¿Por qué es tan dañina el azúcar?
Nutrición

¿Por qué es tan dañina el azúcar?

Por Kiwilimón - Enero 2015
El azúcar es uno de los alimentos más consumidos por el ser humano, ya que libera serotonina en nuestros cerebros haciéndonos sentir bien, animados y hasta eufóricos; los expertos dicen que puede llegar a ser tan adictiva como una droga. Siglos atrás era un lujo que pocos podían tener, hoy es sumamente barata y se encuentra en la mayoría de los productos procesados; desde los mas obvios, como chocolates y caramelos, hasta los menos pensados como el puré de jitomate. Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó reducir el consumo de azúcar ante el incremento de 300% en su consumo durante los últimos 50 años. El alto consumo de azúcar está asociado a múltiples enfermedades modernas como las diabetes, la obesidad y el cáncer, así como a padecimientos cardiovasculares, del hígado y dentales como las caries. Los azúcares no sólo se encuentran en alimentos procesados, también están presentes en frutas, cereales, leche, etcétera. Sin embargo, las consecuencias dañinas para nuestra salud radican en los azúcares industrializados, ya que al no estar acompañados de otros nutrientes se convierten en “calorías vacías”, las cuales son absorbidas rápidamente por el torrente sanguíneo aumentando drásticamente los niveles de glucosa y triglicéridos en la sangre. Al comprar alimentos procesados es importante leer las etiquetas ya que ahí encontraremos toda la información necesaria sobre lo que contienen, pero ¡cuidado!, que no te vean la cara pues llaman al azúcar con nombres diferentes, la llaman: Glucosa, Dextrosa, Sacarosa, Fructuosa, Jarabe de Maíz, Jarabe de Maíz de Alta Fructuosa, Levulosa, Lactosa y Maltosa. Así que siempre que veas las etiquetas y leas esos nombres extraños que no tienes idea que son, intenta investigar de que se trata. Como regla general, recomendamos que al comprar productos procesados estos no contengan más de cinco ingredientes y ten cuidado si los nombres de estos parecen trabalenguas, mejor compra productos con ingredientes que reconozcas y sepas que son sanos. Para no consumir tanta azúcar hay otras opciones en el mercado que son naturales y que no tienen tantas repercusiones en la salud. Por ejemplo: Stevia Sin duda es el sustito al azúcar más buscado actualmente por las personas que cuidan de su salud. Esta planta que endulza nuestras preparaciones no contiene calorías, por lo tanto no sube los niveles de glucosa en la sangre y llega a endulzar hasta 300 veces más que el azúcar común. Miel Este endulzante está en nuestras mesas desde hace siglos atrás y fue sumamente importante en Europa hasta el siglo XVI, cuando el azúcar se volvió mas accesible. Esta aporta un gusto único a los platillos que endulza y puedes conseguirla de diferentes sabores. Ojo, ésta si contiene calorías pero endulza 1.5 veces más, por lo que necesitarás menor cantidad. Jarabe de agave Este tiene un índice glucémico bajo, es decir el nivel de glucosa que tenemos en la sangre después de haber consumido un alimento, lo que convierte al jarabe en una opción más saludable. Miel de maple Este es un extracto concentrado de la savia del árbol de maple, tiene un sabor extraordinario yendulza 1.5 veces más que el azúcar regular. Cuidado al comprarlo pues normalmente venden jarabe de maíz y colorante, así que asegúrate que sea 100% miel de maple. Piloncillo Aunque es un derivado de la caña, al igual que el azúcar de mesa, el piloncillo tiene menos refinamiento y contiene vitaminas y minerales. Se podría decir que es una especie de azúcar integral. El sabor dulce en los alimentos es algo que siempre nos ha atraído, pero en el caso del azúcar es mejor consumirla en moderación ya el exceso en su consumo trae consecuencias muy graves, una de ellas la obesidad. Dicho sea de paso, recientemente nuestro país arrebató el primer lugar de países con mayores índices de obesidad a Estados Unidos, un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Ver nota original aquí.

Recetas recomendadas

     
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El vinagre es uno de los ingredientes favoritos para utilizar en la cocina, ya que posee numerosas virtudes y funciona como complemento de ensaladas, para hacer encurtidos y es un buen conservador, pero, sobre todo, es también un potente y eficaz limpiador natural. Por ello, te explicamos por qué usar el vinagre para desinfectar. “El vinagre es bien conocido no solo por su versatilidad en la cocina, sino también por sus propiedades como limpiador, ya que resulta muy efectivo para eliminar depósitos minerales, como la cal, que quedan acumulados en las superficies”, explican los expertos del Instituto del Vinagre, quienes también han demostrado que el vinagre desinfecta los alimentos al eliminar bacterias como la Shigella sonnei y la Escherichia coli, que abundan en hierbas y frutas. En lo que respecta a la desinfección doméstica, hay algunos que difieren acerca la efectividad del vinagre para limpieza, sin embargo, expertos en tóxicos y bioconstrucción de Ecologistas en Acción, lo recomiendan gracias a su concentración al 5% de ácido acético en agua y compuestos de ácido tartárico y ácido cítrico, los cuales son altamente desinfectantes: "Los limpiadores ecológicos caseros, como el vinagre, son productos eficaces para limpiar la casa según sus usos, pero también son más sanos y baratos y no contaminan el medio ambiente”. La Asociación de Empresas de Detergentes y Productos de Limpieza, Mantenimiento y Afines (Adelma), aconseja mezclar el vinagre con otras sustancias naturales para para reforzar la acción desinfectante del producto, como con combinaciones de vinagre con limón. Si aún no estás seguro de cómo usar este desinfectante natural, o qué limpiar con él, a continuación de damos algunas ideas. Superficies de cocina Las propiedades antibacterianas del vinagre lo convierten en el producto ideal para desinfectar las superficies de cocina. Mezcla a partes iguales vinagre blanco con agua y prepárate para dejar tu cocina reluciente y libre de gérmenes. Cañerías El vinagre es uno de los desinfectantes de baño y cañerías más eficaces, ya que elimina moho y bacterias. Sus propiedades acaban con los depósitos minerales de fregaderos, grifos, inodoros, duchas y bañeras, además de que conserva el brillo de los materiales. Esteriliza esponjas Puedes esterilizar las esponjas que utilizas para limpiar y así asegurarte de que no repartirás bacterias al mezclar agua y vinagre en un recipiente, sumergir las esponjas sucias en un recipiente con la mezcla y ponerlas a calentar en el microondas durante cinco minutos. Desinfecta dispositivos electrónicos Los dispositivos como celulares, controles, pantallas y tablets están llenos de gérmenes porque frecuentemente los traemos en la manos, por ello, puedes desinfectarlos al humedecer un paño de microfibra con un poco de vinagre con agua destilada. ¿Tú qué cosas desinfectas con vinagre?
Consumir alimentos que fortalecen tu sistema inmunológico es súper necesario; ahora más que nunca, necesitamos estar fuertes para combatir cualquier tipo de virus, ya que como afirman los especialistas del Departamento de Nutrición de la Universidad de Barcelona, ingerir alimentos para subir las defensas del cuerpo será benéfico en el organismo y formará barreras que pueden evitar el contagio o minimizar las consecuencias de algunas enfermedades. Esto podría parecer abrumador en un principio, ya que las listas de frutas y verduras que refuerzan el sistema inmune suelen ser bastante amplias y es complicado encontrar una dieta para aumentar las defensas que se adecúe a nuestra rutina, por ello, a continuación te presentamos dos menús para fortalecer tu sistema inmunológico y disfrutar de platillos saludables, deliciosos y fáciles de hacer. Primera opción para fortalecer tu sistema inmunológico Smoothie de manzana con jengibre y granolaLa manzana es una gran fuente de vitamina C y A y combinada con el jengibre, que posee propiedades expectorantes, antitusivas, antiinflamatorias y antibióticas, ayudan a combatir los resfriados y gripes comunes. ¡Es una excelente opción para iniciar el día! Rollo de pescado relleno de arrozEl arroz es un alimento alto en minerales y vitamina D y el pescado, por su parte, te aportará vitaminas, proteínas y Omega 3, de modo que, según explica la doctora en nutrición Laura I. Arranz, de la Universidad de Barcelona, estarás mezclando los elementos básicos en un poderoso cóctel de salud. Tortitas de champiñones con queso Estas tortitas de champiñones con queso son una buena alternativa para cenar saludablemente, ya que los champiñones contienen betaglucanos, carbohidratos que estimulan la producción de glóbulos blancos, que atacan los virus, de acuerdo a un estudio de la European Journal of Applied Physicology. Segunda opción para fortalecer tu sistema inmunológico Bowl antioxidante de frutasEl instituto Hoffman-La Roche Inc. indica que los frutos rojos contienen grandes cantidades de vitamina A y son una poderosa fuente de antioxidantes, por lo tanto, ayudan a mantener una buena salud en todos los sistemas del cuerpo, especialmente el inmunológico y el digestivo. No te pierdas este bowl antioxidante, su sabor es ideal para desayunar. Carne molida de res a la mexicana“La carne está repleta de hierro y zinc, dos nutrientes que te ayudan a protegerte contra las infecciones bacterianas, los virus y los parásitos”, explica la nutrióloga Joan Salge Blake. Por eso, este delicioso plato de carne molida a la mexicana es el guisado ideal para subir las defensas y disfrutar de un sabor inigualable. Ensalada de pollo y almendras  Una cena deliciosa y nutritiva es, sin duda, esta ensalada de pollo y almendras, las cuales son un gran refuerzo inmunitario gracias a su alto contenido en vitamina E. Además las estarás consumiendo acompañadas de pollo, conocido por ser una excelente proteína. ¡Una forma ganadora de cerrar el día y cuidar tu sistema! Prueba estas dos opciones de menús saludables y perfectos para fortalecer tu sistema inmunológico y cuéntanos qué te parecieron.
Saber cómo proteger tu hogar de coronavirus es una de las premisas básicas para evitar contagios por Covid-19 y es que, a pesar de que la mayoría de las personas se encuentran haciendo cuarentena con distanciamiento social, las medidas de higiene y las acciones para realizar desinfección de alto nivel en casa tienen que ser más constantes que nunca, sobre todo si se realizan salidas indispensables al supermercado o farmacia. A continuación te mostramos un listado con las acciones a tomar en cuenta para limpiar tu hogar con la ayuda de desinfectantes químicos y naturales. Desinfecta superficies Primeramente limpia con una mezcla de agua y jabón todas las superficies de tu hogar que se encuentren sucias y aquellas con las que frecuentemente se tenga contacto, tal como lo son pisos, manijas de las puertas, contactos de luz, ventanas y llaves de agua, entre otros. Después desinfecta con una mezcla de cloro con agua, diluyendo un cuarto de taza de cloro en cuatro litros de agua; recuerda no mezclarlo con amoniaco ni otro desinfectante. Lavandería en casa Para evitar contagios en cuarentena, también es importante lavar la ropa incluso más seguido que cuando sales a la calle. Por ello te recomendamos lavar ropa, toallas y sábanas mínimo una vez a la semana y con la temperatura más alta posible. Para telas porosas como las de los tapetes y cortinas, dejaremojar con jabón y agua antes de lavar en lavadora. Posteriormente déjalos secando al sol. Procura también desinfectar tu bote de ropa o colócale un forro que puedas cambiar constantemente. Desinfecta el celular y otros dispositivos electrónicos Saber cómo desinfectar tu celular y otros dispositivos es muy importante, ya que son objetos que tenemos en la mano frecuentemente. Para limpiar el celular, los teclados y controles de televisión, utiliza un trapo que no suelte pelusas y una solución de alcohol al 70% con agua al 30% o toallitas con alcohol isopropílico. Ubica una zona de sanitización Recuerda asignar a una sola persona para salir a surtir la despensa y selecciona un área de sanitización para que cuando pase por ahí, puedan asegurarse de desinfectarlo por completo antes de ingresar a las áreas comunes de la casa. Puedes rociar su ropa con desinfectante en aerosol, vaciar agua con jabón en el suelo para que limpie sus zapatos, darle gel desinfectante para sus manos y pasar los insumos a una zona específica para desinfectarlos mejor; aquí puedes conocer una guía más amplia para hacerlo correctamente. Cuida a tus mascotas Los humanos no son los únicos miembros de la familia que deben tener altos índices de higiene, también es necesario cuidar la salud de las mascotas, por eso, supervisa a tu mascota cuando pase tiempo en el jardín. Puedes jugar con él afuera, pero mantenlo alejado de otros humanos y limpia bien sus patitas únicamente con agua y jabón suave o shampoo especial, ya cualquier otro material podría hacerles daño. La Asociación Mundial Veterinaria de Animales Pequeños (WSAVA) recomienda que mantengas un correcto lavado de manos cuando juegues con ellos y no olvides limpiar sus platos de comida y bebida y superficies de contacto. ¿Cuántas de estas medidas ya has implementado para desinfectar tu hogar y cuántas te faltan por hacer? ¿Nos recomendarías alguna otra para agregar a esta lista?
¿Existe un postre más perfecto que las galletas? No lo creo. Y aun así recuerdo con más cariño el olor a galletas haciéndose en el horno que el momento de hincarles el diente junto a un vaso con leche. No le digan a mi mamá, pero casi siempre sus galletas quedaban más duras que una palanqueta vieja. Y cuando eres pequeña, que a tu mamá le haya tomado horas hornearlas, que se haya gastado pesos de más y que haya añadido ingredientes secretos como «amorcito», puede pasar desapercibido. Tras uno o dos intentos de morder sin éxito un trozo de galleta, la dejaba olvidada sobre el mantel floreado, a reserva de que otra cosa –un objeto azucarado con la textura ideal– entretuviera mi antojo. De verdad no le digan, pero a pesar de que mi mamá es una gran cocinera, no lograba hornear las galletas perfectas. Por años guardé el recuerdo de sus galletas duras o secas en el cajón de las sensaciones truncas y cuando en el diplomado de gastronomía tuve que hacer mi primer lote, inmediatamente se reabrió ese cajón. Las mías, unas redondísimas galletas de mantequilla eran terribles. ¿Qué tanto? Si las hubiera lanzado contra una ventana hubieran dejado un hoyo de bala. Sí, en aquel entonces no había superado la prueba, ni tampoco en las ocasiones siguientes. Tomé varios cursos bajo el ojo inquisidor de distintos profesores. En todo experimento sólo había variaciones de dureza: de galletas con textura de piedra pómez a galletas con textura de mármol. Se imaginarán que el tema me frustró de más, y es que las amo sobre los demás postres. Pero hace poco el milagro sucedió. Quiero compartirles lo que he aprendido sobre las galletas para lograr que queden –por fin– perfectas.Es mucho lo que puede salir mal en su confección. Sólo un correcto uso de los ingredientes, las formas, los tiempos y las temperaturas pueden conseguir unas galletas de consistencia suave pero crocante –no hay que olvidar que ese es su don, su bien, su encanto–. Lo primero es la elección de los ingredientes, mejor que sean de calidad, que la mantequilla sea de leche y no de grasa vegetal. Una buena harina hará la diferencia, el tema con ellas es el gluten. Entre menos gluten, más suaves quedarán. Antes de ponerse el mandil favorito, apenas las ganas de hornear invadan al cuerpo, hay que sacar la mantequilla del refrigerador para que se vaya aclimatando a la temperatura del ambiente. Algo a no dar por sentado es la taza medidora. Mejor que no sea la taza del café (en cada taza de café hay un mundo y las del recuerdo de Acapulco no tienen la misma proporción que la taza heredada de porcelana). Los ingredientes hay que medirlos como científico, en especial la harina. Nada de copetear. Ese poquito de más podría ser el culpable de que todos los esfuerzos se estropeen. La mantequilla: que también sea exacta. A mí alguna vez se me ocurrió quitarle un cuartito de taza y en otra ocasión usé una reducida en grasa para restarle calorías al pecado. En ambos casos me enfrenté a un triste y duro final. ¿Valió la pena? No. Ahorré calorías porque resultaron incomibles.¿Los ingredientes ya están medidos, peinados y listos para ir al baile? Ahora hay que asegurarse de ponerlos en el orden correcto dentro de la batidora. (Si no se cuenta con batidora, no pasa nada, sólo no hay que sustituirla con el poder sónico del brazo. Si la masa se manipula demasiado, se despertará a la bestia del gluten y con él, las rocas del horno). Tan sólo hay que mezclar (no batir) para obtener unas galletas perfectas. El orden es así: mantequilla a temperatura ambiente, azúcar (una mezcla de 60% blanca, 40% mascabado será genial), harina y royal cernidos como manda la tradición, la pizca de sal –que es como el alma: nadie puede vivir sin ella– y sólo hasta el final, cada uno de los huevos. Una vez integrada la masa hay que convertirla en una bola y envolverla en papel film. Lo mejor es refrigerarla toda la noche o al menos un par de horas.En el momento de la verdad el horno debe estar precalentado a 180 ºC –aunque por la altura, esta medida puede variar–. Con 10 a 12 minutos bastará. No hay que dejarse engañar por su apariencia: aunque parezca que les falta, si sus orillas están doradas, hay que sacarlas; las galletas adquieren ese look de galletas sólo hasta que se enfrían. Para ello hay que colocarlas sobre una rejilla y ser positivo mientras tanto. Seguramente los dioses de la alquimia, el amor y el horno ya se encuentran en nuestra cocina. Y para que no queden dudas sobre cómo lograr la galleta perfecta, las chefs de Kiwilimón también te comparten sus mejores tips. Tómalos en cuenta siempre que hagas cualquiera de tus recetas favoritas de galletas. La galletoterapia no se va a ir a ningún lado. Esta tendencia para hacer en familia llegó para quedarse.“Enfría las galletas unos minutos antes de hornear. Además, recuerda que la masa de galletas no se debe de manipular demasiado.”Brenda Villagómez“No sobrebatas la masa ni hornees demasiado tiempo. Sácalas cuando aún estén un poco suaves, sobre todo si las quieres tipo chunkies.”Marielle Henanine“La clave está en cómo las hornees, tanto la forma como el tiempo. Si se hacen ‘bolitas’ de 1 cucharada y media (1 scoop pequeño de helado) y le das horneado sólo hasta que dore la orilla, te quedarán suaves. Si las aplanas un poco más –aunque sea la misma cantidad– y las dejas a dorar un poco más, te quedarán crispy.”Mayte Rueda“Al momento de estirar la masa ejerce la presión suficiente para no pasar muchas veces el rodillo. Esto evitará que se caliente. Para mayor suavidad, utiliza más mantequilla que azúcar. Si ocupas una harina con menor cantidad de proteína, quedarán más suaves.”Yamilette González
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD