Realidad sobre los malos hábitos de los adolescentes
Hábitos

Realidad sobre los malos hábitos de los adolescentes

Por Kiwilimón - Octubre 2016

Hoy en día se han cambiado los parques por los videojuegos y los juegos de mesa por la computadora.

Muchos jóvenes sufren de un peligro inminente si no cambian su rutina, la buena alimentación y el ejercicio no sólo tienen que ver con su apariencia, sino con su estado de forma y salud a largo plazo.

Hoy te damos algunos números y datos duros con información proveniente de Vida y Salud para que sepas los mitos y realidades sobre los malos hábitos de los adolescentes.

  • Un análisis realizado por especialistas de la Universidad Loughborough (Londres) dice que el ver televisión se asocia fuertemente con el consumo de comida rápida y bebidas energéticas, y con un bajo consumo de frutas y verduras.
  • La obesidad infantil se ha duplicado para niños y cuadruplicado para adolescentes en los últimos 30 años según el Centro Para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC).
  • Sólo en América del Norte, durante el 2012, un tercio de los niños sufrían de sobrepeso u obesidad.
  • La obesidad infantil está directamente ligada con enfermedades cardiovasculares y males crónicos como diabetes y alta presión arterial.
  • La obesidad mientras se es joven también se relaciona con diferentes tipos de cáncer como de colon o estómago, males que aparecen en edad adulta.
  Hoy que la actividad física no es un requisito fundamental en las escuelas es más importante que nunca educar a nuestros jóvenes con la importancia del ejercicio y el no sedentarismo. Se recomienda hacer ejercicio aeróbico al menos tres veces por semana y un ejercicio de resistencia muscular al menos dos veces por semana. Los videojuegos y la televisión no tienen nada de malo siempre y cuando se balanceen con una vida activa. Salir al parque, ejercitarse, y jugar algún deporte ya no son sólo actividades de diversión, al contrario, son actividades fundamentales para la salud de nuestros adolescentes. Esto combinado con una alimentación sana provee a los más jóvenes de una vida más sana y con muchas menos probabilidades de sufrir de alguna enfermedad crónica. Para enterarte más a fondo de los malos hábitos que perjudican a los adolescentes entra a Vida y Salud.

Y para que sepas perfectamente cómo organizar las comidas de tus hijos aquí te dejamos tips para comer balanceadamente todos los días.

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
Los huesos son nuestro soporte y nos permiten movernos, nos protegen de lesiones al cerebro, al corazón y otros órganos importantes para vivir.Existen muchas maneras en las que podemos mantener nuestros huesos sanos y fuertes. Consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D, hacer suficiente ejercicio y tener hábitos saludables ayuda a mantener los huesos sanos.Todos sabemos que el calcio es un nutriente clave para el buen estado y funcionamiento de los huesos, pero no es lo único que necesitamos para tener un sistema óseo óptimo, también hay alimentos que facilitan su absorción.Y pese a que todos asociamos a los lácteos como la fuente principal de calcio, en 2003, la Asociación de Dietistas Americanos (ADA) en su informe “ADA position: Vegetarian Diets” aseguró que el calcio está presente en muchos alimentos de origen vegetal.Estos son algunas de las frutas y verduras que te ayudarán a tener huesos más fuertes y sanos.Champiñones: Los hongos y champiñones son una fuente rica de calcio, nutriente esencial en la formación y el fortalecimiento de los huesos. Según la OMS el incluir calcio en la dieta puede reducir tus probabilidades de desarrollar enfermedades como la osteoporosis y también puede calmar y reducir el dolor articular y la falta general de movilidad asociada con la degradación de los huesos. Espinacas: Las espinacas y las verduras de hoja verde en general, son ricas en calcio, pero también contienen vitamina K, lo cual es fundamental para una correcta absorción del calcio. Sin embargo es importante que sepas que las altas temperaturas afectan este mineral por lo que se aconseja comerlas crudas. Zanahorias: La vitamina A que contienen las zanahorias te ayudará a sintetizar y asimilar el calcio en tu organismo. También son fuente de minerales como el potasio, y aporta cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio.Fresas y kiwis: El consumo de vitamina C también facilita la asimilación de calcio en tu organismo. Entre las numerosas fuentes que hay de este micronutriente, destacan las fresas y los kiwis. Pero también los pimientos y los tomates.Los huesos se van descalcificando con el paso de los años, por eso debes fortalecerlos con la mejor alimentación no importa si sigues una dieta tradicional, vegana o vegetariana.
La época de invierno es una temporada donde abundan las enfermedades virales y respiratorias, pero ninguna había tenido un impacto tan grande a nivel mundial como el nuevo coronavirus, conocido como COVID19. Los primeros casos de Coronavirus se dieron en diciembre del año pasado en China, propagándose rápidamente a más de 50 países a lo largo del mundo, alcanzando así un total de 80 mil infectados en el país asiático y más de 3.500 personas a nivel internacional. Ahora que se han detectado los primeros casos de Coronavirus en México, es necesario tomar en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el contagio, entre las cuales destacan lavarse las manos constantemente y cubrirse la boca con la parte posterior del codo en caso de estornudo o tos. Del mismo modo es importante subir las defensas del cuerpo y qué mejor forma de hacerlo que con estos remedios caseros que incluyen una importante cantidad de propiedades como la vitamina C. Miel con limón El limón es un cítrico alto en vitamina C y la miel contiene propiedades antisépticas que ayudan a prevenir las infecciones, por lo que este remedio es excelente para calmar la tos y el ardor de garganta. Te recomendamos mezclar dos cucharadas de miel caliente con el jugo de un limón y tomar despacio. Té de equinácea La equinácea estimula el sistema inmunológico gracias al equinacósido que la compone, el cual tiene propiedades antibacterianas y antivirales, por lo que consumirla durante los primeros síntomas de la gripe disminuye el malestar y acorta su duración. Para su preparación solo es necesario hervir una taza de agua con una cucharada de hojas secas de equinácea. Shot de jengibre El jengibre tiene numerosas propiedades que resultan bastante beneficiosas para la salud, entre las cuales destacan por supuesto su carácter antibiótico y antinflamatorio. Para aprovechar al máximo estas cualidades, puedes licuar un pedazo de jengibre de 3 centímetros con el jugo de 2 limones y agregar un poco de miel. Té de ajo El ajo tiene un alto porcentaje de alicina, un antibiótico natural que fortalece las defensas del sistema inmunológico y funciona como analgésico, expectorante y antiséptico pulmonar. Puedes hervir dos dientes de ajo pelados en una taza de agua y agregar un poco de endulzante para aminorar su fuerte sabor. Recuerda que si llegaras a presentar fiebre mayor a 38° C, dolor de cabeza, dolor de garganta y escurrimiento nasal, lo más recomendable es que acudas con tu médico para que te generen un mejor diagnóstico y así evitar cualquier complicación.
Uno de los mejores pasatiempos que puedes hacer es leer. Leer te llevará a soñar, a conocer, a viajar, a aprender y lo mejor de todo es que podemos hacerlo en cualquier momento y en cualquier lugar. Con los libros de cocina podrás encontrar inspiración, ideas, descubrir nuevas culturas y hasta conocer historias.Con esta selección de libros de cocina, esperamos que tengas suficiente material para entretenerte, cocinar durante este año y que además encuentres la oportunidad para compartir lo que aprendas con tus seres queridos.Cocinología: la Ciencia de CocinarEste libro es indispensable si te encanta cocinar, no es necesario que seas un experto, pues justamente en él puedes encontrar muchas respuestas simples a asuntos cotidianos. Te explicarán procesos, elaboraciones y hasta trucos. El pequeño Larousse de la gastronomía mexicanaCon el nombre te podrás dar cuenta que es un libro que contiene todo lo que necesitas saber sobre la cocina mexicana. Un diccionario práctico que te servirá tanto si eres alguien que va comenzando a cocinar, como si eres un profesional. -Cocinando con WeberSi te encantan los asados y hacer platillos a la parrilla, este libro es para ti. Esta obra recopila las recetas más deliciosas de la carrera del maestro de la parrilla Jamie Purviance, quien te comparte sus consejos esenciales a la hora de usar una parrilla.MOLECUL'ARTLa gastronomía molecular busca entender la alquimia en la cocina y crear una revolución con espumas, geles, emulsiones, deshidratados, destilados, aires, esterificados. En este libro le darás un vistazo a cocinas en las que se experimenta, como si de un laboratorio de sabores y texturas se tratara, con los ingredientes de la cocina tradicional, para transformarlos en una nueva experiencia.Jamie Cocina en Italia: Desde el Corazón de la Cocina ItalianaSi lo tuyo son las pastas y las salsas, seguramente eres una amante de la cocina italiana y este libro te va a encantar. Tiene 140 nuevos platillos que se explican con el inconfundible estilo de Jamie Oliver y muchas de fotos que representan a la perfección el gastronómico Italia y te llenarán de inspiración. Gran libro de cocina: La vuelta al mundoEste libro es como darle la vuelta al mundo a través de las recetas creadas en los restaurantes de Alain Ducasse. Una fuente de inspiración, tanto para los profesionales como para los auténticos amantes de la gastronomía.Ojalá que uno de tus propósitos sea el de leer; te aseguramos que estos libros te llevarán a explorar otros mundos a través de la cocina y vas a querer llevar manos a la obra cuanto antes.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD