¿Cómo diseñar tu cocina? Elementos que no te pueden faltar
Hábitos

¿Cómo diseñar tu cocina? Elementos que no te pueden faltar

Por Kiwilimón - Octubre 2018
Diseñar una cocina va más allá de elegir el color de la pintura y el tipo de mosaicos. Para que tu cocina sea realmente funcional debes considerar algunos elementos que son básicos en este espacio de tu casa. No te dejes llevar únicamente por las fotos de los catálogos y mejor asegúrate de tomar en cuenta esto antes de diseñar tu cocina:
  • Espacio de almacenaje

Una cocina bonita sin gabinetes suficientes o cajones para guardar todo terminará siendo un verdadero caos. Recuerda que los artículos más grandes, como las ollas o los refractarios, requieren un sitio más espacioso. Considera esto antes de diseñar los gabinetes de tu cocina, o terminarás guardando todo dentro del horno de la estufa.
  • Área de desechos

Esta debe estar lo suficientemente cerca para poder mantener la cocina limpia, pero bastante lejos del área de preparación para evitar contaminar los alimentos.
  • Zona de electrodomésticos

Otro factor importante que debes tomar en cuenta es el uso de electrodomésticos. Ubica los enchufes en una zona donde puedas usar libremente los aparatos, lejos del fregadero y de la estufa.
  • Lugar de preparación

Parece evidente, pero en muchas ocasiones podemos pasar por alto la importancia de este lugar. Imagina que vas a preparar la comida: sacas todos los ingredientes, lavas las verduras y te dispones a cortarlas, ¿dónde lo harías? Si no tienes un lugar libre (puede ser incluso una sección de la barra), debes pensar en un nuevo diseño para tu cocina.
  • Sitio para reposar

Es algo similar al caso anterior. En la cocina la organización y el tiempo son esenciales. Si no cuentas con el espacio necesario para ordenar los ingredientes, será complicado que puedas seguir bien los pasos de las recetas. El sitio para reposar debe estar alejado de fuentes de calor y de preferencia debe estar ubicado en una parte de la cocina donde no haya corrientes de aire para evitar que la comida se contamine. Toma en cuenta estas recomendaciones y diseña la cocina de tus sueños. Estrena tu nueva cocina preparando estos fabulosos platillos:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
Entrar a la alberca después de comer siempre conlleva varias dudas, pues desde que éramos pequeños, hemos escuchado que debemos esperar después de comer para poder nadar. Durante muchísimos años, madres preocupadas por el bienestar de sus pequeños han tenido que lidiar con la impaciencia y la ansiedad de sus hijos para divertirse en el agua. Pero, ¿en realidad es necesario esperar? ¿Qué tan cierto es eso de que te puede dar un calambre después de comer? ¿Es solo un mito o debemos seguir siempre esta recomendación?Te invitamos a seguir leyendo para descubrir si efectivamente hay que dejar pasar tiempo después de comer para poder nadar o si simplemente se trata de una leyenda urbana.La explicación La razón que dan la mayoría de los padres a sus hijos para tener que esperar antes de regresar a la alberca es la digestión. Básicamente, la creencia general es que después de comer, la sangre de todo el cuerpo (incluyendo la de las extremidades) se concentra en el aparato digestivo, lo que hace que los brazos y piernas sean un poco menos ágiles. De igual manera, los calambres y las punzadas son mencionados como motivos para evitar entrar al agua justo después de comer. La explicación es que si una persona comienza a nadar cuando su estómago aún está haciendo digestión, esto le puede provocar un calambre o una punzada severa en las costillas, lo que podría imposibilitarla de nadar, y entonces correr el riesgo de ahogarse. La realidadSi bien es cierto que durante el proceso de digestión la sangre se dirige al estómago para procesar los alimentos, esto no significa que el resto del cuerpo se quede sin sangre o que sea incapaz de funcionar adecuadamente. Pensar que una persona puede sufrir un accidente por entrar a nadar después de comer es, en este caso, simplemente absurdo. Tus piernas y brazos van a funcionar como siempre, aunque tu estómago esté trabajando.En cuanto a los calambres y punzadas hay varias explicaciones. Los calambres son movimientos espasmódicos involuntarios que surgen durante el ejercicio. La mayoría de los casos se deben a la falta de hidratación y electrólitos, o simplemente a la fatiga. En cuanto a las punzadas, que son dolores muy intensos debajo de las costillas, aún no se sabe con exactitud qué puede provocarlas. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los nadadores son más propensos a sufrir estas molestias que los corredores. Pero ojo, esto solo se ha registrado entre atletas profesionales de alto impacto. La conclusiónNo existe información científica ni estudios que relacionen directamente el consumo de alimentos con el riesgo de sufrir un accidente mientras se nada. Los niños en realidad no tienen que esperar 30 minutos o una hora después de comer para regresar al agua. Solamente hay que tomar en cuenta algunas consideraciones:El ingerir alimentos grasosos puede provocar una sensación de pesadez. Si vas a ir a la alberca con tus hijos, mejor lleva comida ligera, como ensalada o frutas.Es poco recomendable hacer alguna actividad física después de comer demasiado, ya que se pueden experimentar nauseas. Esto aplica tanto para nadar como para correr.Ni la Cruz Roja ni otras asociaciones de salvavidas o pediatras han registrado la pérdida de vidas en niños por nadar después de comer. Así que relájate y disfruta de la alberca con tus pequeños.Estos platillos son ideales para llevarlos a la piscina:Croquetas de papa con jamónRollitos de ensalada de polloMini hamburguesas rellenas de queso Banderillas espirales de salchicha
Todos estamos conscientes del problema de contaminación que vive nuestro planeta, por lo que reciclar en casa es el primer paso para comenzar con acciones concretas.Hay acciones que podemos hacer desde nuestra trinchera para ayudar al medio ambiente, y una de las acciones que más accesibles y que más podemos ayudar es reciclando. El reciclaje es un buen hábito que podemos hacer en casa y que no requiere de gran infraestructura, pero sí de mucha voluntad para hacerlo de manera práctica, responsable y adoptarlo a tu estilo de vida.Para empezar a reciclar en casa, aquí te dejamos estos 10 consejos:Comunícaselo a todos los miembros de la familia. Lo más importante es que todos los miembros de la familia estén en la misma sintonía para que sea más fácil adoptar este hábito. Entre todos será más fácil cumplir con este propósito y apoyarse entre sí.Busquen información y edúquense al respecto. Tener la información necesaria hará que el reciclaje sea más fácil, es necesario saber sobre los distintos materiales, el uso y el reuso que se le puede dar. Instala distintos botes de basura para diferentes tipos de materiales. La separación de residuos es muy importante. Hay que tener cestos diferentes para los distintos materiales y desechos: orgánicos, inorgánicos, cartón y papel, vidrio, pet, electrónicos, etc.Identifica un centro de reciclaje e infórmate cuál es la forma para llevar los distintos materiales. Ya existen distintos centros donde pueden reciclar tus desechos, sin embargo es necesario que lo lleves tal cuál se requiere, hay materiales que necesitan estar lavados y secos, otros que se pueden compactar, etc. Es necesario que sepas cómo se debe entregar todo.Reusa. Otra de las principales formas de reciclar es el reuso, piensa antes de tirar algo si le puedes dar una segunda oportunidad, por ejemplo tus botellas de vidrio pueden servir de floreros, los frascos de mayonesa te pueden servir como contenedores para poner productos a granel, etc.Invierte en productos zero waste. Actualmente hay en el mercado muchos productos que no generan residuos, ya sea que compres productos a granel, artículos sin envolturas etc.Realiza actividades para reciclar de forma original. Si tienes hijos pueden destinar actividades para buscarle un nuevo uso a tus residuos, por ejemplo pueden hacer cochecitos con los cartones del papel sanitario y así darle rienda a la creatividad. No deseches lo que ya no sirve y trata de repararlo. Estamos cada vez más acostumbrados a comprar cosas desechables o que caducan rápido, pasa con tu celular, computadoras portátiles etc. Antes de desecharlo, investiga si se puede reparar y además de ahorrar, reciclarás. Reduce tu consumo. Vivimos en una sociedad cada vez más consumista, realmente no necesitas comprar todo lo que crees. Antes de hacerlo, piensa si realmente lo necesitas. No desistas. El reciclaje es un hábito que requiere paciencia, constancia y disciplina, piensa que es algo que debes implementar en tu vida a largo plazo.
Que si tomas agua con limón en ayunas corta la grasa, que si enojarte adelgaza, que si comer chocolate te ayudará bajar de peso... ese tipo de afirmaciones que escuchamos y leemos a diario sin ningún sustento científico ni médico están en todos lados.Sin embargo, hay que tener en cuenta que uno de los deseos que mueve al mundo es el de adelgazar, por lo que hay muchas personas que lucran con ese interés, soltando información confusa o falsa.Aquí te vamos a platicar de las principales afirmaciones sobre bajar de peso que no deberías creer, para que no caigas en fraudes y mentiras.Todo lo que comes en la noche se convierte en grasaNo hay nada distinto en comer algo en diferentes horas del día. Es decir, si comes alimentos sanos en la noche, no hay ningún argumento para decir que que se convertirá en grasa, por lo que es un mito que no debes creer; sin embargo, sí debes cuidar lo que ingieres con relación a las actividades físicas que realizas. Si haces ejercicio vas a adelgazar Hacer ejercicio es muy importante para la salud, pero la alimentación es lo más importante a la hora de bajar de peso. De nada sirve hacer ejercicio si comes comida con calorías vacías que no te nutren. Hacer detox o largos periodos de ayuno son lo ideal para bajar de peso rápidamente De un tiempo para acá, los detox sin comida por varios días se popularizaron con la promesa de bajar de peso rápidamente, no obstante, esto no es aconsejable ya que al volver a ingerir alimentos sólidos, se recupera el peso perdido. Tomar agua con limón disuelve la grasa en el cuerpo Aunque al agua con limón se le atribuyen muchos “milagros”, la realidad es que no hay ningún sustento médico que lo pruebe. Lo sentimos. Enojarse hace que adelgaces Esto no sólo es un mito, sino que es lo contrario. Al enojarte liberas cortisol, que está relacionado directamente con subir de peso, además de que provoca envejecimiento prematuro y acelera tu ritmo cardiaco. Comer chocolate ayuda a la pérdida de peso Hace un tiempo empezó a circular la información que comer chocolate en el desayuno fomentaba la pérdida de peso; sin embargo, esto no es verdad. El chocolate, como otros dulces, contiene azúcar, algunos también contienen leche, por lo que es importante controlar su consumo.Si lo que quieres es bajar de peso, lo que tienes que hacer es consultar a un especialista que analice tu caso, tu estilo de vida, tus necesidades y así pueda hacerte un plan a tu medida. No caigas en la falsa información y mentiras.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD