¿Por qué es tan dañina el azúcar?
Nutrición

¿Por qué es tan dañina el azúcar?

Por Kiwilimón - Enero 2015
El azúcar es uno de los alimentos más consumidos por el ser humano, ya que libera serotonina en nuestros cerebros haciéndonos sentir bien, animados y hasta eufóricos; los expertos dicen que puede llegar a ser tan adictiva como una droga. Siglos atrás era un lujo que pocos podían tener, hoy es sumamente barata y se encuentra en la mayoría de los productos procesados; desde los mas obvios, como chocolates y caramelos, hasta los menos pensados como el puré de jitomate. Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó reducir el consumo de azúcar ante el incremento de 300% en su consumo durante los últimos 50 años. El alto consumo de azúcar está asociado a múltiples enfermedades modernas como las diabetes, la obesidad y el cáncer, así como a padecimientos cardiovasculares, del hígado y dentales como las caries. Los azúcares no sólo se encuentran en alimentos procesados, también están presentes en frutas, cereales, leche, etcétera. Sin embargo, las consecuencias dañinas para nuestra salud radican en los azúcares industrializados, ya que al no estar acompañados de otros nutrientes se convierten en “calorías vacías”, las cuales son absorbidas rápidamente por el torrente sanguíneo aumentando drásticamente los niveles de glucosa y triglicéridos en la sangre. Al comprar alimentos procesados es importante leer las etiquetas ya que ahí encontraremos toda la información necesaria sobre lo que contienen, pero ¡cuidado!, que no te vean la cara pues llaman al azúcar con nombres diferentes, la llaman: Glucosa, Dextrosa, Sacarosa, Fructuosa, Jarabe de Maíz, Jarabe de Maíz de Alta Fructuosa, Levulosa, Lactosa y Maltosa. Así que siempre que veas las etiquetas y leas esos nombres extraños que no tienes idea que son, intenta investigar de que se trata. Como regla general, recomendamos que al comprar productos procesados estos no contengan más de cinco ingredientes y ten cuidado si los nombres de estos parecen trabalenguas, mejor compra productos con ingredientes que reconozcas y sepas que son sanos. Para no consumir tanta azúcar hay otras opciones en el mercado que son naturales y que no tienen tantas repercusiones en la salud. Por ejemplo: Stevia Sin duda es el sustito al azúcar más buscado actualmente por las personas que cuidan de su salud. Esta planta que endulza nuestras preparaciones no contiene calorías, por lo tanto no sube los niveles de glucosa en la sangre y llega a endulzar hasta 300 veces más que el azúcar común. Miel Este endulzante está en nuestras mesas desde hace siglos atrás y fue sumamente importante en Europa hasta el siglo XVI, cuando el azúcar se volvió mas accesible. Esta aporta un gusto único a los platillos que endulza y puedes conseguirla de diferentes sabores. Ojo, ésta si contiene calorías pero endulza 1.5 veces más, por lo que necesitarás menor cantidad. Jarabe de agave Este tiene un índice glucémico bajo, es decir el nivel de glucosa que tenemos en la sangre después de haber consumido un alimento, lo que convierte al jarabe en una opción más saludable. Miel de maple Este es un extracto concentrado de la savia del árbol de maple, tiene un sabor extraordinario yendulza 1.5 veces más que el azúcar regular. Cuidado al comprarlo pues normalmente venden jarabe de maíz y colorante, así que asegúrate que sea 100% miel de maple. Piloncillo Aunque es un derivado de la caña, al igual que el azúcar de mesa, el piloncillo tiene menos refinamiento y contiene vitaminas y minerales. Se podría decir que es una especie de azúcar integral. El sabor dulce en los alimentos es algo que siempre nos ha atraído, pero en el caso del azúcar es mejor consumirla en moderación ya el exceso en su consumo trae consecuencias muy graves, una de ellas la obesidad. Dicho sea de paso, recientemente nuestro país arrebató el primer lugar de países con mayores índices de obesidad a Estados Unidos, un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Ver nota original aquí.

Recetas recomendadas

     
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A nadie le gusta comenzar el año batallando, y menos por dinero. Lo malo es que con las fiestas decembrinas muchos terminaron tan gastados que todo el mes de enero se convierte en un verdadero suplicio. Si tú también te excediste un poquito en el Lupe-Reyes, estos tips te ayudarán a sobrevivir la cuesta de enero. Haz tu presupuesto. Suma todos los gastos y pagos pendientes que tengas que cubrir en enero. Cuando ya tengas el total de tus gastos, réstalo a tus ingresos. Si ves que todavía te sobra algo de dinero, la situación no es tan grave. Pero si ves que quedas en número rojos, ahí sí hay un problema. Si eso sucede, lo mejor que puedes hacer es planear menús diarios para saber cuánto dinero necesitas para poder preparar comida durante el mes o lo que resta de él. Aprovecha los descuentos. En la tan afamada cuesta de enero, las tiendas ofrecen verdaderas gangas en enero. Investiga qué promociones ofrecen los súper mercados o las tiendas departamentales para ver si te conviene comprar. Si tus finanzas están un poco más holgadas, puedes aprovechar los descuentos de enero para hacer compras preventivas.Prepara platillos que sean más rendidores. Concéntrate en usar ingredientes que sean económicos y rindan mucho, como puede ser la pasta o las papas. Existen muchas recetas econcómicas que pueden prepararse y rendir para muchas porciones. Si no tienes ni idea de qué puedes cocinar durante la cuesta de enero, aquí te compartimos algunas opciones:Nopales rellenos en caldillo de jitomateEspagueti a la crema con jamónTaquitos de carne de soya al pastorUsa los ingredientes de la temporada. Siempre será más fácil encontrar variedad de frutas verduras si sabes en qué época del año se dan con mayor facilidad y esto hará que tus menús también sean más variados y no necesariamente más costosos. Para enero te recomendamos preparar recetas que incluyan guayaba, jamaica, mandarina, naranja, tamarindo, tejocote, toronja, así como acelga, betabel, calabacita, coliflor, espinaca, pepino, entre otros.No desperdicies nada. Aunque esto es algo a aplicar durante todo el año y en cualquier situación, te será de mayor ayuda si lo pones en práctica en esta época. Ve al súper o al mercado, y guíate únicamente por las cosas que necesites, por la cantidad de verduras, frutas y carne o pollo que necesites. Si ves que en tu casa te queda alguna fruta que ya está muy madura, úsala para preparar un postre, o hazla mermelada. El chiste es no tirar nada.¿Necesitas más recetas para sobrevivir a la cuesta de enero? Revisa estas opciones: Tacos de Atún al PastorHamburguesitas de Atún con ChipotlePescadillas de Atún Fáciles
Todos los años esperamos con ansias las posadas, pero ¿sabemos en realidad por qué las celebramos? Esta es la historia del origen de las posadas. Como la gran mayoría de las tradiciones mexicanas, la historia de las posadas se remonta a la época prehispánica. Antes de la Conquista española, los indígenas celebraban en diciembre fiestas en honor a su dios Huitzilopochtli. Las festividades, que duraban varias semanas, cerraban con reuniones simultáneas por todas las casas en las que se daban alimentos a los invitados. Casualmente estas fiestas coincidían con las celebraciones católicas de los españoles, por lo que estos las aprovecharon para evangelizar a los pueblos indígenas. Después de varios años de la Conquista, en 1587, el fray Diego de Soria obtuvo un permiso del papa para comenzar a celebrar las misas de aguinaldo. Con esto lo que buscaba el sacerdote era sustituir las fiestas en honor a Huitzilopochtli para que los indígenas comenzaran a celebrar la Navidad. Las misas de aguinaldo se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre y eran una mezcla de misas con representaciones de los pasajes de la biblia. La intención de esto era evangelizar a los indígenas y mostrarles todo lo que habían tenido que pasar María y José antes del nacimiento de Jesús. En un principio las misas se organizaban dentro de la iglesia. Aprovechando la amplitud de los espacios del templo, los agustinos – quienes fueron los primeros en organizarlas – celebraron las primeras misas de aguinaldo dentro del convento de Acolman. Tanto españoles y criollos como indios asistían a estos eventos en los que al finalizar el rito religioso se repartían regalos y comida. Con los años se fueron incorporando más elementos a las fiestas (piñatas, cánticos, velas, dulces) y estas lograron mayor popularidad. Las personas comenzaron a celebrar lo que se conocía originalmente como las misas de aguinaldo en sus casas y barrios, hasta convertirse en lo que hoy conocemos como posadas. El significado de las posadas podría haber cambiado, pero no hay duda de que siguen siendo una de las fiestas más esperadas en México. ¿Tú ya organizaste tu posada? Estas recetas son perfectas para una posada: Pastel de tamal con carne adobada Tamales oaxaqueños de mole Chocolate caliente mexicano Sidra de manzana y canela   Fuentes: http://www.milenio.com/opinion/dr-sergio-antonio-corona-paez/cronica-de-torreon/origen-de-las-posadas-navidenas https://www.ngenespanol.com/travel/origen-de-las-posadas-en-mexico/  
Deja de batallar para llegar a la quincena. Aprende a ahorrar cuando vas al súper con estos tips súper sencillos. Diseña el menú de la semana. No solo se trata de tener orden al momento de alimentarte. Haciendo un menú semanal es más sencillo que planees tus comidas, elijas los ingredientes y calcules las cantidades para evitar desperdicios. Por ejemplo, si el lunes preparas pastel de papa con queso y jamón, puedes aprovechar para cocinar otros días gratín de papas con queso poblano o papas Alfredo. Aprovecha los productos de la temporada.Una manera muy efectiva de ahorrar y siempre comer fresco es cocinar con las frutas y verduras de la temporada. Investiga cuáles son los productos que están disponibles y diseña el menú semanal en torno a ellos. Preparar la comida de acuerdo a la temporada también es una buena idea para renovarte constantemente y no estancarte al momento de cocinar. Aprende a sustituir ingredientes.Otro tip que puede ayudarte a ahorrar en la cocina es sustituir ingredientes. Esto te ayudará a mantener un presupuesto más bajo (al no tener que comprar tantas cosas), pero también es una manera de llevar una alimentación más saludable. Por ejemplo, en lugar de comprar una cartera de huevos, puedes tener en tu alacena chía y solo remojarla en agua cuando hagas alguna receta que incluya huevo. Haz una lista del mandado.Si lo que quieres es bajarle a tus gastos de comida, antes de ir al súper checa tu menú, revisa lo que tienes en tu cocina y, con base en eso, haz una lista de los alimentos que te hacen falta. La idea es que compres solo lo que hayas previsto para tus comidas de la semana y dejes de lado todos los gastos innecesarios: botanas, dulces, antojos, etc. Elige bien lo que compras. Mientras estás en el súper puedes ahorrar de muchas maneras. La más común es comprar productos que no tienen marca. En muchas ocasiones la calidad es similar a otros productos, pero el precio es mucho más bajo. Otra opción es adquirir artículos que sean rellenables. Esto además es ecológico, ya que te permite reutilizar botellas y contenedores. ¿Tú cómo ahorras cuando vas al súper? Compártenos tus tips en los comentarios.
Las galletas de jengibre están tan relacionadas con estas fechas que saborear uno de estos bizcochos es como darle una mordida a la Navidad.  Su sabor inconfundible, especial textura y decoración característica hacen que las galletas de jengibre sean un elemento imprescindible en todas las casas durante la época navideña. Pero no siempre ha sido así. Conoce el origen de las galletas de jengibre.Para empezar, hay que saber de dónde viene el jengibre. Esta raíz es originaria de China y llegó a Europa a través de la ruta de la seda hace ya varios siglos. Durante la Edad Media se usaba como especie por su habilidad de ocultar el sabor de las carnes preservadas.Se cree que las primeras galletas de jengibre en Europa se elaboraron a finales de la Edad Media. En aquella época las galletas se decoraban con hojas de oro y tenían varias formas. Debido a que el jengibre todavía era un ingrediente difícil de conseguir en esos tiempos, las galletas de jengibre eran consideradas un lujo que solo los reyes y los más adinerados podían darse.Después de ser un producto típico de las ferias medievales, las galletas de jengibre adquirieron todo un nuevo sentido gracias a la reina Isabel I de Inglaterra. En el siglo XVI la reina pidió que sus galletas tuvieran la forma de algunos personajes, especialmente de los miembros de su corte y pretendientes. Las galletas eran decoradas con atuendos comestibles y se ofrecían a sus invitados.Unos años después los hermanos Grimm crearon un cuento tomando como inspiración las galletas de jengibre. Hansel y Gretel cuenta la historia de dos hermanos que se encuentran en medio del bosque una casa hecha enteramente de galleta de jengibre. Muchas personas atribuyen la popularidad de las casas y los muñecos de jengibre a este cuento.La costumbre de construir las casas de galleta pronto se relacionó con las fiestas navideñas, tal vez por ser una actividad divertida en la que pueden participar chicos y grandes. La tradición, que comenzó en Alemania, comenzó a esparcirse por Europa hasta llegar a América.Y así es como el día de hoy relacionamos las galletas de jengibre con la Navidad.Recetas de galletas de jengibre:Galletas de jengibre con nutellaGalletas de jengibre con chocolate blanco
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD