¿Cómo elegir el nutriólogo adecuado?
Nutrición

¿Cómo elegir el nutriólogo adecuado?

Por Kiwilimón - Junio 2014
La decisión de visitar al nutriólogo es muy importante, ya que muchas mujeres lo consideran un gasto innecesario, pues ellas solas lo pueden hacer una dieta por su cuenta y buscando alguna en Internet o tomando los consejos de algún libro, lo que vieron en la televisión, o por alguna recomendación de amigos o familiares. Es muy común que las dietas recomendadas o porque se escucharon en alguna parte no siempre sean buenas, ya que realmente desconocemos de dónde vienen o qué tipo de doctor las recomendó. Además, debemos entender que cada persona es muy diferente, y las dietas aplican de acuerdo a muchas variantes que cada persona tenga. Ahora, todo esto se puede complicar si eres de las personas que inventan las dietas, no las buscan, lo cual es más grave, puesto que aunque estemos muy enteradas de cómo funcionan las dietas, las calorías, los grupos alimenticios, y otros aspectos alrededor del tema, no somos profesionales. Por ello existen los nutriólogos o profesionales de la nutrición. Visitar al nutriólogo es lo mejor que se puede hacer si es que lo que buscas es bajar unos kilos que tienes demás, pues es el nutriólogo quien te revisará, analizará y te estará checando constantemente para que bajes de peso y tengas una muy buena salud y alimentación. Para elegir al nutriólogo adecuado debes tener mucho cuidado, ya que existen algunos que con tal de hacer que bajes de peso te pueden recomendar medicamentos que sean dañinos para el cuerpo, o llevarte a extremos de hambre o de carencia de nutrientes. Debes fijarte que el nutriólogo se enfoque en primera inctancia en tu salud y bienestar, y se enfoque en ayudarte a bajar de peso sin descuidar el buen funcionamiento de tu cuerpo. Es importante que sepas que las mejores dietas siempre son las que no descuidan algún grupo alimenticio, sino que los incluyen para darte una dieta balanceada. Si el nutriólogo te manda algunas medicinas para bajar de peso, inmediatamente averigua de qué se tratan, porque las que te ayudan a quitar el hambre son muy dañinas, pero todo depende de lo que contengan así que mejor infórmate bien antes de tomar cualquier cosa. Analiza de dónde salió el nutriólogo, si te lo recomendó alguien de confianza, y dónde estudió su carrera. Es muy importante que tengas una buena comunicación con el doctor y que le hagas todas tus preguntas sobre los alimentos o sobre cualquier duda que tengas. Esas dietas extremas que te ayudan a bajar rápidamente no son buenas ya que provocan un desajuste impresionante y obviamente al poco tiempo recuperas el peso, así que tampoco confíes en los nutriólogos que te ofrecen hacerte bajar en muy poco tiempo. Por desgracia hay doctores poco confiables que sólo querrán lograr objetivos bajo cualquier riesgo, pero tú eres la única encargada de ver por tu salud y de no permitir dietas que dañen a tu cuerpo, porque bajar de peso no debe ser traumático para tu metabolismo sino un cambio alimenticio que le ayude a funcionar mejor. Recetas bajas en grasa A continuación te recomendamos algunas recetas de cocina bajas en grasa, mismas que te pueden ayudar a tu objetivo para bajar esos kilos demás. Toma nota.
Omelete de Claras con EspinacasRollitos de VerdurasPalitos de ensalada caprese

Tacos ligeros de verduras

Sushi California

Sopa Fría de Melón

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
3 maneras de hacer exfoliantes caseros y sencillos
Exfoliar la piel no es algo que tengamos que hacer diario, pero de vez en cuando, el órgano que recubre nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de esto y qué mejor si podemos hacerlo con ingredientes naturales y de forma casera.La exfoliación puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras, por ejemplo, puede darle a la piel un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas y también puede estimular la producción de colágeno, para que la piel se mantenga firme y radiante.Otro beneficio de la exfoliación casera es que puede mejorar la eficacia de cualquier crema que uses posterior a hacerlo, así que si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, esta penetrará profundamente en lugar de asentarse en la superficie.Por último, estas opciones para hacer exfoliantes caseros y sencillos te permitirán tener un momento de relajación, para poder masajear tu piel, cualquier día que estés cansada o estresada. La forma más fácil aplicar un exfoliante corporal es durante el baño y sólo implica masajear suavemente el exfoliante sobre la piel con movimientos circulares y enjuagar bien con agua tibia.Exfoliante casero con azúcar morena o mascabadoEl azúcar moreno o mascabado es un ingrediente económico y accesible que es más suave para la piel que la sal marina o la sal de Epsom, lo cual lo hace un ingrediente ideal para pieles sensibles. Asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte, para que tu piel no se sienta pegajosa.1/2 taza de azúcar morena o mascabado1/2 taza de aceite de coco (también puedes usar aceite de oliva o de almendra)Mezcla bien el azúcar moreno con el aceite en un tazón. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta; también puedes añadir una o dos gotas de un aceite esencial en la mezcla. Cuando estés satisfecha con la consistencia y fragancia del exfoliante, pásalo a un recipiente con tapa, para conservarlo más tiempo.Exfoliante casero de té verdeRico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde tiene varios beneficios para la piel, además de que se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.2 bolsas de té verde1/2 taza de agua caliente1 taza de azúcar moreno o mascabado1/4 taza de aceite de coco derretidoColoca las bolsitas de té en el agua caliente y deja reposar hasta que se enfríe. Mientras el té se enfría, coloca el azúcar moreno en un tazón y mezcla con el aceite de coco derretido. Agrega el té frío a la mezcla (es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva).Si la mezcla se desmorona demasiado, añade más aceite de coco; si está demasiado líquida, agrega más azúcar morena. Cuando hayas alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un frasco.Exfoliante casero de caféEl café es uno de los ingredientes más comunes entre los exfoliantes corporales caseros, pues los gránulos son suaves para la piel, pero siguen siendo eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. 1/2 taza de posos de café2 cucharadas de agua caliente1 cucharada de aceite de coco, tibioMezcla los posos de café con el agua caliente y luego agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia correcta y finalmente, pasa la mezcla en un recipiente.Es importante mencionar que estos exfoliantes caseros sólo deben usarse en el cuerpo, no en la cara, pues esta es más sensible que la piel del resto del cuerpo. Además, evita exfoliar la piel si está quemada por el sol, agrietada o rota, enrojecida, hinchada, o recuperándose de una exfoliación química.Si decides agregar algún aceite esencial a tu exfoliante corporal casero, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no te hará reacción en la piel y si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.
¿Por qué en kiwilimón celebramos con tostadas mexicanas?
Todo cabe en una tostada. O nada. Apenas un trozo sin nada basta para amainar la picazón ansiosa del hambre. La tostada solita ya es sinuosidad que le dice a los ojos ¡ven! A la boca habla del maíz y de la grasita inequívoca de su fritura. Pero quizás lo mejor sea su sonido al romperse, al morderse. Ese ¡crack!, que no se parece al crujir de una baguette, ni al de una galleta de mantequilla, suena a un México de mesas de aluminio y gente vitoreando, a guisos cremosos, a una palapa húmeda en la playa.Sobre el origen, la editora gastronómica de Larousse, Verónica Rico Mar, afirma que quizás hayan surgido –como casi todo lo que vale la pena en la cocina– a partir de una errata: “a alguien se le quedó la tortilla más tiempo en el comal y eso hizo que se secara y se hiciera crujiente”. Otra pudo ser que, para darles una segunda vida a los sobrantes de tortilla del día anterior, se pasaran por aceite caliente. También están las tostadas horneadas, o las raspadas –originarias de Colima y Jalisco–, que son tortillas que, antes de estar bien cocidas, les quitan la capa finita que se les hace encima. Posteriormente las vuelven a pasar por el metate y las fríen.El mexicano ama las tostadas. Eso sí, nos gustan poco menos que los tacos, porque las tortillas fritas se rompen, por que si no te las comes a tiempo, se aguadan, porque tacos before vatos. Pero nadie puede negar que untadas con una simple crema de rancho son festín. La editora gastronómica acota además que, a diferencia de los tacos, sobre las tostadas pueden ir elementos calientes, tibios o frescos como el salpicón, el ceviche o la ensalada de atún. “Puede haber tacos de picadillo y puede haber tostadas de picadillo, pero lo que jamás va a haber va a ser un taco de pata”.A diferencia del rey del antojito, en la tostada el guiso va picado, desmenuzado, en tiritas, desfragmentado. Como en el sope, puede llevar una base de frijoles refritos en manteca, una mayonesa o una base cremosa que mantenga el guiso picado adherido al centro. Porque, ¿ya dijimos que la tostada también es utensilio de cocina? Esta tortilla crujiente y cóncava se convierte en un plato biológico al que no hay que lavar sino devorar, o como dice Verónica Rico, “es tu cubierto porque la rompes en pedacitos y vas comiendo con ella”. En su anatomía también está la altura. La preparación debe estar dispuesta en cumbre, en Popocatépetl junto a su Iztaccíhuatl. Vestirán el paisaje la zanahoria finamente cortada en brunoise, la cebolla en trocitos, el cilantro, los granos de elote. La bandera sobre la cima es una flor de aguacate, una lechuga cortada en julianas, nieve de queso, deshielo de crema, ríos de salsa verde, roja o pico de gallo.En la tostada la democracia del guiso es bienvenido. Todo va y todo viene. Sólo basta cegar las preparaciones cremosas y aderezadas de las caldosas porque podría humedecerlas. Y aquí otra de sus extravagancias: atajarla correctamente requiere concentración, equilibrio, algo de suerte. A la primera mordida desenfadada, el montículo de *ponga su guiso favorito, aquí*, crema, lechuga y queso, corre el riesgo de colapsar como deshielo en el Polo Norte. Si eso pasara, todo estará perdido, o encontrado, pero en el bolsillo de la camisa, el pétalo del mantel floreado, el piso. ¡Y eso está de la tostada!, como se dice coloquialmente.Si se te antojó armar una tostadiza económica y divertida para dar el grito, estás leyendo el texto correcto. De las 119 recetas que contamos en kiwilimón seleccioné mis seis favoritas. Las puedes acompañar con aguas frescas cremosas, cantaritos locos, con bombas de michelada o bien, con los vinos que te propongo. Celebremos juntos la tradición de este platito de maíz comestible en el que cabe todo México.  Tostada de tinga de pollo con chipotleLa petit syrah de la bodega Henri Lurton acompaña armoniosamente el toque de chipotle de esta receta infaltable. Tostada de picadillo de tres carnesCombina este clásico carnívoro con la mezcla mexicana de cabernet sauvignon, petite syrah y merlot de Ala Rota.Tostada de rajas cremosas con champiñonesPara el toque ligeramente ahumado de las rajas con crema te recomendamos la acidez balanceada de Quinta Monasterio Tempranillo.Tostada de pata Que no falte la tostada fresca y vinagrosa, favorita de Verónica Rica, con un rosé de la bodega Norte 32.Tostada de mole con pollo El clásico de clásicos se marida bien con la mezcla de cabernet sauvignon y syrah de la bodega de Parras, Coahuila, Hacienda Florida.Tostada de cochinita pibilDale un complemento perfumado y floral a tu tostada yucateca con Balero Rosado.
Cómo limpiar tu lavadora usando ingredientes caseros
Aunque parezca difícil de creer, debes limpiar tu lavadora cada cierto tiempo, pues aunque esté en constante contacto con detergente y otros productos de limpieza, te podría sorprender lo sucia que puede estar. En Kiwilimón te decimos cómo limpiar tu lavadora fácil y rápidamente, usando ingredientes que seguramente ya tienes en casa. ¿Por qué es importante limpiar tu lavadora?Según los expertos en limpieza, las lavadoras necesitan una limpieza profunda de vez en cuando, ya que acumulan residuos de detergente, productos de limpieza, grasa y mugre, por lo tanto, es importante remover todo esto, ya que es necesario para que tu lavadora funcione correctamente. Por otro lado, mantener tu lavadora en óptimas condiciones será importante para alargar la vida útil de este electrodoméstico, pues es uno de los más caros. También puedes leer: 7 formas de blanquear tu ropa con ingredientes naturales¿Cada cuándo debes limpiar tu lavadora?La buena noticia es que limpiar tu lavadora es muy fácil, pues no necesitas productos especiales o gastar mucho dinero, ¡en Kiwilimón te decimos cómo! Lo primero es determinar qué tan seguido debes limpiarla, esto dependerá de que tan frecuente la uses y qué tipo de productos utilizas. Si usas detergente, cloro y suavizante convencional, los cuales contienen diferentes químicos, deberás limpiar tu lavadora cada tres meses. Por el contrario, si usas productos amigables con el medio ambiente, los cuales no contienen químicos, solo deberás limpiarla una vez al año. Cómo limpiar tu lavadora con ingredientes caseros¡Tenemos excelentes noticias para ti! Si nunca has limpiado tu lavadora, no te preocupes, aquí te decimos cuáles son los ingredientes que debes usar y el proceso paso a paso, no podrás creer lo fácil que es. Los expertos en limpieza recomiendan utilizar dos ingredientes caseros para dejar tu lavadora rechinando de limpia: vinagre y bicarbonato de sodio. Recuerda que es dos ingredientes naturales tiene muchísimos usos en la cocina, pero también a la hora de limpiar toda tu casa. También puedes leer: Cómo hacer que tu ropa salga bien exprimida de la lavadoraLimpiar tu lavadora con vinagre y carbonatoOlvídate de los malos olores y los residuos en tu lavadora en un dos por tres. Ingredientes Vinagre blancoBicarbonato de sodioTrapo limpio y secoAtomizadorCepillo de dientes nuevoInstrucciones Vierte el vinagre blanco en el atomizador y cierra.Rocía el interior de la lavadora con el atomizador y limpia con el trapo. Esto removerá pelusas, residuos, grasa y cualquier otra sustancia.Aplica un poco de la mezcla en la tapa de la lavadora y limpiar muy bien, seguramente encontrarás cabellos, pelusas y todo tipo de suciedad.Vierte alrededor de 2 tazas de vinagre blanco en el dispensador de detergente y enciende la lavadora en el ciclo más largo y selecciona la opción de agua caliente.Añade media taza de bicarbonato de sodio dentro de la lavadora y vuelve a seleccionar el ciclo más largo y el agua caliente.Una vez que termine el ciclo de lavado, limpia las paredes y la puerta de la lavadora con un trapo limpio.Deja la puerta de la lavadora abierta hasta que esté seca por completo.También puedes leer: Cómo elegir la temperatura de la lavadoraMás consejos para mantener tu lavadora limpiaAdemás de usar vinagre blanco y carbonato para mantener tu lavadora limpia y libre de malos olores, también puedes seguir estas recomendaciones. Saca la ropa de la lavadora tan pronto como termine el ciclo de lavado, de esta manera no se quedará con un olor a humedad.Limpia y enjuaga los dispensadores de detergente, cloro y suavizante cada tres usos.Limpia el interior y el exterior de la lavadora con un trapo limpio y húmedo al menos una vez a la semana.Cuando termines de usar la lavadora, recuerda mantener la puerta abierta para que se seque por completo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD