Los jugos y sus bondades
Nutrición

Los jugos y sus bondades

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Los jugos naturales son la mejor opción para refrescar, nutrir y darle vitalidad a nuestro organismo. Y lo mejor de todo es que nosotros podemos prepararlos y a un costo bajo. Veamos un poco de los beneficios de los jugos en nuestra salud: - Los jugos naturales son saludables y son la mejor alternativa a las bebidas industrializadas que contienen grandes cantidades de azúcar. - Es importante tener en cuenta que a pesar de que los jugos naturales son benéficos, la bebida más importante en nuestra alimentación es el agua, la cual debemos beber diario. - La fruta es una gran fuente de vitaminas y beber jugos es una forma sencilla de tomar dos piezas de fruta al día. - Recordemos que se debe beber el tipo de fruta adecuada. Por ejemplo, un jugos grande puede incluir de seis a diez piezas de fruta, así que se puede considerar como un sustituto de una comida. Sin embargo, probablemente no llene como una comida. - Se recomienda en ocasiones beber jugos vegetales pequeños o una mezcla de verduras y fruta. La elección ideal sería zanahoria, manzana y jengibre, elaborado con una sola pieza de fruta. Las zanahorias son dulces, pero tienen menos calorías y más o menos la mitad de carbohidratos que la fruta. El apio también sacia bastante. - Para obtener todos los beneficios de la fibre en un jugo, se recomienda poner las verduras y la fruta en una licuadora y no usar el exprimidor. - Para los niños se debe considerar que el beber grandes cantidades de jugo natural tiene efectos en su estómago. Finalmente, hay que tener bien en claro que si bien el consumo de jugos de frutas y verduras naturales es muy beneficioso para nuestro organismo, no son el aval de una salud perfecta. Otros factores son importantes como complemento, por ejemplo, no fumar, no beber, realizar deporte con moderación y una dieta balanceada. Bebidas Kiwilimon.com
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
3 maneras de hacer exfoliantes caseros y sencillos
Exfoliar la piel no es algo que tengamos que hacer diario, pero de vez en cuando, el órgano que recubre nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de esto y qué mejor si podemos hacerlo con ingredientes naturales y de forma casera.La exfoliación puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras, por ejemplo, puede darle a la piel un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas y también puede estimular la producción de colágeno, para que la piel se mantenga firme y radiante.Otro beneficio de la exfoliación casera es que puede mejorar la eficacia de cualquier crema que uses posterior a hacerlo, así que si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, esta penetrará profundamente en lugar de asentarse en la superficie.Por último, estas opciones para hacer exfoliantes caseros y sencillos te permitirán tener un momento de relajación, para poder masajear tu piel, cualquier día que estés cansada o estresada. La forma más fácil aplicar un exfoliante corporal es durante el baño y sólo implica masajear suavemente el exfoliante sobre la piel con movimientos circulares y enjuagar bien con agua tibia.Exfoliante casero con azúcar morena o mascabadoEl azúcar moreno o mascabado es un ingrediente económico y accesible que es más suave para la piel que la sal marina o la sal de Epsom, lo cual lo hace un ingrediente ideal para pieles sensibles. Asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte, para que tu piel no se sienta pegajosa.1/2 taza de azúcar morena o mascabado1/2 taza de aceite de coco (también puedes usar aceite de oliva o de almendra)Mezcla bien el azúcar moreno con el aceite en un tazón. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta; también puedes añadir una o dos gotas de un aceite esencial en la mezcla. Cuando estés satisfecha con la consistencia y fragancia del exfoliante, pásalo a un recipiente con tapa, para conservarlo más tiempo.Exfoliante casero de té verdeRico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde tiene varios beneficios para la piel, además de que se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.2 bolsas de té verde1/2 taza de agua caliente1 taza de azúcar moreno o mascabado1/4 taza de aceite de coco derretidoColoca las bolsitas de té en el agua caliente y deja reposar hasta que se enfríe. Mientras el té se enfría, coloca el azúcar moreno en un tazón y mezcla con el aceite de coco derretido. Agrega el té frío a la mezcla (es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva).Si la mezcla se desmorona demasiado, añade más aceite de coco; si está demasiado líquida, agrega más azúcar morena. Cuando hayas alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un frasco.Exfoliante casero de caféEl café es uno de los ingredientes más comunes entre los exfoliantes corporales caseros, pues los gránulos son suaves para la piel, pero siguen siendo eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. 1/2 taza de posos de café2 cucharadas de agua caliente1 cucharada de aceite de coco, tibioMezcla los posos de café con el agua caliente y luego agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia correcta y finalmente, pasa la mezcla en un recipiente.Es importante mencionar que estos exfoliantes caseros sólo deben usarse en el cuerpo, no en la cara, pues esta es más sensible que la piel del resto del cuerpo. Además, evita exfoliar la piel si está quemada por el sol, agrietada o rota, enrojecida, hinchada, o recuperándose de una exfoliación química.Si decides agregar algún aceite esencial a tu exfoliante corporal casero, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no te hará reacción en la piel y si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.
Nutrición y deporte
En Kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso creamos la sección Te Cuida, en donde puedes encontrar recetas nutritivas y mucha información y consejos sobre los mejores alimentos para mantenerte saludable. En esta ocasión, te platicaremos más sobre la importancia de la nutrición cuando realizas algún deporte, pues los alimentos que consumes serán el combustible que te permita dar lo mejor de ti y mantenerte con energía durante todo el día. Antes, durante y después de realizar alguna actividad física, recuerda que debes consumir alimentos que te preparen y te den suficiente energía, que te ayuden a mantenerte activo y a evitar la fatiga, así como alimentos que te ayuden a recuperarte y a almacenar la energía necesaria para tu siguiente sesión de ejercicio. Además de la alimentación, recuerda que la hidratación también será clave. ¿Qué comer antes, durante y después del ejercicio?De acuerdo con nuestras expertas en nutrición, es recomendable consumir ciertos tipos de alimentos, pero esto dependerá de la etapa en la que te encuentres, aquí te decimos cuáles son. Antes del ejercicio: Los carbohidratos de fácil digestión son la mejor opción, pues te darán mucha energía. Incorpora avena, pan, tortitas de arroz, crema de cacahuate, crema de almendra o bayas a tu alimentación. Durante del ejercicio: Consume un snack saludable, tal como arándanos, gomitas y geles de frutas. Después del ejercicio: Se recomienda ingerir proteínas como leche y huevo. Reservas: Para tener un buen nivel de energía después de la actividad física, te recomendamos comer carbohidratos complejos como avena, quinoa, tortillas de maíz, frijoles, lentejas y proteína.Errores comunes antes y durante el ejercicioAntes de realizar cualquier actividad física, lo más recomendable es asegurarte de cumplir con estos consejos: Evitar el consumo de alimentos difíciles de digerir o que provoquen inflamación. Nunca copies un plan de alimentación grupal, debes tener uno personalizado. Toma suficiente agua. Recuerda que el descanso es importante, se recomienda por lo menos 1 día. Únete al #RetoNutriciónYDeporteEl próximo lunes 30 de agosto, la chef Colibrí Jiménez preparará una fácil, rápida y nutritiva receta para todos nuestros seguidores: jitomate bola con huevo y espinacas. Esta receta es una gran opción para consumir después de hacer ejercicio, pues te dará toda la energía que necesitas y además es muy saludable. No te pierdas esta clase en vivo, se llevará a cabo el lunes 30 de agosto a través del Instagram oficial de Kiwilimón.Por otro lado, si estás pensando en iniciar una rutina de ejercicio, no te puedes perder el conversatorio entre Shadia Asencio, Directora Editorial de Kiwilimón, y la nutrióloga Mayte Martín del Campo, quien cuenta con más de 23 de años de experiencia. Esta charla se llevará a cabo el lunes 6 de septiembre a las 18 horas a través de Instagram. ¡Únete al #RetoNutriciónYDeporte! ¡No te pierdas las transmisiones de #KiwiTeCuida todos los lunes a las 18 horas a través de Instagram!
¿Cuál es la diferencia entre la cocina mexicana y la cocina Tex-Mex?
Ah, la cocina mexicana. Preparaciones ancestrales, recetas memorables y un sinfín de platillos tradicionales son motivo de orgullo para todos los mexicanos. De ahí que cuando algún extranjero comete la osadía de equiparar al chilli con carne, a las chimichangas, a los nachos con queso y demás creaciones Tex-Mex con nuestra amada cocina mexicana nos sintamos gravemente ultrajados. Sin embargo, esa comparación es sumamente común, ya que la cocina Tex-Mex tiene su origen precisamente en la cocina mexicana. El término Tex-Mex no sólo se limita a un estilo de cocina muy peculiar, sino que es también una fusión geográfica y cultural profundamente significativa. Te podría interesar: La increíble historia de la comida Tex-Mex El término Tex-Mex ha estado en uso desde 1875 y proviene de la abreviatura del Texan Mexican Railway, un ferrocarril que fomentó la migración de miles de personas, ya que conectaba a México con Estados Unidos. No obstante, el término se comenzó a utilizar a discreción para describir el peculiar estilo de la cocina de la región fronteriza gracias a un artículo publicado en The New York Times Magazine en 1963, popularizándose sólo tras la publicación del libro Las cocinas de México de la autora y gastrónoma inglesa Diana Kennedy en 1972. Kennedy, conocedora de la cocina mexicana y ganadora de la Orden Mexicana del Águila Azteca, usó el término para hacer una distinción importante entre la auténtica cocina mexicana y su versión americanizada, sumamente popular en Texas. Cabe mencionar que los propietarios de restaurantes mexicanos se ofendieron por dicha distinción, pero con el tiempo abrazaron el término Tex-Mex. “El Tex-Mex fue rechazado en gran medida por la élite culinaria en la década de 1970 al ser señalado como cocina mexicana poco auténtica. Pero ese es el punto. Lo único auténtico del Tex-Mex es que no es auténtico: evoluciona y se adapta”, señala el chef Josef Centeno en el libro Ama: A Modern Tex-Mex Kitchen. De ahí que sea importante encontrar las similitudes y diferencias entre la cocina mexicana y la cocina Tex-Mex para poder entenderlas como dos estilos de cocina independientes con un patrimonio común. Guía rápida para diferenciar la comida Tex-Mex de la comida mexicanaLas diferencias entre la comida Tex-Mex y la comida mexicana se pueden resumir en el uso de algunos ingredientes—tortillas de harina, queso amarillo y comino principalmente—que son sumamente populares en los Estados Unidos, pero que son virtualmente inexistentes en la comida tradicional mexicana. Si bien, las tortillas de harina son bastante populares en la región norte del país, las tortillas de maíz son mucho más comunes en la comida mexicana. La suavidad de la tortilla es otro indicador importante, pues los emblemáticos hard shell tacos y los puffy tacos ostentan una característica tortilla crujiente, mientras que los tacos—a excepción de los tacos dorados y las flautas—se hacen con tortillas suaves en todo México. En lo que respecta al queso, en la comida Tex-Mex no puede faltar el queso amarillo ingrediente fundamental para el popular queso o para acompañar tacos, nachos y demás platillos, mientras que la comida mexicana prefiere el uso de quesos blancos y frescos—queso panela, queso Oaxaca, queso de rancho, requesón, por mencionar sólo algunos. El comino es otro ingrediente característico de la comida Tex-Mex, pues su intenso sabor terroso se hace evidente en muchos de sus platillos, a diferencia de la cocina mexicana que privilegia el uso de diferentes chiles, cocciones largas e incluso hierbas frescas como cilantro para realzar los sabores. A pesar de que la comida Tex-Mex ha cargado con el estigma de ser cocina mexicana poco auténtica, no podemos negar que es un tipo de cocina que ha traspasado fronteras y a conquistado a muchos por su sabor, así que celebremos el patrimonio común de esta cocina reconociendo las similitudes y abrazando las diferencias con la cocina tradicional mexicana.Anímate a probar esta vertiente de la comida mexicana en Estados Unidos con estas deliciosas recetas:Nachos con chiliLasaña Tex MexChimichanga de Arrachera
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD