¿Por qué agregar nueces o semillas a tus recetas?
Dietas y Nutrición

¿Por qué agregar nueces o semillas a tus recetas?

Por Kiwilimón - Febrero 2012
  En años atrás, hablar de nueces y semillas tenían una mala reputación por que estaban consideradas comoposeedoras de un alto contenido de grasa, pero ahora sabemos que vale la pena comerlas por sus muchos beneficios para la salud. Las nueces y algunas semillas son ricas en vitamina E, grasas insaturadas que balancean el colesterol malo, proteínas, minerales y micronutrientes. Consumidas en moderación ofrecen muchos beneficios de salud, mejoran la piel y pelo y contribuyen a tener una buena memoria.
Aunque son saludables hay que comerlas en moderación por alto contenido calórico. Hay que comerlas crudas, no tostadas aunque sean más sabrosas.
Aquí algunas semillas que se consumen más: - Almendras. Posee mucha vitamina E que contribuye a la reducción del colesterol malo. Mejoran la salud de nuestra piel y ayuda al crecimiento del pelo. Es preferible comerlas después de haberlas remojado durante la noche para ser digeridas con mayor facilidad. - Avellanas. Contienen aceites que ayudan con el crecimiento del pelo y uñas. Contienen calcio, magnesio, hierro y potasio. - Cacahuates. Son comunes y baratos. Ayudan a disminuir el colesterol y a combatir la hipertensión. Contienen fósforo, magnesio y calcio. Tu puedes hacer tu propia mantequilla de maní o cacahuate, ten cuidado con la de frasco porque le añaden otros ingredientes o la hidrogenan para que dure más. - Piñones. Ricos en minerales como el calcio, fósforo, potasio y magnesio. - Semillas de calabaza. Estas semillas son fáciles de consumir ya sea enteras o molidas. Ayudan a eliminar la retención de líquidos y la mucosidad en el aparato respiratorio. Se cree que ayudan a combatir las lombrices. Contiene vitamina E y A. Son buenas para la salud de la piel, en especial en las personas con acne. Entre otras nueces y semillas estan el ajonjolí, las semillas de girasol, pistachos, las semillas de marañon (nuez de la India, merey, anacardo), el corazón de las semillas de durazno, la nuez de Brasil entre otras. Disfrútalas e inclúyelas en tus recetas de cocina, postres, y demás. Son nutritivas. Recetas de cocina recomendadas:Pastel de AlmendrasPollo EncacahuatadoPan de NuezSouffle de Chocolate con Avellana
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Exfoliar la piel puede ser una gran forma de darle luminosidad y hacer exfoliantes caseros con azúcar morena es súper sencillo y lo más probable es que no necesitarás comprar ingredientes extra, pues puedes usar los que tienes en casa.La azúcar morena es un gran exfoliante por el tamaño pequeño de sus granos, gracias a los cuales afloja los enlaces de las células de la piel, elimina las células muertas y promueve que salgan las células nuevas.Por otra parte, la azúcar morena es un humectante natural para mantener la piel suave e hidratada, es más suave que la sal para la piel, ideal para pieles sensibles, además de que es un ingrediente económico.Cómo hacer un exfoliante casero con azúcar morenaLos gránulos de azúcar pueden hacer que la piel se sienta pegajosa, así que asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte con este remedio casero para pieles sensibles.Necesitarás:1/2 taza de azúcar morena1/2 taza de aceite vegetal que puede ser coco, jojoba, oliva, almendra o semilla de uvaMezcla la azúcar morena con el aceite en un tazón y si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia adecuada. Si lo deseas también puedes añadir una o dos gotas de tu aceite esencial favorito en la mezcla. Es importante lograr la consistencia adecuada, esto significa que no debe quedar demasiado líquida, porque esto puede dificultar poder tomarla con las manos, pero tampoco debe quedar muy seca y desmoronarse demasiado.Una vez listo, aplica el exfoliante casero de azúcar morena con movimientos circulares suaves sobre la piel y después enjuaga con agua tibia.Lo recomendables es hacerlo dos o tres veces por semana y evitar hacerlo diario, pues exfoliar demasiado la piel puede dejarla seca, sensible e irritada. Si tu piel está seca y sensible, lo mejor es hacerlo solo una vez a la semana y si tienes una afección cutánea o no estás seguro de la frecuencia con la que debes exfoliar tu piel, habla con tu dermatólogo.
Michoacán es un estado abundante en riqueza cultural, con un legado arquitectónico casi tan impresionante como su pasado histórico, ¡y qué decir de su contexto artístico! Pero si hay algo por lo que destaca el estado de Michoacán, es por su maravillosa gastronomía tradicional, no por nada en 2010 la comida mexicana fue declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) bajo el paradigma de Michoacán. La cocina tradicional michoacana está conformada por platillos clásicos como la sopa tarasca, las corundas y, por supuesto, las famosas enchiladas morelianas, entre otros. Dichas recetas se constituyen por ingredientes oriundos de la región del campo, de sus lagos y hasta del mar. Algunos de los que más destacan son los aguacates, los pescados de sus abundantes lagos, los hongos de las montañas y las truchas de los ríos. Estos ingredientes sólo podrían ser transformados en auténticos manjares por las cocineras tradicionales, quienes nos han compartido sus secretos culinarios a través de Morelia en Boca, el Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México, uno de los más importantes del país donde confluyen productos regionales de gran calidad, recetas irresistibles y muy creativas y conceptos gastronómicos locales y nacionales. Disfruta exclusivamente para ti, suscriptor de KiwiPro, la cocina tradicional michoacana, que las cocineras más pro de Michoacán, México, tienen para ti.
En México, las familias mexicanas que residen en el centro del país suelen preparar un platillo muy tradicional para Navidad y Año Nuevo: romeritos con mole y camarones. También conocido como revoltijo. Este plato se cocina a base de romeritos, papas cambray, nopales, mole y camarón seco. Aunque este guisado típico no puede faltar durante las fiestas decembrinas, también se consume durante la Cuaresma. Si te gustan los romeritos, tenemos buenas noticias para ti, pues además de ser un alimento económico y rendidor para la cena de Nochebuena, este quelite también es rico en vitaminas, minerales y otros nutrientes, lo que lo convierte en el ingrediente perfecto para comer bien y de manera saludable. En kiwilimón te contamos más sobre los muchos beneficios de comer romeritos.¿Qué son los romeritos?Los romeritos, también conocidos como romerillos o quelites salados, son una planta comestible, la cual es originaria del Valle de México, aunque en otros lugares se le considera como maleza. Este tipo de quelite suele crecer en la milpa, junto con otros alimentos básicos para la gastronomía de México, tales como el frijol, la calabaza y el maíz.El origen de los romeritosAunque hoy en día los romeritos suelen prepararse con mole y camarones, este ingrediente no es nuevo en la cocina mexicana, pues de acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, este quelite se comía en la épica prehispánica. En la época antigua, los aztecas preparaban los romeritos con huevecillos de mosco acuático, los cuales tienen un sabor muy similar al del camarón. La Secretaría de Agricultura señala que este platillo se consumía durante los ayunos que se realizaban previo a las celebraciones para los dioses. Posteriormente, durante la colonización, el consumo de este quelite disminuyó de manera importante, pues se le consideraba como maleza. En aquellos años, las monjas se dieron a la tarea de combinar la planta comestible con mole, nopales, camarón y papas, un guisado conocido como romeritos navideños o revoltijo, los romeritos volvieron a ganar terreno dentro de los hogares mexicanos. En la actualidad, este platillo es uno de los más populares entre las familias.También puedes leer: Los beneficios del ponche de frutas¿Cuáles son los beneficios de comer romeritos?Según los expertos, los romeritos son igual de saludables que las acelgas, las espinacas y los berros, gracias a su alto contenido de vitaminas, minerales y otros nutrientes.Ácido fólico: Esta vitamina es esencial para la creación de células nuevas, por lo que es ideal para las mujeres embarazadas.Aminoácidos: La Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. menciona que los aminoácidos son una fuente de energía, pero también son necesarios para crecer, descomponer alimentos y reparar tejidos.Antioxidantes: Los antioxidantes son importantes, ya que ayudan a combatir los efectos de los radicales libres, los cuales pueden causar enfermedades como el cáncer.Calcio: Este mineral ayuda a tener huesos y dientes sanos y fuertes.Fibra: Previene el estreñimiento y mejora la digestión.Hierro: Mineral esencial en la producción de proteínas hemoglobina y mioglobina, previene la anemia.Potasio: Es un mineral y electrolito que ayuda en el funcionamiento de los nervios y los músculos, así como para tener un ritmo cardiaco constante. Por si fuera poco, también es ideal para que los nutrientes fluyan a las células.Vitamina A: Una vitamina esencial para los huesos, la visión y el sistema inmune.Vitamina B2: Te ayudará a la reparación de los tejidos, mientras que también es benéfica para la piel.Vitamina C: Esta vitamina es buena para la piel y los huesos. Es rica en antioxidantes.También puedes leer: Los beneficios de tomar té de tejocote¿Los romeritos combaten la gastritis?Información publicada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica que los quelites, son benéficos para el tratamiento contra la gastritis. La científica Irma Romero Álvarez, del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la UNAM, relató que se descubrió que los romeritos, y todos los quelites, tiene un efecto importante sobre la bacteria Helicobacter pylori, la responsable detrás de la gastritis. En entrevista con la universidad, Romero Álvarez señaló que "todas las especies de quelites (...) inhiben a la bacteria, incluso mejor que el metronidazol". Además de la gastritis, esta bacteria también es la responsable de padecimientos como la úlcera péptica y el cáncer gástrico. La experta indicó que el consumo de romeritos y otros tipos de quelites ayuda a prevenir la aparición de la gastritis, aunque debemos enfatizar que su consumo no cura la enfermedad, simplemente mejora los síntomas y evita el empeoramiento. Recuerda que si quieres aprovechar todos los beneficios que los romeritos tienen para tu salud intestinal, lo más recomendable es cocinarlos al vapor, ya que al agregar mole, esto te podría provocar agruras y gastritis.¿Por qué comemos romeritos con mole para Navidad?Según la Secretaría de Agricultura, las familias del centro del país disfrutan de los deliciosos romeritos durante la cena de Navidad y Año Nuevo desde la época de la colonización. Por aquellas épocas, las personas religiosas realizaban una vigilia durante el 24 de diciembre, por lo que este platillo sin carne era la opción perfecta, pues es rendidora y llenadora.
“Todo cura y todo sana”, asegura una canción de tradición. La Tierra entera es medicina: crece entre las milpas, se abre camino en la inmensidad de las fuentes acuíferas, sopla en el cálido aire de los desiertos, descansa en la profundidad de los llanos y las cuevas. En plantas y árboles, el alimento se llama sol. De él y del intrincado proceso de fotosíntesis es que sus beneficios se van tejiendo entre las hojas, raíces, tallos o cortezas.El primer registro de la flora medicinal mexicana, el códice De la Cruz-Badiano, data de 1522. El compendio detallaba el uso medicinal que los indígenas daban a las hierbas, su saber transmitido ancestralmente y luego aplicado a su labor como curanderos. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) asegura que de las 4 mil especies de plantas de las que se tiene registro en el territorio nacional, al menos 3 mil podrían tener efectos medicinales. No queda duda que son ellas quienes, previo a la medicina occidental, sanaron y salvaron a los nuestros. La abuela de tradición tolteca y autora del libro Soy mujer medicina, Eva Cecilia Solís Arroyo, me explicó en entrevista que una de las curaciones prehispánicas más importantes ha sido temazcal –un ritual ceremonial en el que piedras calientes son rociadas con agua y adicionadas con hierbas medicinales–. Gracias a él, nuestros ancestros permanecían sanos. Aunque lo pareciera, la medicina tradicional no está en el olvido. Culturas madre como la china y la india han incluido los saberes de la herbolaria en los planes de salud gubernamentales extendidos entre la población. Según comenta la abuela, en México los pueblos indígenas originarios siguen combinando la medicina tradicional en conjunto con la alópata. “El mundo vegetal está a nuestro servicio, es por esto que podemos darle una intención de sanación a cada planta”, asegura. Además, nos explica que, así como en el Ayurveda, cada planta posee un espíritu con una vibración o fuerza particular: la ardiente y la sutil, la masculina y la femenina. “Las primeras son plantas de vibración fuerte. Las ocupamos en los círculos de protección, purificaciones, limpias energéticas, etcétera… Las femeninas son las que se utilizan para atraer la belleza, las que ocupamos en las cremas para el rejuvenecimiento, para sanar”, concluye la abuela. Para extraer la esencia de la planta se realizan técnicas específicas como las vaporizaciones, infusiones, destilados y cocimientos con los que se crean tés, ungüentos, aguas de uso, emplastes, fomentos, macerados, lavados y baños, tinturas y cataplasmas. Sin embargo, con tan sólo incluirlas crudas o cocidas en los alimentos de todos los días, nos brindan todos sus beneficios. Los ingredientes mexicanos favoritos de la abuela medicinaEn la botica del hogar no deben faltar las gotitas de miel melipona, provenientes de una abeja sin aguijón, fundamentales para las civilizaciones mayas. Chamanes y curanderos de todas las épocas la han ocupado como expectorante, cicatrizante, antiséptico natural y contra enfermedades de los ojos y oídos. El momo u hoja santa, por su parte, constituye el aroma y el sabor de un sinfín de guisos en el suroeste del país. El nombre místico de esta planta no es casualidad: es el resultado de su gran poder sanador. Ha sido ampliamente usado como digestivo, pues ayuda al correcto funcionamiento intestinal y disminuye el dolor abdominal; disminuye la fiebre, alivia el insomnio y relaja los nervios.El muicle, que crece en los trópicos mexicanos, es efectivo para limpiar la sangre, desintoxicar el cuerpo. Para los mixes zapotecos y totonacos cura el empacho y, en recientes investigaciones, se ha comprobado su poder antidepresivo. La corteza de cuachalalate, nativa del sur nacional, se hierve en agua para tratar el cáncer, prevenir el linfoma, ayudar en problemas gástricos y de matriz, así como desinflamar el organismo. La chaya, también de origen mexicano, se usa para tratar la diabetes, para reducir peso y para prevenir la descalcificación en niños y adultos.Para la abuela, el epazote no falta en su olla de cocción por su sabor y sus propiedades antibióticas, bactericidas e insecticidas. “Hay que tomarlo cuando existe vomito, inflamación, comezón e incluso para ayudar a expulsar la placenta después de concebir”.Aunque no son mexicanas, la abuela asegura que las buganvilias son un gran expectorante para la broquitis, por lo que las incluye en sus temazcales y hasta crudas, en las ensaladas. El ajo es otro de sus favoritos porque “es desinfectante, desparasitante y diurético”, mientras que al laurel lo prepara en tés para promover el apetito en los niños. “Tenemos que ser conscientes de que el reino vegetal es un ser vivo. Hay que volver a conectarnos con los alimentos y las plantas que utilizamos al cocinar. Al estar vivos reciben la intención y la energía que nosotros les pongamos. La invitación es a reconectar con lo que nos alimenta, a hacer de la comida nuestra medicina”, finaliza la abuela Eva.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD