Lo mejor de la gastronomía tradicional de Guatemala
Hispanic Heritage Month

Lo mejor de la gastronomía tradicional de Guatemala

Por Adriana Sánchez - Febrero 2021
La cocina de Guatemala es tan variada como su cultura, los grupos étnicos que abundan en sus tierras y la diversidad de sus alimentos. Es por eso que debes conocer este listado con sus mejores platillos típicos, sin duda, ¡lo mejor de la gastronomía de Guatemala!

Pepián

El pepián, un platillo nacido de la fusión entre la cultura maya y española, se trata de un estofado de pollo, carne de cerdo o res, va acompañado de verduras, una salsa espesa y los guatemaltecos generalmente lo comen con arroz y tortillas.

Kak’ik

Uno de los mejores platos de la gastronomía de Guatemala es, sin duda, el Kak’ik, un exquisito caldo hecho con carne chompipe, o chunto, verduras y diferentes especias y chile que le dan un sabor inigualable.

Shucos

Los shucos son una de las comidas de Guatemala más conocidas debido a la rapidez con que se preparan. Son muy similares a un hot dog pero llevan 2 tipos diferente de salchicha, col y una deliciosa salsa de aguacate.



Chuchitos

Así como en México, la gastronomía de Guatemala también cuenta con sus propios tamales de maíz y en el caso de los chuchitos, estos se preparan con una salsa de tomate y abundante queso.

Fiambre

El fiambre es el platillo emblemático del Día de Todos los Santos y lleva una irresistible mezcla de verduras, caldo de pollo, embutidos y diferentes quesos. Toma algunas semanas prepararlo, pero el resultado es delicioso.

Hilachas

Las hilachas, similares a la tinga mexicana, son un platillo hecho con carne de res desmenuzada y cocinada a fuego lento con salsa de tomate, papas y zanahorias. También se puede acompañar de arroz y tortillas.

¿Cuál es tu platillo favorito dentro de la gastronomía de Guatemala?
Califica este artículo
Calificaciones (3)
Alondra Cielo
20/02/2021 20:59:32
Súper elegancia y sabor gracias para sorprender con todo y también en cada una de nosotros por enseñarnos variedades
Araceli Perez
17/02/2021 17:30:42
Excelente, me gusta conocer la gastronomía de otros lugares
Sandra Granados Gandara
17/02/2021 13:51:51
Muy muy pobre su reseña de cada platillo típico de mi país
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
Las cifras no dejan lugar a dudas. La Organización Mundial de la Salud reporta que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muertes en el mundo y, según sus estimaciones, se cobran alrededor de 17,9 millones de vidas cada año. Quedarnos cruzados de brazos es imperdonable si consideramos que un gran porcentaje de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongamos en práctica una serie de hábitos saludables—hacer ejercicio, bajar de peso y llevar una alimentación sana—para cuidar nuestro corazón.Al consumir sal, azucares y grasas en exceso, los niveles de colesterol aumentan, las arterias se estrechan por el exceso de placa y la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cerebrovascular incrementa, es por eso que mantener niveles bajos de colesterol malo (LDL o lipoproteínas de baja densidad) es muy importante y debe ser una prioridad al comenzar a cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable. Cinco tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol altoDe acuerdo con las especialistas de la sección Te Cuida de kiwilimón, podemos cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable, pues la base de nuestra salud está en cómo nos alimentamos. Las especialistas nos compartieron algunas recomendaciones generales para que comiences a cuidar de tu corazón desde la alimentación: 1. Reducir el consumo de grasas en la alimentación, especialmente las grasas saturadas El consumo excesivo de grasas saturadas puede resultar en el aumento en los niveles de colesterol por lo que se recomienda evitar los aceites de coco, los aceites de palma, y los parcialmente hidrogenados. 2. Remover la piel de las aves y evitar vísceras El colesterol se encuentra en los productos de origen animal, por tanto, se recomienda remover la piel de las aves y evitar vísceras como menudo, hígado, riñones, etc. Aprende más sobre dieta y tratamiento para el colesterol alto (LDL) aquí. 3. Consumir grasas saludables altas en omega 3 Este tipo de grasas contribuyen al balance de los niveles de colesterol, triglicéridos y la presión arterial. Sin embargo, este tipo de ácidos grasos no son producidos de manera natural por nuestro cuerpo, por lo que se recomienda la ingesta de alimentos ricos en omega 3 tales como granos integrales, frutos del bosque, aguacate, pescados de aguas heladas (salmón, atún, pollo, arenque, trucha) o en su caso, a través de suplementos. 4. Limitar el consumo de sal El consumo excesivo de sodio causa retención de líquidos y aumento en la presión arterial, por lo que se recomienda evitar aquellos alimentos con un alto contenido de sodio (alimentos instantáneos, enlatados, ahumados, curados y embutidos). Por otro lado, se recomienda sustituir la sal por diferentes especias al cocinar. 5. Una buena hidratación El agua supone entre 50% y 70% de nuestra masa corporal, por lo que el buen funcionamiento de nuestros órganos depende de una buena hidratación. La clave está en beber un mínimo de agua al día, incluso aunque no tengamos sed, para asegurarnos de que nuestro organismo funcione correctamente.¿Es una dieta suficiente para tratar el colesterol alto? Aprende más aquí.Cuidar tu corazón a través de una alimentación saludable es mucho más fácil de lo que te imaginas, sólo es una cuestión de hábito. Las especialistas de Kiwi Te Cuida reunieron cuatro recetas bajas en grasas que son prácticas, económicas y muy sencillas para que comiences a alimentarte sanamente. Elige entre un rico arroz poblano de brócoli, unos deliciosos sopes de vegetales parrillados, un suculento salmón en salsa de jamaica y chile serrano o una fresca ensalada de melón con zanahoria. ¿Qué esperas para empezar a comer sano?
Ayer Oaxaca estuvo de gala, pues este célebre destino gastronómico fue una de las sedes de la premiación de los Latin America's 50 Best Restaurants. En esta edición, el tan esperado ranking anual fue reemplazado por una emotiva lista que enumeró a los mejores 100 restaurantes de la última década. Latin America’s 50 Best Restaurants 2021: Pasado y Futuro también incluyó diversos galardones especiales para aquellos chefs y restaurantes que están ayudando a crear un cambio positivo y un mejor futuro para la industria restaurantera.La ceremonia se llevó a cabo en Criollo, el emblemático restaurante de los reconocidos chefs Luis Arellano y Enrique Olvera, y, cómo era de esperarse, la premiación de los mejores restaurantes tuvo lugar entre mezcales y un festín de comida oaxaqueña. México tuvo 19 entradas en la lista, siendo el segundo país de Latinoamérica con mayor número de restaurantes en la lista.Los mejores restaurantes mexicanos de la última décadaDeckman’s en el MogorDeckman’s en el Mogor, del chef estadounidense Drew Deckman y ubicado en la carretera Ensenada-Tecate en Baja California, entró por primera vez a la lista de los de los Latin America's 50 Best Restaurants ubicándose en el lugar 98.PitionaEl restaurante Pitiona, del chef José Manuel Baños y ubicado en el corazón de Oaxaca, reingresa a la lista en el lugar 95.Dulce Patria Dulce Patria, de la chef Martha Ortíz y ubicado en Polanco, Ciudad de México, también reingresa a la lista en el lugar 85.LajaEl restaurante Laja, del chef Jair Téllez y ubicado en el Valle de Guadalupe, Baja California, es otro de los restaurantes que reingresa a la lista ubicándose en el lugar 79.MerotoroMerotoro, otro de los restaurantes del chef Jair Téllez y ubicado en la colonia Condesa, en la Ciudad de México, reingresa a la lista en el lugar 73.Casa Oaxaca El restaurante Casa Oaxaca, del chef Alejandro Ruíz y ubicado en Oaxaca, también reingresa a la lista en el lugar 63.Manzanilla Manzanilla, de los chefs Benito Molina y Solange Muris y ubicado en Ensenada, Baja California, a su vez reingresa a la lista en el lugar 62.La DocenaEl restaurante La Docena, del chef Tomás Bermudez y ubicado en Guadalajara, reingresa a la lista en el lugar 57.Amaranta Amaranta, del chef Pablo Salas y ubicado en Toluca, reingresa a su vez a la lista en el lugar 44.Corazón de TierraEl restaurante Corazón de Tierra, del chef Diego Hernández-Baquedan y ubicado en Valle de Guadalupe, Baja California, reingresa a la lista en el lugar 40.Le Chique Le Chique, del chef Jonatan Gómez Luna y ubicado en Cancún, Quintana Roo, también reingresa a la lista en el lugar 38.NicosEl restaurante Nicos, del chef Gerardo Lugo y ubicado en la colonia Claveria en la Ciudad de México, baja 4 lugares y se posiciona en el número 35.Máximo BistrotMáximo Bistrot, del chef Eduardo García y ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, sube 3 lugares y se posiciona en el número 33.AlcaldeEl restaurante Alcalde, del chef Francisco Ruano y ubicado en Guadalajara, baja 17 lugares y se posiciona en el número 32.RosettaEl restaurante Rosetta, de la chef Elena Reygadas y ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, baja 18 lugares y se posiciona en el número 27.PangeaEl restaurante Pangea, del chef Guillermo González Beristáin y ubicado en Monterrey, Nuevo León baja 1 lugar y se posiciona en el número 15.Sud 777Sud 777, el famoso restaurante del chef Edgar Nuñez, sube 5 lugares y se posiciona en el número 12. Quintonil Quintonil, el reconocido restaurante del chef Jorge Vallejo y ubicado en Polanco, Ciudad de México, sube 3 lugares y se posiciona en el número 8. PujolPujol, el internacionalmente famoso restaurante del chef Enrique Olvera y que se ubicado en Polanco, Ciudad de México, mantiene su posición en el lugar número 5.Cabe mencionar que esta edición de los Latin America’s 50 Best Restaurants también incluyó diversos galardones especiales para aquellos individuos y restaurantes que están ayudando a crear un cambio positivo y un futuro mejor en la industria restaurantera:Estrella Damm Chefs’ Choice Award – Best ReinventionEl chef Eduardo García fue galardonado con este premio por la exitosa reinvención de su restaurante en la Ciudad de México durante la pandemia, pues Máximo Bistrot cambió su alguna vez íntima cocina y comedor a un lugar más amplio para seguridad, comodidad y tranquilidad de su personal y comensales.Salón de la FamaHaciendo un recorrido por la memoria, los Latin America’s 50 Best Restaurants reconocieron a distintos restaurantes que han sido galardonados durante la última década, pero que por desgracia hoy se encuentran cerrados. Biko Biko del chef Mikel Alonso se encuentra entre los restaurantes que ingresaron al denominado Salón de la Fama.The World's 50 Best Restaurants y la pandemiaDesde el 2013, el ranking de los Latin America's 50 Best Restaurants se había publicado año con año para celebrar la gastronomía de la región, fomentar la colaboración, inclusión y diversidad en la industria gastronómica, y ayudar a impulsar un cambio positivo en la misma. Sin embargo, los 50 Best se cancelaron el año pasado para enfocarse en la recaudación de fondos y apoyo al sector de la hospitalidad durante la emergencia sanitaria generada por la pandemia del COVID-19. A manera de reflexión, esta edición reconoce a los mejores 100 restaurantes que formaron parte de la lista en los últimos nueve años.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD