¿Te sientes cansado todo el día?
Nutrición

¿Te sientes cansado todo el día?

Por Kiwilimón - Marzo 2015
  Fuente del artículohttp://bit.ly/1GO1qBS Es posible que un día te sientas cansado o cansada porque no has dormido bien, pero cuando esta sensación de agotamiento se repite de manera constante puede que estés frente a un caso de Síndrome de la Fatiga Crónica (SFC). Según la Organización Mundial para la Salud (OMS), esta enfermedad se caracteriza porque el paciente muestra síntomas de cansancio intenso y continuo que no se alivia con el tiempo de descanso. El doctor Eduardo López, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México y maestro en Fisiología, estima que aunque es difícil atribuir este trastorno a un solo factor o exposición, la evidencia sugiere que pueden estar involucrados la edad, personalidad, factores ambientales o genéticos, que hacen de este padecimiento un diagnóstico de exclusión. Esto quiere decir que hay que descartar algunas enfermedades más frecuentes antes de poder dar un diagnóstico como fatiga crónica, ya que de manera oficial se desconocen las causas. Por otro lado, existen una serie de teorías que consideran que la edad, nivel de estrés genética, problemas en el sistema nervioso o, incluso, el herpes humano pueden ser claves a la hora de desarrollar dicha enfermedad. Según la fundación para la Fibromialgia y el Síndrome de la Fatiga Crónica, se estima que dicha enfermedad la padecen entre un 0.3% y un 0.5% de la población mundial. Además afecta especialmente a mujeres y a adultos jóvenes. Para detectar el SFC, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC) considera que el diagnóstico se debe dar cuando la fatiga dura más de seis meses consecutivos. Asimismo, es necesario descartar enfermedades preexistentes o de sintomatología similar a través de análisis, exámenes del estado físico y mental, y una revisión de la historia clínica. Aunque el principal síntoma del Síndrome de la Fatiga Crónica es inexplicable, las personas que lo padecen experimentan un cansancio tan incapacitante que sus niveles de actividad disminuyen de forma drástica. Aunque la fatiga no es el único síntoma, según el CDC, algunos pacientes pueden presentar otros síntomas que causan más molestia. El cansancio del CFS se acompaña de al menos cuatro de ocho síntomas característicos por al menos seis meses. Estos síntomas incluyen: 1º) Malestar después de un esfuerzo físico o de hacer ejercicio que dura más de 24 horas. 2º) Deterioro significativo de la memoria a corto plazo o concentración. 3º) Dolor en las articulaciones sin inflamación o enrojecimiento. 4º) Dolores de cabeza de un nuevo tipo, patrón o gravedad. 5º) Sensibilidad de los ganglios linfáticos en el cuello o la axila. 6º) Dolor de garganta frecuente o recurrente. Algunos pacientes con SFC pueden experimentar otros síndromes, incluyendo el de colon irritable, depresión u otros problemas psicológicos, así como escalofríos y sudores nocturnos, alteraciones visuales, confusión mental, dificultad para mantenerse erguido, mareos, problemas de equilibrio, desmayos, alergias; sensibilidades a alimentos, olores, productos químicos, medicamentos, o, incluso, el ruido. Alimentos que ayudan a combatir el SFC Cuidar al máximo la alimentación es muy importante ya que, entre otros, puede ser un factor decisivo a la hora de enfrentar y superar la enfermedad. El doctor López recomienda ingerir una serie de alimentos que ayudan a combatir los síntomas: A. Hidratos de carbono complejos: es muy importante que incluyas en tu dieta los carbohidratos, ya que son la principal fuente de energía para el cuerpo. El arroz integral, la cebada o la avena son algunas de las opciones más recomendables. B. Proteínas: las proteínas de origen animal como la carne, el pescado y los huevos contienen un número elevado de aminoácidos esenciales para el cuerpo. Las nueces y los frijoles también son proteínas de buena calidad, pero no en todos los casos contienen los nutrimentos de una dieta que incluye carne. C. Vitaminas y minerales: como es un trastorno que puede estar asociado con el metabolismo, es importante elegir alimentos que mejoren su ritmo. Las frutas y verduras contienen altos niveles de vitaminas y minerales necesarios incluso sin padecer esta enfermedad. El Síndrome de la Fatiga Crónica es una enfermedad a la que hay que ponerle especial atención, por lo que vigilar tu alimentación es indispensable a la hora de combatirlo y prevenirlo.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Existe una realidad: el cuerpo se intoxica. Lo intoxicamos. Los eufemismos nos alcanzan: “No, no es nada”, decimos cuando los órganos comienzan a quejarse. Ignoramos que se comunican a través de sensaciones para que los miremos, para que observemos el foco rojo que nos prenden. Nos lo dice también la piel manchada y opaca. Nos lo anuncia el sueño que se fuga entre episodio y episodio surrealista. Nos lo indica la falta de energía. El inicio de año es quizás la mejor orilla para aventarse a las nuevas aventuras. Hay que comenzar de nuevo. Un cumpleaños, una luna nueva, un lunes: todo sirve. Los puntos de partida nos empoderan para alejarnos de lo tóxico en nuestras vidas –a la pareja desinteresada, a esa perversa muletilla, al amigo que nos quita paz, a los alimentos que nos podrían estar envenenando sin siquiera detenernos a mirar su mal–.  Israel Chirino, experto en trofología, indica que lo ideal es someter al cuerpo a un détox tres veces al año, pero que si no se puede, con una vez está bien. “Las 24 horas del día estamos en contacto con toxinas, ya sea a través de la alimentación, a través de la respiración, a través del contacto con algún cosmético, alguna crema que vaya en la piel”, confirma el también llamado Trofoamigo. Para nuestra experta en nutrición clínica, Jennifer Asencio, es recomendable hacer desintoxicación después de las comilonas de fin de año, pues lo que conseguiremos mediante una restricción es atajar el camino hacia nuestras metas de salud anuales: bajar de peso, liberarnos del colesterol, dejar atrás el hígado graso. La desintoxicación ayuda a liberar las toxinas de aquellos órganos dedicados a eliminar sustancias del cuerpo, por ejemplo, los pulmones, el hígado, los riñones o el colón. Cuando existe en ellos una acumulación de toxinas comienzan también los malestares o, peor aún, las enfermedades. No lo podemos negar. Algunas veces tomamos decisiones incorrectas sobre lo que ponemos sobre el plato. A veces no es a veces, es siempre. Y ponemos carnes procesadas, azúcares en exceso, sal yodada, harinas refinadas o grasas trans que al no poder ser procesadas por el organismo –por su cantidad, por su frecuencia– el organismo deja de asimilarlos y de desecharlos. Esto produce reacciones inmunitarias en nuestro sistema. “Es necesario neutralizarlos para que no nos causen otro tipo de problemas como mutaciones celulares, que a la larga podrían desarrollar tejidos cancerígenos, etcétera”, asevera Israel. Pasa igual en la afinación y el balanceo de los automóviles. Hay que realizar un détox habitualmente para mantener el correcto funcionamiento de los órganos, el metabolismo, la piel, el sueño y mejorar la calidad de vida. La forma de conseguirlo es restablecer la armonía biológica del cuerpo, “se trabaja mucho con el balance ácido-alcalino para lograr una homeostasis. Lo que busca la desintoxicación es recuperar ese equilibrio entre ambos”, afirma Israel. Existen varios tipos de desintoxicación, pero lo que el Trofoamigo recomienda es que sea biocompatible al organismo, que aquello que elijamos sea una fuente de enzimas y nutrientes vivos. Otros métodos incluyen suplementos, pero según sus recomendaciones, hay que elegir lo más natural. No se trata de comer aire. En la viña de la desintoxicación existen alimentos bondadosos, elementales, que nos ayudan a eliminar lo que al cuerpo le sobra. Chirino recomienda lo verde: las lechugas, las acelgas, las espinacas. Recomienda que sean orgánicas, de cultivos locales.Nos pide poner suma atención a la hidratación, porque no toda el agua es buena: para hacerla potable algunas veces se somete a un exceso de cloración que podría dañar los riñones. Lo mejor es el agua ligeramente mineralizada, ionatada y viva. “Actualmente en el mercado existen filtros para lograr este tipo de agua. Existen incluso en versión portátil”, dice. Nos insta a comer ingredientes crudos, o al menos ligeramente cocidos, que todavía se sientan crocantes a la mordida, evitar los alimentos procesados y el alcohol. No disfrazar la comida con aderezos excesivos o demasiada miel, hacer la desintoxicación en plena conciencia. Por su parte, Jennifer Asencio recomienda comenzar con un ayuno de 12 a 16 horas, tomar té verde, pues “ayuda muchísimo a limpiar las vías urinarias, las vías hepáticas y biliares, así como acrecentar la microbiota del intestino. Esto produce cambios en el pH del organismo y mejora las condiciones para que haya más bacterias buenas y benéficas para el intestino”. Adicionalmente, afirma que tomar vinagre de manzana en ayunas mejora la motilidad del intestino y ayuda a limpiar más fácil las vías urinarias y hepáticas. Con un juguito en la mañana el détox no demostrará todas sus bondades. Según lo que nos cuentan los expertos, hay que hacer un tratamiento completo, un cambio de hábitos por algunos días que reinicie el organismo de pé a pá. No estás solo en tus metas de salud. Nuestras nutriólogas de casa elaboraron este reto détox para que empecemos el año de forma más saludable. Lo comenzaremos juntos el 10 de enero y dura diez días, ¿nos acompañas? 
En los restaurantes de comida china en México y todo el mundo, es común encontrar todo tipo de platillos, tal como arroz frito, cerdo agridulce, rollitos primavera, pollo a la naranja y más, sin embargo, el platillo estrella es el chop suey. El chop suey se prepara con pollo, ajo, apio, champiñón, brócoli, zanahoria, pimiento morrón, germen de soya, cebolla cambray, cebollín, aceite de ajonjolí, salsa de soya, salsa de ostión. Cabe mencionar que este platillo de inspiración oriental puede tener variaciones, pues cada restaurante lo prepara de diferente manera. Si te gusta la comida oriental, en especial el chop suey, y quieres aprender a prepararlo como todo un profesional, en kiwilimón te damos los mejores consejos para mejorar tu receta y te contamos un poco más sobre este icónico platillo, ¡te sorprenderás! De acuerdo con el Smithsoniano, el chop suey no es un platillo auténtico de la gastronomía de China, pues en realidad es un plato chino-estadounidense, el cual surgió muchos años después de la llegada de inmigrantes chinos a Estados Unidos. Para finales del siglo XIX, este guiso había ganado una gran popularidad entre los comensales, hasta llegar a todos los rincones del mundo.También puedes leer: Arroz frito, rollitos primavera y otras recetas de comida orientalConsejos para preparar el mejor chop sueySi te gusta cocinar y quieres deleitar tu paladar con el mejor chop suey de la historia, en kiwilimón te ayudamos a lograr esto de manera fácil y rápida. ¡No te pierdas nuestros consejos de cocina!Cocina a la perfecciónRecuerda que es importante cocinar cada ingrediente a la perfección. En el caso del pollo, lo ideal es sellar el pollo para que esté crujiente y luego bajar la temperatura para que se cocine muy bien, pero quede jugoso al mismo tiempo. En el caso de los vegetales, es mejor que los cocines al dente, pues de esta manera estarán crujientes y llenos de sabor.Vino de arroz para cocinarSi quieres darle mucho más sabor a tu chop suey, lo único que necesitas es un toque de vino de arroz para cocinar, el cual está disponible en tiendas en línea, supermercados y tiendas especializadas. Si no lo encuentras en tu tienda más cercana, puedes sustituir por mirin o jerez seco.Pollo jugosoEl secreto detrás de un buen chop suey es un pollo bien sazonado, cocida a la perfección y muy jugoso. Una manera de lograr una textura muy suave es marinar el pollo con una pizca de bicarbonato por 20 minutos, sin embargo, deberás remover todo el carbonato antes de cocinar el pollo.También puedes leer: Las 10 recetas más representativas de la gastronomía de chinaSalsa de ostiónRecuerda que la salsa de ostión es uno de tus mejores aliados a la hora de cocinar platillos orientales, pues aporta un sabor increíble y profundo a tus platillos. A la hora de preparar tu chop suey, añade la salsa de ostión poco a poco hasta lograr la sazón perfecto.Vegetales frescosOtro gran consejo para preparar el mejor chop suey es emplear vegetales frescos, lo que le dará una consistencia crujiente y deliciosa. Además de la importancia de conseguir ingredientes de buena calidad, recuerda que no hay una receta única, por lo que puedes añadir los vegetales que tengas a la mano.Un toque crujientePara darle un toque extra de sabor a tu chop suey, solo tienes que añadir un poco de nueces, las cuales no solo aportan sabor, sino que también añaden un toque crujiente a tu platillo. Puedes elegir entre cacahuates, ajonjolí, nuez de la India, almendras o la que más te guste.También puedes leer: 5 recetas de comida orientalPlatillos para acompañar el chop sueyEstos platillos serán tu mejor opción para acompañar tu chop suey:Arroz Frito MixtoRollos PrimaveraPollo Agridulce CrujienteSalteado de Carne con BrócoliEnsalada de Fideos Estilo OrientalSopa de Fideos Chinos
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD