Tipos de aceites y sus usos
Nutrición

Tipos de aceites y sus usos

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Aquí te dejamos algunos tipos de aceites y para qué se recomienda usarlos: Aceite de aguacate Ligero sabor a aguacate, tipo mantequilla. Es bueno para marinar, aderezos de ensaladas, pastas y carnes. Smoke point 520° F Caducidad En refrigeración dura de 4 a 6 meses. Aceite de canola Sabor ligero y neutral. Ideal para saltear, hornear y hacer aderezos de ensaladas. Smoke point 400° F Caducidad En refrigeración dura de 4 a 6 meses. Aceite de avellana Es útil para resaltar el sabor de postres horneados y para hacer aderezos de carnes y vegetales. Smoke point 420° F Caducidad En refrigeración dura 2 a 4 meses. Aceite de oliva (extra virgen) Ideal para marinar, saltear, hacer aderezos o salsas, para pastas, sopas o carnes. Smoke point 420° F Caducidad En refrigeración dura 12 meses. Aceite de oliva (regular) Es más económico y tiene menos sabor que el extra virgen. Tolera bien las temperaturas altas y sirve para saltear y hornear. Smoke point 468° F Caducidad En refrigeración dura 12 meses. Aceite de palma Su color y sabor son únicos. Le añade sabor a los guisos caribeños y sudamericanos, pero es moderadamente alto en grasas saturadas. Smoke point 450° F Caducidad En refrigeración dura 12 meses Aceite de cacahuate Su sabor y olor se destacan, así que sirve para resaltar los sabores de la comida asiática. Smoke point 440° F Caducidad En refrigeración dura 6 meses. Aceite de cártamo Sirve para asar carnes, hornear postres y freír alimentos, pero es alto en ácido linoleico. Smoke point 450° F Caducidad En refrigeración dura de 2 a 4 meses. Aceite de coco Textura mantequillosa, popular en platillos asiáticos pero con alto nivel de grasas saturadas. Smoke point 450° F Caducidad 16 meses, no requiere refrigeración. Aceite de maíz Sabor suave y ligero. Se usa mucho para hornear y freír, pero es alto en ácido linoleico. Smoke point 450° F Caducidad En refrigeración dura de 4 a 6 meses. Aceite de semilla de uva Sabor suave, ligero, tipo nuez. Se usa para saltear y freír Smoke point 420° F Caducidad En refrigeración dura de 4 a 6 meses. Aceite de sésamo Sabor ligero, ideal para platillos fritos de la cocina asiática, al igual que para tallarines, arroz o ensaladas. Smoke point 450° F Caducidad En refrigeración dura de 2 a 4 meses. Aceite de soya Sabor ligeramente fuerte, ideal para hornear, pero es alto en ácido linoleico. Smoke point 450° F Caducidad En refrigeración dura hasta 12 meses. Aceite de girasol Ligero y sin sabor. Ideal para hornear pero es alto en ácido linoleico. Da mejores resultados si se mantiene por debajo de los 390° F. Smoke point 450° F Caducidad En refrigeración dura de 2 a 4 meses. Aceite de nuez Sabor fuerte. Ideal para resaltar el sabor en los postres horneados, hacer aderezos, cocinar carnes o sofreír verduras. Alto en ácido alfa linoleico. Smoke point 400° F Caducidad En refrigeración dura de 2 a 4 meses.
* La caducidad de la mayoría de los aceites es de 12 meses, cuando no se ha abierto el envase y se almacena en un lugar fresco y oscuro. De cualquier manera, muchos aceites se tornan rancios rápidamente una vez que se han abierto, pero se benefician de la refrigeración. Muchos de ellos pueden guardarse varios meses en gabinetes frescos y oscuros, pero al refrigerarse incrementan su vida útil más allá de los 6 meses.
Recetas de cocina recomendadas:

Sopa Fría de Melón

Crema de Calabaza y Papa

Pollo al Limon y Alcaparras

Quiche de Espinacas Light

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Uno de los platillos más representativos y deliciosos de la comida mexicana es, sin duda alguna, el pozole.Con cebollita, chile, orégano, rábanos, lechuga, mucho limón y de pollo, carne, verduras o como lo prefieras, el pozole es el platillo que no puede faltar en la mesa de los mexicanos sobre todo en septiembre, el mes patrio. ¿Pero alguna vez te has preguntado de dónde viene esta tradición?La palabra pozole es una derivación del náhuatl pozolli: potzonalli, apotzontli, que significan espuma o espumoso. En sus orígenes era un plato ritual de los mexicas y se consumía durante las ceremonias nahuas a Xipe Totéc: Nuestro Señor el Desollado. Entre los años 1325 y 152, se preparaba con la carne de los prisioneros sacrificados durante la celebración y se le daba un uso ceremonial, pues era servido sólo a los nobles o sacerdotes.Xipe Totéc era una deidad mexica asociada a la guerra, al maíz y a la renovación vegetal. Para desgranar al maíz había que "desollarlo" y quitarle sus hojas. Así, de la misma forma, para preparar el pozole se tenían que desollar los granos del maíz llamado cacahuacintle. Para lograr esto, ponían los granos a reposar en agua con cal durante algunas horas. Después de la llegada de los españoles, el canibalismo se prohibió y se sustituyó la carne de humano por carne de cerdo y así, el proceso del pozole ha ido cambiado a lo largo de la historia de México. En la actualidad, el pozole es diferente de acuerdo con la región donde se prepara: en el estado de Guerrero se prepara el blanco y el verde, que lleva esa tonalidad por el tomate verde o la pepita molida y en algunos lugares se le agrega chicharrón, mientras que en la Ciudad de México, Sinaloa, Nayarit y Jalisco se consume la variante roja. En algunas otras zonas costeras se le agregan mariscos y pescado. Ya sea que lo prefieras con maciza, de surtida o de pollo; rojo, verde o blanco, estas Fiestas Patrias a la hora de disfrutar un increíble pozole ya sabrás de dónde surgió esta tradición.
A lo largo de nuestra vida hemos escuchado muchos mitos alrededor de la necesidad de bajar de peso. Una de las teorías que de un tiempo para acá ha cobrado importancia es sobre que el alcohol engorda pero, ¿qué pensarías si te decimos que esto no es un mito, sino verdad? Aquí te va una verdad que puede doler: las bebidas alcohólicas no sólo están saboteando tu dieta, además te están haciendo engordar y todo esto tiene una explicación que nos lleva directo al alcohol que contienen, pues este interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono y, en lugar de quemarlos, los almacenemos. Además, el alcohol contiene etanol, una sustancia nociva para el sistema nervioso central si se consume en grandes cantidades, la cual afecta el funcionamiento del hígado. Por ejemplo, cada gramo de etanol aporta 7 Kcal y las bebidas además pueden contener azúcares y otras fuentes de calorías que también impactan en el organismo. Así que si estás buscando bajar de peso, considera moderar y, de ser posible, evitar el consumo de alcohol, porque además de las calorías vacías que te aporta, solemos tener malos hábitos alimenticios cuando consumimos este tipo de bebidas y eso es una bomba para nuestro cuerpo.Y si toda esta información no te ha bastado para dejar el alcohol, aquí te dejamos datos que te harán pensar dos veces antes de tomarte esa copita:● Una cerveza regular tiene aproximadamente 150 calorías por un vaso de 355 ml.● Una cerveza light, aproximadamente 100 calorías por un vaso de 355 ml.● El vino contiene aproximadamente 100 calorías por una copa de 145 ml.● El alcohol destilado (ginebra, ron, vodka, whiskey), aproximadamente 100 calorías por 45 ml.● Un martini tiene aproximadamente 140 calorías por una copa de 65 ml.● Una piña colada, aproximadamente 500 calorías en 205 ml.Y a algunas de esas bebidas hay que sumarle las calorías de las sustancias con las que se mezclan, como jugos, refrescos, jarabes.Por último, recuerda que la mejor manera de controlar las calorías es limitar la cantidad de alcohol que tomas. Antes de salir, establece un límite y apégate a él. Es válido rechazar una bebida que no quieres o negarse a que te sirvan una segunda copa de vino, todo está en tus decisiones y en la conciencia de ellas.
Septiembre es un mes muy importante para todos los mexicanos, pues se celebran las fiestas patrias, fecha relevante que es un buen pretexto para reunirnos con nuestros familiares o amigos y comer rico.Una gran opción para pasarla bien es hacer una noche mexicana, así tienes la oportunidad de celebrar en una casa, lo cual resulta más económico que salir a un restaurante o bar, además de que no tendrás límites de tiempo ni espacio.Y para que todo salga de maravilla, te damos los mejores tips para disfrutar de una gran noche mexicana.Haz una lista con todo lo que necesitas, desde decoraciones, comida, bebida, invitados, qué traerá cada quién.Planea una decoración muy colorida y mexicana, procura que los motivos sean verde blanco y rojo, puedes utilizar varias banderas, collares para las mujeres, sombreros para los caballeros, papel picado, manteles multicolores, o materiales reciclados y hacer tus propios adornos.¡Lo principal es la comida! El eje más importante de la noche mexicana son los platillos, lo más típico es pozole, pero también los pambazos, sopes, mole, chiles en nogada, quesadillas o tostadas. Podrías organizarte con tus invitados para que cada uno lleve un platillo, así todos pueden comer sus favoritos. Arma una barra de postres con dulces mexicanos, eso le dará un toque increíble a tu noche mexicana. En esta barra puedes incluir merengues, palanquetas, mazapanes, cocadas, alegrías, obleas, dulces de leche, arroz con leche, flan napolitano, gelatina tricolor, ates con queso... Ofrece aguas frescas a tus invitados. Lo típico son aguas de limón, jamaica, horchata, incluso puedes jugar con eso y contribuir a tu decoración tricolor. Organiza juegos típicos como lotería, serpientes y escaleras, canicas o pirinola; para hacerlo más interesante puedes hacer castigos con shots de tequila o tener premios como muñequitas típicas de tela, bolsas de dulces, o alguna artesanía mexicana. La música también es muy importante, arma una lista con canciones muy mexicanas, en la que no falte el mariachi, el norteño, la banda y también incluye música para bailar.Las bebidas alcohólicas también son una parte fundamental en una noche mexicana, lo típico es el tequila, el mezcal, el pulque; además con el tequila puedes preparar ricos cócteles como el charro negro, tequila sunrise, margaritas y palomas. Ahora que ya tienes todos los elementos para hacer una gran noche mexicana, recuerda divertirte con responsabilidad y procura no abusar de la comida, de los postres ni del alcohol. ¡Viva México!
Saber cuáles son las porciones adecuadas de comida para un niño de cierta edad no es tan complicado como parece.Aunque estamos acostumbrados a ver por todos lados porciones enormes de comida y, a veces, cuando llegamos a casa, la hora de comer se puede convertir en una batalla campal, especialmente con niños pequeños, es posible lograrlo. Como papás, es importante incentivar que los niños asocien la comida con momentos placenteros, de compartir y convivir, no con guerras de poder o sentir que tengan que acabar montañas de comida para estar satisfechos. Los niños deben aprender a escuchar su apetito y una gran manera de lograrlo es servir las porciones adecuadas. También hay que tomar en consideración el nivel de actividad y requerimientos especiales de cada pequeño.En casa podemos realizar el ejercicio de medir qué tanto cabe en los platos que usamos siempre y así comprender que el estómago de un chiquito no tiene la misma capacidad que el nuestro. ¿Has medido cuántas tazas de sopa caben en tus soperos? Te sorprenderás al constatarlo.Por ejemplo, en el caso de las frutas, una porción adecuada para un niño es media manzana, o naranja. Si lo vemos en una taza de medir es entre un cuarto a media taza. Te recomendamos estas Ideas de Lunch para NiñosDe la misma manera, hay que cuidar la porción correcta de jugo, que es media taza. Los vasos comunes tienen capacidad de 1 a 1 ½ tazas, a veces más. No es buena idea servirles vasos enormes de jugo, porque pueden quitarles la capacidad para comer alimentos con mayor concentración de proteínas, vitaminas y minerales, los cuales son más necesarios para su desarrollo.Si se trata de granos o cereales, media rebanada de pan es suficiente para niños de hasta 5 años, y la porción adecuada de pasta, arroz o cereal es media taza. Hay que tener cuidado con los tazones enormes de cereales azucarados que no dejan espacio para mucho más. En total, los niños necesitan 4 a 6 porciones al día de granos y cereales. Un sándwich hecho con una rebanada de pan, media taza de pasta en la comida y una tortilla en la cena completarían sus requerimientos de granos y cereales del día. Como ves, no es tanto.En el caso de las proteínas como carnes, pescado o pollo, para chiquitos de hasta 5 años, 60 gramos es más que suficiente por porción, por ejemplo, un huevo durante el desayuno. Al acercarse a los 10 años puede subir hasta 100 gramos, según la actividad.No olvides incluir nueces, almendras o mantequilla de cacahuate, de la cual dos cucharadas equivalen a una porción adecuada. Considera también leguminosas, como lentejas y frijoles, y media taza de ellas es más que suficiente. En total necesitan entre 3 a 4 porciones de ese tamaño al día.Te recomendamos estos Coditos con Chayote, Kale y Quesito Para complementar su dieta, los lácteos son importantes. Calcula unos 100 g de queso en total para todo el día, o tres cuartos de taza de yogurt. Si toman leche, no necesitan más de media taza por porción. Dos porciones al día son suficientes para su desarrollo.Finalmente, las temidas verduras no tienen que ser motivo de pleito. Procura darles varias opciones y piensa que sus porciones no deben ser las mismas que las tuyas. Por ejemplo, en el caso de chícharos, brócoli y otras verduras cocidas, media taza por porción es suficiente. Si es ensalada, calcula una taza. Donde se complica un poco es con las frutas, pues necesitan en total al menos cinco porciones de frutas y verduras por día; lo mejor es si son más verduras que frutas, así que divídelas entre las tres comidas y lunch para que tengan todo lo que necesitan para crecer sanos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD