Top 5: botanas saludables con hummus
Nutrición

Top 5: botanas saludables con hummus

Por Kiwilimón - Abril 2014
El hummus ha llegado para apropiarse de la escena botanera ya que no importa la naturaleza del evento: reunión, deportivo, familia o amistades será del gusto de todos. La base del hummus es muy simple: garbanzos, jugo de limón, sal, pimienta y tahini, o pasta de ajonjolí. Lo que es más que interesante es la posibilidad de crear un sinfín de platillo saludables a base de esta receta del Medio Oriente. Aquí cinco consejos para botanas saludables.  

1.- Pita y hummus

Así como el hummus, el pan pita proviene del Medio Oriente y sus sabores en realidad se complementan. Además, a los minerales y proteínas que tiene el hummus le estarás agregando carbohidratos complejos por lo que se transforma en una botana completa.  

2.- Dip proteínico

Si estás acostumbrada a embadurnar tus verduras como zanahorias, pepinos y jícamas en aderezo ranch o algún otro dip sumamente calórico deberías considerar cambiar al hummus, su textura suave complementa muy bien lo crujiente de los vegetales, además de que potencializa su sabor.  

3.- Quesadillas de hummus

Para acercarse más a la tradición mexicana te recomendamos hacer una quesadilla de hummus. Es muy fácil simplemente haz con el hummus lo que harías con el queso y después añade aguacate y algunas rebanadas de cebolla morada. Tendrás un platillo 100% nutricional y sabores que se engrandecen y complementan de una manera extraordinaria.  

4.- Sándwiches de hummus

Para dejar a un lado las calorías de más y darle un descanso a tu sistema cardiovascular te recomendamos utilizar hummus en vez de mayonesa o mantequilla, aquellas que le pones a lo sándwiches. Si decides usar pan de centeno, jitomate, lechuga y alfalfa entonces tendrás un platillo balanceada y llenador. Hazlos en presentación mini para las reuniones.  

5.- Jitomates rellenos

Hay poco ingredientes que quedan tan bien con el hummus como el jitomate. Ese factor acidito hace que convivan muy bien en el mismo plato por lo que te recomendamos abrir algunos jitomates, sacarles el relleno y meter en vez un poco de tu hummus favorito. Será un bocadillo rápido de comer, simple y lleno de sabor para ocasiones donde no deseas usar platos ni cubiertos.  

Recetas

Receta de Pan Árabe

Receta de Dip de Garbanzos con Jitomate Deshidratado

Receta de Quesadillas de Flor de Calabaza y Huitlacoche

 

Receta de Sandwich de Pan Integral con Pavo

Receta de Jitomates Cherry Rellenos de Hummus y Edamame

 

¿Qué te parecen estas deliciosas botanas saludables con hummus?

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En 1990 Ana del Jesús Valencia Izquierdo, cocinera de origen colombiano que radica en México, decidió combinar los sabores de su país con ingredientes y técnicas mexicanos. Así creó Tamaldiani, un establecimiento de tamales con servicio a domicilio en los que integra los sabores de la cocina mexicana y la colombiana en tamales únicos, originales y deliciosos. Su menú representa la fusión de sabores de dos culturas. Entre los tamales insignia, que han conquistado paladares todas las latitudes, se encuentran el clásico tamal verde, el tamal de cochinita pibil, el de camarón con verduras y el de rajas con queso, crema y elote. Del mismo modo, Ana prepara tamales que se distinguen por su innovación como el tamal de esquites, que puedes pedir en verde o rojo, el tamal de zarzamora con queso, el de mango con rompope, el de pera con almendra, el de chocolate con Nutella y fresa natural y, en temporada, un riquísimo tamal de nuez con nogada y piñón rosa que no te puedes perder. ¡Son memorables! Tamaldiani goza de gran aceptación y prestigio en la Ciudad de México. Además, en tres ediciones ha ganado los primeros lugares de la Feria de la Identidad por preparar los mejores tamales. Sin duda, es un proyecto trabajado con mucho amor por Colombia y México, en el que se resalta lo mejor de ambas culturas. Recuerda realizar tu pedido con tres días de antelación, para que lleguen a tu casa calientitos, tus ricos tamales mexicanos con toque colombiano. ¡Querrás pedirlos todos los fines de semana!
La forma que tiene el cuerpo de comunicarse físicamente con nosotros es a través del dolor, de la incomodidad, de la sed, del hambre. El apetito es una sensación que llega en varios momentos del día y por la cual tenemos la necesidad de ingerir alimentos; malo cuando llega sin previo aviso, cuando comemos sin sentirla, cuando aun después de comer no cesa. A través del apetito es que nuestro cuerpo expresa una insatisfacción que no siempre es corporal. En un estado de consciencia plena –en conexión al presente, en sincronía con el cuerpo y sus sensaciones- podemos identificar plenamente desde dónde se produce el apetito. Para ello hay que hacer una observación interna: en el dentro se resguardan más que órganos; en el dentro se expresan un sinfín de sensaciones que siempre tienen algo que contarnos sobre nosotros mismos.  Tener una buena comunicación con el cuerpo es elemental para la conservación de la salud y por supuesto, para dejar de pelear con la comida, para dejar de saltar de una dieta a otra, para dejar de enemistarnos con el afuera cuando en realidad lo que sucede es que hay una desconexión con el dentro. La comunicación con el cuerpo no es una locura del new age. La comunicación corporal significa aguzar los sentidos hacia lo más tangible que tenemos; tomarse el tiempo y el espacio para escuchar al cuerpo. Basta con respirar un par minutos tomando conciencia de la inhalación y la exhalación e ir escaneando cada una de las partes del organismo –sí, como si fuéramos una máquina de rayos x–. “Esta es mi nariz. Esta es mi boca, mis vísceras, mis músculos, mi sangre, mi piel…” A partir de unos instantes notaremos cómo se encuentra mi dentro: qué duele, qué se siente bien, qué le hace falta. La meditación, entonces, se convierte en un diálogo corporal en el que el sabio más sabio nos revela su estado anímico, físico y emocional.  A partir de esta práctica diaria comenzaremos a tomar mejores decisiones alimenticias y, por supuesto, identificaremos desde dónde viene el hambre que experimentamos. Según Jane Chozen Bays, una escritora y teórica del mindful eating, existen siete tipos de hambre. Hambre visual: surge, por ejemplo, cuando vemos un pastel siendo cortado y de cuyo esponjoso interior emerge una lava de chocolate derretido. Es el llamado food porn: estímulos hechos a través de la comida que despiertan la sensación de quererlo ¡ya! Hambre olfativa: ¿existe algo más seductor que el aroma que arroja una olla de tamales? ¿Las notas de un café? ¿Unas galletas en el horno? No lo creo. Todo eso es una cubetada de agua a esa hambre que se despierta a través de la nariz. Hambre bucal: muchos de nosotros la vivimos en la pandemia; llega con el impulso de querer masticar algo, roerlo, porque sentimos angustia, porque experimentamos ansiedad. Ésta no encontrará saciedad hasta que la crisis ceda o la conciencia del momento y de lo que estamos sintiendo, aterrice en nosotros. Hambre estomacal: esta es producto de la vacuidad, o al menos de tener espacio en el órgano al que algunos médicos orientales llaman el segundo cerebro. Es normal tener hambre estomacal después de algunas horas de ayuno. Hambre celular: el hambre que las embarazadas expresan en antojos. Se basa en los requerimientos del cuerpo pues según sus cálculos perfectos y sabios, existe un déficit de nutrientes o una conversión desbalanceada entre energía y fuentes de poder. Este tipo de apetito suele aparecer tras el ejercicio intenso. Hambre mental: llega a nosotros cuando un estímulo enciende un recuerdo de la infancia, de lo que consideramos relevante culturalmente o de lo que aprendimos que era delicioso. Esta hambre nos salta en la cabeza cuando estamos a dieta o restringidos de alimentos; cuando extrañamos eso que nos cocinaban en casa o que evoca algún momento feliz. Hambre del corazón: cuántas veces nos hemos comido la falta de dulzura, de alegría, de amor, el abandono o el rechazo. Esta es el hambre que busca desesperada –y también inasequiblemente– cerrar una grieta emocional a través de kilos y litros de comida y bebida. Intentamos llenar un vacío emocional con algo físico en el que más pronto llega la culpa y el castigo que la alegría. Por esta razón es que los psicólogos recomiendan no convertir la comida en castigo ni en recompensa al educar a los hijos.La meditación o la práctica de mindfulness (tomar conciencia del aquí y el ahora durante varios minutos al día), nos hace contactar claramente con los pensamientos, las emociones y, por supuesto, con el organismo. Si nos tomamos el tiempo para conocerlo iremos aprendiendo sobre sus carencias, sobre cómo manifiesta las faltas emocionales y sobre sus necesidades fisiológicas. Al final, escuchando al sabio, tomarás mejores decisiones alimenticias. Mejores decisiones en general, pues.
A veces puede más una taquiza que un ferviente amor, como señala Chava Flores. Así que si amas a papá y quieres consentirlo en grande, no dejes pasar la oportunidad de celebrarlo con los reyes de la comida mexicana: los tacos. El amor también cabe en una tortilla, por lo que si quieres lucirte este Día del Padre, prepárale una taquiza con sus tacos y salsas favoritos; pueden incluso cocinar o hacer las compras juntos para disfrutar la experiencia de principio a fin. Aquí te compartimos los tacos favoritos de Kiwilimón para consentir a papá en su día: Tacos de cecina ¿Quién no ama los tacos de cecina? Son fáciles de preparar y con un sabor inigualable. Esta carne de res salada y secada al sol o mediante un ahumado es un clásico de diferentes partes de México. Te recomendamos cocinarla a la plancha y prepararla al estilo morelense con crema y una generosa porción de aguacate. Ahora que si en verdad quieres brillar en la cocina, prepara estos tacos de cecina con tortillas azules hechas por ti mismo. ¡Todos los amarán! Tacos de mixiote Esta receta te tomará más tiempo pero te quedará exactamente como la de tus tacos favoritos del mercado. El mixiote, u oblea de maguey, es un platillo típico de Hidalgo, el Estado de México y Tlaxcala. Aunque cada estado tiene sus variantes particulares, incluso en el tipo de carne que utilizan (pollo, conejo, chivo o carnero), la regla es que los mixiotes son marinados con una mezcla de chiles y especias que hacen cada bocado memorable. Aquí te compartimos el paso a paso para prepararle a papá unos tacos de mixiote de cordero. ¡No te arrepentirás!Tacos al pastor Si tu papá es de los que siempre empieza con dos y termina con seis u ocho taquitos al pastor con todo, no puedes dejar de prepararle esta increíble corona de tacos al pastor, excelente para compartir con toda la familia. Es una receta sencilla, en la que te decimos cómo marinar la carne al pastor, a base de chiles, achiote, jugo de piña y algunas especias. Un dato curioso de los tacos al pastor es que el asador vertical, donde lo preparan, es un instrumento de origen asiático, en donde cocinan carne de cordero aderezada con diversos condimentos. Este asador llegó a México, específicamente a Puebla, en la década de 1930 donde tuvieron un éxito rotundo y se fueron haciendo variantes de la receta original. Tacos de barbacoa A los fanáticos de este platillo, una barbacoa de res casera debes prepararles. El arte de cocinar en hoyo de tierra u horno y con pencas de maguey es todo un ritual que lleva su tiempo, pero existen métodos en olla exprés o vaporera que te permitirán prepararla de forma más fácil y rápida, sin sacrificar el sabor. La barbacoa es un guiso tradicional de Hidalgo, Puebla, Querétaro, Guanajuato, Estado de México, Michoacán, Morelos y otros lugares donde prevalecía el pulque, que se prepara con un método ancestral de hornos subterráneos. Tacos de cochinita pibilOtro platillo que se cocina bajo tierra y que forma parte de la tradición ancestral maya es la cochinita pibil. Se prepara con carne de lechón o cerdo condimentada en recado rojo y otros ingredientes, originalmente se horneaba en pib de donde viene su nombre y que aún se usa en la península de Yucatán, de donde es uno de los platillos típicos más representativos. Aquí te decimos cómo hacer una cochinita pibil en horno.Este Día del Padre anímate a consentir a papá, como aconseja el gran Chava: con tres cervezas bien heladas y seis machitos pa'cabar… 
Aunque no existe una sola cocina árabe, pues hay muchas variantes de acuerdo con las regiones, una de sus características principales es que cumple las normas islámicas en cuanto a alimentos lícitos e ilícitos, como la carne de cerdo o las bebidas alcohólicas, por mencionar unos.Entre sus ingredientes básicos, el garbanzo, los panes planos, freekeh (trigo verde), trigo hervido, tahini, pistaches y especias como el za’atar o el cardamomo. Por encima de todo, la cocina árabe se trata de compartir alimentos y momentos preciosos con amigos y familiares.Con colores vibrante y mucha fragancia, estos son algunos de los platillos típicos de la cocina árabe que tienes que animarte a probar cuando tengas la oportunidad.HummusEl hummus es una pasta para untar hecha con garbanzos, que se puede comer desde en el tradicional pan de pita caliente, hasta en una hamburguesa o una papa al horno. Puedes prepararlo en casa con esta receta de hummus cremoso y terso. MankushEsta es como una pizza árabe, pues es un pan redondo espolvoreado con queso, carne molida o hierbas, que suele prepararse para desayunar o almorzar. Puede ser preparada tanto en elegantes restaurantes levantinos como con vendedores ambulantes.Ful medamesEste es un platillo tradicional egipcio hecho con habas, aceite de oliva, perejil, cebolla, ajo y limón, y en un recipiente de cobre, para lograr el sabor adecuado. Aunque este plato no tiene la presentación más apetitosa, el sabor lo compensa todo.FalafelEste platillo es bien conocido y parece una botanita de garbanzos fritos con hierbas simplemente, pero también se puede comer como relleno de pan pita.TabulehEl tabbouleh es un plato típico de la comida libanesa, el cual se prepara a base de trigo quebrado, o bulgur, y se complementa con hierbas y vegetales como jitomate, cebolla, perejil, hierbabuena, un toque de aceite de olvida y limón para darle acidez. Esta ensalada también es uno de los platillos de la cocina árabe más famoso.Baba ghanoush Esta pasta hecha a base de puré de berenjena se acompaña con pan pita y también es conocida como mutabal.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD