¿El pan Engorda?
Nutrición

¿El pan Engorda?

Por Kiwilimón - Julio 2012
Usualmente hemos escuchdo la frase típica de: El pan engorda. Y ésta es la que esuchamos en quienes se ponen a dieta. La realidad de las cosas es que el pan no engorda, todos estos alimentos proporcionan hidratos de carbono, los uales son nutrientes que el organismo requiere en mayor cantidad y que deben suponer entre el 50% y el 55% del total de calorías de la dieta. Existe la creencia errónea de que los hidratos de carbono engordan. Su valor calórico es de 4 Kilocalorías por gramo, como el de las proteínas, mientras que el de las grasas es de 9 Kilocalorías por gramo. A igualdad de peso las grasas aportan más calorías, es decir, los alimentos ricos en grasas son más calóricos que los alimentos ricos en hidratos de carbono. Nos engañemos, en muchos casos lo que aumenta las calorías del pan es el acompañamiento (mantequilla, embutidos, quesos, etc.), la mayoría alimentos ricos en grasas. Recetas de cocina Te dejamos algunas recetas de cocina de panqués, mismas que son deliciosas y que además te ayudan a mantener una alimentación nutritiva. (recomendamos que hagas click en el título de la receta para ver más detalles de la misma) Panqué de Calabacitas Si nunca has comido un panque de calabacitas seguro te suena rara la idea, pero... este panque es delicioso y dulce! De hecho, no sabe a calabacitas para nada, y tiene un sabor delicioso. Panqué de Almendra Una deliciosa receta de panque de almendras que se puede servir a la hora del te o en un desayuno. Panqué de Frambuesas Rico panque de frambuesas con un toque de canela. Se sirve con una crema batida de vainilla. Disfrútalo con la persona que mas quieres. Panqué de Platano Light Una muy rica receta de panque de platano baja en grasas y alto en fibra. Panqué de Zanahoria con Miel de Abeja Delicioso panque de zanahoria, es muy saludable y con pocas calorías. Panqué de Limon con Semilla de Amapola Este panque es de limón y lleva semillas de amapola. Sabe delicioso acompañado de frutos del bosque como zarzamoras y frambuesas y un toque de crema batida.
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿A tu quincena le sobran muchos días? ¡No te preocupes! Con estas recetas podrás consentir a tu familia sin tener que invertir mucho dinero. Échale un vistazo a estos postres que puedes hacer con bajo presupuesto. Galletas de jengibre con especiasEstas galletas están hechas básicamente con harina, huevo, mantequilla y azúcar, ingredientes muy económicos que seguramente ya tienes en tu cocina. Para darles el sabor característico solo necesitas unos gramos de unas cuantas especias, así que tampoco tienes que invertir mucho en eso tampoco. Turrón de chocolateEl postre perfecto para regalar es este delicioso turrón de chocolate. Puedes hacer las combinaciones que quieras con diferentes tipos de chocolates y sustituir el pistache, la nuez y la almendra por cacahuates o semillas de girasol para preparar una versión más económica. PolvoronesSolo necesitas cinco ingredientes para hacer estos exquisitos polvorones. Y para decorarlos puedes usar la misma azúcar. Solo revuélcalos y espolvoréalos cuando aún estén calientes para que se fije mejor el azúcar. Helado fácil de cocoTu bolsillo y tu paladar amarán esta receta. Combina leche condensada, crema para batir y leche de coco para preparar un delicioso helado de coco. Ojo: NO necesitas máquina para preparar helados. Con tu refrigerador y plástico antiadherente es más que suficiente. Pastel de zanahoria sin hornoPara esos días en los que no quieres ni prender el horno para no gastar gas esta receta es perfecta. Sin necesidad de hornear nada puedes preparar un pastel con el sabor característico de la zanahoria y la nuez moscada. Decóralo haciendo un betún con queso crema, jugo de limón y azúcar glas. Ahora sí: la falta de presupuesto nunca volverá a ser una razón para quedarte sin postre. Conoce más recetas para preparar postres económicos AQUÍ
Si llegó la hora de ser una persona independiente, pero nadie te dijo que la cocina no se equipa sola y no sabes qué sí debes comprar y qué no, te dejamos una lista de los utensilios que toda persona que vive sola debe tener para evitar ir corriendo a comprar cualquier cosa que después no utilizarás. Si vives solo no importa si eres o no bueno en la cocina, solo necesitas unos cuantos artículos y un buen recetario para que todo vaya bien. Por el momento, contar con utensilios básicos sin llenarte de trastes innecesarios es lo ideal para iniciar como soltero en la cocina. Solo un tip básico: al adquirir tus utensilios de cocina procura que sean de buena calidad, ya que su vida útil será más larga.Sartenes. El tamaño depende de los invitados que tendrás usualmente o de qué tanta comida te prepares. Para iniciar es conveniente contar con uno pequeño y otro mediano. Recuerda invertir en sartenes antiadherentes de buena calidad.Cubiertos. Si eres una persona que vive sola y que usualmente no come en casa, pensarás "¿para qué necesito esto?" Te aseguramos que te sacarán de cualquier apuro. Con los básicos es necesario: cuchara, cucharita, tenedor y cuchillo. No llenes tu cajón de cubiertos que nunca usarás. Si tienes planeado recibir invitados frecuentemente, adquiere un set de cubiertos para 6 u 8 personas.Juego de cuchillos. Cocines o no en grandes cantidades, necesitarás un juego de al menos 4 tipos de cuchillos para cortar diferentes cosas. Los usarás en el día a día para picar desde un pepino, hasta rebanar pan o cortar carne. Licuadora. Si vives solo, lo más seguro es que prepares pocas cantidades de comida, por lo que una licuadora te servirá para un desayuno completo con licuado o smoothie, para una comida y hasta para una cena de emergencia. LOS BENEFICIOS DE TENER UNA LICUADORA KIWILIMÓNRallador. Cuando vives solo, tener un rallador parce algo muy simple y que pasa desapercibido, hasta el momento en que lo necesitas. El rallador es un utensilio básico para muchas comidas. Este utensilio de cocina es esencial si te gusta preparar platillos con queso gratinado, o algunas ensaladasCucharones. En tu cocina necesitas dos cucharones: uno de madera y otro de metal. El de madera es un básico para no rayar los sartenes y ollas antiadherentes. Los cucharones de acero inoxidable son ideales para mezclar los platillos horneados o a la parrilla.Ollas y cacerolas. Para preparar pastas, guisados o cualquier tipo de carne o verduras al vapor, necesitarás una olla. En este caso sucede lo mismo que con los sartenes: el tamaño de las ollas y cacerolas dependerá de la cantidad de comida que suelas preparar. Tabla para picar. Se utiliza diariamente en la cocina para partir y picar alimentos de todo tipo. Usa una tabla mediana de plástico y recuerda lavarla muy bien para evitar que queden residuos de comida en la superficie.Vasos y platos. Elige los más prácticos para tu estilo de vida. En un principio no vale la pena tener vasos para el agua y el vino. Por el contrario, con los platos se recomienda tener de varios tamaños según la comida que pienses consumir (sopas, pastas, ensaladas) y las personas que puedas recibir en tu casa.¿Crees que haya otro utensilio de cocina que sea imprescindible? Déjanos tus comentarios.
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD