Alimentos con beneficios para el cerebro de los niños
Nutrición

Alimentos con beneficios para el cerebro de los niños

Por Eloísa Carmona - Septiembre 2020
Este ciclo escolar tuvo un regreso a clases excepcional, pues debido a la pandemia que aún enfrentamos, las clases se quedaron en casa, junto con los niños, así que buscar cómo ayudarlos a mantenerse atentos en las clases virtuales es una gran forma de apoyarlos.

En especial, si eres mamá o papá y tienes a los pequeños tomando clases desde casa, puedes ayudarlos con su alimentación para que puedan mantener su atención en lo que están aprendiendo por medio de ciertos alimentos con beneficios para su cerebro.

Por ejemplo, hay evidencia de que los niños que tienen hambre no pueden concentrarse, por lo que tienen poca capacidad de atención e incluso problemas de comportamiento, de acuerdo con Sibylle Kranz, profesora asociada de kinesiología y nutricionista dietista registrada en Curry School.

Según Drew Ramsey, medico psiquiatra coautor de “La dieta de la felicidad”, existen ciertos alimentos que pueden ayudar a los niños a mantenerse alerta y ayudar al desarrollo de sus cerebros en el futuro.

A grandes rasgos, los niños deben tener una alimentación que incluya alimentos altos en proteína, grasas saludables, frutas y verduras, y productos de trigo o cereales integrales.

Consumir una dieta alta en proteínas es saludable para el cerebro porque contienen aminoácidos que se utilizan para crear neurotransmisores como la dopamina y la serotonina. La serotonina está asociada con sentimientos de bienestar y felicidad, mientras que los aminoácidos pueden convertirse en antioxidantes que protegen las células cerebrales del daño. Algunos alimentos ricos en proteínas son los huevos, las carnes magras como el pollo y el pavo, las legumbres, las nueces y el queso.



Por su parte, las grasas saludables como el omega-3 y el omega-6 se encuentran en los aceites de pescado, nueces y semillas, aguacates y verduras de hoja verde oscura. Estas tienen beneficios para el cerebro, pues este está compuesto principalmente de grasa, y consumir este tipo de grasas ayuda a producir energía y a mantener las membranas flexibles para que la comunicación entre las neuronas funcione sin problemas.

Las frutas y verduras son vitales en la alimentación de cualquier persona, pero tienen beneficios en especial con los niños, pues están repletas de micronutrientes necesarios para la salud del cerebro. Por ejemplo, vitaminas y minerales como el zinc, el hierro y la vitamina B que se pueden encontrar en frutas y verduras llevan a cabo un papel en la producción de energía y aumentan la velocidad de comunicación entre neuronas.



De hecho, el zinc ayuda específicamente a producir el neurotransmisor GABA, que ayuda con la concentración y el enfoque, y se encuentra principalmente en el hipocampo, el área del cerebro responsable de la memoria.

Finalmente, los cereales integrales proveen los carbohidratos complejos que después se convierten en el azúcar que le da al cerebro un impulso de energía instantáneo. Sin embargo, el exceso de azúcar puede provocar somnolencia en los estudiantes. Es por eso que el tipo de carbohidratos que los niños deben comer son carbohidratos complejos, en forma de panes integrales, nueces y legumbres y frutas y verduras.

Para que tengas ideas concretas, te dejamos esta recetas que beneficiarán el aprendizaje de los niños en casa:

Rollo de huevo relleno de frijoles refritos

Brochetas de frutas con yogurt casero

Tostadas de tinga de pescado

Avena con puré de manzana



Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Limpia tu rostro de forma natural con estas sencillas recetas perfectas para preparar en casa: Miel La miel es famosa por sus beneficios para la piel: es exfoliante, desinflamatoria e hidratante. Se puede mezclar con avena o con yogurt para exfoliar, con cúrcuma y limón para iluminar la piel, entre muchas otras combinaciones. En esta ocasión, les recomendamos probar la mezcla de miel y aceite de oliva para hidratar y suavizar tu piel. Sólo tienes que mezclar muy bien una cucharadita de miel con dos cucharadas de aceite de oliva, hasta obtener una pasta homogénea, aplícala en tu cara y retirala con agua tibia después de veinte minutos. ¡Te sentirás renovada! Romero El romero es un astringente natural. Puedes hervir varias ramitas con agua y utilizar ese líquido para limpiar tu cara por las noches. O bien, puedes derretir una cucharada de aceite de coco y mezclar con el romero, después cocinar esta mezcla por diez minutos más (hasta que el romero pierda su color) y colar bien la mezcla; después tienes que dejar enfriar un poco la mezcla y agregar cuatro cucharadas de yogurt y una de miel. Deja en el refrigerador durante una semana y aplica esta mascarilla durante diez minutos y retirala. Menta La menta es otro gran astringente y humectante natural. Para esta mascarilla, necesitas moler: diez hojas de menta, una rodaja de pepino y media cucharada de miel. Cuando obtengas una mezcla suave, aplica en tu rostro durante veinte minutos y retira con agua fría. Notarás al instante la diferencia. Sábila La sábila o aloe vera es perfecta para hidratar tu piel, incluso es buena para quemaduras o para mejorar el proceso de cicatrización. Para limpiar tu rostro de las impurezas, sólo necesitas mezclar muy bien una cucharada de sábila con una cucharada de miel y una de aceite de coco, refrigerar y colocar en tu rostro tras desmaquillarte. Deja actuar durante veinte minutos y retira con agua. Así de fácil tu rostro quedará limpio. Sal de mar Para obtener un exfoliante natural con sal: mezcla una cucharada de sal de Colima (o de mar) con una cucharada de miel. Aplica en tu rostro y masajea con tus dedos húmedos, después de diez minutos retira con agua tibia.
Los restaurantes son parte esencial de la economía en México, generan 5.6 millones de empleos directos e indirectos y trabajan de la mano con una extensa red de proveedores mexicanos, muchos de ellos provenientes del campo. Tan sólo en 2020, como consecuencia de la crisis sanitaria, en México se perdieron alrededor de medio millón de empleos; mientras que en la Zona Metropolitana del Valle de México se cerraron 13 mil 500 establecimientos de forma definitiva. De acuerdo con la Canirac (Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados), ocho de cada diez restaurantes podrían cerrar sus puertas como consecuencia de esta crisis pandémica. El efecto económico que ocasionó el cierre de restaurantes en abril del 2020 fue devastador para la industria. Resistieron el permanecer cerrados, sólo con servicio a domicilio, durante casi cuatro meses. Sus esfuerzos fueron titánicos para conservar sus plantillas laborales y solventar sus gastos operativos tales como rentas, contribuciones, impuestos y servicios, sin apoyos gubernamentales. La anhelada apertura y el retorno a la nueva normalidad exigió aforos controlados (de 30 o 40%) y gastos adicionales para cumplir con las medidas de seguridad y prevención dictaminadas por instituciones mundiales, tales como barreras físicas y artículos de protección para trabajadores, proveedores y clientes. Así, restaurantes de gran tradición en todo el país bajaron sus cortinas y dijeron adiós para siempre. En Ciudad de México, por citar sólo algunos ejemplos, cerraron: Lampuga Condesa que estaba por cumplir 15 años; la Trattoria Della Casa Nuova, tras hacer felices a comensales del sur de la ciudad por 40 años; Sir Winston Churchill's, con una trayectoria de casi 50 años o La Vaquita, cantina que durante 100 años tuvo sus puertas abiertas en el Centro Histórico. Restaurantes extintos y muchos más al borde de su extinción. Por este motivo, en la Ciudad de México y el Estado de México, un grupo de 516 restauranteros emitieron el 7 de enero de 2021 un desplegado con el grito de auxilio: ¡Abrir o morir! Tras el nuevo cierre que se instauró a partir del 18 de diciembre de 2020 a la fecha por el semáforo rojo de ambas entidades. “Tan sólo el anuncio del cierre de nuestros establecimientos por tres semanas provocó un incremento de 10% de empleos perdidos a los ya registrados”, declaran. Incapaces de mantenerse y sin ahorros, solicitaron la declaración de la industria restaurantera como actividad esencial, así como el apoyo a la economía formal y regulación de otras actividades. Señalaron que estudios internacionales han demostrado que los restaurantes, con las medidas de seguridad que tomaron, no son fuente de contagio. Su mensaje es claro: “¡Abrimos o morimos!”.El día de hoy (8 de enero), la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México anunció el mantenimiento del semáforo rojo con cierre de actividades no esenciales y la condonación del Impuesto Sobre Nóminas para restaurantes.La realidad es compleja para los restaurantes que han sobrevivido, también para los miles de trabajadores que integran sus equipos de trabajo y la cadena de valor que trabaja con éstos como son verdulerías, panaderías, tortillerías, carnicerías, pollerías, por mencionar algunos. Esperemos que 2021 no condene a la extinción esta industria mexicana.
Pensar en comer más vegetales es en realidad una tarea titánica, pues la variedad es tan amplia, que se expande hasta el jardín submarino. Sí, existen algas comestibles ricas en vitamina A, C y del grupo B, además de que algunas incluso aportan proteína y grandes dosis de minerales.Si comer algas marinas te parece lo más extraño, lo más probable es que ya las hayas probado al menos en el sushi o en una sopa miso, por ejemplo, pues sin duda son los japoneses quienes han sacado provecho a los vegetales acuáticos, pero estas algas están por todos lados, desde Asia, pasando por Europa, hasta Sudamérica.En Perú, el yuyo suele comerse fresco y acompañar al ceviche y al chilcano. De hecho, han sido consumidas desde la época prehispánica, pues hay registros del consumo de esta alga en regiones de Caral y el valle de Moche.Se trata de un alga roja que habita las costas frías de este país. Esta alga tiene un alto valor nutricional, además de que es económica y pueden ser comidas hervidas, deshidratadas o frescas, como ya mencionamos.Gracias a sus propiedades, el yuyo es en especial bueno para los niños y las mujeres embarazadas, pues su contenido de ácidos grasos esenciales, es decir, omega-3 y omega-6, es mayor que el de las plantas terrestres.También posee un alto contenido de fibra y es fuente de vitaminas A, C, D, E y algunas del grupo B, así como minerales, entre los cuales podemos mencionar sodio, calcio, potasio, cloro, fósforo, yodo, hierro, zinc, y son fuente principal de yodo.En Perú se consiguen sin problemas en el mercado, pero en otros países también existen, como cochayuyo en Chile. ¿Conocías estas algas? ¿Qué otras algas se comen en tu país?Con información de Voz Populi y Andina
Para los paladares dulces, las cremas de licor son una delicia. Así, tenemos la increíble crema de café, por ejemplo, o la crema de ron, el ingrediente popular este diciembre con el cual no sólo puedes hacer bebidas.La crema de ron, conocida como RumChata, es un licor de crema fabricado en Wisconsin desde 2009 y sus ingredientes incluyen ron, crema láctea, canela, vainilla, azúcar y otros condimentos. Su nombre es una combinación de ron y horchata, y esta bebida está diseñada para saber como una mezcla de los dos. Posee un contenido de 13.75% a 15% de alcohol por volumen, dependiendo de dónde se comercialice.Este delicioso ingrediente puede ser perfecto para hacer bebidas navideñas como chocolate caliente, ponche de huevo o eggnog, pero también para añadirle sabor a ciertos postres. Por ejemplo, cupcakes o un cheesecake.Cómo usar la crema de ron este diciembrePara hacer el eggnog con crema de ron, necesitas:5 yemas de huevo1/3 de taza de azúcar2 tazas de leche1/2 cucharadita de canela en polvo1/4 cucharadita de nuez moscada1 cucharadita de vainilla3/4 de taza de crema para batir1 taza de crema de ronPara prepararlo, Primero tienes que batir las yemas de huevo con el azúcar en una cacerola grande. Agrega la leche, la nuez moscada, la canela y la vainilla, y enciende el fuego medio-bajo. Cocina por 10 minutos o hasta que la mezcla esté lo suficientemente espesa como para cubrir el dorso de una cuchara, pero no dejes que hierva. Retira del fuego, añade la crema para batir, la crema de ron y refrigera hasta que esté frío.Puedes hacer esto mismo con tu receta de chocolate caliente y añadir al final la crema de ron para convertirlo en un coctel de Navidad.Esta temporada decembrina, aprovecha la rumchata para hacer cupcakes, cheesecake o un delicioso chocolate caliente y sorprende a todos con su sabor dulce y cremoso.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD