¿Qué pasaría si dejaras de comer azúcar por un año?

Por Kiwilimón - Febrero 2015
Eve O. Schaub llevó a su familia a un desafío de un año sin consumir azúcar. La cantidad de cosas que tuvieron que dejar de comer fue impresionante, pero la forma en que esto influyó en sus cuerpos un año después es aún más increíble. Ella pensaba que tenía una vida saludable, creyó que era normal no tener energía suficiente para terminar el día, asumiendo que no era la única sufriendo este problema. A sus manos llegó información acerca de los efectos del azúcar, considerando el aumento de peso y las enfermedades como un reflejo del consumo de azúcar. Con esta nueva información tuvo la idea de pasar un año entero sin comer alimentos con azúcar refinada, endulzantes adicionados, azúcar de mesa, miel, caramelo o jugo de frutas. También dejaron de consumir cualquier alimento que contuviera azúcar falsa o alcoholes de azúcar. Si lo dulce no venía de una fuente natural, no lo comían. SONY DSC Al leer las etiquetas se dieron cuenta de que el azúcar estaba en los lugares más increíbles, como tortillas, caldos de pollo, aderezos, mayonesa, tocino, pan e incluso la comida para bebé. Eve estaba convencida de que sus vidas serían más saludables, pero no esperaba que la mejoría fuera tan real y tangible. Mientras más tiempo pasaba, más energía tenía. Eligieron comer un postre con azúcar una vez al mes, pero sus paladares fueron cambiando y cada vez disfrutaban menos del postre mensual. Llegó un punto en que el sabor era desagradable para ellos y el cuerpo acusaba la entrada de azúcar con malestares diversos. Al pasar ese año, Eve hizo un análisis de las faltas de sus hijos a la escuela por enfermedades y la diferencia fue dramática. De haber faltado 15 días al año, ahora solo tenían dos faltas. Su forma de alimentación ha cambiado drásticamente, aprecian el azúcar en cantidades mínimas y evitando consumirla en lo cotidiano. Los postres quedaron para ocasiones especiales y sus cuerpos agradecen el cambio, pues están llenos de energía y al llegar la temporada de enfermedades están más fuertes y protegidos contra los resfríos. Cuando llegan a enfermarse, su recuperación es mucho más rápida ya que sus cuerpos están equipados para ello. Después de un año sin azúcar, todos se sienten más saludables y fuertes. Esta aventura de Eve O. Shaub es un ejemplo de perseverancia, así como una evidencia de que el azúcar puede hacernos mucho más daño del que nos estamos dando cuenta. ¿Te atreverías a pasar un año sin comer azúcar? Ver artículo original aquí. Artículo cortesía de Me lo DIjo Lola  

Notas recomendadas

comida baja en calorias
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La flor de nochebuena, una planta nativa de México, es una de las más hermosas gracias a su profundo color rojo, pues es perfecta para adornar nuestras casas durante la época de Navidad. Sin embargo, la flor no siempre ha estado asociada con celebraciones católicas. Antes de la colonización, esa flor roja se utilizaba con fines medicinales y era un elemento muy importante en los rituales de los guerreros, pues adornaba los altares de aquellos que morían en batalla. Por otro lado, para los mexicas, la flor de nochebuena también simbolizaba la sangre que se derramaba durante los sacrificios que se realizaban en honor al sol. Años más tarde, en el siglo XVII, los colonizadores adoptaron el uso de la flor para adornar los pesebres. Posteriormente, se comenzó a asociar a las nochebuenas con la Navidad, por lo que se convirtió en un símbolo de las festividades decembrinas. En náhuatl se le conoce como cuetlaxóchitl, que significa “la flor que se marchita”. En nuestro país, la Ciudad de México, Morelos, Puebla y Michoacán son los principales productores de nochebuena, de la cual existen más de 30 variedades. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre los usos medicinales de esta flor mexicana. También puedes leer: ¿Se puede consumir la flor de nochebuena?Propiedades medicinales de la nochebuenaLa Conabio señala que la nochebuena, una planta ornamental muy popular en México y todo el mundo, se asocia al tratamiento de padecimientos en la piel y procesos inflamatorios. Por otro lado, según la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana, algunas personas usan la flor de nochebuena para incrementar la producción de leche materna. En este caso, se hierven los pétalos en agua para preparar un té. El Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana indica que, en Puebla, Michoacán, Guanajuato y el Estado de México, la flor de nochebuena se emplea en el tratamiento de herias, llagas, infecciones, fuegos en la boca, verrugas y mezquinos. En el caso de las enfermedades respiratorias como la tos y las anginas, se prepara la flor para preparar infusiones, las cuales suelen combinarse con bugambilia y gordolobo. En otros casos se utiliza para aliviar las paperas, la rabia y los problemas del corazón. Aunque aún deben realizarse varios estudios, la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana indica que se “detectó la actividad antibiótica de un extracto etanólico frente a Bacillus cereus, Bacillus megaterium y Staphylococcus albus”. También puedes leer: Beneficios medicinales y usos del cempasúchilLa nochebuena, una planta con una larga historiaAunque hoy en día usamos la flor de nochebuena para adornar nuestras casas durante la Navidad, esta hermosa flor tiene una historia que va mucho más allá de las fiestas decembrinas. En el siglo XVI, Bernardino de Sahagún señaló que la bella flor roja se empleaba para incrementar la producción de leche materna en su libro Historia general de las cosas de Nueva España. Posteriormente, Francisco Hernández reafirmó los dichos de Sahagún, pues señaló que las nodrizas consumían la flor para producir más leche. La Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana también menciona que, durante el siglo XIX, la Sociedad Mexicana de Historia Natural la utilizó para tratar “enfermedades exantemáticas, como galatógeno, galagtóforo y resolutivo”. Sin embargo, es importante mencionar que la ingesta de esta flor en grandes cantidades puede ser tóxica y causar vómito, diarrea y delirios. También debe mantenerse lejos del alcance de animales de compañía como perros y gatos. Recuerda que este artículo busca promover la cultura de nuestro país, por lo que no se recomienda el consumo de estos remedios. Acude a tu médico en casa de padecer cualquier enfermedad.
En Santa Ana Jilotzingo, Estado de México, encontrarás CUBO, una increíble e inolvidable experiencia gastro-endémica en la que conectarás con la naturaleza y la cultura otomí.Rodeado por el bosque, el CUBO ofrece un viaje sin igual, donde conocerás la cultura otomí mientras conectas con la naturaleza. Todo comienza con el fuego, ya que la mayoría de la comida se cocina en leña, cada uno de los presentes darán un objetivo a los leños para ofrecérselo a la Abuela Vieja y así recibir todos los buenos deseos al consumir los alimentos hechos con ese fuego.A continuación, Roberto Lingard, tu guía y precursor de esta experiencia, te llevará por un paseo al bosque donde recolectarás parte de los ingredientes que consumirás en los alimentos, mientras conectas con la naturaleza y los ancestros otomís. En época de lluvias, esta aventura es sorprendente por la cantidad de hongos que puedes encontrar, pero no te preocupes, Roberto te instruirá para que sepas cuáles se pueden consumir y cuáles no.Terminando la caminata llega el momento gourmet de la aventura: el maridaje. El chef elegido te deleitará con sabores únicos, mientras te dan bebidas perfectas para cada platico. El menú puede ir de 4 hasta 9 tiempos, dependiendo del fin de semana y el chef que te toque. En el CUBO siempre vivirás una experiencia diferente, ya que todo el equipo se esfuerza por invitar a precursores del medio gastronómico y cambiar la vivencia. Cabe mencionar que algunos de los chefs que han participado son Salvador Orozco, Pablo Salas y Gerardo Vázquez Lugo.Es difícil poner en palabras la experiencia que es CUBO, va mucho más allá de solo comer o pasear. CUBO se vive desde lo impresionante del bosque, la calidez de los anfitriones, el enfoque sustentable, hasta el arte de hacer maridaje.No olvides llevar a toda la familia.
El tejocote es un fruto pequeño, de color amarillo y naranja, el cual tiene un sabor bastante ácido. En México, es uno de los principales ingredientes del tradicional ponche de fruta, una bebida caliente que suele disfrutarse durante las fiestas decembrinas. Además de aportar acidez a las bebidas, esta fruta también se usa para preparar dulces, mermeladas y té. Por otro lado, este pequeño fruto no solo tiene un sabor fresco, también se le atribuyen muchos beneficios para la salud, pues diversos estudios científicos señalan que el tejocote mejora la circulación y disminuye los niveles de colesterol. En kiwilimón te invitamos a aprovechar la temporada de esta fruta y a preparar un rico té de tejocote para aliviar muchos males.¿El té de tejocote contiene vitaminas y minerales?Los expertos indican que el tejocote es rico en vitaminas y minerales, aquí te decimos cuáles.Complejo BVitamina CCalcioHierroTambién puedes leer: Los beneficios del ponche de frutasBeneficios de tomar té de tejocoteDurante mucho tiempo, en tejocote ha sido utilizado para tratar todo tipo de malestares, desde la tos hasta la retención de líquidos y hasta la presión arterial. Aunque este fruto es una buena opción para mejorar tu salud, recuerda que no es un sustituto de tratamientos médicos, por lo que siempre debes consultar a un especialista en caso de presentar síntomas de alguna enfermedad. Para preparar un té de tejocote, puedes emplear las hojas o fruta, las cuales debes hervir con suficiente agua.Medicina tradicionalSegún el Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana, publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México, el té de tejocote se ha usado con fines medicinales desde hace muchos años. Aquí te contamos cómo puedes aprovechar este té. Los expertos señalan que el té de tejocote se puede beber para tratar padecimientos respiratorios como los siguientes: tos, bronquitis, resfriado, bronquitis y dolor de pulmón. Sin embargo, en el caso de la tos crónica, el té de este fruto se combina con canela, flor de saúco, chirimoya y cáscara de lima para obtener mejores resultados. Mientras que para tratar el asma, algunas comunidades preparan el té de tejocote con un toque de eucalipto, gordolobo, flor de sauco y flor de bugambilia. Además de las enfermedades respiratorias, esta maravillosa infusión se ingiere para combatir padecimientos estomacales tales como la diarrea, dolo de estómago, disentería y amibas. Aunque no se ha comprobado la existencia de la “chipilez” en los niños, una etapa en la que los niños se sienten tristes durante el embarazo de sus madres, en Michoacán es común que las familias preparen té de tejocote para los niños, pues supuestamente mejora su ánimo y les mejora el apetito. Por otro lado, esta infusión natural también se consume como diurético, para mejorar la circulación y para moderar el ritmo cardiaco.También puedes leer: Conoce los beneficios de comer tejocoteMedicina modernaSegún el hospital Monte Sinaí, el tejocote se usa en el tratamiento de enfermedades cardiacas desde el siglo I y, por si fuera poco, los doctores lo utilizaban como tratamiento de problemas en la circulación y respiratorios desde el año 1800. En años recientes se han llevado a cabo estudios en animales, los cuales indican que el tejocote es un fruto rico en antioxidantes, una sustancia que se encarga de combatir los radicales libres. Cabe mencionar que los radicales libres están detrás del envejecimiento, la aparición de arrugas y el desarrollo de enfermedades cardiacas y hasta el cáncer.Disminuye los niveles de colesterolParece difícil de creer, pero el tejocote es un gran aliado a la hora de combatir el colesterol alto, así lo indican algunos estudios científicos. Recuerda que si no reduces los niveles de colesterol, podrías sufrir un ataque cardiaco.También puedes leer: 4 razones para comerte el tejocote del poncheTejocote contra la insuficiencia cardíacaLos profesionales de la salud indican que el tejocote mejora el funcionamiento del corazón y mejora los síntomas presentes en las personas que sufren de insuficiencia cardíaca. Aunque tomar un té de tejocote es una gran idea si padeces del corazón, recuerda que debes seguir las instrucciones de tu médico.HipertensiónHoy en día, millones de personas sufren de presión arterial alta debido a una dieta poco sana y un estilo de vida poco saludable. Una investigación indicó que el extracto de tejocote tenía beneficios para las personas que sufrían de diabetes tipo 2 e hipertensión, sin embargo, aún se necesitan más estudios para confirmar estos resultados. Recuerda que antes de tomar cualquier remedio natural, debes consultar a tu médico de cabecera. Ya lo sabes, la fruta, hojas y flores del tejocote se usan con fines medicinales, ya que contienen muchas propiedades, es por esto que es la mejor opción para preparar un té saludable cada mañana.¿El tejocote ayuda a combatir la ansiedad?Actualmente, el número de personas que padece ansiedad va en aumento. Aunque es importante acudir con un profesional de la salud en caso de presentar síntomas relacionados con este padecimiento, también puedes aprovechar las propiedades de esta fruta y prepararte un té, ya que, de acuerdo con un estudio publicado en 1997, el tejocote tiene un efecto sedante, el cual ayudaría a calmar los síntomas de la ansiedad.
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD