¿Qué Es El Slunch y Qué Podrías Comer?
Dietas y Nutrición

¿Qué Es El Slunch y Qué Podrías Comer?

Por Kiwilimón - Marzo 2012
Los hábitos alimenticios están cambiando. Se adaptan a los nuevos estilos de vida y a las necesidades de los consumidores. Por ello, tras el brunch, que une desayuno y comida, surge el Slunch, la perfecta combinación entre merienda y cena. La palabra slunch surge de la fusión de las palabras inglesas “supper” y “lunch”, que sería alargar la comida a la tarde o bien anticipar la cena a media tarde. El concepto parece algo original, pero realmente lo hemos hecho todos cuando nos reunimos los fines de semana. Ahora está adquiriendo tanta fuerza, que incluso algunos restaurantes se han unido a la moda del slunch, ofreciendo tentempiés a un gran número de consumidores. ¿Qué hora es la adecuada? Sólo tu eliges el horario que te vaya más cómodo, pero normalmente es una comida que se realiza sobre las 5 de la tarde en adelante. Lo ideal también es hacerlo durante el fin de semana porque tenemos más tiempo, en especial los domingos por la tarde, esas jornadas que suelen ser realmente aburridas. Así, le das una nota de color para acabar el fin de semana y volver con bríos al día siguiente al trabajo. Para realizarlo, no debemos complicarnos demasiado; no hablamos de una fiesta ni de una comida completa; se trata de ofrecer variados aperitivos de la forma más sencilla. A continuación te dejamos una lista de recetas que podrán funcionar perfecto para esta nueva tendencia del slunch. Toma nota. Sándwich Gourmet de Atún Estos deliciosos sandwiches de atún se preparan con la rica combinación de calabacín, queso ricotta y tomates deshidratados. Panini Caprese Una ensalada caprese hecha sandwich. Una gran opción para una cena ligera pero gourmet. Sándwich de Queso Un sándwich relleno de queso manchego y Oaxaca. Yogurt, Granola y Frutas del Bosque Este desayuno es delicioso e ideal para comenzar un buen día. También se puede servir esta receta como postre cambiando el granola por merengues. Sandwichitos de Salmón Ahumado Sandwichitos de salmón ahumado con un queso crema de limón y eneldo. Queso Brie al Horno Un queso brie dentro de una pasta de hojaldre con frutas deshidratadas, miel y romero. Una botana exquisita pero sencilla de preparar. Panqué Marmoleado Un panque delicioso para un desayuno o un cafe hecho de chocolate y vainilla.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Cómo limpiar tu horno usando bicarbonato de sodio?
Sabemos que como eres una gran cocinera y repostera, tu horno podría necesitar una limpieza profunda para que quede rechinando de limpio. Lo mejor de todo es que seguramente tienes todos los ingredientes en casa para preparar este fácil y práctico remedio casero para tu horno. ¿Cuál es el mejor ingrediente para limpiar mi horno?Aunque parezca difícil de creer, no necesitas comprar productos llenos de químicos para limpiar tu horno, pues solo necesitas tres ingredientes: bicarbonato de sodio, agua y vinagre. También puedes leer: ¿Qué alimentos no deben guardarse en el refrigerador?Bicarbonato y aguaEn el caso de carbonato, este ingrediente es muy efectivo a la hora de remover la grasa, pues su composición química neutraliza las partículas de grasa, lo que lo hace el ingrediente perfecto para remover restos de comida que ya están secos o muy pegados. Lo mejor de todo es que tu horno lucirá como nuevo en tan solo 15 minutos. Para limpiarlo solo necesitarás los siguientes ingredientes: 3 cucharadas de agua½ taza de bicarbonato de sodioMezcla el agua y el carbonato en un recipiente hasta obtener una mezcla espesa, aplica la pasta en las zonas más sucias y deja reposar por 15 minutos. Una vez que haya pasado este tiempo, usa un trapo mojado para remover la mezcla de bicarbonato. Una vez que hayas removido esta pasta, usa una mezcla de agua y un poco de vinagre para que tu horno quede aún más limpio y sin olores. También puedes leer: ¿Cómo limpiar tu hogar con canela y vinagre blanco?Bicarbonato y vinagreEn caso de que tu horno esté muy sucio y la mezcla anterior no surta efecto, puedes aplicar esta mezcla con un poco de vinagre. Los expertos en limpieza recomiendan seguir los siguientes pasos para que tu horno quede libre de cochambre en un dos por tres: Espolvorea bicarbonato de sodio por todo el horno, especialmente en los lugares que estén más sucios.Mezcla tres cucharadas de agua con una cucharada de vinagre. Transfiere esta mezcla a un atomizador y aplica sobre el carbonato.Deja reposar por 15 minutos.Usa un trapo limpio y mojado para remover la mezcla.Una vez que este limpio, aplica la mezcla de agua y vinagre otra vez y limpia con un trapo.Después de estos sencillos pasos, tu horno rechinará de limpio. Ya lo sabes, los ingredientes naturales son excelentes opciones para limpiar tu cocina y cualquier rincón de tu casa. También puedes leer: Sencillos pasos para quitar cochambre de una estufa
Mejora tu salud digestiva con #KiwiTeCuida
La salud digestiva es básica para sentirnos bien. Si sufres de estreñimiento, sigue el #RetoSaludDigestiva de esta semana, a través de Instagram, en el cual el 13 de septiembre el chef Mau Eggleton te enseñará a preparar unos ricos rollos de ensalada de atún, perfectos para mantener tu salud digestiva, y el 20 de septiembre Shadia Asencio, directora editorial, conversará con la nutrióloga clínica Jennifer Asencio para aclararte todas tus dudas sobre este tema y compartirte una guía básica de cómo prevenir el estreñimiento. Es importante entender que hay una gran diferencia entre estreñimiento y digestión. El estreñimiento es un síntoma, no una enfermedad ni un diagnóstico. Existen diversos tipos, por ejemplo: estreñimiento por tránsito lento, estreñimiento por disfunción del suelo pélvico y estreñimiento con tránsito y función del suelo pélvico normales, que es propiamente el estreñimiento crónico funcional más habitual. Las recomendaciones básicas para evitar el estreñimiento son las siguientes:Procura mantener una alimentación adecuada y saludable.Bebe suficientes líquidos (agua natural) sin gas añadido, lo ideal son entre 2 y 3 litros).Haz ejercicio físico a diario, no sólo en algunas ocasiones.Evita la negligencia (falta de respuesta) a los “deseos de ir al baño”.Consume fibra soluble (frutas y verduras) e insoluble (como la que contienen algunos cereales y la tortilla de maíz).Evita los embutidos y los alimentos procesados, así como la comida rápida y “chatarra”.Reduce la ingesta de grasas animales, mantequillas y margarinas, también los productos de panadería que llevan ácidos grasos trans. La grasa más saludable es el aceite de oliva en crudo; si es virgen extra tiene además antioxidantes, y si tiene una acidez inferior a 0.5 evita tener acidez de estómago.Consume probióticos para mejorar la flora intestinal.No fumes y no tomes alcohol para mejorar la digestión.El estreñimiento crónico es grave por su impacto en la calidad de vida, salud física, mental y social de quienes lo padecen. En ocasiones puede causar algún tipo de complicación local; las más habituales son las hemorroides y las fisuras anales, sobre todo en personas con sobrepeso y muy sedentarias. Si padeces de estreñimiento crónico lo más recomendable es acudir con un médico para trazar un tratamiento personalizado. Además de caminar con frecuencia y hacer ejercicios de abdomen, pues así se mejora notablemente la motilidad del intestino, la circulación interior y se estimula el funcionamiento del intestino favoreciendo los movimientos peristálticos intestinales.
Tamales y su historia en América Latina
En México se envuelven en hojas de maíz conocidas como totomoxtle o de plátano, y pueden estar rellenos de mole, de cerdo, de pollo… pero los tamales no son endémicos de este país, sino de América Latina y también se comen en Honduras, Belice, Perú, Colombia, Brasil, Puerto Rico y otros países.Tamal, humita, nacatamales, chamos, pamoña o pache son algunas de las formas en las que la preparación de masa y relleno envuelta en hoja de maíz, plátano, canak, aluminio o incluso plástico cocida por lo general al vapor puede llamarse, según el lugar en el que se prepare.En muchos casos, el punto de partida de los tamales es el maíz, cuyo consumo desde la época prehispánica es primordial en América Latina y, de acuerdo con el historiador Humberto Rodríguez Pastor, el ejemplo prehispánico más cercano a los procesos de preparación de los tamales actuales son las humitas peruanas.Estas primeras preparaciones relacionadas a las humitas peruanas incluían maíz pero no relleno y es aquí donde la llegada de los españoles, como en muchos otras áreas, contribuye con su granito de arena, que en este caso tiene forma de manteca y carne de cerdo.En México la historia es otra, pues arqueológicamente, los tamales se han encontrado relacionados a la vida cotidiana de algunas culturas y estaban presentes en rituales religiosos, ofrendas y tumbas, además de que ya llevaban un relleno como pavo, rana, ajolote, conejo, frutas o frijoles, y no usaban grasa para elaborarlos. Eran tan comunes, que incluso se mencionan en el Códice Dresde, un libro de los mayas del siglo XI o XII.¿Cómo se llaman los tamales en América Latina?El nombre tamal está bastante extendido y aparte de México, se usa en Argentina, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá. En Venezuela existen las hallacas (también hayaca), las cuales se preparan en específico para Navidad y se hacen con harina de maíz, caldo de pollo, y pueden ir rellenas de carnes diferentes, como de cerdo, de res o de gallina.El bollo es de Belice, se envuelven en hoja de plátano y sus ingredientes incluyen pollo, cebolla, cilantro y achiote, mientras que en Puerto Rico se conocen como guanime a un tipo de tamal dulce con leche de coco, azúcar y harina de maíz, también envuelto en hoja de plátano.Bolivia y Perú comparten nombre, pero diferencian entre maíz tierno llamándolos humitas y maíz, con el nombre de tamales. Los nacatamales de Nicaragua también se diferencian de los llamados tamales allá porque llevan carne.México tiene una gran variedad de tamales con nombres diferentes: canarios, uchepos, chanchamitos, pibipollos, corundas, vaporcitos, xocos… las variedades por región abundan y pueden ser tanto dulces como saladas.Conocer de tamales es conocer de América Latina y su pasado, así que si tienes la oportunidad, no dudes de probar todos los que lleguen a ti. 
¿Cómo lavar distintos vegetales?
En kiwilimón sabemos que llevar una dieta balanceada es muy importante, por lo que es esencial que consumas una cantidad adecuada de proteína, granos, cereales, frutas y verduras. No hay mejor manera de mejorar tu dieta que cocinando platillos balanceados, sin embargo, antes de comenzar a cocinar, es muy importante que laves y desinfectes las verduras correctamente. Aunque puede sonar un poco tedioso, en realidad es muy fácil. ¡Aquí te decimos cómo desinfectar las verduras de la forma correcta! ¿Por qué es importante lavar y desinfectar las verduras?Es de suma importancia que todos los vegetales que uses estén 100% limpios, pues de acuerdo con los expertos, estos podrían estar contaminados con listeria, cólera y salmonela, bacterias que provocan enfermedades severas. Por otro lado, también podrías encontrarte con huevecillos e insectos, por lo que lo más recomendable es mantener un régimen estricto de limpieza cuando se trata de tu cocina y los alimentos que consumes. También puedes leer: ¿Cómo lavar el brócoli para eliminar bacterias y gérmenes?Antes de comprar tus verdurasAntes de acudir al mercado o a tiendas de autoservicio, debes recordar que las frutas y verduras pasan por muchas personas antes de llegar a ti, por lo que es vital que las laves y desinfectes una vez que llegues a casa. De acuerdo con la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), los vegetales pueden contaminarse con bacterias a través del contacto con animales o sustancias nocivas en la tierra o el agua. Por otro lado, este tipo de alimentos también pueden contaminarse al guardarlos de manera incorrecta o a la hora de prepararlos. A la hora de comprar verduras, los expertos recomiendan escoger aquellas que no estén maltratadas, mientras que en el caso de los productos que ya están cortados, como en el caso de las ensaladas, debemos asegurarnos de que estén en refrigeración. ¿Las verduras se lavan con jabón?Aunque en países como Estados Unidos se recomienda enjuagar las frutas y verduras con agua y no usar jabón, en México sí se recomienda el uso de jabón y desinfectantes. Por su parte, el gobierno federal indica que “los alimentos de origen vegetal se lavan en forma individual o en manojos pequeños con agua potable, estropajo o cepillo (si es necesario), jabón o detergente, se enjuagan con agua potable y desinfectan”. En caso de que utilices desinfectantes para alimentos, es importante que sigas las instrucciones del producto al pie de la letra. También es esencial que este producto esté autorizado por la Secretaría de Salud. También puedes leer: ¿Qué alimentos no deben guardarse en el refrigerador?¿Cómo se deben lavar las verduras?En general, los expertos recomiendan una serie de consejos básicos de higiene para que tus verduras estén perfectamente limpias y las puedas cocinar:Lávate las manos con agua y jabón, por lo menos durante 20 segundos, antes de tocar las verduras.Si las verduras tienen alguna magulladura, corta esta parte antes de consumirla o usarla para preparar algún platillo.En el caso de las verduras que se pelan, debes lavarlas muy bien antes de quitar la cáscara, pues las bacterias podrían adherirse a la verdura.Si la verdura tiene una superficie porosa, como en el caso del apio, lo más recomendable es utilizar un pequeño cepillo para lavar este tipo de alimentos.Una vez que los alimentos estén limpios, debemos secarlos con un trapo limpio o una toalla de papel, para eliminar cualquier residuo.En el caso de los vegetales con abundantes hojas, como la lechuga y la col, deberás remover las hojas que estén dañadas, lavarlas y luego desinfectarlas.Recuerda que es muy importante que enjuagues todas las verduras con abundante agua para eliminar cualquier resto de jabón, pues su consumo es dañino.¿Cómo lavar distintos vegetales?Aunque las autoridades recomiendan el uso de jabón y abundante agua, hay algunas consideraciones que debes tomar en cuenta en el caso de cada alimento. AjoEl ajo es sumamente importante en la cocina mexicana, pues le da un toque extra de sabor a todo tipo de guisados, salsas y sopas. Para limpiarlo, lo único que debes hacer es remover la cáscara de la cabeza de ajo y también debes pelar los ajos de vayas a utilizar para tu receta. ApioDebido a que el apio tiene una textura llena de surcos, lo más recomendable es utilizar un pequeño cepillo para eliminar la tierra, polvo o cualquier otra sustancia. Recuerda enjuagar muy bien, así como quitar las hojas y cortar las puntas, ya que están suelen estar maltratadas. BetabelEl betabel, también conocido como remolacha, es un excelente ingrediente para preparar ensaladas frescas y botanas picositas. Sin embargo, debes lavarlo muy bien, pues suele tener mucha tierra. Una vez que esté lavado y seco, puedes pelarlo y remover el tallo. BrócoliNo hay nada más reconfortante que una crema de brócoli con queso, pues este vegetal tiene muchos beneficios para la salud. Debido a que está formado por pequeños árboles, es aconsejable cortar el brócoli en piezas y luego lavarlas con abundante agua y jabón. Coloca los árboles de brócoli en una coladera y deja escurrir y secar. No olvides remover las partes que estén dañadas. CalabazaLa calabaza es una excelente opción para preparar platillos económicos, rendidores y saludables. Antes de poner manos a la obra, deberás lavar muy bien calabazas, pero con mucho cuidado, pues pueden aplastarse fácilmente. CebollaLa cebolla es otro ingrediente vital dentro de la gastronomía mexicana, pues les da un gran sabor a los frijoles de la olla, los bisteces encebollados, las ensaladas de nopales, salsas y caldillos. Para limpiarlas, se aconseja remover la capa exterior, pues está suele estar maltratada y contiene polvo o tierra. ChampiñonesLos beneficios de comer champiñones son muchos, por eso se recomienda incluirlos en tu dieta diaria. Además, son un alimento muy versátil, pues puedes preparar pastas, sopas, ensaladas y otros deliciosos guisados con champiñones. Para lavarlos, lo primero que debes hacer es retirar la tierra que se adhirió a este vegetal y el tallo, pues ahí es donde se almacena la mayor cantidad de tierra. Después deberás lavarlos con suficiente agua y jabón, puedes utilizar un cepillo pequeño o tus manos. Es importante que los seques muy bien. Recuerda que no debes dejar los champiñones remojándose en agua o guardarlos cuando aún estén húmedos.También puedes leer: ¿Cómo limpiar tu horno usando bicarbonato de sodio?Col, espinaca y lechugaSi quieres mejorar tu alimentación, lo mejor que puedes hacer es incluir deliciosas y frescas ensaladas en tu menú semanal, no te arrepentirás, pero antes de prepararlas, deberás lavar y desinfectar los ingredientes muy bien. En el caso de los vegetales de hojas como la col, la espinaca, el kale y la arúgula, es muy importante que los laves con cuidado, pues pueden tener insectos, tierra y polvo. Debes comenzar por quitar un par de hojas, pues estás suelen contener la mayor cantidad de tierra. Después, separa las hojas y lávalas con jabón y agua. Recuerda enjuagar muy bien para remover todo el jabón. Posteriormente, desinfecta las hojas siguiendo las instrucciones del producto. Una vez que los vegetales estén limpios y desinfectados, deja que se sequen y estarán listos para preparar nutritivas ensaladas.ColiflorAl igual que en el caso del brócoli, lo mejor es cortar la coliflor en pequeños árboles, para después lavarlos con agua y jabón. Una vez secos, puedes preparar unos crujientes boneless de coliflor o el platillo que más se te antoje. Flores comestibles, hierbas de olor y quelitesEn el caso de alimentos como la flor de calabaza, el cilantro, el perejil y todos los quelites, es importante que los laves y desinfectes muy bien antes de su consumo. Antes de lavar las hojas, remueve las que ya estén marchitas y recuerda que se deben escurrir y secar muy bien antes de usarlas. JitomateEl jitomate es vital dentro de las cocinas, pues es un ingrediente esencial para salsas, guisados, moles y todo tipo de platillos. Para lavarlos, solo debes usar un poco de jabón y agua, pero debes tener cuidado, pues podrías aplastarlos fácilmente. PapasSi quieres preparar un cremoso puré de papas o unas crujientes papas a la francesa, primero debes lavar muy bien estos tubérculos. Después, usa un cepillo pequeño para remover toda la tierra y polvo. Deja secar antes de usar. Pimiento morrónEl pimiento morrón es una excelente opción para preparar deliciosos platillos, pues se pueden rellenar con arroz, quinoa y carne. Antes de preparar cualquier platillo, deberás lavar muy bien los pimientos, pues polvo y tierra suele acumularse en el tallo. Recuerda que debes lavarlos con mucho cuidado, pues pueden dañarse fácilmente. ZanahoriaLa zanahoria no puede faltar para preparar un caldo de camarón o de pollo, sin embargo, debido a que crecen bajo tierra, es muy importante que las laves con abundante agua y jabón. Puedes usar un cepillo para remover toda la tierra de los surcos. Antes de lavar tus verdurasEs muy importante que recuerdes que no debes lavar y desinfectar las frutas y verduras hasta que las vayas a comer o preparar, pues si las lavas mucho tiempo antes y las guardas en el refrigerador, es más probable que crezcan bacterias y se echen a perder.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD