¿Sabías que a mayor azúcar, mayor hipertensión?
Dietas y Nutrición

¿Sabías que a mayor azúcar, mayor hipertensión?

Por Kiwilimón - Enero 2015
Las enfermedades cardiovasculares encabezan la lista de las muertes prematuras en los países desarrollados, y la presión arterial alta o hipertensión es el factor de riesgo más importante que aumenta las probabilidades de padecerlas. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, alrededor de 67 millones de estadounidenses padecen de hipertensión y aproximadamente la mitad de estas personas no la tienen controlada. Algunos síntomas de la presión alta incluyen: dolores de cabeza, mareos y sangrado nasal, pero suelen presentarse sólo cuando el problema está avanzado. Recomendamos: Sopa de Pasta con Albóndigas de Pollo En la mayoría de los casos, la hipertensión suele desarrollarse por años sin dar síntomas. Aun así, puede dañar los vasos sanguíneos y el corazón mientras no se detecta. De ahí la importancia de chequearla periódicamente y tomar medidas para controlarla cuando está alta. Hasta ahora, en lo que se refiere a la dieta, los dietistas recomendaban reducir o suprimir la sal, como medida preventiva para controlar la presión alta. Sin embargo, un estudio nuevo ha mostrado que los beneficios de reducir la sal son pequeños, mientras que suprimirla del todo o reducirla demasiado no es bueno para el organismo. El estudio, que examinó los datos de más de 100,000 pacientes, indica que el consumo de sodio de 3 a 6 gramos al día está asociado con un riesgo menor de muertes y de accidentes cardiovasculares, en comparación con un consumo más alto o más bajo. Más aun: un consumo por debajo de 3 gramos al día puede ser perjudicial. Recomendamos: Ensalada con Pollo y Queso Azul El estudio se publicó en la edición online de la revista Open Heart, e indica que el azúcar que se añade a los alimentos está más relacionado con la presión arterial y los accidentes cardiovasculares que el sodio. Los realmente responsables de la hipertensión parecen ser los alimentos procesados, que proporcionan no sólo sodio, sino especialmente carbohidratos altamente refinados. Estos últimos comprenden varios tipos de azúcar y almidones simples. Según los autores del estudio, la evidencia de la ciencia, de los estudios sobre la población y de las pruebas clínicas, señalan directamente hacia el azúcar en general, y en especial a la fructosa, que tiene un papel principal en el desarrollo de la hipertensión. Recomendamos: Sopa de Chícharo y Menta La sacarosa, o el azúcar de mesa (compuesta de glucosa y fructosa) es un ingrediente común en los alimentos procesados industrialmente. Y todavía más común que la sacarosa es el jarabe de maíz, rico en fructosa, el edulcorante más utilizado en los alimentos procesados, sobre todo en refrescos o sodas y en bebidas de frutas. Medical News Today reportó que beber regularmente soda con altos niveles de azúcar puede dar lugar al envejecimiento prematuro de las células inmunes y deja al cuerpo vulnerable a enfermedades crónicas, un efecto similar al que produce fumar. En pruebas realizadas durante ocho semanas o más, se mostró que un consumo más alto de azúcar añadida a los alimentos aumenta significativamente la presión sistólica (6.9 mm Hg) y la diastólica (5.6 mm Hg). Recomendamos: Pure de Coliflor que Parece Papa El consumo excesivo de fructosa aumenta la frecuencia cardíaca, el gasto cardíaco, la retención renal de sodio y la resistencia vascular. Todos estos factores interactúan para elevar la presión arterial y aumentar la demanda de oxígeno del miocardio (que es el tejido muscular del corazón). Las personas que consumen un 25% de las calorías de azúcar añadida a los alimentos o más tienen un riesgo de muerte debido a enfermedades cardiovasculares casi tres veces mayor. Incluso dosis moderadas de azúcar que se añade a los alimentos y que se consume por períodos cortos de tiempo, pueden hacerle daño al organismo. Pero consumir azúcar (incluyendo fructosa) en su forma natural, como la que se encuentra en las frutas, no perjudica al organismo, sino más bien lo beneficia. Entonces, como la hipertensión pocas veces da síntomas en sus primeras etapas, ¿qué puedes hacer aparte de chequearte la presión regularmente para detectar si está elevada y llevar una alimentación sana como mencionamos? Para empezar, sigue el consejo del Dr. James DiNicolantonio, de Saint Luke’s Mid American Heart Institute, y coautor del estudio: “Es una excelente medida que, en primer lugar, reduzcas el consumo de azúcar añadida. Sólo tienes que limitar los alimentos procesados que la contienen”.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si buscas un menú completo para preparar en tu día y poder disfrutar de todas las comidas de manera nutritiva y sin complicaciones, tienes que probar este delicioso menú saludable con desayuno, comida y cena. Desayuno saludable: Portobellos rellenos de huevo Inicia el día con un desayuno saludable y delicioso de la mano de esta receta de portobellos rellenos de huevo con salsa de chile de árbol, los cuales están llenos de sabor y no superan las 146 calorías por porción. ¿Lo mejor? Estarán listos en 10 minutos. Comida saludable: Caldo de pollo y tartar de salmón Este caldo de pollo con arroz de coliflor es una entrada perfecta para la comida, ya que es una receta fácil y baja en carbohidratos pero llena de nutrientes que te ayudará a alcanzar saciedad más rápido. Para tu segundo tiempo, prueba este sabroso tartar de salmón y chile serrano, una opción deliciosa y ligera que no te tomará preparar más de 20 minutos. Puedes acompañarla con la guarnición de tu preferencia y si no te gusta el salmón, puedes sustituirlo por atún sin problema. Cena saludable: Espagueti de calabaza con crema de aguacate Por último, no olvides añadir esta rica cena a tu menú saludable. Se trata de un exquisito espagueti hecho con calabaza para que hagas a un lado las harinas y pastas sin dejar de lado el sabor. Este nutritivo espagueti está, además, acompañado de una rica crema de aguacate. ¡Te encantará! Dale la oportunidad a este menú saludable con desayuno, comida y cena y cuéntanos sobre tu experiencia.
Cómo calmar la tos es una de las preguntas más frecuentes en temporada de frío, especialmente cuando las enfermedades de las vías respiratorias afloran y la tos seca persistente se convierte en un verdadero problema. Pero no te preocupes, porque podrías encontrar una gran solución con estos remedios caseros para aliviar los síntomas de la tos. Miel caliente con limón La miel caliente con limón para la tos es un remedio natural recomendado por las abuelitas y su eficacia se debe a que la miel es un demulcente y sus propiedades recubren y calman la zona irritada de la garganta, tal como menciona un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania. El limón contiene altos contenidos de vitamina C y te ayudará a afianzar tu sistema inmunológico.Té de jengibre El jengibre para la tos es un remedio casero realmente maravilloso, ya que esta increíble raíz posee propiedades expectorantes y antiinflamatorias, las cuales ayudan a reducir las flemas producidas durante la gripe. ¡Disfruta de una infusión de jengibre bien caliente! Tomillo Otro de los grandes remedios naturales para aliviar los síntomas de la tos es el tomillo, ya que además de ser una deliciosa hierba de olor, el tomillo tiene antioxidantes que podrían ser los responsables de aliviar la tos e irritación de garganta. Puedes prepararte un té de tomillo y así disfrutar de sus beneficios. Té de pimienta negra Aunque podría sorprenderte, la pimienta negra es un remedio natural contra la tos debido a que estimula la circulación y el flujo de flemas, aliviando de esta manera la garganta. Puedes preparar té de pimienta negra y agregarle una cucharada de miel para darle mejor sabor. Jugo de piña La piña es una fruta dulce y llena de nutrientes, tal como la bromelina, enzima con propiedades antiinflamatorias y mucolíticas que pueden reducir la mucosa de la garganta y eliminar la tos. Caldo de pollo Un caldo de pollo calientito podría ayudarte a aliviar los síntomas de la tos, además de ayudarte a fortalecer tu sistema ya que contiene proteína y vitaminas si lo combinas con verduras como zanahoria, papa, brócoli, ejote y hasta jengibre. Si le añades jugo de limón, tendrás más vitamina C. Recuerda que antes de tomar cualquier remedio natural para aliviar los síntomas de la tos, debes consultar a tu médico para una mejor valoración.
Si hay algo característico de la comida argentina, eso es el chorizo. Lo conocemos en choripán y no falta en los restaurantes de cortes y aunque su sabor puede tener un ligero parecido, es muy diferente al chorizo mexicano.Estas diferencias van desde el sabor, hasta la forma de prepararlo. Ambos son deliciosos y tienen el mismo origen: la península ibérica. Cuando conozcas las características de cada uno, quizá podrás apreciarlos más cuando los pruebes.Diferencias entre el chorizo argentino y el chorizo mexicanoAmbos embutidos son relevantes en la gastronomía de cada país y en ambos lugares existe una variedad de chorizos. Por ejemplo, en Argentina está el llamado chorizo ahumado, mientras que en México, la longaniza es también muy popular.La principal diferencia entre el chorizo argentino y el mexicano es la forma en que se hacen. El chorizo mexicano se hace con carne molida y por lo general, se le añade grasa de cerdo. Por su parte, el chorizo argentino se elabora con carne de cerdo y res picada y adobada con especias.Algo que tienen en común ambos embutidos es que ninguno de los dos va curado, es decir, son embutidos frescos que requieren de cocinarse antes de comerse.El chorizo argentinoConocido también como chorizo criollo, la base para hacer este chorizo y sus variedades es la carne, las especias, el pimentón (o pimiento) y el vino. La carne puede ser de res, de cerdo o una combinación de ambas y va picada. Luego para embutir, se limpia muy bien la tripa del intestino delgado de cerdo con vinagre, agua fría y agua tibia, y se seca con un paño.El chorizo mexicanoEl chorizo mexicano se hace con carne molida y su color se logra gracias al uso de chiles rojos picantes, y se condimenta con especias y vinagre. Además, a diferencia del argentino, el chorizo mexicano se desenvuelve de la tripa al momento de cocinarse y comerse, como si fuera carne molida, aunque también se asa completo.Los dos son muy sabrosos y se comen de manera diferente, mientras que el chorizo argentino va muy bien acompañado de pan, en México, por supuesto, comemos el chorizo en tortilla. Diferentes, pero con mucha carga culinaria detrás, no dejes de probarlos.
Aprender a comer es una aventura en la que puede haber callejones sin salida. Como parte de una política pública, los gobiernos son los principales interesados en que lo hagamos cada vez mejor. Así es como surge el plato del bien comer, una estrategia que educa a la población de forma sencilla a alcanzar una dieta correcta. A pesar de que tiene más de diez años de su lanzamiento, el tema sigue siendo tendencia. La pregunta actual es ¿realmente sirve? ¿Es igual para los niños? Como no me quise quedar con la duda, le pregunté a dos nutriólogas.El plato del bien comer surgió como parte de la Norma Oficial Mexicana (NOM) para guiar a la población a alimentarse saludablemente a través de una herramienta gráfica que mostrara cómo se debe verse nuestra comida al llegar frente a nosotros. El punto es respetar las cantidades en cada grupo de alimentos, según lo que nos cuenta Mayte Martín del Campo, nutrióloga experta en fitness y deporte.El plato está dividido en tres secciones: una porción de tres a uno de frutas y verduras; otra tercera parte de proteínas integradas por leguminosas y productos de origen animal y, finalmente, cereales o carbohidratos. Para Mayte Martín del Campo, “la idea es respetar las proporciones en la alimentación de todo un día”. Pero si esto nos causa dudas, ella prefiere hablar de porcentajes: una mitad de hidratos de carbono, treinta por ciento de grasa y veinte por ciento de proteína. El plato del bien comer se usa indistintamente para hombres, mujeres y niños por lo que expertos como la nutrióloga Jennifer Asencio, especialista en alimentación de pacientes con enfermedades clínicas, indica usar este parámetro con la población sana, pero puede haber excepciones de acuerdo con el sexo, edad, estatura, tipo de personas y sus requerimientos, sobre todo con personas que padecen enfermedades como diabetes. “Hay que tener cuidado con el consumo de frutas, por ejemplo, en una persona con los triglicéridos altos”. Además, también aconseja velar por la calidad de los cereales y las combinaciones: “Tomar agua de frutas, comer mucho puré de papas y tan sólo un poco de carne no es una dieta saludable”. Ella recomienda tener en mente que en una buena alimentación hay “una buena cantidad de vegetales, suficientes cereales –y de calidad- y poca proteína”. Por su parte Mayte complementa que existen tres aspectos importantes que no están previstos en el plato del bien comer: “El primero es que le falta la recomendación de grasas (buenas), es decir, aceites, y toda la familia de oleaginosas como almendras, ajonjolí, chía, nueces. La segunda es la cantidad de azúcar recomendada para la población, que es de 25 g de azúcar al día, y que generalmente se debe de obtener de frutas. Con 2 porciones al día se cubriría”. En este caso los postres quedarían fuera al ser una suma de carbohidratos, grasas y azúcares. Aunque muchos no lo saben, el tema se complementa con la jarra del buen tomar, una guía que alerta a la población sobre las bebidas. Principalmente aconseja no tomar agua de sabor ni refrescos, y a penas medio vaso de jugo de frutas o leche entera. Esto debido al alto índice de azúcar y calorías en ellos. Bebidas como café, té o bebidas con edulcorantes artificiales están indicados con 0 a 2 vasos por día. Lo que más recomienda es consumir simplemente de 6 a 8 vasos de agua purificada. Aunado al plato del bien comer y a la jarra del buen beber, la nutrióloga Mayte recomienda no saltarse las verduras en cada alimento, cuidar las porciones de origen animal (sólo una quinta parte de tu plato en cada comida) y entender que cada persona es única. Jennifer por su parte dice que para comprender ampliamente cómo alimentar mejor a nuestros hijos y conocer si tienen requerimientos especiales en cuanto a vitaminas y minerales, lo mejor es acercarse a un nutriólogo o un experto en alimentación.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD