagas.Toma mucha agua.Te mantendrá hidratado, al tiempo que reducirá la sensación de hambre. Antes de cada comida, puedes tomar uno o dos vasos de agua para nivelar tu apetito.Aumenta el consumo de fibra.Esta te ayudará acelerar y promover una buena digestión, así como a prevenir el estreñimiento. En pocas palabras, la fibra te ayudará a deshacerte de lo que tu cuerpo no necesita.Haz ejercicio.Hay infinidad de rutinas de abdominales, planchas o burpees que puedes integrar a tu día a día. Busca la que más se adecue a tu necesidades, tiempos y estilo de vida. Moverte te hará llegar más rápido a tu objetivo, aunque debes tener en cuenta que la alimentación es clave para obtener resultados.Sigue el reto Kiwilimón.Súmate al Reto Kiwilimón de dos semanas y comienza a ver resultados en poco tiempo. Lo mejor es que no tendrás que inventar o buscar recetas. Nosotros te damos el menú para que lo prepares en casa y te sea más sencillo cumplir tu meta.Prepárate para esta Semana Santa disfrutando de deliciosos y saludables platillos que puedes encontrar en nuestra SECCIÓN DE CUARESMA
Tu mamá y tu abuela no estaban equivocadas cuando querían aliviar todos tus males con un caldito. Detrás de esta tradición hay un sinfín de razones que beneficiarán tanto tu salud, como tu bolsillo. Descubre por qué es bueno el caldo de hueso.NutritivoSi no conoces todas las propiedades del caldo de hueso, este puede parecerte más algo como agua hervida con sobras de comida que como un platillo nutritivo. Pero esto no podría estar más alejado de la realidad. A pesar de la simpleza de esta preparación, el caldo hecho a base de huesos contiene muchos minerales y nutrientes. Lo mejor de todo es que el cuerpo digiere mejor estos componentes gracias a su proceso de elaboración.Económico El caldo de hueso es una alternativa muy económica para la hora de la comida. Debido a que se elabora a partir de agua y huesos de carne de res, pollo o cerdo, el costo de preparación es mínimo. La otra gran ventaja de esta receta es que te permite aprovechar todos los ingredientes de tus platillos, incluyendo aquellas partes que casi siempre terminas tirando a la basura. ¡Adiós al desperdicio con el caldo de hueso!SencilloEl aporte nutricional de un platillo no está definido por el nivel de complejidad en su preparación o por el precio de sus ingredientes. Aunque este caldo está repleto de nutrientes, vitaminas y minerales, el proceso de elaboración no requiere grandes habilidades o instrumentos de cocina muy sofisticados. Solo es necesario añadir algunas verduras y condimentar con tus especias preferidas.VersátilOtra de las grandes bondades del caldo de hueso es la gran variedad de usos que podemos darle. Si te gusta la comida más minimalista, puedes optar por comer el caldo así tal cual, o también puedes aprovecharlo como base para preparar sopas, salsas, cremas  o guisados más elaborados. Cocinar con este caldo hará que hasta una sopa de fideos sepa súper especial.¿Cuándo es bueno comer caldo de hueso?Aunque el caldo de hueso es un platillo muy nutritivo, ideal para toda la familia, existen ciertas situaciones en las que su consumo es especialmente beneficioso:Problemas de digestión: a pesar de ser un alimento con muchos nutrientes, es ligero y suave, por lo que es perfecto para esos días en los que tu estómago no tolera cualquier cosa.Enfermedades en los cartílagos: el caldo de hueso es una fuente rica en colágeno y gelatina. Estos dos componentes ayudan a restaurar las coyunturas, así como el cabello, las uñas y, por supuesto, la piel.Desnutrición: en los casos en que por alguna razón el organismo tiene deficiencias de nutrientes, el caldo de hueso puede hacer maravillas. Este platillo contiene más de 19 aminoácidos fáciles de absorber, así como nutrientes que cuidan el sistema digestivo e inmunológico.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD