Comidas saludables a base de snacks para cuando no quieres cocinar
Nutrición

Comidas saludables a base de snacks para cuando no quieres cocinar

Por Eloísa Carmona - Julio 2020
Definitivamente, cocinar no es para todos o al menos, no para todos los momentos, porque a cualquiera le llega ese día en el que no tiene ganadas de nada, mucho menos de ponerse a cocer pollo, verduras o carne, aunque mueras de hambre.

Pero la comida es tan noble que hasta para esos momentos tiene cosas deliciosas que ofrecerte y, de hecho, puedes crear una comida completa con varios ‘snacks’, porque la diferencia principal entre un snack, tentempié o bocadillo es cultural, más que nutricional.

Claro, cabe mencionar que si sólo comes una manzana con un poco de crema de cacahuate, eso sigue siendo un bocadillo. La clave para preparar una comida que te mantenga lleno y con energía durante tres o cuatro horas, como una comida normal, es incluir una variedad de nutrientes y alimentos.

Lo más sencillo es combinar al menos cuatro alimentos diferentes, y tres o cuatro grupos de alimentos. Esto te ayudará a garantizar que estás comiendo lo suficiente, así como un buen equilibrio de grasas, proteínas, carbohidratos y fibra.

El otro truco para lograr convertir snacks en comida es servirlos juntos en un plato, en lugar de sólo picotear cosas una por una. Ahora, para inspirarte un poco, te dejamos estos ejemplos, pero recuerda que comer balanceado implica conocerte, conocer tu cuerpo y, sobre todo, tener una guía de un profesional cuando quieres realizar cambios en tu dieta.

1. Baguette

Un almuerzo sencillo puede estar inspirado en un baguette, con el que puedes aprovechar los distintos estilos y sabores del pan (centeno, ajo, natural) y añadir queso crema, vegetales, como pepino, tomate, pimientos, aceitunas, y finalmente agrega salmón ahumado o un huevo duro. Si llevas una dieta vegana, puedes omitir el salmón y usar queso crema a base de tofu.

2. Bowl de yogurt

Un bowl de yogurt es ideal para cuando tienes hambre, quieres una comida que no se cocine y tienes antojo de algo dulce. Para hacerlo sólo cubre yogurt natural con una cucharada de crema de nuez (como almendras o cacahuate) un plátano en rodajas, nueces picadas o almendras, avena, semillas y frutas secas, granola, además de un puñado de fruta fresca, si te hace falta un poco de dulce, añade un poco de miel.



3. Smoothie

Si te detienes a pensarlo, la mayoría de los smoothies son en realidad un montón de snacks diferentes, como frutas, lácteos y nueces, que sólo mezclas en la licuadora.

Para convertirlos en un desayuno abundante y energizante, mezclar kéfir con plátano, bayas, granola y crema de nueces. Puede usar cualquier fruta fresca o congelada y no dudes en añadir yogurt, queso cottage o leche para el kéfir; nueces enteras para la crema de nueces; y muesli (o avena natural) para la granola.

4. Plato de cereal aumentado

Un tazón de cereal con leche es delicioso, pero no es del todo una comida completa. Para convertirlo en un desayuno o cena abundante, puedes agregar nueces o semillas (almendras fileteadas, nueces picadas, semillas de girasol tostadas) y frutas frescas o secas (fresas en rodajas, pasas, arándanos secos) a tazones de Cheerios, por ejemplo, con leche reducida en grasa o mejor aún, una leche a base de plantas, como soya o cualquier otra rica en proteínas.
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Marco Iván Acosta V.
02/09/2020 22:30:54
Me gusta estas recetas fantásticas, además de baratas y fáciles de prepararlas, ayudan a mantener la salud. 🎉
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Navidad es el momento perfecto para consentir a quienes amamos en la mesa. Es momento de alegría, celebración y de compartir los mejores sabores, esos que nos dan esperanza y nos llenan en cuerpo y alma. Este año ha sido adverso y lleno de retos para muchas industrias,  una de ellas la restaurantera. Por eso, si no vas a cocinar tu cena, te compartimos 15 opciones deliciosas que te llevarán hasta tu casa o podrás recoger en sus sucursales, para que apoyes a restaurantes y cocineros mexicanos. ¡Tendrás un festín delicioso! Restaurantes con menú de Navidad Nicos El restaurante mexicano dirigido por el chef Gerardo Vázquez Lugo presenta una serie de platillos típicos de la temporada como romeritos, sopa de nata, su cazuela de bacalao, rack de cerdo relleno de longaniza y muchos especiales más. Nicos durante más de cinco décadas ha mostrado el compromiso de traer lo mejor de México a su mesa apoyando a pequeños productores de México.Información: https://www.nicosmexico.mx/El Tajín Para redescubrir el sabor de la tradición mexicana, pide los platillos de la Chef Ana María Arroyo como su lomo de adobo con guayaba, el caldo de camarón cantinero o la crema de queso azul o chile poblano. O bien, a través de sus paquetes, uno con pavo orgánico relleno a la sidra y otro con pierna mechada y adobada como platos principales. Información: @eltajinrestauranteSal y Dulce Artesanos Teresa Degollado y Joan Bagur, el dueto a cargo de Sal y Dulce Artesanos, trabajaron un menú fuera de serie para esta temporada con opciones diversas y a excelentes precios para tu festejo. Desde 4 tipos diferentes de lasaña (boloñesa, poblana, de res al vino y tinto y de bacalao) y 5 opciones de guarniciones, hasta espaldillas, cochinita y bacalao. ¡Sus platillos siempre son garantía! Información: www.artesanosdeldulce.com.mxLa Barraca Valenciana La tortería clásica de todos los tiempos, La Barraca Valenciana, del chef José Miguel García, ofrece los siguientes platillos: crema de queso, estofado de res con lentejas, chuletas de cerdo braseadas y bacalao a la vizcaina. ¿Para el postre? Nada como su pan de queso y su pastelito ferrero. Además, La Barraca Valenciana ofrecerá 100 porciones de comida para personas en situación de calle el 24 de diciembre a las 8:00 pm. ¡Solidaridad que se te multiplicará! Información: @labarracavalenciana Galanga Viaja a Tailandia esta Navidad o fin de año sin salir de casa, con el sabor de la Royal Thai Cuisine. En su menú de temporada tienen dumplings, salmón estilo tailandés, rollos primavera, fideos y curry. Clausurar tu menú Thai con una crepa crujiente de merengue de jazmín será único, diferente e inolvidable. Información: @galangathaihouseBistrot MarionEste spot clásico de CDMX siempre se ha caracterizado por su rica comida, que te hace sentir como en casa. Para la temporada, Maríon Díaz preparó una extensa oferta de platillos y paquetes que incluyen botanas, pastas, ensaladas, platos fuertes, de tradición y postres. ¡Todos son una delicia! Información: www.bistrotm.com      Angelopolitano Paquetes reconfortantes desde 2 hasta 12 personas son los que encontrarás en Angelopolitano. Cuentan con los clásicos navideños como romeritos y bacalao, así como lomos, filetes y pavos. Información: @RestauranteAngelopolitanoLalo¿Imaginas una cena con uno de los mejores chefs de México? Eduardo García lo hace posible con su Navidad con Lalo! Un menú para llevar de dos personas que incluye ensalada waldorf, gratín de papa, salmón ahumado, pavo, roast beef de rib eye, tarta tatín y ponche de frutas. Información: http://eat-lalo.com/Carmela y salSi te gusta la comida contemporánea, el menú de Navidad y fin de año de Gabriela Ruiz tienes que probar. Son 3 opciones para dos personas con platillos fuertes como salmón y lechón, así como ensaladas, entradas y postres fuera de serie. Cada menú consta de 7 tiempos. Información: @carmelaysalSartoria Para celebrar a la italiana, el menú de Sartoria es el ideal. Prosciutto di Parma, dip de berenjena, ensalada panzanella, lasaña de hongos, short rib glaseado a baja temperatura son algunas de las opciones que contiene su menú, elaborado para 2, 4 o 6 personas. Buon Appetito! Información: @sartoriamxEloise y LorettaLos clásicos restaurantes del chef Abel Hernández y la sommelier Laura Santander lanzaron su menú en delivery y take out que incluye algunos de sus clásicos como la sopa de cebolla y crema de hongos con caviar de manzana, ensaladas y pastas, así como costillares y jamones para celebrar en grande. Información: @eloise_restSobremesaLas espectaculares casas-cocina de Sobremesa, Puebla y Havre, estarán habilitadas para la temporada para comidas y cenas con grupos de 12 personas, para que tengas un festín inolvidable y te olvides de todo el proceso que implica cocinar y montar tu cena navideña. Incluye el uso del espacio y vajillas, también personal de servicio y cocina para que no levantes ni un dedo. Información: @sobremesamxChef en casaRodrigo Carrasco Déjate consentir en casa con los sabores de reconocidos chefs mexicanos. Los Sabores de Navidad de Rodrigo Carrasco son una delicia. Dos opciones sustanciosas y cocinadas a la leña: bacalao a la vizcaina y pierna de cerdo adobada. Información: @chefrocarrascoYuliana Ballesteros Merry Crisis and a happy new normal! es el menú de Yuliana Ballesteros. Entradas, sopas y guarniciones, platos principales y algunos antojos para quitarte el frío como el típico vino caliente europeo. Sus porciones son de ½ kilo o un  kilo, así que le podrás calcular perfecto. Información: yuliana.ballesteros@gmail.com Carla Castro A través de C Catering, Carla le ofrece a tu mesa navideña 9 opciones de botanitas, entradas de sopas, consomés, carpaccios y tiraditos, y para los fuertes: pavos, piernas, jamones, filetes y hasta brochetas. ¡Todo empacado y listo para calentar! Información: pedidos@ccatering.mxRecuerda: apoyar a un restaurante es apoyar a muchas familias mexicanas que dependen de esta industria. Haz que tu elección signifique para otros felices fiestas. Y si tú cocinarás en esta temporada, ¡utiliza KiwiPro! Consiente en grande a tus seres queridos en la mesa. ¡Felices fiestas! 
Hasta mi casa se colaba el aroma de unos bollos cociéndose en el horno. Inexorablemente, mi olfato se encendía como radar náutico e identificaba el origen del estímulo tan placentero. El hilo de fragancia, además de pan, susurraba especias –zaatar, para ser precisos– lo suficientemente remojadas en aceite de oliva como para que la receta completa se dibujara en mi cabeza. En menos de cinco minutos ya estaba escalando la pequeña reja verde que dividía la terraza de mis papás de la de los vecinos. Había que llegar a tiempo a la repartición de los talami zaatar mientras estaban humeantes. Desconozco las causas, pero mi calle era el hogar de una pequeña comunidad árabe que me acercó a temprana edad a la gloria de la gastronomía de Medio Oriente. Mis padrinos –además de vecinos– eran libaneses y, como la mitad de mi infancia la pasé imaginando que las escaleras de su casa eran el Monte Everest y su sala, el jardín de mis aventuras paleontológicas, la comida árabe me sabe a infancia. Entender esta cultura es más fácil si se parte de dos de sus pilares: la hospitalidad y la comunidad. Ya saben, no hay hospitalidad sin una letanía gastronómica y, sin embargo, los libaneses nos dicen hold my beer cuando hay que desvivirse por los invitados. “Visitas” para la comunidad es el sinónimo de “vacía tu alacena, compra todo el súper y cocina cuanto puedas”. ¿Quién es capaz de negarse a tal muestra de amor? Yo tampoco.De pequeña pensé que el hábito de súper alimentar a las visitas era propiedad de mis padrinos –a quienes llamaba tíos– y de sus hijos –a quienes llamo hermanos–. Cuando pisé algunos países de Medio Oriente y cuando la añoranza me llevó a restaurantes como Al Andalús o al Adonis, me di cuenta de que esa práctica es regla y que el mezze –variedad de aperitivos de la cocina árabe– define la hora de comer. El mezze es el resumen máximo de la cultura: al centro se estila poner hasta treinta platillos pequeños para la comunidad. Compartir lo que está dispuesto en la mesa es ley. Acá hay un platito con jocoque, el hummus está servido por allá. El kofte (carne picada y especiada) se pasa de mano a mano en una bandeja decorada con lechugas y rábano por si alguien quiere hacerse un taquito. Al extremo de la mesa alguien intenta pescar una bolita de kibbeh (carne molida especiada y frita) con el tenedor, y si no lo logra no importa: al centro gravita un refractario con kibbeh charola. Todos nos servimos tabbouleh (abajo la receta) o fattoush (ensalada verde con trozos de pan) y un par hojas de parra para ponerle verde al plato y para que la casualidad lo embarre con los restos del baba ganush (puré de berenjenas). Uno se podría perder en la bienvenida –de hecho, requiere mucha voluntad no hacerlo– pero, hay que esquivar esta trampa para primerizos. El plato fuerte, que casi siempre tiene que ver con cordero o alguna otra proteína cocinada en especias, aguarda. Habrá arroz o lentejas. Y sí o sí, hay que llegar al postre. Detengámonos un poco en este punto. Son pocas las culturas –como la francesa o la americana– fértiles en la elaboración de buenos postres. La árabe, influida por la cocina francesa y la del mediterráneo, hace maravillas con el dulce. Generalmente sus postres vienen en porciones pequeñas para que el acto de escoger no sea un problema. La reina es la miel, el azahar, la esencia de jazmín y los pistaches, como en una noche que huele a Sherezade. La pasta filo es el ángel que lo custodia todo. Los kanafeh (pastel de semolina con queso), los dedos de novia, los baklava (pastel con pasta de pistaches) completan el sueño. Como era de esperarse, mi hermano del alma heredó la sazón de mi madrina. Cuando lo visito, la tradición de sus ancestros continúa: saca todo su refri para atendernos. Su tabbouleh en especial tiene el poder de agasajar al más incrédulo. Mejor cuando se combina con un hummus recién hecho y lentejas como de relato bíblico. No los dejo con el antojo. Le pude sacar la receta y aquí la comparto. Aunque no les sepa a recuerdo, espero la disfruten con esa intensidad.Tabbouleh de Amir Balut (Kitchen Noob):4 jitomates bola, grandes1 cebolla blanca, grande3 manojos de perejil½ manojo de hierbabuena¾ de taza de trigo quebrado fino (bulgur)8 limones jugosos (yo le pongo dos limones menos, pero a Amir le gusta más cítrico)½ taza de aceite de oliva extra virgen1 ½ cucharadas de sal1 cucharada de pimientaEn una olla mediana pon suficiente agua y remoja el trigo bulgur durante 20 minutos hasta que se ablande. Luego, pica finamente todos los ingredientes. Aquí no hay atajos, todo debe quedar muy pequeño. Mezcla en un bowl lo suficientemente grande. Agrega la pimienta y la sal. Añade el jugo de limón y el aceite de oliva. Revuelve todo y rectifica sazón si requiere. Tapa con plástico y deja refrigerar durante media hora. ¡Disfruta!
La dieta keto tiene muchos beneficios más allá de bajar de peso, pues hay evidencia de que también puede mejorar tu salud respecto a enfermedades como la diabetes, por ejemplo, pero también es un apoyo para tratar enfermedades neurológicas.Aunque aún faltan más estudios concluyentes, investigaciones científicas han demostrado que esta dieta puede tener beneficios para una amplia variedad de condiciones de salud diferentes:Cardiopatías. La dieta cetogénica puede ayudar a mejorar los factores de riesgo como la grasa corporal, los niveles de colesterol HDL (bueno), la presión arterial y el azúcar en la sangre.Enfermedad de Alzheimer. La dieta cetogénica puede ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y ralentizar su progresión.Epilepsia. La investigación ha demostrado que la dieta cetogénica puede causar reducciones significativas en las convulsiones en los niños epilépticos.La dieta cetogénica, o keto, es una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos que generalmente contiene productos de origen animal como carne, pescado y aves, pero ¿qué pasa si la quieres integrar a tu estilo de vida vegetariano? La buena noticia es que es posible adaptarla a una dieta vegetariana.¿Cómo es una dieta keto-vegetariana?Una dieta cetogénica vegetariana consiste en un plan de alimentación que combina aspectos del vegetarianismo y la dieta cetogénica, con el fin de evitar la carne y el pescado, pero conservar el consumo alto en grasas y limitada la ingesta de carbohidratos a 20-50 gramos por día, para así provocar la cetosis, un estado metabólico en el que el cuerpo comienza a quemar grasa como combustible en lugar de glucosa.En una dieta cetogénica tradicional, alrededor de 70% de las calorías diarias totales deben provenir de grasas, cuyas fuentes pueden ser aceites, carne, pescado y productos lácteos enteros, pero la dieta cetogénica vegetariana elimina la carne y el pescado y se basa en grasas saludables, como el aceite de coco, los huevos, los aguacates, las nueces y las semillas.Ideas de comidas keto-vegetarianasUna dieta keto-vegetariana es posible, así que podrás combinarlas sin problema con platillos que incluyan huevo, nueces y semillas, como los que te proponemos a continuación.Coliflor rostizada con huevo y aguacateEste platillo puede funcionar muy bien como desayuno en una dieta keto-vegetariana y tiene una preparación sencilla. La coliflor se rostiza 15 minutos en el horno con un poco de aceite de oliva y para sazonarla, usa una pizca de ajo en polvo, sal y pimienta. Coloca encima unas rebanadas de aguacate, un huevo estrellado hecho con acete en aerosol y así tendrás un platillo con alrededor de 179.5 calorías.Chips de kale El kale es uno de los vegetales de hoja verde más nutritivos que puedes encontrar y una forma de incluirlo en tu dieta es como chips. Simplemente coloca las hojas de kale en una charola para hornear con aceite de oliva, sal y chile en polvo; hornea por 25 minutos o hasta que estén crujientes y no olvides voltearlas de vez en cuando. Para tener un snack delicioso, acompáñalas con un poco de guacamole.Espagueti de calabazaEsta receta es perfecta para la cena libre de carbohidratos, pero llena de grasas saludables, pues se trata de unos fideos de calabaza con una salsa hecha con crema de aguacate. Para hacerla, licúa o procesa 2 aguacates con 1/4 de taza de cilantro, una cucharada de jugo de limón, sazona con sal, pimienta, cebolla en polvo y un diente de ajo. Cocina los fideos y simplemente añade la salsa de aguacate para tener la cena lista.Encuentra algunas otras ideas de comidas para seguir una dieta keto y empezar el año con una alimentación balanceada en nuestro reto keto.
El delicioso ponche navideño siempre cuenta con una porción de caña, que a todos nos gusta mordisquear para sacarle el sabor, pedacitos de manzana, de guayaba, pero también suele traer una fruta que muchos hacemos de lado: el tejocote.Nativo de México y de Guatemala, el tejocote crece en un árbol llamado manzanillo y aquí en México se produce en Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Michoacán y Durango. También es conocido como manzanita o manzana de la inda y aunque puede que no sea tu fruta favorita, si este diciembre te lo encuentras en un ponche, no le hagas el feo, porque tiene muchos beneficios para ti.Beneficios del tejocoteComo fruta, el tejocote cuenta con varios elementos nutritivos y beneficiosos para el cuerpo humano: Contiene vitamina C. Los tejocotes son ricos en vitamina C, la cual está relacionada con la mejora de las defensas y el sistema inmune que previene enfermedades.Contiene calcio. El calcio es un mineral indispensable para nuestro cuerpo, pues está relacionado con varios procesos importantes, como la contracción muscular o el funcionamiento del sistema nervioso, por ejemplo.Contiene vitaminas del complejo B. Entre sus funciones, estas vitaminas ayudan a formar los glóbulos rojos y ayudan a prevenir enfermedades.Contiene hierro. Entre las funciones del hierro se encuentra una principal: llevar el oxígeno a todo el cuerpo y formar glóbulos rojos.Pero el tejocote no sólo es muy nutritivo, también tiene otros usos medicinales e incluso cosméticos, farmacéuticos y textiles debido a su alto contenido en pectina.Los otros usos del tejocote incluyen alimentos para el ganado (para los cuales se utilizan las hojas y frutos) y usos medicinales tradicionales; por ejemplo, la infusión de raíz del tejocote se usa como diurético y como remedio para la diarrea, y las preparaciones a base de la fruta son un remedio para la tos.Aunque es pequeña, esta fruta mexicana típica de la temporada decembrina contiene grandes beneficios, usos y propiedades que seguro no imaginabas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD