¿Cómo diseñar tu cocina? Elementos que no te pueden faltar
Hábitos

¿Cómo diseñar tu cocina? Elementos que no te pueden faltar

Por Kiwilimón - Octubre 2018
Diseñar una cocina va más allá de elegir el color de la pintura y el tipo de mosaicos. Para que tu cocina sea realmente funcional debes considerar algunos elementos que son básicos en este espacio de tu casa. No te dejes llevar únicamente por las fotos de los catálogos y mejor asegúrate de tomar en cuenta esto antes de diseñar tu cocina:
  • Espacio de almacenaje

Una cocina bonita sin gabinetes suficientes o cajones para guardar todo terminará siendo un verdadero caos. Recuerda que los artículos más grandes, como las ollas o los refractarios, requieren un sitio más espacioso. Considera esto antes de diseñar los gabinetes de tu cocina, o terminarás guardando todo dentro del horno de la estufa.
  • Área de desechos

Esta debe estar lo suficientemente cerca para poder mantener la cocina limpia, pero bastante lejos del área de preparación para evitar contaminar los alimentos.
  • Zona de electrodomésticos

Otro factor importante que debes tomar en cuenta es el uso de electrodomésticos. Ubica los enchufes en una zona donde puedas usar libremente los aparatos, lejos del fregadero y de la estufa.
  • Lugar de preparación

Parece evidente, pero en muchas ocasiones podemos pasar por alto la importancia de este lugar. Imagina que vas a preparar la comida: sacas todos los ingredientes, lavas las verduras y te dispones a cortarlas, ¿dónde lo harías? Si no tienes un lugar libre (puede ser incluso una sección de la barra), debes pensar en un nuevo diseño para tu cocina.
  • Sitio para reposar

Es algo similar al caso anterior. En la cocina la organización y el tiempo son esenciales. Si no cuentas con el espacio necesario para ordenar los ingredientes, será complicado que puedas seguir bien los pasos de las recetas. El sitio para reposar debe estar alejado de fuentes de calor y de preferencia debe estar ubicado en una parte de la cocina donde no haya corrientes de aire para evitar que la comida se contamine. Toma en cuenta estas recomendaciones y diseña la cocina de tus sueños. Estrena tu nueva cocina preparando estos fabulosos platillos:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Seguir una dieta vegetariana no tiene que significar un sacrificio en términos de sabor o nutrientes. Con estas recetas veganas podrás preparar una comida completa sin tener que incluir ingredientes de origen animal. Caldo de hongos con epazote. Comienza tu comida con una entrada calientita como este Caldo de Hongos con Epazote. Recuerda que los hongos blancos tienen una gran cantidad de nutrientes, incluyendo proteínas, enzimas, vitaminas B (especialmente niacina) y vitamina D2. Sustituye el caldo de pollo por caldo de verduras para hacer una versión vegetariana. Si gustas, puedes agregar chile guajillo.Ensalada de espinacas con fresas. Esta entrada es una opción muy fresca, con muchos sabores y pocas calorías. No olvides lavar y desinfectar muy bien la espinaca y la arúgula antes de comenzar a cocinar. Recuerda que las Espinacas tienen minerales como calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo. En cuanto al contenido de vitaminas, la espinaca es rica en vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, como así también vitaminas del grupo B ( B6, B2, B1) y ácido fólico (vitamina B9).Crema de espárragos sin lácteos. Si eres intolerante a la lactosa o estás tratando de bajarle a tu consumo de lácteos, tienes que probar esta receta. Su textura es suave y cremosa, aun sin llevar leche.De hecho, sería un platillo nutritivo gracias a que los Espárragos son ricos  en potasio, vitamina A, vitaminas del complejo B,vitamina C, ácido fólico y vitamina K. Además, son ricos en fibra, no tienen sodio, son bajos en calorías y no contienen colesterol ni grasa.  Imagínate, 100 g de espárragos proporcionan sólo 24 calorías.Tostadas de chorizo vegano. Para un plato fuerte, estas Tostadas son una gran opción, ya que aunque esta preparación no incluye ingredientes de origen animal, puedes ahorrar tiempo sustituyendo la crema vegana por crema ácida. ¡Queda muy bien con el chorizo!Lasaña vegetariana de calabacitas. Otro plato fuerte rico en vitaminas puede ser esta lasaña vegetariana, ya que puedes agregar todas las verduras que te gusten. Al final gratina un poco de queso manchego o parmesano vegano y tendrás un platillo exquisito. Sopes de rajas poblanas.Después de preparar esta receta sentirás que estás probando un platillo hecho por tu mamá. Usa papel absorbente para retirar el exceso de grasa de los sopes. De hecho, ¿sabías que el chile poblano es rico en vitamina C, así como en clorofila, antioxidantes que protegen las células? Además, una pieza de chile poblano contiene más de 200 mg de vitamina C, es decir, más de 3 veces la recomendación diaria. Brownies veganos con doble chocolate. Aunque no llevan ni huevo o leche, estos brownies tienen una textura y un sabor espectaculares. Decora al final con un poco de azúcar glas. Incluso, si los preparas de chocolate amargo, encontrarás grandes cantidades de antioxidantes. Además, procura que contenga una gran cantidad de cacao, para que puedas ibtener mejores cantidades de antioxidantes. Tarta vegana de chocolate. Tiene un gran sabor y además es una opción muy saludable, ya que no contiene azúcar refinada. Y no te preocupes por prender el horno: esta tarta se refrigera.Después de ver estas recetas, ¿ya tienes una idea del menú para la próxima semana? Conoce más recetas vegetarianas visitando nuestro sitio.
Todos los años esperamos con ansias las posadas, pero ¿sabemos en realidad por qué las celebramos? Esta es la historia del origen de las posadas. Como la gran mayoría de las tradiciones mexicanas, la historia de las posadas se remonta a la época prehispánica. Antes de la Conquista española, los indígenas celebraban en diciembre fiestas en honor a su dios Huitzilopochtli. Las festividades, que duraban varias semanas, cerraban con reuniones simultáneas por todas las casas en las que se daban alimentos a los invitados. Casualmente estas fiestas coincidían con las celebraciones católicas de los españoles, por lo que estos las aprovecharon para evangelizar a los pueblos indígenas. Después de varios años de la Conquista, en 1587, el fray Diego de Soria obtuvo un permiso del papa para comenzar a celebrar las misas de aguinaldo. Con esto lo que buscaba el sacerdote era sustituir las fiestas en honor a Huitzilopochtli para que los indígenas comenzaran a celebrar la Navidad. Las misas de aguinaldo se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre y eran una mezcla de misas con representaciones de los pasajes de la biblia. La intención de esto era evangelizar a los indígenas y mostrarles todo lo que habían tenido que pasar María y José antes del nacimiento de Jesús. En un principio las misas se organizaban dentro de la iglesia. Aprovechando la amplitud de los espacios del templo, los agustinos – quienes fueron los primeros en organizarlas – celebraron las primeras misas de aguinaldo dentro del convento de Acolman. Tanto españoles y criollos como indios asistían a estos eventos en los que al finalizar el rito religioso se repartían regalos y comida. Con los años se fueron incorporando más elementos a las fiestas (piñatas, cánticos, velas, dulces) y estas lograron mayor popularidad. Las personas comenzaron a celebrar lo que se conocía originalmente como las misas de aguinaldo en sus casas y barrios, hasta convertirse en lo que hoy conocemos como posadas. El significado de las posadas podría haber cambiado, pero no hay duda de que siguen siendo una de las fiestas más esperadas en México. ¿Tú ya organizaste tu posada? Estas recetas son perfectas para una posada: Pastel de tamal con carne adobada Tamales oaxaqueños de mole Chocolate caliente mexicano Sidra de manzana y canela   Fuentes: http://www.milenio.com/opinion/dr-sergio-antonio-corona-paez/cronica-de-torreon/origen-de-las-posadas-navidenas https://www.ngenespanol.com/travel/origen-de-las-posadas-en-mexico/  
Picar los ingredientes, triturarlos en el molcajete, mezclarlos en un bol, y después, limpiar todo eso. Si nada más de pensar en todo lo que tienes que hacer ya te da flojera preparar la comida, te tenemos una solución: recetas fáciles en licuadora. Cocina usando este maravilloso electrodoméstico y descubre lo sencillo que es disfrutar de una deliciosa comida con tan solo una licuadora. Flan de coco en licuadora No batalles con miles de recipientes. Con esta receta solo necesitas tu licuadora y el refractario donde hornearás el flan. Para que sepa más rico, déjalo en el refrigerador por lo menos media hora antes de servir.   Filetes de pollo en crema de chipotle Esta receta es perfecta para esas ocasiones en las que quieres lucirte, pero no tienes mucho tiempo. Para darle más sabor a la salsa puedes sustituir el agua por caldo de pollo. ¡Quedará súper rico!   Pan de elote sin harina Prepara un pan de elote como el que hacía tu abuelita sin harina y, lo mejor de todo, ¡sin ensuciar montones de cosas! Un tip: si te gusta sentir la textura del elote, no licúes mucho la mezcla. Así quedarán algunos pedacitos más enteros.   Albóndigas de carne en salsa de tomate No te compliques cortando los ingredientes a mano. Solo ponlos en la licuadora y ¡listo! Controla el número de pulsaciones para asegurarte de que tanto las albóndigas como la salsa adquieren la consistencia que buscas.   Huevos florentine con salsa holandesa No tienes que ser un experto en la cocina para preparar exquisitas recetas gourmet. Con tu licuadora es suficiente. Sirve cada huevo con pan tostado en tiritas, cebollín picado o perejil.   Aprovecha tu licuadora y saca a relucir tus habilidades culinarias. ¿Te gustaría saber más recetas con licuadora? Visita Kiwilimón para conocer más ideas.
Disfrutar una espumosa taza de chocolate caliente ahora es tan sencillo como calentar un poco de leche y agregar el chocolate de tu preferencia. Sin embargo, para poder llegar a esto tuvieron que pasar muchas cosas. Descubre cómo el consumo de este delicioso alimento de origen americano se ha convertido en toda una tradición del chocolate en México. Orígenes ancestrales El consumo del cacao comenzó en América. De hecho, los mayas y los olmecas fueron los primeros en aprender a cultivarlo. Muy probablemente ellos mismos llevaron el cacao a las otras culturas, entre ellas a los aztecas. Las culturas prehispánicas valoraban tanto estos granos que incluso los usaban como moneda de intercambio. El cacao era tan importante que su consumo se reservaba para ocasiones especiales, como en rituales funerarios. Se han encontrado vasijas con restos de teobromina (compuesto presente en el cacao) que indican su uso tanto en eventos de este tipo como en algunos otros más festivos. Eso sí, casi siempre eran exclusivos para la corte y las clases sociales más altas. El mestizaje del cacao El cacao no se consumía como lo hacemos hoy en día. Con la llegada de los españoles se le agregó leche y azúcar, dando origen al chocolate caliente como lo conocemos en la actualidad. El intercambio de costumbres e ingredientes hizo que la bebida tradicional hecha a base de la manteca del cacao y agua adquiriera nuevas versiones al añadirle especias como canela. Los españoles no tardaron mucho en descubrir los grandes beneficios del cacao. Se dice que Hernán Cortés le aseguró al rey Carlos V que con una taza de esa bebida los soldados de su ejército podían tener energía suficiente para un día entero de trabajo. Con la conquista y fascinación de los españoles por su sabor y propiedades, el chocolate cruzó el Atlántico hasta llegar a Europa. El chocolate en nuestros días Hoy en día cuando pensamos en un chocolate de calidad casi siempre viene a nuestra mente una marca de origen suizo o francés, pero no hay que olvidar que la mayor producción de cacao se hace en América y África. Nuestro país ocupa el lugar número 11 a nivel mundial, siendo Tabasco, Chiapas y Oaxaca los principales estados donde se produce este cultivo. A pesar de contar con una gran tradición y de ser un productor de cacao, el consumo per cápita de chocolate en México es muy bajo. Se calcula que un mexicano come 750 gramos de chocolate al año, mientras que un suizo consume casi 12 kilos. Es tiempo de que comencemos a valorar la riqueza gastronómica de nuestro país y apoyemos a los productores locales de cacao. Además de tener muchas propiedades benéficas para la salud, el chocolate es la herencia de nuestro pasado prehispánico y refleja el mestizaje característico de nuestro país. No esperes a que llegue le temporada de frío para prepararte un rico chocolate caliente. Existen muchas maneras de disfrutar el delicioso sabor del chocolate. Aquí te compartimos algunas ideas para comenzar a usar el chocolate más seguido en tu cocina: Pastel de chocolate sin harina 4 chocolates calientes Pechugas de pollo al chocolate Pastel de chocolate y frijol Mole poblano   Fuentes: Elsiglodetorreon.com.mx Excelsior.com.mx Mexicodestinos.com Expansion.mx
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD