Piensa dos veces antes de tomar demasiados licuado de proteína
Nutrición

Piensa dos veces antes de tomar demasiados licuado de proteína

Por Kiwilimón - Marzo 2019
Los licuados de proteínas son bebidas hechas principalmente con proteína en polvo y agua, aunque a menudo también se les agregan otros ingredientes. Actualmente, la popularidad de estos licuados o malteadas como suplementos alimenticios ha ido aumentando, ya que pueden ser grandes aliados para obtener metas específicas en cuanto a peso y desarrollo muscular.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. El consumo frecuente (o en ciertos casos) de estas bebidas, porque puede resultar contraproducente para algunos órganos de tu cuerpo. Antes de que te tomes tu cuarto licuado de proteína en la semana, te recomendamos seguir leyendo.

Beneficios de beber malteadas de proteína

El uso de estas proteínas está relacionado con la disminución de peso y el aumento de masa muscular y, aunque pudiera parecer que  su efectividad es la misma para hombres y mujeres, esta es más alta en personas jóvenes y no tan eficaz en personas mayores o cuando tu cuerpo tiene problemas hepáticos o renales. 

Los licuados también pueden ser consumidos por personas que no alcancen la ingesta diaria recomendada de proteínas, como pueden ser personas veganas o vegetarianas. Sin embargo, también existen desventajas de consumir licuados de proteína, que pueden afectar gravemente la salud.

Desventajas de consumir malteadas de proteína

Este tipo de productos pueden contener metales pesados como plomo, arsénico, cadmio y mercurio; bisfenol-A (que se usa para fabricar plásticos), pesticidas u otros contaminantes relacionados con el cáncer y otras enfermedades.

Por otro lado, las malteadas basadas en lácteos pueden causar malestar gastrointestinal en personas con alergias o intolerancia a la lactosa, además de contar con un alto contenido en azúcar y calorías.

Tras popularizarse el supuesto beneficio que ofrecen estas malteadas a atletas que buscan una recuperación muscular más rápida tras hacer ejercicio, una investigación mostró que las malteadas de proteína no ofrecen una mejor recuperación ni una reducción importante de daño muscular.

Algunas otras cosas que pasan cuando tomas licuados de proteína son: 
  • Mal aliento
  • Estreñimiento
  • Deshidratación
  • Daño a los riñones
  • Pérdida de calcio
¿Es recomendable beber malteadas de proteína?

Los licuados de proteínas libres de químicos pueden beneficiar a algunas personas, pero deben consumirse según las necesidades de cada una, por lo que se recomienda estar bajo supervisión de un especialista. Recuerda que el tipo de alimentación que requiere una persona de 35 años que hace ejercicio no es la misma que la de una persona mayor que tiene una vida sedentaria. Lo ideal es
que un especialista es nutrición te indique cuáles son las porciones indicadas de proteína, grasa y carbohidratos según tus necesidades.

Un reciente estudio señala que si eres una persona que tiene una actividad física de al menos de más de una hora, el consumo de proteína podría variar entre aproximadamente 0,8 gramos por kilogramo de peso corporal por día, lo que en realidad serían 54 gramos para una persona de 68 kilos.

Además, recuerda que seguir esta tendencia de sustituir el desayuno por batidos de proteína con algunas frutas congeladas e incluso con porciones extra de cereales, no debe ser de consumo diario, ya que tene runa ingesta excesiva de polvos, que representen más del 35% de las calorías diarias o más, puede provocar malestares como náuseas, calambres, fatiga, dolores de cabeza e hinchazón. De hecho, algunos expertos han mencionado en recientes estudios, que una de las desventajas de tomar mucha proteína es hacer trabajar en exceso tus riñones, lo que ocasionaría que si eres una persona con complicaciones renales existentes, tu situación pueda, o no, empeorar.

Algunas desventajas extra de tomar demasiada proteína, es que puede aumentar la excreción de calcio, lo que ocasionaría una considerable debilitación ósea o deshidratación.

Si buscas incluir más proteína a tu dieta, una opción más sencilla es incluirla en tu menú semanal en su estado natural mediante el consumo de pescado, pollo, huevos, carne magra, nueces, semillas, productos lácteos bajos en grasa (yoghurt, leche, queso)
y legumbres como las lentejas,
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Sentir el cabello seco, áspero o con mucho frizz puede requerir formas especiales para acondicionarlo y recuperar su suavidad y docilidad, pero si sientes que ya has probado de todo, quizá estos acondicionadores con ingredientes naturales pueden ser lo que necesites.Usar un buen acondicionador es uno de los pasos indispensables para cuando tienes un frizz incontrolable, una textura áspera y las puntas abiertas. Acondicionar el cabello es un proceso que ayuda a mantenerlo hidratado, le provee suavidad y ayuda con el frizz. Sin embargo, puede que tu cabello esté poco saludable debido a los acondicionadores cargados de químicos y su uso prolongado. La buena noticia es que hay ingredientes naturales que actúan como acondicionadores increíbles y que seguramente tienes en la cocina, por ejemplo, el agua de arroz tiene beneficios para el cabello largo, un enjuague hecho con albahaca y romero fortalece el pelo y la leche de coco lo hidrata, así que, sin duda, podrás hacer fácilmente tu propio acondicionador natural en casa.Plátano con mielMezcla un plátano con tres cucharadas de miel, tres cucharadas de leche, tres cucharadas de aceite de oliva y un huevo, hasta que tenga la consistencia de una pasta. Aplícala sobre el cabello y déjala reposar durante 15 a 30 minutos y luego enjuágala.El plátano es uno de los mejores acondicionadores para el cabello pues tiene beneficios para el cabello dañado y funciona de maravilla para las personas con cabello áspero y encrespado.Vinagre de manzana Mezcla dos cucharadas de vinagre de manzana con una cucharada de miel y dos tazas de agua en un recipiente. Después de que hayas lavado tu cabello con champú, vierte esta solución en las puntas del cabello y evita ponerla en el cuero cabelludo. Este acondicionador no necesita que lo enjuagues.Recuerda que agregar agua es un paso fundamental para diluir el vinagre y que el ácido acético ayuda a suavizar el cabello.Aceite de coco y agua de rosasMezcla una cucharada de aceite de coco con una cucharada de miel, una cucharada de jugo de limón, dos cucharadas de leche cuajada y una cucharadita de agua de rosas. Aplica la mezcla sobre tu cabello lavado y déjalo actuar de 10 a 15 minutos, luego enjuaga con agua.Foto de Tara Winstead en PexelsEl aceite de coco no sólo ayuda a que el cabello se vuelva suave y liso, sino que también ayuda a que crezca más largo y grueso. Los minerales esenciales y los ácidos grasos del aceite de coco además nutren bien el cuero cabelludo.Recuerda que el acondicionador siempre se usa en las puntas del cabello y que si usas ingredientes de calidad, por ejemplo, aceite de coco orgánico, tendrás mejores resultados.*Foto de portada de Dana Tentis en Pexels
Los vinos de postre son el secreto mejor guardado del vino. Tienen una personalidad única y métodos muy particulares de elaboración. Conoce los tres vinos de postre y sus características: Ice Wine Es un vino hecho de uva congelada con una fuerte concentración de azúcar. La técnica para conseguir esta uva consiste en dejarla sobre madurar y cosecharla hasta que se produce la primera helada. Cuando la uva se hiela, el agua se expande y rompe su hollejo. Así, se pierde más agua y el azúcar está más concentrada.Los vinos de hielo son de una extraordinaria riqueza aromática gracias a su concentración y tiene una acidez fuera de lo común. Son frescos, de cuerpo medio alto, con final largo y persistente. La sommelier Tere Delgado recomienda tomarlos entre los 8 y los 10ºC, preferentemente jóvenes y acompañarlos con helados, mousses y cheesecakes, en la parte dulce, así como con quesos añejos de sabores intensos. Son vinos caros debido a su proceso de elaboración, se necesitan de 4 a 5 veces más uvas que para un vino normal y son de vendimia manual.Botrytis Cinerea Es un hongo que le da a los vegetales, flores y frutas, pero que en la uva resulta en algo beneficioso para el vino. Este hongo lo que hace es intensificar el dulzor de la uva al deshidratarlas. Su mosto es más viscoso y dulce, con un toque de cera de miel de abeja y jengibre.Cosecha tardíaSon vinos dulces que se producen dejando la uva durante más tiempo en la planta para que se comience a deshidratar y de esta forma quede concentrada su azúcar.Estos vinos tienen tanta cantidad de azúcar que las levaduras utilizadas durante su fermentación no logran transformarla toda en alcohol.Generalmente para su producción suelen usarse uvas blancas, sin embargo también puede realizarse con las tintas. Son mucho más espesos que los vinos blancos comunes. Su color es casi siempre de un intenso tono dorado. Sus aromas, si bien dependen de cada cepa, tienden a lo floral y lo frutal.Generalmente los vinos de cosecha tardía son un poco más costosos que los otros vinos dulces, esto es porque se necesita más cantidad de uva para producir un litro de vino. Aproximadamente lo que eran 1,000 kg de uva en su momento ideal de cosecha se reducen 550 kg después de la sobre maduración, los cuales después del prensado solo producen 300 litros de vino dulce. Estos son mucho más espesos que cualquier vino común.Fuente: Tere Delgado, sommelier de Vinos y Maz Club 
El tequila es un destilado icónico en México, símbolo de nuestra identidad y tradiciones. Está elaborado con agave azul tequilana Weber y aunque existen alrededor de 295 especies de agaves distintas, sólo este se puede utilizar para hacer tequila.Cada tercer sábado de marzo se celebra el Día Nacional del Tequila. Celebra esta bebida con Denominación de Origen, desde 1974, en los estados de Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Nayarit y Tamaulipas, con un buen tequila hecho 100% de agave. ¿Cómo catar el tequila? Para degustar tequila como un experto y celebrar el Día Nacional del Tequila sólo necesitas seguir las siguientes recomendaciones: Vista: sirve tu tequila en una copa o un caballito tequilero y observa su tonalidad. Esta te indicará si es joven o tuvo un tiempo de reposo en barricas. Nariz: el aroma depende de la memoria olfativa de cada persona, así como de diversos factores como la tierra donde se cultivó el agave, sus procesos de elaboración, añejamiento, entre otros. Para esta fase, coloca tu nariz en en el centro de la copa e inclínate un poco antes de inhalar, posteriormente, exhala suavemente por la nariz e intenta reconocer todos los aromas que hayas percibido antes (de flores, hierbas, frutas, etc.). Gusto: bebe sorbos pequeños de tequila y pasalos por tu boca para apreciar el sabor del agave en cada sorbo. Cocteles con tequila para celebrarSi prefieres celebrar este día con un rico y fresco coctel, te recomendamos dos margaritas que nunca olvidarás, además de que son muy fáciles de preparar: Margarita de JalapeñoIngredientes: 60 ml Tequila Patrón Silver15 ml Patrón Citrónge Orange5 ml de jarabe de agave30 ml de jugo de limón fresco3 rodajas de jalapeñoGajo de limón para decorarProcedimiento: En el fondo de un shaker, machaca una rodajita de jalapeño con jarabe de agave.Agrega todos los ingredientes líquidos y agita vigorosamente con hielo para enfriar.Sirve la mezcla colada sobre hielo en un vaso bajo.Decora con un gajo de limón y el resto de las rodajas de jalapeño.Margarita de pepino y cocoIngredientes:45 ml Tequila Patrón Silver60 ml de agua de coco15 ml de jugo de limón fresco15 ml de jarabe natural7 rodajas de pepino (3 para decorar)Procedimiento:Combina todos los ingredientes en un shaker (excepto los de decoración) y agita vigorosamente con hielo para enfriar.Sirve la mezcla colada sobre hielo en un vaso y decora con un abanico de pepino.¡Cuéntanos cómo celebrarás el Día Nacional del Tequila!  Información y fotos: Tequila Patrón. 
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD