¿Son realmente las PALOMITAS de Maíz un snack ligero y saludable?

Por Kiwilimón - May 2017
  Las palomitas de maíz se han convertido en el snack favorito de muchos por su delicioso sabor, practicidad y (aparente) valor nutricional. De hecho, algunas dietas incluyen platos de rosetas de maíz como parte de su régimen alimenticio. Pero, como la mayoría de los alimentos que te puedes encontrar en tu alacena o refrigerador, las palomitas no son precisamente la botana saludable que te han hecho creer. via GIPHY Antes de emitir un veredicto definitivo, te presentamos los pros y los contras para que puedas decidir tú misma si ese plato de palomitas es una buena idea:

Pros

El maíz con el que se hacen las palomitas no es transgénico. Las palomitas contienen altos niveles de fibra y manganeso. Un plato de palomitas puede llegar a tener 300 mg de antioxidantes. Las palomitas reducen los antojos, por lo que ayudan en la pérdida de peso.

Contras

El maíz puede contener restos de pesticidas. Un vaso mediano de palomitas tiene 1200 calorías y 60 gramos de grasa. Las bolsas de las palomitas de micro ondas están recubiertas con un agente cancerígeno. El saborizante de mantequilla está hecho con diacetil, químico que se ha relacionado con el desarrollo de enfermedades respiratorias. via GIPHY Después de leer esto puedes ver que hay tantas buenas razones para seguir consumiendo como para dejar definitivamente de comer palomitas. La buena noticia es que existen alternativas más saludables para disfrutar un plato de palomitas sin sufrir consecuencias. La próxima vez que tengas antojo o sientas “ansiedad por comer”, pon en un sartén con un poco de aceite de oliva la mitad de una taza de maíz palomero. Agita constantemente para que no se peguen y se cuezan por igual. Cuando estén listas las palomitas, condiméntalas con un poco de sal de mar, paprika o canela. via GIPHY Recuerda que siempre hay alternativas más saludables que te permiten disfrutar de una comida deliciosa sin sacrificar tu salud.

Disfruta un plato de palomitas con estas deliciosas y saludables recetas:

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Es muy común que confundamos los tés, las tisanas y las infusiones, sobre todo porque la forma de preparación luce similar; sin embargo, cada bebida tiene sus características y aquí te vamos a enseñar a diferenciarlas para que seas todo un experto.TéEl té es una de las bebidas más antiguas y poderosas del mundo. Hay distintos tipos de té, con diferentes propiedades y beneficios, pero debes de saber que todos provienen de la misma planta de la familia de las camelias.El té puede ser verde, rojo, blanco y negro, y todas estas bebidas son diuréticas y estimulantes, y también muy benéficas gracias a sus propiedades antioxidantes. Té verde. El té verde se elabora con hojas no fermentadas u oxidadas, que una vez cosechadas, se dejan secar y se someten a tratamiento de calor. Entre las propiedades positivas que tienes se encuentra un nivel bajo de teína, aporta vitaminas A, C y D, es uno de los tés que más antioxidantes posee y se dice que disminuye el nivel de glucosa, fortalece la memoria, ayuda a bajar el colesterol y previene la artritis. Té rojo. También conocido como phu erh, se descubrió de manera casual al tratar de alargar la conservación del té verde, es un gran auxiliar en la pérdida de peso, ayuda a la digestión, tiene antioxidantes, potencia el sistema inmune y te ayuda a mejorar el estado de ánimo. Té blanco. Este té es tan bueno que por mucho tiempo se creyó que otorgaba la eterna juventud y hasta la inmortalidad. Es uno de los tés con más antioxidantes, ayuda a tener una piel y cabello más sanos, y retrasa el envejecimiento, por lo que lo de la eterna juventud no está tan lejos de la realidad. Té negro. El té negro es el más intenso de ellos, tiene una oxidación mayor, por lo que contiene también más cafeína. Esta bebida ayuda a tener un estado de alerta mental, ayuda a la concentración, fomenta el aprendizaje, potencia la memoria a corto y a largo plazo.Tisanas El principal error que cometemos es confundir los tés con las tisanas, sin embargo, la principal diferencia radica en que el té contiene teína y la tisana está compuesta de extractos de plantas.Otra diferencia es la manera de hacerlo, pues aunque parezca igual a la del té, no lo es. Mientras el té necesita que se dejen reposar las hojas entre 3 y 4 minutos en agua caliente, a una temperatura de entre 80 y 95 ºC, la tisana requiere que las plantas secas se pongan en agua hirviendo y se dejen reposar unos 15 minutos, con el fin de que los aromas y propiedades de las plantas se desprendan.Hay dos tipos de tisanas populares:Tisanas Frutales: por lo regular a base de jamaica y manzana, y se les agrega otras frutas como ingrediente principal. Una tisana muy popular es “Fresa kiwi”.Tisanas Herbales: pueden tener una mezcla de varias hierbas o flores. Manzanilla, menta y hierbabuena son de las más populares.InfusionesLas infusiones son bebidas que se obtienen a través de hojas, flores, hierbas, plantas, frutos o semillas que se dejan reposar en agua caliente sin que llegue al punto de ebullición y no necesariamente tienen teína.Para hacer una infusión se puede usar cualquier sustancia vegetal por su sabor y aroma. Esto hace que la infusiones sean de variedades inimaginables. Por ejemplo, pueden tener una parte de flores, de frutos, de frutos secos, de semillas, de hierbas aromáticas o medicinales, de cortezas, e incluso raíces. Las más populares son la manzanilla, la menta, la melisa, el mate y también el café, que aunque no se conoce como una infusión, lo es.Ahora ya sabes las principales diferencias entre té, tisana y las infusiones y la manera de preparar cada una. Te invitamos a probarlas, experimentar con sabores y así encontrar la bebida que más te guste y que más le aporte a tu bienestar.
Tener plantas naturales en tu casa tiene muchos beneficios: funcionan como purificador de aire, nos regalan un agradable aroma, ayudan a mejorar el estado de ánimo, reducen la estática… Además, son bonitas, accesibles y sirven también para sazonar y para realizar remedios naturales.Hay todo tipo de plantas, de sol, de sombra, pequeñas, frondosas, que necesitan mucha agua y otras que requieren muy poca. Lo importante es que a la hora de adquirir alguna, preguntes por sus necesidades y sus especificaciones para que tengan una larga y saludable vida. En la cocina, además de llenar de vida y dar un hermoso toque, las plantas pueden ser nuestras aliadas a la hora de cocinar, si se trata de plantas aromáticas. Las plantas aromáticas son muy económicas y fáciles de conseguir, crecen bien en interiores y no requieren de mucha luz ni cuidados excesivos para sobrevivir; además, si las incluyes en tus platillos agregarán vitaminas y minerales, ayudarán a la digestión y contribuirán a la desinflamación. Estas son algunas de las plantas que te recomendamos tener a la mano en tu cocina:Perejil. El perejil es una planta muy versátil que siempre le dará un toque especial a tus platilos, es ideal para todo tipo de salsas y también como acompañante en tus jugos verdes. Entre sus propiedades está la de desinfectante intestinal.Albahaca. La albaca hará tu comida italiana deliciosa, pues excelente para las salsas de tomate y sopas de verduras. Es un excelente tónico para la digestión y ayuda con la inflamación.Orégano. No sólo es bueno para darle sabor al pozole, el orégano es uno de los condimentos que más se usa sobre todo en carnes y ensaladas. Y si hablamos de sus propiedades medicinales, es excelente para tratar tos y problemas bronquiales.Menta. ¿A quién no se le antoja un delicioso té después de comer? Además del té, la menta es excelente en postres como helados y ensaladas de frutas. La menta refresca el aliento, controla las náuseas y es un gran digestivo. Laurel. Es muy buena para sazonar carnes y pescados, y darle sabor a los escabeches, salsas y adobos. Además, entre sus cualidades medicinales está la de facilitar la digestión, reducción de gases, diurética y es muy buena también para abrir el apetito. Con estas recomendaciones podrás no sólo decorar tu cocina, sino que hasta tener tu propio huerto.
El café diario, la botella de agua, el antojo de media tarde, las propinas y demás gastos casi invisibles que diariamente se fugan de nuestras carteras están derrumbando tus finanzas personales, a pesar de que parecieran inofensivos.A estas pequeñas fugas de dinero se les denomina gastos hormiga, pues aunque son gastos menores, si los sumas pueden representar hasta más del 10 por ciento de tu salario. Lo peor de estos gastos hormiga es lo cotidiano que son, porque están siempre presentes en nuestra vida, a todas horas, y por eso es tan fácil gastar sin que nos demos cuenta.Para evitar estos gastos, aquí te proponemos estos tips para cuidar tu cartera.Identifica los gastosPara poder controlarnos, es necesario identificar cuáles son los gastos y seleccionar aquellos de los que podemos prescindir. Haz una lista de todo lo que gastas diariamente y reflexiona si es algo vital para tu día a día o no. Anota todo lo que recibes y gastasUna vez que hayas identificado los gastos fijos, te sugerimos que lleves un control estricto de tu presupuesto, tanto de lo que recibes, como de lo que gastas, así no darás pie a que haya “lagunas” y siempre tendrás tus cuentas claras. Existen varias apps en las que puedes llevar el control de tus finanzas, lo mejor es que seas disciplinada en hacer todos tus registros y te sorprenderás de los resultados. Ponte una meta de ahorroSiempre hemos sabido que es muy importante ahorrar, pero a veces es difícil hacerlo. Seamos sinceros, estamos acostumbrados a ahorrar únicamente lo que nos “sobra”, pero lo ideal es que una vez que recibas una entrada de dinero, destines una parte hacia el ahorro, así lo verás como algo fijo. Organiza y prepara tus comidasUna vez que hayas identificado tus egresos, te darás cuenta de que en lo que más gastas es comer fuera de casa. Organizar y preparar tus comidas no sólo te ayudará a evitar fugas de dinero, además te asegurarás de estar recibiendo alimentos de calidad y de comer más sano. Mide tus antojos Este punto va muy ligado al anterior, porque no sólo gastamos en la comida, también lo hacemos en el café de la mañana, el antojo en la oficina, las ganas de un dulce a media tarde y hasta un snack después de hacer ejercicio. Esto no sólo afecta a tu figura, sino que le hace daño a tus bolsillos. Si te organizas también puedes planear tus snacks y tener más control de tu alimentación y cartera. Cancela servicios innecesariosSeguramente por ahí tienes algún servicio que se te ha olvidado cancelar. Deja la desidia y pon orden a tus gastos para que dejes de “regalar” tu dinero. Ahorrar no es tarea imposible, es cuestión de voluntad y esfuerzo, y te aseguramos que vale la pena hacerlo. Sigue estos tips para que sea más fácil y verás que tendrás unas finanzas personales muy sanas.
Uno de los platillos más representativos y deliciosos de la comida mexicana es, sin duda alguna, el pozole.Con cebollita, chile, orégano, rábanos, lechuga, mucho limón y de pollo, carne, verduras o como lo prefieras, el pozole es el platillo que no puede faltar en la mesa de los mexicanos sobre todo en septiembre, el mes patrio. ¿Pero alguna vez te has preguntado de dónde viene esta tradición?La palabra pozole es una derivación del náhuatl pozolli: potzonalli, apotzontli, que significan espuma o espumoso. En sus orígenes era un plato ritual de los mexicas y se consumía durante las ceremonias nahuas a Xipe Totéc: Nuestro Señor el Desollado. Entre los años 1325 y 152, se preparaba con la carne de los prisioneros sacrificados durante la celebración y se le daba un uso ceremonial, pues era servido sólo a los nobles o sacerdotes.Xipe Totéc era una deidad mexica asociada a la guerra, al maíz y a la renovación vegetal. Para desgranar al maíz había que "desollarlo" y quitarle sus hojas. Así, de la misma forma, para preparar el pozole se tenían que desollar los granos del maíz llamado cacahuacintle. Para lograr esto, ponían los granos a reposar en agua con cal durante algunas horas. Después de la llegada de los españoles, el canibalismo se prohibió y se sustituyó la carne de humano por carne de cerdo y así, el proceso del pozole ha ido cambiado a lo largo de la historia de México. En la actualidad, el pozole es diferente de acuerdo con la región donde se prepara: en el estado de Guerrero se prepara el blanco y el verde, que lleva esa tonalidad por el tomate verde o la pepita molida y en algunos lugares se le agrega chicharrón, mientras que en la Ciudad de México, Sinaloa, Nayarit y Jalisco se consume la variante roja. En algunas otras zonas costeras se le agregan mariscos y pescado. Ya sea que lo prefieras con maciza, de surtida o de pollo; rojo, verde o blanco, estas Fiestas Patrias a la hora de disfrutar un increíble pozole ya sabrás de dónde surgió esta tradición.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD