Sustitutos saludables a la hora de hornear
Dietas y Nutrición

Sustitutos saludables a la hora de hornear

Por Kiwilimón - Enero 2013
Para llevar una alimentación más sana te presentamos algunos sustitutos saludables a la hora de hornear:

 

Comparte esta imagen en tu sitio

 
  • - Sustituir el azúcar por puré de manzana
Cuando vayas a hornear podrás sustituir el azúcar por puré de manzana, lo único que tienes que hacer es reducir a la mitad la cantidad de azúcar que diga la receta y agregar la otra mitad, más 1/3 de puré de manzana. Es decir, si la receta dice 1 taza de azúcar, tendrás que agregar 1/2 taza de azúcar y 3/4 de puré de manzana. Es ideal para pasteles, panes o fruta.
  • - Sustituir mantequilla por puré de aguacate
Los beneficios de sustituir mantequilla por aguacate reducimos considerablemente las calorías y grasas. Si necesitas 1 taza de mantequilla, sustituye por 1 taza de aguacate. Debes tener en cuenta que esto puede teñir tus pasteles de otro color. Es ideal para galletas y pasteles (para pasteles deberás reducir la temperatura del horno en un 25% y hornear por más tiempo).
  • - Sustituir azúcar por extracto de vainilla
Esto puede reducir muchísimo las calorías de tus postres. Deberás reducir la cantidad de azúcar por la mitad y agregar una cucharadita de vainilla que además le dará gran sabor. Es ideal para pasteles, galletas, muffins y panes.
  • - Sustituir mantequilla por plátano
La mantequilla por el plátano se sustituye en la misma cantidad, es decir, media taza de mantequilla se sustituye por media taza de plátano. Es ideal para hornear postres: pasteles, panes, galletas, muffins. Solo hay que tener cuidado de reducir la temperatura del horno en un 25% y cuidar bien que no se quemen.
  • - Sustituir leche de vaca por leche de almendra
Si no lo habías pensado antes, sustituir la leche de vaca por la leche de almendras (o por alguna otra leche vegetal) es ideal para las personas que son intolerantes a la lactosa o que quieren reducir la grasa y aumentar los antioxidantes que necesita el organismo. Los niños la pueden consumir sin ningún problema, sobretodo si tienen alguna enfermedad digestiva por ser más ligera la leche de almendras. Es ideal para cualquier preparación.   Recetas de cocina A continuación te presentamos algunas recetas en las que podrás utilizar los consejos anteriores.  (es importante que hagas click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma)   Hotcakes con moras. Deliciososo hotcakes hechos en casa con moras. Pancakes. Esponjositos pancakes para disfrutar con miel de maple y mantequilla Licuado de pera. Este licuado de pera te mantendrá lleno durante el día y puede ser usado para el licuado de pera de la dieta detox. Puré de papa y queso. Un delicioso puré de papa con queso que le encanta a los niños. Wafles con coulis de fresas. Esta receta básica de wafles va servida con una salsita de fresas. La puedes sustituir por miel de maple y un poco de crema batida. Licuado de mora azul y naranja. Este rico licuado es una excelente manera de comenzar el día. Mora azul combinada con jugo de naranja es una excelente fuente de vitamina C y antioxidantes. Tiramisu con mascarpone. Receta tradicional italiana del Tiramisu. Preparado con queso mascarpone, chocolate semi-amargo, galletas de bizcocho y un toque de espresso. Cupcakes de zanahoria. Al igual que el pastel de zanahoria, estas mantecadas están llenas de sabor y nutrientes. Son ideales para la hora del té. Tarta de manzana. Un pie relleno de manzanas con canela. Puré de manzana. No hay nada mas rico que comer un jugoso pavo navideño junto con un puré de manzanas casero. Esta receta de puré de manzanas es rápida y deliciosa!

Si quieres conocer más recetas donde puedas sustituir tus ingredientes, haz click aquí

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
La pasta es un alimento que no puedes faltar en tu alacena, ya que es económico, versátil y muy rendidor. Puedes usar este ingrediente para preparar deliciosas pastas con salsa boloñesa o pesto, así como para preparar sopas y ensaladas. A pesar de ser un alimento básico en todas las cocinas, aún existen muchos mitos alrededor de la pasta, pues se dice que engorda y que es malo para la salud, sin embargo, esto es tan solo un mito. Un estudio publicado en 2016 comprobó que comer pasta no se relaciona con la obesidad, al contrario, los italianos tienden a ser más delgados. Esto también se debe a que adoptan la dieta mediterránea, la cual es rica en vegetales, frutas, pasta, pescados y mariscos, aceite de oliva y granos. Aunque goza de gran popularidad en todo el mundo, es muy común que la pasta se bata, pues suele cocinarse de más o de manera incorrecta. En kiwilimón sabemos que esto es muy molesto, por esto te decimos cómo cocinar la pasta al dente, para que todos tus platillos queden aún más deliciosos.También puedes leer: Los 10 platillos típicos de italia más populares en el mundo¿Cómo cocinar la pasta para que no se bata?Cocinar la pasta de manera adecuada es muy fácil, solo tienes que seguir los siguientes consejos. En cuanto a la cocción de este ingrediente, el afamado chef Gordon Ramsey señala lo siguiente: Es importante usar la cantidad de agua adecuada, para que la pasta se cocine de manera uniforme.Añadir una buena cantidad de sal es esencial para una buena pasta.Añade un poco de aceite de oliva al agua para la cocción, de esta manera no se pegará.Espera hasta que el agua esté hirviendo para añadir la pasta.La pasta larga, como el espagueti, necesita alrededor de 8 o 10 minutos de cocción. En el caso de la pasta corta, esta necesita entre 10 y 12 minutos de cocción, mientras que la pasta fresca solo necesita de 3 a 5 minutos.Para determinar si tu pasta ya está lista, solo debes tomar un poco, espera unos segundos a que se enfríe y pruébala. Esta deberá tener una consistencia un poco dura, pero comestible.Una vez que la pasta este al dente, deberás colarla, pero recuerda guardar un poco de agua de la cocción, pues esto le dará más sabor a la salsa.El chef Ramsey recomienda añadir un toque de sal, pimienta y aceite de oliva a la pasta una vez que esté cocidaTambién puedes leer: 10 tips para cocinar pasta¿Cuánta agua necesito para cocinar la pasta?Si quieres una pasta al dente y no batida, debes comenzar por añadir la cantidad correcta de agua. Según los expertos, debes añadir 1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta.Cosas que debes evitar al cocinar pastaAdemás de considerar la cantidad de agua, añadir aceite de oliva y poner mucha atención en el tiempo de cocción, también debes evitar ciertas cosas a la hora de cocinar pasta.Nunca enjuagues la pasta recién cocida bajo el chorro de agua fría, pues obtendrá una consistencia gomosa que a nadie le gusta.No muevas mucho la pasta, hazlo solamente cada 3 minutos.Añade toda la pasta al mismo tiempo, pues así se cocerá uniformemente.¡No tires el agua de la cocción! Recuerda guardar un poco de este líquido, le dará un sabor delicioso a la salsa.También puedes leer: Top 5 de las mejores pastasLas mejores recetas de pastaPrueba las mejores recetas de pasta que solo kiwilimón tiene para ti, hay una receta para cada gusto.Delicioso Espagueti con AlbóndigasEspagueti a los Tres Quesos con JamónEspagueti PoblanoPasta con Queso Feta HorneadoEspagueti con Salsa de Pimiento MorrónPasta con Camarones al Ajillo CaseraEspagueti a la MilpaPasta Cremosa con Pollo BBQEspagueti rojo en RefractarioPasta con PolloEspagueti con Salsa de ChampiñonesPasta Cremosa en Salsa de JitomateEspagueti de Calabacita a la MexicanaEspagueti Hawaiano con Jamón y PiñaEspagueti Verde con Pollo
Tanto la miel como la canela tienen propiedades antimicrobianas así que esta mascarilla puede ser una gran aliada para tu rutina de belleza y como un extra en tu tratamiento para el acné, siempre y cuando tu dermatólogo esté de acuerdo.La miel puede funcionar como tratamiento para una serie de afecciones de la piel, como úlceras y quemaduras, pues la miel ayuda a prevenir las bacterias, pero también puede servir para reducir la inflamación y proporcionar un ambiente húmedo propicio para la curación.Sin embargo, el tipo de miel importa, pues la del súper no tiene todos estos efectos benéficos. El tipo de miel que necesitas conseguir es la miel de Manuka, una variedad cruda que no ha sido procesada, es la mejor opción para uso medicinal. Por su parte, la canela también se ha utilizado medicinalmente para tratar afecciones respiratorias, digestivas e incluso ginecológicas y recientemente se ha demostrado que tiene posibles beneficios antimicrobianos, antiparasitarios, antioxidantes y antiinflamatorios en animales, además de que también puede tener propiedades curativas de heridas.Al igual que con la miel, existe un tipo específico de canela que produce los mayores beneficios, llamado “canela verdadera” o Cinnamomum zeylanicum. Aunque varios beneficios de estos dos ingredientes sí tienen sustento científico, aún no existe suficiente evidencia de que realmente funcionen para tratar el acné en humanos, además de que es importante hacer una prueba en una pequeña área de la piel para asegurarse de no ser alérgico a los componentes de esta mascarilla.Cómo hacer una mascarilla de canela y miel caseraPara esta mascarilla casera necesitas 2 cucharadas de miel de Manuka y 1 cucharadita de canela verdadera. Mézclalas hasta formar una pasta con ellas. Algunas personas la aplican sólo sobre los granos o brotes, pero otras la aplican en toda la cara y la dejan actuar hasta 30 minutos antes de enjuagarla con agua tibia.Es importante que primero hagas una prueba de parche en la mano: aplica una porción de la mezcla del tamaño de una moneda en el dorso de la mano y espera al menos 10 minutos para asegurarte de que no te da reacción alérgica manifestada como picazón, enrojecimiento o hinchazón.Puedes considerar usar también mieles de grado medicinal, que puedes encontrar en tiendas naturistas. Estas mieles han sido purificadas y generalmente están libres de aditivos, como la miel de Manuka y la miel Revamil.
Tanto la miel como la canela tienen propiedades antimicrobianas así que esta mascarilla puede ser una gran aliada para tu rutina de belleza y como un extra en tu tratamiento para el acné, siempre y cuando tu dermatólogo esté de acuerdo.La miel puede funcionar como tratamiento para una serie de afecciones de la piel, como úlceras y quemaduras, pues la miel ayuda a prevenir las bacterias, pero también puede servir para reducir la inflamación y proporcionar un ambiente húmedo propicio para la curación.Sin embargo, el tipo de miel importa, pues la del súper no tiene todos estos efectos benéficos. El tipo de miel que necesitas conseguir es la miel de Manuka, una variedad cruda que no ha sido procesada, es la mejor opción para uso medicinal. Por su parte, la canela también se ha utilizado medicinalmente para tratar afecciones respiratorias, digestivas e incluso ginecológicas y recientemente se ha demostrado que tiene posibles beneficios antimicrobianos, antiparasitarios, antioxidantes y antiinflamatorios en animales, además de que también puede tener propiedades curativas de heridas.Al igual que con la miel, existe un tipo específico de canela que produce los mayores beneficios, llamado “canela verdadera” o Cinnamomum zeylanicum. Aunque varios beneficios de estos dos ingredientes sí tienen sustento científico, aún no existe suficiente evidencia de que realmente funcionen para tratar el acné en humanos, además de que es importante hacer una prueba en una pequeña área de la piel para asegurarse de no ser alérgico a los componentes de esta mascarilla.Cómo hacer una mascarilla de canela y miel caseraPara esta mascarilla casera necesitas 2 cucharadas de miel de Manuka y 1 cucharadita de canela verdadera. Mézclalas hasta formar una pasta con ellas. Algunas personas la aplican sólo sobre los granos o brotes, pero otras la aplican en toda la cara y la dejan actuar hasta 30 minutos antes de enjuagarla con agua tibia.Es importante que primero hagas una prueba de parche en la mano: aplica una porción de la mezcla del tamaño de una moneda en el dorso de la mano y espera al menos 10 minutos para asegurarte de que no te da reacción alérgica manifestada como picazón, enrojecimiento o hinchazón.Puedes considerar usar también mieles de grado medicinal, que puedes encontrar en tiendas naturistas. Estas mieles han sido purificadas y generalmente están libres de aditivos, como la miel de Manuka y la miel Revamil.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD