Una copa de vino al día
Dietas y Nutrición

Una copa de vino al día

Por Kiwilimón - Diciembre 2013
De todas las formas que hay para cuidar la salud probablemente esta sea la más fácil y placentera de todas. ¿Una copa de vino al día para cuidar el corazón? Es verdad. El alcohol, o aún más en concreto, el vino, no es algo que esperaríamos que ayude a la salud. De hecho sabemos que en exceso puede causar estragos de varias formas al cuerpo pero aquel mito de la copa el día resulta realidad pues en verdad puede reforzar el cuerpo y prevenir enfermedades próximas. Además, mientras más investigan sobre los beneficios de esta bebida mayores encuentros salen a la superficie. La noticia más reciente es que bajo el marco de cuatro a siete copas de vino a la semana se puede luchar contra la depresión. Los polifenoles que se encuentran en las cáscara de las uvas y por consecuente en el vino son animadores naturales que nos alejan de la depresión crónica  y la baja de moral. Ahora, hablando del beneficio del vino tinto específicamente para con nuestro sistema cardiovascular y en efecto, para el corazón, se comprobó en 1992 cuando se descubrió “la paradoja francesa”. Resulta que en el sur de Francia la dieta normal de los ciudadanos está llena de grasas y carbohidratos pero a diferencia de otras naciones ahí no se sufre de infartos u otras enfermedades cardiovasculares, al menos no en la cantidad que en otros países de Europa y el mundo. Se dedujo que esto se debe a su alto consumo de vino. Varios estudios consensuan en que diferentes sustancias como los polifenoles y en particular el resveratrol presentes especialmente en el vino tino, al ser antioxidantes muy potentes, tienen un efecto preventivo frente a diferentes enfermedades como el cáncer y otros padecimientos como infartos o disfunciones gástricas. Sobra decir que el abuso de este producto o de cualquier otra bebida alcohólica puede desarrollar efectos completamente contrarios y reducir la salud. En cuando a qué vinos escoger, todo depende de gustos. Claro está, como lo dijimos anteriormente, que el vino tinto tiene un mayor número de antioxidantes por lo que, de escoger, habría que elegirlo. Esto no quiere decir que el vino blanco no tenga los mismo beneficios, sino que su efecto es más discreto. Recomendamos consumir esta copita de vino unas cuatros veces a la semana durante la comida para que el cuerpo pueda asimilarla y así obtener todos sus beneficios. Además de una copa de vino, acompaña con una alimentación perfecta con recetas que Kiwilimón tiene para tí, haz click aquí y encuentra la receta que estás buscando.  

"Toma una copa del vino al día y disfruta de los beneficios."

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La mayonesa no sólo es un aderezo versátil y delicioso, también puede ayudarte si tu cabello está muy delgado, quebradizo o dañado químicamente. Una sencilla mascarilla casera de mayonesa una o dos veces por semana tiene grandes beneficios para ti.La mayonesa da brillo y fortalece el cabello desde la raíz hasta las puntas. Ya que los ingredientes principales de la mayonesa son el huevo y el aceite, con esta mascarilla se aprovecha la gran cantidad de proteína en los huevos, que ayuda a fortalecer y engrosar los folículos pilosos. Por su parte, los aceites de oliva y canola hidratan profundamente el cabello.Las propiedades saludables de la mayonesa también promueven el crecimiento del cabello y revierten el daño causado por el calor y la coloración.Cómo hacer mascarilla de mayonesa para el cabello secoPara hacer esta mascarilla que funciona como un acondicionador profundo para el cabello, sólo necesitas una taza de mayonesa (elige una que no tenga especias ni saborizantes añadidos) y 1 huevo.En un recipiente pequeño, mezcla bien la mayonesa con el huevo, hasta que consigas la consistencia de un puré cremoso. Cubre tu cabello desde la raíz hasta el final con la mezcla. Luego, envuélvelo con un gorro de ducha de plástico y espera al menos 30 minutos.Enjuaga tu cabello en la regadera y lávalo con agua tibia y un champú sin sulfatos. Luego acondiciona como lo harías normalmente. También puedes dejar la mascarilla durante toda la noche, sólo coloca un gorro de ducha sobre el cabello o envuélvelo con una toalla suave.Usa esta mascarilla de mayonesa para el pelo una a dos veces por semana y verás como resultado un cabello más suave y fuerte.*Imagen de portada tomada por Evan Remier.
¿Otra vez arroz? Las cifras lo confirman: la gramínea salvaje favorita de todos se siembra en treinta y cuatro países; sus campos cubren más del 10% de las tierras fértiles del mundo y de él se alimenta más de la mitad de la población mundial, según la FAO, por arriba del trigo o el maíz. Es rico, es práctico y con un par de ingredientes se convierte en una elegía. Literalmente, todo el mundo come arroz. El pobre, el rico, el pequeño burgués, el asiático, el centroamericano, el africano. En Europa, los españoles le han dedicado algunos de sus mejores platos. En México, hasta canciones. Él es nuestro termómetro para saber si una mujer –y un hombre converso a la igualdad– puede casarse. Se avienta en las bodas a modo de confeti como símbolo de abundancia. Está presente en los altares del mundo para atraer la prosperidad. Su cultivo en Japón forma parte de una tradición ancestral que trasciende los temas culturales: actualmente existe una guerra de precios que favorece al mercado local a través de un alza arancelaria a los importadores. Su cultivo en el sudeste asiático es oficio heredado y un bello espectáculo en sus montañas trazadas en terrazas.De arroces, no hay uno. Está el blanco, el integral, el glutinoso que es corto y dulce, el aromático como el basmati o jazmín, el moteado como el salvaje, que sabe mejor cuando se adiciona con frutos secos, menta y aceite de oliva. Su propia anatomía y su geolocalización culinaria harán más o menos común que se sirva al vapor como el gohan, frito como el yangzhou al estilo cantonés o enriquecido con mantequilla, aceite o caldos como el risotto italiano: caldo, vino blanco, queso parmesano y hongos salteados en mantequilla son el camino al cielo del umami.El arroz pasa lista a todas horas en las mesas del mundo. Al desayuno, en varios países de Asia, especialmente en China, desfila el congee: un amasijo dulce o salado de arroz con más de dos mil años de antigüedad. En México lo infusionamos con azúcar para hacer arrocenas, lo servimos en tazones de cereal inflado con su respectivo chorrito de leche. Los deportistas lo convierten en su snack predilecto pues no contiene gluten: a una galleta de arroz le dan un embarradita de hummus, otra de aguacate, cherries y aceite de olivo. A la hora de la comida, la mejor expresión del arroz se alcanza en su versión caldosa o melosa. Ahí está el que se hace con mariscos, conejo y embutidos al estilo paella valenciana, o el negro, cuyo color y sabor se lo debe a la tintura del calamar. Habría que comerlo en una terraza de la costa catalana para sentir que no hay mejor platillo. Si va caldoso, no hay que perderse el arroz a la tumbada típico de Veracruz que quema la boca como pocos, o con pollo y judías como en la cocina española del levante.En Cuba se mezcla con frijoles para representar unos moros con cristianos; en Perú el tacu-tacu se prepara con la menestra del día anterior, leguminosas como frijoles o lentejas y un sofrito de ají amarillo. En un menú chifa –como le llaman los peruanos a la gastronomía china– no faltará el arroz chaufa, frito con verduras cortadas en brunoise y salteado al wok con huevo para que amalgame. Sabe mejor con soya y con una buena dosis de grasita. En República Dominicana, otro gran productor de nuestro amado cereal, lo preparan con mariscos, con gandules o en un sofrito de verduras y tocino para la Navidad. Cargado en los barcos procedentes de España y Portugal, el arroz desembarcó en el continente. Hoy la gastronomía del Caribe no se entendería sin él. En cada país se le añade especias endémicas y embutidos populares para que tome sabor a platillo local. En Colombia está presente en su plato de desayuno por excelencia, la bandeja paisa; va también en el arroz atollado con pollo, cebolla, papa y pimientos, o con coco para acompañar un pargo frito y patacones. En Corea es un verdadero k-pop el bibimbap, un cuenco de arroz que siempre venden en las tiendas, y sirven con proteínas y vegetales mezcladas con aceite de sésamo y gochujang. En México, a nuestro arroz le damos gentilicios: “a la mexicana”, “poblano”.  El arroz es el plato infaltable de las fonditas. Que lleve huevo estrellado, que lleve plátano frito. Crema, por supuesto. No hay mejor inversión que esos $15 extra al precio del menú.El de Maxweel Food Centre en Singapur es un agasajo: sobre un plato de plástico va una montaña de arroz y encima un pollo pochado con jengibre y hecho en sus jugos. Jugos y más jugos. En bebida alcohólica, no hay que perdérselo. El sake japonés hace gritar a todos ¡kampai! no importa la técnica de preparación y sus muy intrincadas acepciones.Si alguien prefiere lo dulce, el arroz no lo decepcionará. En Japón no hay postre más socorrido que los mochis, un pastelito elaborado de arroz glutinoso que puede ir relleno de una pasta de soya, frijoles rojos o helado. Los nacionales lo hacemos en atole, o con leche y hervido con canela y azúcar. En Kiwilimón lo hemos hecho hasta en tarta con base de galleta. Lo hemos hecho de todas formas porque como con el arroz con leche, nos queremos casar… con él. ¿Crees que nos falta alguno? Por favor, dinos cuál te gustaría.
Si estás en casa y te llega el antojo de una bebida para consentirte, seguramente lo primero que pensabas antes del confinamiento era ir a tu cafetería favorita donde te encanta cómo la preparan, pero ¿sabías que también puedes hacer bebidas riquísimas desde tu hogar y con el mismo resultado de sabor?Gracias a la deliciosa e increíble colaboración de Dolce Gusto y Starbucks no tendrás que hacer pasos complicados ni comprar mil ingredientes. Así que dale vuelo a la hilacha, porque ya sea que quieras un café, un té frío, un latte o hasta un chocolate, todos te quedarán como salidos de una cafetería profesional. Aquí te contamos las mejores opciones para convertirte en toda una barista y consentirte con una rica bebida en casa:Elige un Americano House Blend, el cual consiste en una mezcla de excelentes granos de café de Latinoamérica tostados hasta que alcanzan un color castaño obscuro brillante. Descubre este café lleno de sabor, con notas de cacao y frutos secos, y el toque justo de dulzura logrado a través del grado de tueste, que necesitabas para iniciar tus mañanas.Sentirás que el Caramel Macchiato hecho en casa con tu máquina Dolce Gusto fue preparado por un profesional. Inspirado en la bebida de Starbucks, tiene un sabor aterciopelado, intenso y deliciosamente familiar que es extraordinario y perfecto para una tarde tranquila o con familia.Para estos días de calor, un té frío hecho en tu Dolce Gusto será la mejor forma de hidratarte de manera rica y sencilla desde casa.Además de estas bebidas, puedes preparar muchas otras como un clásico café americano, expresso, lungo, cappuccino, latte, chocolate y tés calientes. La cafetera Dolce Gusto de 1 litro es uno de esos artículos únicos que juntan lo útil con lo hermoso pues su diseño está inspirado en el alebrije, una artesanía muy mexicana proveniente de la cultura Zapoteca.Disfruta de tus sabores favoritos de la cafetería desde casa y no te preocupes por tener que compartirlas, porque además, esta máquina automática multibebidas tiene una capacidad suficiente para preparar de 3 a 4 bebidas antes de volver a cargar su tanque. Encuentra la tuya hoy mismo en liverpool.com.mx y lúcete como toda una barista profesional. 
Este líquido, producido por la fermentación acética de un líquido alcohólico, es uno de los más populares en las cocinas. El vinagre se utiliza para aliñar verduras, para hacer escabeches, marinados, adobos y encurtidos. En México se utilizan, principalmente, vinagres suaves que no alcanzan un alto porcentaje de acidez. Los más populares son los elaborados con sidra, manzana, cerveza de malta y otras frutas. Incluso existen vinagres de pulque, que se obtiene por la fermentación del pulque y el tequesquite, calentado y fermentado durante varios días. Sin embargo, el vinagre no sólo se usa para cocinar. Una de las cosas más maravillosas del vinagre es que es el mejor aliado para la limpieza de tu cocina. A continuación te recomendamos algunas maneras de utilizarlo para que te olvides de las manchas y la suciedad para siempre: 1. Adiós a los malos oloresElimina los malos olores de tus tuppers y otros recipientes de plástico, agregándoles un poco de vinagre y calentándolos por un par de minutos. ¡Quedarán como nuevos!2. Limpia los vegetalesTermina con gran parte de las sustancias tóxicas de tus frutas y vegetales colocándolas en agua con una cucharada de vinagre y otra de bicarbonato. 3. Lavavajillas como nuevaPara tener tu lavavajillas siempre nueva, añade al mes un vaso de vinagre al ciclo de lavado normal y tus filtros se mantendrán perfectos. 4. Esteriliza las esponjas Pon tus esponjas con vinagre y agua al microondas durante cinco minutos y quedarán como nuevas. 5. Limpieza del hornoUtiliza agua caliente con vinagre para una limpieza profunda de tu horno. Sólo rocía el horno con esta mezcla, deja actuar durante 20 minutos y hasta la grasa más adherida se quitará. ¿Tú conoces otras formas de aprovechar el vinagre en la cocina?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD