Alimentos que podrían prevenir agruras si estás embarazada
Nutrición

Alimentos que podrían prevenir agruras si estás embarazada

Por Kiwilimón - May 2019

Aunque el embarazo es una etapa muy especial para muchas mujeres, esto no significa que sea siempre sencilla. La montaña rusa hormonal por la que atraviesa el cuerpo de una mujer provoca malestares y todo tipo de síntomas que pueden complicar actividades tan cotidianas como comer. Precisamente, uno de los malestares más comunes es tener agruras en el embarazo. Si tú también sufres de
dolor o ardor en el pecho después de comer, échale un ojo a estas recomendaciones.

¿Por qué son tan comunes las agruras en el embarazo?

Las agruras en el embarazo se deben básicamente al efecto de la progesterona en el esfínter esofágico. Esta hormona hace que la válvula que separa el estómago del esófago se relaje, por lo que los ácidos estomacales pueden pasar hacia el esófago, provocando esa sensación de ardor y dolor. Otra de las razones por las cuales puedes sufrir de agruras durante el embarazo tiene que ver con el tamaño de tu bebé. Conforme el bebé se va desarrollando, el útero comienza a ocupar más espacio. Esto genera presión en el estómago, lo que hace que los ácidos estomacales suban por el esófago.

¿Qué es lo que debes evitar para tener agruras en el embarazo?

  • Consumir alimentos irritantes o grasosos.
  • Ingerir comidas demasiado abundantes o muy pesadas.
  • Dejar que pase mucho tiempo entre una comida y otra.
  • Comer justo antes de irte a dormir o cuando tomarás siesta.
  • Beber café o refrescos.

¿Qué alimentos pueden ayudarte a prevenir las agruras durante el embarazo?

Almendras: estos frutos secos contienen nutrientes que ayudan a fortalecer la válvula que separa el estómago del esófago. Procura incluir un puñado de almendras en cada comida para evitar la aparición de agruras.

Plátanos: los alimentos que contienen altos niveles de potasio, como los plátanos, ayudan a reducir la acidez. De igual manera, los plátanos tienen un nutriente que fortalece el revestimiento del estómago, lo que lo protege contra los efectos del ácido gastrointestinal.

Jengibre: a diferencia de lo que se pensaría porque tiene un sabor fuerte, el jengibre no solo te ayuda a calmar las náuseas durante el embarazo, también puede usarse para tratar las agruras. Prepara un té con esta raíz y bébelo cada vez que sientas malestar estomacal.

Aguacate: el aguacate tiene propiedades analgésicas y desinflamantes. Además, se ha visto que el consumir frecuentemente esta deliciosa fruta puede ayudar a reparar los daños en las paredes estomacales provocados por la acidez.

Avena: este cereal es un gran alimento durante el embarazo. Además de que la avena no provoca reflujo, aporta mucha fibra. Esto hace que te mantengas satisfecha por más tiempo y te ayuda a prevenir el estreñimiento.

¿Cuáles han sido tus mejores opciones para cuando tienes agruras en el embarazo? Cuéntanos tu experiencia.

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Casi siempre, las botanas y los snacks entre comidas son de lo primero que te tienes que despedir cuando te pones a dieta. Pero este no es el caso de la dieta keto. A diferencia de otros regímenes alimenticios, con la dieta keto no tienes que pasar hambre, pero sí debes fijarte mucho en lo que comes. Sigue leyendo para conocer de qué se trata y qué debes comer. ¿Cómo funciona la dieta keto? Este tipo de dieta ayuda a tu cuerpo a usar las grasas almacenadas como combustible. En lugar de recurrir a la glucosa que se encuentra en los carbohidratos, la dieta keto aprovecha los cuerpos cetónicos, un compuesto químico producido por el hígado.  Con esto se busca que el organismo alcance un estado de cetosis, que es cuando el cuerpo se alimenta exclusivamente de grasas. De esta manera, comienzas a bajar de peso.  ¿Cuánto debes comer al día con la dieta keto? En este régimen, el cuerpo depende del consumo de grasas, por lo que en cada comida debe incluirse por lo menos un alimento con alto contenido de grasa. Las personas que llevan una dieta de 2000 calorías al día deben consumir alrededor de 165 g de grasa, 40g de carbohidratos y 75g de proteína, aproximadamente. Aunque las necesidades de cada persona pueden variar, para la dieta keto puede usarse este cálculo: •                60-75% de las calorías se obtienen de grasas •                15-30% de las calorías se obtienen de proteínas •                5-10% de las calorías se obtienen de carbohidratos  ¿Qué puedes comer en la dieta keto? Básicamente cualquier alimento que incluya grasas y proteína, y esté exento de carbohidratos.  Si no conoces bien la dieta, al inicio puede parecerte complicado planear tus menús, pero en realidad es muy sencillo. Una fruta que puede formar parte de tu dieta keto es el aguacate, ya que 50 g de esta fruta aporta 8 g de grasa, de los cuales más del 75% son grasas buenas que pueden ayudar a absorber los nutrientes de otros alimentos que se coman a la vez. Los  Aguacates de México tambien son un gran alimento para tu dieta keto ya que tienen una buena fuente de fibra. La fibra ayudará a que te sientas lleno por más tiempo.   Si estás siguiendo la dieta keto y ya no sabes qué preparar, muy sencillo: come un aguacate. Además de cumplir con todas las especificaciones de la dieta keto, el aguacate es una fruta rica en nutrientes y ofrece grandes beneficios a la salud. Sustituye las botanas altas en calorías por alimentos ricos en nutrientes como Aguacates de México y así mejorarás tu alimentación. 
Si te gusta curiosear por los pasillos del súper mercado lo más seguro es que ya te hayas topado con la sal rosada del Himalaya. Y si te preguntabas sobre su color: no, nadie la pintó; el rosa es su color natural. Entonces, ¿por qué tanta algarabía por esta sal? Sigue leyendo para saber por qué ahora todos están cocinando con la sal rosada del Himalaya.¿Cuál es la diferencia entre la sal normal y la sal rosada del Himalaya?La sal es sal. A final de cuentas es solamente cloruro de sodio, ¿no es así? Pues en el caso de la sal del Himalaya es un poco más que eso. A diferencia de la sal de mesa que solemos usar, compuesta por cloruro de sodio y a veces yodo, la sal rosada tiene una gran cantidad de otros minerales, entre ellos calcio, potasio, magnesio. La gran ventaja es que estos más de 80 minerales se encuentran en la sal rosada de manera natural, mientras que en la sal blanca de toda la vida el yodo es añadido mediante procesos industriales.¿Qué propiedades tiene la sal rosada del Himalaya?La presencia de los minerales en este tipo de sal puede ayudar a enriquecer la alimentación y complementar los nutrientes de otros alimentos. Sin embargo, hay que tener muy presente que, a pesar de contener más minerales que la opción tradicional, la del Himalaya sigue siendo sal. Así que su consumo debe moderarse.Aunque aún faltan más investigaciones para corroborar estas propiedades, se cree estos son algunos beneficios de comer sal del Himalaya:Disminuir el avance de la osteoporosis, gracias a que contiene calcio.Mejorar la digestión y equilibrar los ácidos en el estómago. Ayudar a prevenir enfermedades de la tiroides, por el yodo presente naturalmente.Reducir la presencia de calambres y contracturas musculares, debido a su aporte de potasio y magnesio.Tratar afecciones de la piel, cuando es usada de manera tópica.¿Qué tipo de sal es más recomendable?Definitivamente la sal rosada del Himalaya es mejor que la sal tradicional. Para empezar, la sal rosada no está procesada ni contiene aditivos. En cambio, la sal yodada pasa por tratamientos industriales de purificación, blanqueamiento y yodación. Finalmente, al consumir sal normal solo estás aportando a tu organismo cloruro de sodio y, en algunos casos, yodo. En cambio, con la sal rosada del Himalaya estás dando a tu organismo más de 80 minerales esenciales. No importa qué tipo de sal decidas usar, recuerdo que es muy importante que moderes su consumo para cuidar tu salud.
Las amas de casa son unos genios de la administración. Parece que tienen súper poderes para estirar la quincena hasta el último centavo. Pero incluso ellas, de vez en cuando, necesitan una ayuda para hacer rendir más su dinero. Con estos 10 tips de ahorro te aseguramos que podrás hacer magia con tus ingresos.1 Cuando ya no sepas qué cocinar (o tu presupuesto esté muy limitado) opta por preparar comidas caldosas. Además de que rinden más, el líquido ayuda a que te satisfagas más rápido. Así que agrega a tu menú de fin de mes esta sopade fideo y frijol.2. Una alimentación balanceada debe incluir todos los nutrientes, como carbohidratos, grasas buenas y, por supuesto, proteínas. Si ya no te alcanza para comprar carne o quieres una alternativa de origen vegetal (y más barata), prepara platillos con leguminosas, como este pastel de tamal con salsa de frijol. 3. Cuando diseñes tu menú semanal, toma como base ingredientes rendidores y económicos, como pasta, arroz, papas. Con estos alimentos puedes cocinar platillos muy versátiles, y además de bajo costo, por ejemplo: Papas Fritas Gajo con Salsa Alfredo o Croquetas de Papa Rellenas de Tocino4. Resiste la tentación de gastar tus últimos $100 comprando comida en la calle. Si preparas tu lunch en casa, te ahorrarás una  buena cantidad de dinero al mes, además de que seguramente comerás platillos más saludables. Albóndigas con Pasta de Macarrones  son ideales para llevar a la oficina. 5.Cuando vayas al súper mercado compra según un menú semanal para no desperdiciar nada. Haz una lista de los alimentos que necesitas para cocinar lo de toda la semana, y solamente compra eso. Checa que algunos alimentos puedan usarse más de una vez para que rinda más tu presupuesto.6. Una manera práctica de ahorrar tiempo y dinero es congelar los alimentos. Puedes dedicarte el fin de semana a preparar los platillos de toda la semana y después congélalos en porciones individuales. Así, cuando quieras comer, solo tendrás que calentar lo que te vayas a comer.7. Aprovecha lo que te haya quedado de platillos pasados para preparar nuevas recetas. Si cocinas una Lasaña de Papas con Carne Molida puedes usar después las papas para hacer un delicioso Puré de Papa sin Lácteos. 8. Acostúmbrate a preparar tus comidas divididas en tiempos, es decir, entrada, platillo fuerte y postre. Aunque te tome más tiempo, el cocinar así te da la oportunidad de usar mayor diversidad de ingredientes para complementar tu alimentación de manera económica.9. ¡No te olvides del postre! Con gelatina y frutas puedes preparar postres muy ricos, a bajo costo y además muy frescos, ideales para la época en la que empieza a sentirse el calor. Prueba esta Gelatina Cristalina de Uvas y disfruta un postre delicioso y económico. 10. Uno de los mayores gastos hormiga está relacionado con la compra de botanas y antojos. Para evitar que tu quincena se vaya en estas cosas mejor prepara en casa unos Pepilocos con Cueritos o una exquisitaNieve de Fresa Casera. ¿Qué esperas para poner en práctica estos tips? Comienza a ahorrar con las recetas económicas de Kiwilimón.
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD