¿Qué pasaría si dejaras de comer azúcar por un año?

Por Kiwilimón - Febrero 2015
Eve O. Schaub llevó a su familia a un desafío de un año sin consumir azúcar. La cantidad de cosas que tuvieron que dejar de comer fue impresionante, pero la forma en que esto influyó en sus cuerpos un año después es aún más increíble. Ella pensaba que tenía una vida saludable, creyó que era normal no tener energía suficiente para terminar el día, asumiendo que no era la única sufriendo este problema. A sus manos llegó información acerca de los efectos del azúcar, considerando el aumento de peso y las enfermedades como un reflejo del consumo de azúcar. Con esta nueva información tuvo la idea de pasar un año entero sin comer alimentos con azúcar refinada, endulzantes adicionados, azúcar de mesa, miel, caramelo o jugo de frutas. También dejaron de consumir cualquier alimento que contuviera azúcar falsa o alcoholes de azúcar. Si lo dulce no venía de una fuente natural, no lo comían. SONY DSC Al leer las etiquetas se dieron cuenta de que el azúcar estaba en los lugares más increíbles, como tortillas, caldos de pollo, aderezos, mayonesa, tocino, pan e incluso la comida para bebé. Eve estaba convencida de que sus vidas serían más saludables, pero no esperaba que la mejoría fuera tan real y tangible. Mientras más tiempo pasaba, más energía tenía. Eligieron comer un postre con azúcar una vez al mes, pero sus paladares fueron cambiando y cada vez disfrutaban menos del postre mensual. Llegó un punto en que el sabor era desagradable para ellos y el cuerpo acusaba la entrada de azúcar con malestares diversos. Al pasar ese año, Eve hizo un análisis de las faltas de sus hijos a la escuela por enfermedades y la diferencia fue dramática. De haber faltado 15 días al año, ahora solo tenían dos faltas. Su forma de alimentación ha cambiado drásticamente, aprecian el azúcar en cantidades mínimas y evitando consumirla en lo cotidiano. Los postres quedaron para ocasiones especiales y sus cuerpos agradecen el cambio, pues están llenos de energía y al llegar la temporada de enfermedades están más fuertes y protegidos contra los resfríos. Cuando llegan a enfermarse, su recuperación es mucho más rápida ya que sus cuerpos están equipados para ello. Después de un año sin azúcar, todos se sienten más saludables y fuertes. Esta aventura de Eve O. Shaub es un ejemplo de perseverancia, así como una evidencia de que el azúcar puede hacernos mucho más daño del que nos estamos dando cuenta. ¿Te atreverías a pasar un año sin comer azúcar? Ver artículo original aquí. Artículo cortesía de Me lo DIjo Lola  

Notas recomendadas

comida baja en calorias
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si eres amante del terror y misterio, vive una deliciosa y macabra experiencia con el increíble menú que te ofrece Lovecraft Café, el Kiwifav de la semana a cargo de nuestra coordinadora de marketing, Pamela Montaño. Lovecraft Café es una cafetería temática para los amantes del talentoso escritor de terror H.P. Lovecraft, donde podrán encontrar platillos deliciosos, postres en forma de calavera, corazón y partes del cuerpo, así como bebidas terroríficas que no podrán resistir.Al llegar a Lovecraft Café podrás encontrar unos grandes tentáculos abrazando una taza de café, siluetas de gatos y un techo oscuro, todo inspirado en la literatura de terror creada por H.P. Lovecraft, Edgar Allan Poe y Clive Barkets, entre otros, que te harán sentir que estás dentro de tu novela de terror favorita.Además de sus postres temáticos, como el clásico cráneo de chocolate o el almoahdón de plumas, en honor al famoso cuento de Horacio de Quiroga, podrás encontrar una gran variedad de cervezas artesanales, chapatas, snacks, sodas italianas y, por supuesto, café. ¡Seguro su personal te orientará a elegir la mejor opción para ti!En Lovecraft Café puedes llevar a tus peques, pues no tienen problema en recibir niños y además, podrás encontrar libros, juegos de mesa, muñecos y actividades que te acercarán más a la literatura oscura.Deja que el terror estimule tu imaginación, hambre y sed y visítalos de jueves a domingo en Lorenzo Bouturini esquina Calle 1325, en el centro de la Ciudad de México.
En milli no sólo encontrarás una gran variedad de mazapanes de los sabores más increíbles que puedas imaginar y podrás probar café extraído por método de goteo Chemex, sino que además tendrás la oportunidad de ver y conocer más sobre el comercio justo con sus proveedores y vendedores.Milli es un proyecto creado con el fin de compartir un espacio pequeño pero activo en la colonia Roma, pues ahí productores, vendedores y consumidores tienen la oportunidad de conversar y conocer más en torno a productos como el café, el pan artesanal, sus postres, la comida y sus ingredientes. En este rinconcito de la Roma, tu café se convierte en una plática con un productor de miel que cultiva cactáceas en San Luis Potosí, o una panadera artesanal de Ojo de Agua que hace pan balanceado y especial para dietas veganas. En el tema de café ni hablar, en esta temporada del año tienen café de selección tanto de Oaxaca, Veracruz y Chiapas, y si nunca has probado un café extraído por goteo, es el lugar perfecto para hacerlo.El Café oaxaqueño que ofrecen es de la sierra mixe, con un proceso de lavado que lo hace muy distinto a otros, pero lo más interesante es la historia detrás, pues este café es distribuido por el hijo del productor, que estudia para trompetista en la CDMX, y de esta forma solventa sis estudios.En cuanto a los mazapanes, en milli tienen quizá la más grande variedad en la ciudad, todos elaborados con ingredientes de Pluma de Hidalgo, también en Oaxaca, de sabores que no te imaginas, como mazapanes de chapulín, de amaranto, relleno con crema de avellana y un delicioso mazapán 100% cacao (amargo) que combina de manera perfecta con el café.Y si tienes ganas de probar productos artesanales, también puedes encontrar ropa bordada por diversas comunidades de pueblos originarios y productos de cosmética natural elaborados por una emprendedora que está en contra de la crueldad animal y que próximamente estará organizando talleres sobre cómo hacer tus propios ungüentos.
La gastronomía argentina es una verdadera delicia y sin duda alguna, los postres que encontramos dentro del país sudamericano, son unos de los más sabrosos de todo el continente. ¿Estás listo para conocer los 5 más irresistibles postres de Argentina? Alfajores Los alfajores son quizás el postre argentino más conocido en todo el mundo y es que ese sándwich de galletas relleno de dulce de leche, chocolate o hasta mermelada de frutas, son un pedacito de cielo. Aunque los alfajores pueden prepararse como un sinfín de combinaciones, el tradicional se prepara a base de maizena y mantequilla para las galletas, se rellena de dulce de leche y sus orillas se bañan con coco. Dulce de leche Como mencionamos anteriormente, el dulce de leche es parte importante de los alfajores y de muchos otros postres argentinos. Se trata de un dulce untable, muy parecido a la cajeta mexicana, hecho con leche, azúcar, esencia de vainilla y bicarbonato. Vigilante argentino Si te gustan las gelatinas de mosaico, el postre vigilante seguramente te cautivará pues se trata de cuadritos de dulce de membrillo combinados con pedacitos de queso, un clásico de la gastronomía argentina. Mazamorra argentina La mazamorra es un postre de origen indígena que también se encuentra en Colombia, Paraguay y Perú. La mazamorra nos recuerda al atole mexicano, ya que se prepara a base de maíz blanco, acompañado de agua, canela, azúcar y vainilla. ¿Te suena familiar? Pastafrola La tarta tradicional argentina, mejor conocida como pastafrola, es una explosión de sabores, ideal para acompañar con un rico cafecito o mate. La pastafrola prepara con una masa cubierta de dulce de membrillo, dulce de leche y hasta guayaba. ¿Ya probaste alguno de estos postres de Argentina?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD