Hay algo que haces todos los días y es aún peor que fumar
Hábitos

Hay algo que haces todos los días y es aún peor que fumar

Por Kiwilimón - Noviembre 2016
Tal vez creas que llevas un estilo de vida más o menos sano. Cuidas tu alimentación, buscas productos saludables, limitas tu consumo de alcohol, no fumas y procuras tomar dos litros de agua al día. ¿Excelente, no? Bueno, no queremos ser aguafiestas, pero aunque te fijes en lo que comes, hay otro hábito que puede afectar tu salud, aún más que el consumo de tabaco. Y, lo peor de todo, es que podemos asegurarte que lo haces todos los días, durante varias horas. De acuerdo con varios estudios, la nueva amenaza para la salud de la población es el permanecer sentado por largos periodos de tiempo. Algunos investigadores han encontrado evidencia de que el estar sentado por mucho tiempo aumenta el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer, enfermedades del corazón y diabetes tipo 2. Fortalece tu abdomen con estos ejercicios. El problema de todo esto es que los estragos de la vida sedentaria no son reversibles, es decir que no importa si sudas un montón en tu clase de yoga o spinning, las horas que permaneciste sentada en la oficina no se borran. Así como es imposible recuperar las horas de sueño de una desvelada, los efectos de la vida sedentaria solo pueden reducirse de una manera: disminuyendo las horas que permanecemos sentados. ¿Sabes cuáles son los mejores ejercicios para quemar grasa? ¡Te encantarán! Si aún no te convences a ponerte de pie, aquí te compartimos algunos datos sobre las consecuencias del estar sentado:
  • El cáncer de colon, endometrio y pulmón están relacionados con largos periodos en los que se está sentado. El riesgo de contraer estas enfermedades aumenta por cada dos horas más en la silla.
  • Un estudio demostró que las personas que están sentadas por más de seis horas al día mueren antes que aquellas que se limitan a sentarse tres o menos horas.
  • Una investigación australiana descubrió que por cada hora dedicada a ver la televisión se aumenta en 11% el riesgo de mortalidad.
  • Estar sentado más de cuatro horas al día aumenta la probabilidad de sufrir enfermedades relacionadas con la circulación sanguínea e incrementa hasta en 125% el riesgo de sufrir un infarto.
  Top 5: tips para rutina de ejercicios. La próxima vez que tengas ganas de tirarte a ver la televisión, recuerda que la actividad física no solo puede ahorrarte varias visitas al doctor, también puede ayudarte a controlar el estrés, mejorar la memoria y tratar la depresión. ¿Cuál es tu ejercicio favorito? Cuéntanos.

Con estos ejercicios para piernas y pompis lucirás espectacular en pocas semanas. ¡Tienes que probarlos!

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tanto la miel como la canela tienen propiedades antimicrobianas así que esta mascarilla puede ser una gran aliada para tu rutina de belleza y como un extra en tu tratamiento para el acné, siempre y cuando tu dermatólogo esté de acuerdo.La miel puede funcionar como tratamiento para una serie de afecciones de la piel, como úlceras y quemaduras, pues la miel ayuda a prevenir las bacterias, pero también puede servir para reducir la inflamación y proporcionar un ambiente húmedo propicio para la curación.Sin embargo, el tipo de miel importa, pues la del súper no tiene todos estos efectos benéficos. El tipo de miel que necesitas conseguir es la miel de Manuka, una variedad cruda que no ha sido procesada, es la mejor opción para uso medicinal. Por su parte, la canela también se ha utilizado medicinalmente para tratar afecciones respiratorias, digestivas e incluso ginecológicas y recientemente se ha demostrado que tiene posibles beneficios antimicrobianos, antiparasitarios, antioxidantes y antiinflamatorios en animales, además de que también puede tener propiedades curativas de heridas.Al igual que con la miel, existe un tipo específico de canela que produce los mayores beneficios, llamado “canela verdadera” o Cinnamomum zeylanicum. Aunque varios beneficios de estos dos ingredientes sí tienen sustento científico, aún no existe suficiente evidencia de que realmente funcionen para tratar el acné en humanos, además de que es importante hacer una prueba en una pequeña área de la piel para asegurarse de no ser alérgico a los componentes de esta mascarilla.Cómo hacer una mascarilla de canela y miel caseraPara esta mascarilla casera necesitas 2 cucharadas de miel de Manuka y 1 cucharadita de canela verdadera. Mézclalas hasta formar una pasta con ellas. Algunas personas la aplican sólo sobre los granos o brotes, pero otras la aplican en toda la cara y la dejan actuar hasta 30 minutos antes de enjuagarla con agua tibia.Es importante que primero hagas una prueba de parche en la mano: aplica una porción de la mezcla del tamaño de una moneda en el dorso de la mano y espera al menos 10 minutos para asegurarte de que no te da reacción alérgica manifestada como picazón, enrojecimiento o hinchazón.Puedes considerar usar también mieles de grado medicinal, que puedes encontrar en tiendas naturistas. Estas mieles han sido purificadas y generalmente están libres de aditivos, como la miel de Manuka y la miel Revamil.
Hoy en día, es de vital importancia mantener una buena salud, pues esto nos ayuda a combatir todo tipo de enfermedades a través del sistema inmune. Sin embargo, también debemos preocuparnos por otras partes del cuerpo, como el cerebro. En esta ocasión, te contamos sobre los alimentos que protegen y fortalecen nuestro cerebro, te sorprenderás.Los 10 mejores alimentos para el cerebroSi quieres mejorar tu memoria y proteger el cerebro, lo único que tienes que hacer es incluir estos alimentos nutritivos y saludables en tu dieta, notarás la diferencia en poco tiempo. ¡No te pierdas estos alimentos que ayudan al cerebro!1. NuecesLas nueces son ricas en proteína y grasas saludables, por lo que son tu mejor opción para preparar copas de yogur con granola, ensaladas y sopas. Cabe mencionar que las nueces son una excelente fuente de omega-3, vitamina E y antioxidantes, por lo que su consumo es benéfico para tu cerebro y corazón.2. PescadoEste tipo de pescado es rico en omega-3, un tipo de grasa que no es dañina y que tiene efectos benéficos sobre el cerebro, ya que este nutriente ayuda a construir células en el cerebro y, además, estos ácidos grasos también mejoran la memoria. Por otro lado, diferentes estudios científicos indican que el omega-3 podría proteger al cerebro del Alzheimer y los problemas cognitivos que vienen con la edad. Para aprovechar todos los beneficios de este alimento, lo más recomendable es consumirlo al menos dos veces por semana. Recuerda que debes elegir pescados como el salmón, atún, trucha, sardinas o bacalao.3. ChocolateSI te gusta el chocolate, entonces esto te hará muy feliz, pues ahora tienes otra gran razón para prepararte una taza de chocolate caliente. La cocoa y el chocolate oscuro son ricos en cafeína, antioxidantes y flavonoides. Todos estos nutrientes ayudan a mejorar la memoria, el proceso de aprendizaje y el estado de ánimo. Sin embargo, recuerda que debes elegir chocolate con al menos 70% de cacao y no agregar demasiada azúcar.4. Moras azulesEste tipo de bayas es tu mejor opción para proteger y fortalecer tu cerebro, pues los flavonoides no solo le dan su característico sabor, también son ideales para mejorar la memoria.5. Vegetales de hoja verdeGracias a que los vegetales de hoja verde, tales como las espinacas, el kale y las acelgas son ricos en vitamina K, ácido fólico y luteína, son la mejor opción para preparar deliciosas ensaladas, sopas y guisados, los cuales tendrán muchos beneficios para tu cerebro.También puedes leer: Colaciones para mejorar la memoria de tus pequeños6. Café y téLos rumores eran ciertos, la cafeína te ayudará a estar más despierto, pero también a pensar mejor, a mejorar tu memoria. Por si fuera poco, la el café también contiene antioxidantes, los cuales tiene beneficios para tu cerebro, pero también para tu salud en general. En el caso del té verde, esta también es una excelente opción para comenzar tu día, pues mejora el funcionamiento de tu cerebro, la memoria y la concentración, además te hará sentir más alerta.7. BrócoliEste vegetal es rico en vitamina K y antioxidantes, dos nutrientes esenciales para una vida saludable. Recuerda que la vitamina K se relaciona con una mejora en la memoria, mientras que los antioxidantes protegen contra los radicales libres.8. Pepitas de calabazaOtra increíble opción para cuidar tu cerebro son las pepitas de calabaza, pues además de ser deliciosas, también son muy nutritivas. Los expertos señalan que estas semillas protegen al cerebro de los daños causados por los radicales libres, pero también son una maravillosa fuente de minerales como zinc, magnesio y hierro. Todos estos nutrientes son esenciales para mantener un cerebro fuerte y sano.9. Naranjas¡Esta es la excusa perfecta para preparar un fresco jugo de naranja por las mañanas! Recuerda que al contener vitamina C, esta fruta es tu mejor opción para prevenir el deterioro mental, sin embargo, esta vitamina también te ayudará a mejorar la concentración, la memoria y la atención.10. HuevoEn kiwilimón te damos más razones para preparar huevos cada mañana. Debido a que son ricos en vitamina B6 y B12, son un alimento ideal para fortalecer tu cerebro. Ya lo sabes, en kiwilimón te decimos cómo proteger al cerebro a través de tu alimentación.También puedes leer: Alimentos con beneficios para el cerebro de los niños
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD