Tips de salud para tus hijos en este regreso a clases

Por Kiwilimón - Agosto 2014
Las vacaciones están a punto de acabar, así que es hora de reforzar los hábitos saludables que pueden ayudar a tu hijo en la escuela; uno de ellos, la alimentación. Y es que, según los especialistas, una mala nutrición puede traducirse en un pobre desempeño escolar. Por ello, aquí te dejamos algunos consejos para que los pequeños tengan una alimentación adecuada para este regreso a clases:
  • En primera instancia es fundamental darles un desayuno saludable.
  • Aunque los productos “tradicionales” para este horario –cereales integrales con leche baja en grasa o yogur y bayas con granola, por ejemplo– están bien, no debes sentirte limitado a ellos, recuerda que lo más importante es que los pequeños consuman alimentos ricos en nutrientes, como frutas, granos con fibra y productos lácteos. Por ejemplo, un emparedado de queso a la parrilla con un zumo de fruta 100 por ciento puede resultar ideal.
  • Asimismo, puedes optar por un desayuno con huevos, tostadas de pan integral y fruta fresca; pan de trigo integral y queso o mantequilla de maní y jalea acompañados con leche reducida en grasa.
  • Los niños que tienen una alimentación saludable, están más alerta durante el día, por lo que un almuerzo balanceado también puede ayudar a que estén activos en la tarde.
  • En este sentido, se sugiere que las frutas y verduras representen la mitad de los almuerzos; así como incluir granos enteros, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasas. Además, es importante limitar los dulces.
  • Envíales a la escuela frutas fáciles de comer, como uvas, gajos de manzana o fresas.
  • Ofrecer variedad es indispensable para que los niños no se aburran; los emparedados, por ejemplo, pueden hacerse en diferentes tipos de pan, de igual forma puedes llamar la atención de los pequeños con comida de diferentes colores.
  • Ten cuidado con las bebidas azucaradas, incluso los jugos, así como con las bebidas que incluyen cafeína. Es mejor que animes a tus hijos a beber agua, ya sea natural o con sabor sin azúcar.
  • Es recomendable que le envíes algunos bocadillos saludables –como galletas integrales o queso bajo en grasa– para sus actividades extracurriculares.

Recetas de cocina para regreso a clases

Te dejamos algunas opciones deliciosas para considerar en la comida de tus hijos para este regreso a clases. Toma nota.  

Sandwiches para ninos

Sándwiches para Niños

Diferentes sándwiches que puedes hacer para cada día de la semana.

pastas para ninos

Pastas para Niños

Prepara la pasta favorita de tus hijos a la hora de la comida.

ideas de lunch para ninos

Ideas para el Lunch de los Niños

¿Quieres más recetas para niños? Encuentra todo lo que necesitas.

recetas faciles para ninos
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El restaurante Piloncillo y Cascabel, donde se cocina comida ordinaria de una manera extraordinaria, es el claro ejemplo de que la propuesta gastronómica de la ciudad no necesita ser ostentosa, excéntrica ni complicada para alcanzar la excelencia en cuanto a sabor y calidad. Conocido por su inventiva culinaria original, sencilla y deliciosa, Piloncillo y Cascabel nace en 2010, de la mano de Wenceslao Vera e Itzia Rojas, egresados de la Licenciatura en Gastronomía de la Universidad del Claustro de Sor Juana, quienes juntos crearon un paraíso justo tanto para su equipo como para sus proveedores en la Central de Abastos. La especialidad de Piloncillo y Cascabel es la cocina mexicana contemporánea, la cual desmenuzan en un menú de 3 tiempos, diferente cada día, que sólo cuesta $90 pesos y vuela gracias a su sabor y precios accesibles. Además del menú diario, podemos encontrar desayunos desde $65 pesos, como los irresistibles chilaquiles con salsa de chapulín, o platos fuertes que no pasan los $100 pesos, como consomé de hongos con ravioles o el risotto con salmón, sin embargo, mi favorito por siempre es el postre, cuya corona se la lleva el pastel caliente de chocolate oaxaqueño. Si bien podrían definirse como una fondita bistró gracias a sus deliciosos platillos, la comida de Piloncillo y Cascabel destaca por ser creativa pero sencilla, bien hecha y sobre todo, honesta, sin cargos extras ni presunción alguna. Ubicación: Torres Adalid 1263, colonia Narvarte Poniente, CDMX. Facebook: facebook.com/piloncilloycascabel Instragram: instagram.com/piloncillo_y_cascabel
Existe una realidad: el cuerpo se intoxica. Lo intoxicamos. Los eufemismos nos alcanzan: “No, no es nada”, decimos cuando los órganos comienzan a quejarse. Ignoramos que se comunican a través de sensaciones para que los miremos, para que observemos el foco rojo que nos prenden. Nos lo dice también la piel manchada y opaca. Nos lo anuncia el sueño que se fuga entre episodio y episodio surrealista. Nos lo indica la falta de energía. El inicio de año es quizás la mejor orilla para aventarse a las nuevas aventuras. Hay que comenzar de nuevo. Un cumpleaños, una luna nueva, un lunes: todo sirve. Los puntos de partida nos empoderan para alejarnos de lo tóxico en nuestras vidas –a la pareja desinteresada, a esa perversa muletilla, al amigo que nos quita paz, a los alimentos que nos podrían estar envenenando sin siquiera detenernos a mirar su mal–.  Israel Chirino, experto en trofología, indica que lo ideal es someter al cuerpo a un détox tres veces al año, pero que si no se puede, con una vez está bien. “Las 24 horas del día estamos en contacto con toxinas, ya sea a través de la alimentación, a través de la respiración, a través del contacto con algún cosmético, alguna crema que vaya en la piel”, confirma el también llamado Trofoamigo. Para nuestra experta en nutrición clínica, Jennifer Asencio, es recomendable hacer desintoxicación después de las comilonas de fin de año, pues lo que conseguiremos mediante una restricción es atajar el camino hacia nuestras metas de salud anuales: bajar de peso, liberarnos del colesterol, dejar atrás el hígado graso. La desintoxicación ayuda a liberar las toxinas de aquellos órganos dedicados a eliminar sustancias del cuerpo, por ejemplo, los pulmones, el hígado, los riñones o el colón. Cuando existe en ellos una acumulación de toxinas comienzan también los malestares o, peor aún, las enfermedades. No lo podemos negar. Algunas veces tomamos decisiones incorrectas sobre lo que ponemos sobre el plato. A veces no es a veces, es siempre. Y ponemos carnes procesadas, azúcares en exceso, sal yodada, harinas refinadas o grasas trans que al no poder ser procesadas por el organismo –por su cantidad, por su frecuencia– el organismo deja de asimilarlos y de desecharlos. Esto produce reacciones inmunitarias en nuestro sistema. “Es necesario neutralizarlos para que no nos causen otro tipo de problemas como mutaciones celulares, que a la larga podrían desarrollar tejidos cancerígenos, etcétera”, asevera Israel. Pasa igual en la afinación y el balanceo de los automóviles. Hay que realizar un détox habitualmente para mantener el correcto funcionamiento de los órganos, el metabolismo, la piel, el sueño y mejorar la calidad de vida. La forma de conseguirlo es restablecer la armonía biológica del cuerpo, “se trabaja mucho con el balance ácido-alcalino para lograr una homeostasis. Lo que busca la desintoxicación es recuperar ese equilibrio entre ambos”, afirma Israel. Existen varios tipos de desintoxicación, pero lo que el Trofoamigo recomienda es que sea biocompatible al organismo, que aquello que elijamos sea una fuente de enzimas y nutrientes vivos. Otros métodos incluyen suplementos, pero según sus recomendaciones, hay que elegir lo más natural. No se trata de comer aire. En la viña de la desintoxicación existen alimentos bondadosos, elementales, que nos ayudan a eliminar lo que al cuerpo le sobra. Chirino recomienda lo verde: las lechugas, las acelgas, las espinacas. Recomienda que sean orgánicas, de cultivos locales.Nos pide poner suma atención a la hidratación, porque no toda el agua es buena: para hacerla potable algunas veces se somete a un exceso de cloración que podría dañar los riñones. Lo mejor es el agua ligeramente mineralizada, ionatada y viva. “Actualmente en el mercado existen filtros para lograr este tipo de agua. Existen incluso en versión portátil”, dice. Nos insta a comer ingredientes crudos, o al menos ligeramente cocidos, que todavía se sientan crocantes a la mordida, evitar los alimentos procesados y el alcohol. No disfrazar la comida con aderezos excesivos o demasiada miel, hacer la desintoxicación en plena conciencia. Por su parte, Jennifer Asencio recomienda comenzar con un ayuno de 12 a 16 horas, tomar té verde, pues “ayuda muchísimo a limpiar las vías urinarias, las vías hepáticas y biliares, así como acrecentar la microbiota del intestino. Esto produce cambios en el pH del organismo y mejora las condiciones para que haya más bacterias buenas y benéficas para el intestino”. Adicionalmente, afirma que tomar vinagre de manzana en ayunas mejora la motilidad del intestino y ayuda a limpiar más fácil las vías urinarias y hepáticas. Con un juguito en la mañana el détox no demostrará todas sus bondades. Según lo que nos cuentan los expertos, hay que hacer un tratamiento completo, un cambio de hábitos por algunos días que reinicie el organismo de pé a pá. No estás solo en tus metas de salud. Nuestras nutriólogas de casa elaboraron este reto détox para que empecemos el año de forma más saludable. Lo comenzaremos juntos el 10 de enero y dura diez días, ¿nos acompañas? 
Habibi Man es una de las propuestas culinarias más interesantes que han surgido en la Ciudad de México en los últimos años, pues este increíble restaurante ofrece comida caribeña con un toque de Medio Oriente, sabores que, aunque parezcan diametralmente distintos, combinan a la perfección y dan paso a platillos complejos, pero exquisitos. Para adentrarte en esta extraordinaria fusión de sabores, puedes comenzar con el mezze, el cual consta de hummus, jocoque, babaganush, ensalada, tostones de plátano macho y pan pita. Si tienes ganas de probar todo y realmente experimentar la mezcla de sabores caribeños y de Medio Oriente, entonces te recomiendo el camello caribeño, un plato enorme para dos personas, el cual contiene falafel, hummus, jocoque, babaganush, ensalada, pan pita, tostones de plátano macho, frijoles, arroz, schnitzel de berenjena y okra con koftas de cordero, pollo jerk y shawarma de cerdo. Otro imperdible en Habibi Man es el famoso jerk chicken, el cual tiene un sabor exquisito gracias a la combinación de hierbas, especias, cerveza y salsa BBQ. Por si fuera poco, este pollo se acompaña con tostones de plátano macho, chutney de mango, ensalada de col y arroz con frijoles. Para los amantes de la carne, este lugar también ofrece decadentes sándwiches y wraps. Yo te recomiendo el Don Rubén, el cual se prepara con pan de masa madre, pastrami, queso, cebollas caramelizadas, mostaza y pepinillos. En cuanto a las bebidas, puedes elegir entre el refrescante tepache con cardamomo, la rica limonada con agua de rosas y menta o una cerveza. Para cerrar con broche de oro, puedes elegir entre postres como baklava, crème brûlée de maracuyá, cheesecake de pistache o el parfait de labneh y queso mascarpone. Si tienes ganas de probar algo completamente diferente y lleno de sabor, entonces este pequeño rincón que fusiona la comida caribeña con Medio Oriente es para ti, pues te lleva en una aventura culinaria por dos lugares distintos, pero que se complementan a la perfecciónFotos tomadas de las redes sociales de Habibi Man
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD