Historia

Caldo tlalpeño: una historia chilanga
De Kiwilimón para ti
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
Anfora, cien años en la mesa de tu hogar
Historia
Sabemos que en gastronomía de la vista nace el amor, y más si la comida se sirve en un plato hermoso. Desde las cocinas de las abuelas hasta sus exposiciones de piezas artísticas en Zona Maco, son pocos los mexicanos que no conozcan o hayan disfrutado un delicioso platillo en vajillas Anfora. Es una empresa de cerámica mexicana que ha sorteado mil batallas y sigue en pie, engalanando nuestras mesas ¡desde hace cien años!La herencia culinaria de México se ha reinventado a la par de sus vajillas, por eso te contamos algunos secretos de una empresa que ha conquistado el corazón de los mexicanos, en el marco de sus 100 años. Orgullo nacionalAnfora fue una de las tres primeras empresas que llevaron la producción cerámica a una escala masiva en México. Comenzaron en 1920 con una fábrica ubicada a espaldas de la Penitenciaría de Lecumberri, en la Ciudad de México. Durante sus primeras décadas, el gobierno alentaba a los ciudadanos a comer en sus vajillas, ya que destacaban por utilizar pastas nacionales de muy buena calidad, a la altura de cualquier producto de importación. Renombre internacionalPara los años 60, Anfora vestía las mesas no sólo de nuestros hogares, sino de los mejores hoteles y restaurantes de la capital, como el San Ángel Inn, el Centro Gallego, Sanborns y el Danubio. También los atletas de la Villa Olímpica probaron en sus piezas auténticos platillos mexicanos durante las Olimpiadas de 1968, e incluso Marilyn Monroe fue retratada frente un plato Anfora durante su visita a México. Nueva eraEn 1994 la empresa trasladó la fábrica a su ubicación actual en Pachuca, Hidalgo. Los nuevos tiempos requerían una gran celebración y a la inauguración de las nuevas instalaciones asistió el presidente Ernesto Zedillo. Un par de años después llegó un encargo peculiar desde Rosarito, Baja California. Se trataba de una réplica de vajillas antiguas para la taquillera película Titanic, del director James Cameron. A pesar de la entrada a gran escala de cerámica china, Anfora ha sabido adaptarse a los tiempos sin perder su calidad. Hoy nos sigue sorprendiendo con piezas duraderas y diseños que honran la creatividad de las nuevas generaciones. Visita aquí su catálogo, su tienda en línea o sus vajillas en Amazon para engalanar tu hogar.
La gastronomía de Uruguay no sólo es carne, ¡explórala!
Historia
Los cortes uruguayos tienen fama mundial, pero la gastronomía de este país es mucho más que sólo carne, pues tiene una gran influencia de migrantes españoles, portugueses, franceses, e incluso alemanes y rusos.Desde bebidas como el mate, hasta el dulce de leche para postres, la comida de Uruguay tiene aromas y sabores cargados de cultura e historia, que te encantará explorar con estos platillos típicos, que no son cortes de carne.Tortitas fritasLas tortitas fritas son un pan dulce a las que a veces se les añade un poquito de azúcar, pero también se acompañan de queso, algún embutido o dulce de leche. Acompañadas con un mate, que es una infusión deliciosa, estas tortas fritas son una comida callejera típica de los días lluviosos en Uruguay.FarinataHecho con harina de garbanzo, este panqué salado condimentado con romero pimienta y sal se vende en porciones triangulares y es un snack perfecto para botanear entre comidas.Salsa a la CarusoLa salsa a la caruso está hecha con ingredientes como crema, jamón cocido, champiñones y caldo de carne, que suele acompañar pastas como los cappelletti rellenos de carne y que fue creada en Montevideo, por un chef italiano en 1954.Empanadas criollasLas empanadas también son muy populares en Uruguay y son tanto una comida callejera como un platillo que no puede faltar en los restaurantes. Una empanada típica uruguaya lleva como relleno carne, cebolla, pimiento, ají molido sal y pimienta negra.Pasta FrolaLa pasta frola es una tarta uruguaya con membrillo, que aunque suena a postre, se suele comer como desayuno o a la hora de la merienda, alrededor de las 5 de la tarde. Esta tarta rellena de membrillo se decora con coco rallado y puede llevar dulce de leche en lugar del membrillo.ChajáEste es un postre creado en Uruguay y consiste en un delicioso pastel con merengue y duraznos o melocotones, creado en la confitería Las Familias. Es fácil de hacer y a veces también se usa fresa, dulce de leche y chocolate.Dulce de lecheEl dulce de leche es un dulce tradicional latinoamericano, pues no sólo es popular en Uruguay, sino que también en Argentina y Colombia. En Uruguay, el dulce de leche suele ser el relleno perfecto para unos churros y puedes encontrarlo como acompañante de una variedad de postres.Si sólo conocías el asado, el choripán o cualquier corte de carne, la próxima vez que pienses en comida de Uruguay recuerda que hay muchísimos otros platillos por probar que no son carne.
¿Qué es un café de especialidad y qué lo caracteriza?
Historia
¿Has escuchado hablar del café de especialidad? El término puede no ser tan familiar para ti, pero no te preocupes, porque nosotros te contaremos qué es un café de especialidad.El café de especialidad es un término utilizado por primera vez por Erna Knutsen, de Knutsen Coffee Ltd., durante una conferencia internacional del café en Francia, en 1978. Ese primer uso englobaba un concepto simple, donde 'cafés especiales' se refería a aquellos granos producidos en microclimas geográficos especiales con perfiles de sabor únicos.Detrás de esta idea se encontraba la premisa fundamental de que los granos de café especiales siempre estarían bien preparados, recién tostados y elaborados correctamente. Así, la Asociación de Cafés Especiales de América (SCAA) sigue definiendo café de especialidad en este contexto y se basa en ella.¿Qué caracteriza al café de especialidad?Un café de especialidad requiere de un trabajo de mucha calidad durante todo su proceso, desde su siembra, su recolección, hasta pasar por su tostado y molido. Además de mucho conocimiento, hay ciertas claves para que el café sea de especialidad.La primera clave es el potencial, pues hasta el momento en que el café tostado se elabora y se transforma en una bebida, el concepto de café de especialidad es sólo una posibilidad, solo una experiencia gustativa potencialmente maravillosa. En cuanto a esto, hay que considerar que una variedad de café a la altitud incorrecta o en el suelo incorrecto podría no producir ningún producto especial, y así, no tener potencial de calidad. En última instancia, el cultivo de plantas es esencial para la preservación del potencial.El siguiente concepto clave es la preservación. Una cereza de café madura en una planta sana de ascendencia adecuada, plantada en el suelo adecuado, bendecida con las condiciones climáticas adecuadas y cuidada adecuadamente, debe recogerse en la cima de la madurez para preservar el potencial de grandeza que tiene. Es decir, debe cosecharse sólo cereza madura. Desde el punto de la cosecha surge una nueva ronda de trampas. La cereza del café debe someterse a un procesamiento inicial desde la cosecha, pues el tiempo que transcurre entre la cosecha y el inicio del procesamiento puede tener un impacto dramático en los resultados finales del café. El café de especialidad depende de una entrega rápida al molino para conservar el potencial.Después de que el café sea despulpado y procesado, debe reposar antes de pasar por las últimas etapas de procesamiento crudo y preparación para su envío. En este momento, son puntos clave también la humedad relativa, la temperatura y los contenedores y las condiciones de almacenamiento. Para, finalmente, llegar a la selección del empaque o las condiciones de almacenamiento.En específico, un café de especialidad debe cumplir con tres reglas básicas: Los granos deben ser 100% arábicosLas cerezas deben ser cosechadas sólo cuando están madurasConseguir una puntuación de más de 80 puntos en la evaluación de calidad basada en los estándares de la SCAPara todos los amantes del café, saber reconocer qué es un café de especialidad comienza por informarse y después podrán disfrutarlo con toda la calidad que lo caracteriza.
Gastronomía argentina, ¿más cerca de Europa que de América Latina?
Datos curiosos
Recientemente se ha abierto un acalorado debate en redes sociales acerca de la verdadera esencia de la gastronomía de Argentina desde que la periodista Silvina Reusmann mencionó en la serie Street Food: Latinoamérica, que la comida argentina se encontraba más cerca de Europa que de los mismos países latinoamericanos. Pero, ¿qué tanto hay de cierto en esta afirmación? Para no entrar en controversia, simplemente hay que analizar algunos platillos típicos de Argentina, que al igual que en muchos países latinos como México, Brasil o Guatemala, son el resultado de la conquista europea en los pueblos prehispánicos de América, de ahí que se les conozca como platillos criollos. La gastronomía argentina está conformada principalmente por ingredientes de las culturas precolombinas andinas y guaraníes, tal como el poroto (una semilla parecida al frijol), el maíz, la calabaza y el mate e influenciada en su mayoría por la cocina española y la gastronomía italiana, como veremos en los siguientes platillos. Locro argentino A pesar de que el locro es un platillo de origen indoamericano, los argentinos le agregaron algunos aportes gastronómicos europeos como la carne de cerdo, el chorizo y el mondongo. El locro es también considerado como una de las principales comidas argentinas.Puchero argentino El puchero argentino es el ejemplo perfecto para ilustrar la comida criolla, ya que deriva del cocido español que se elaboraba con carne de res o de cerdo pero al que se le adaptaron vegetales indígenas como la papa, zapallo o calabaza y, por supuesto, el maíz. El asado Si bien Argentina se caracteriza por su amplia y destacada producción de carne de res, es gracias a los españoles que se encargaron de exportar las primeras vacas a mediados del siglo XVI a América. A partir de ese momento, se crearon maravillosos platillos argentinos como el típico asado, que se convirtió en la comida nacional que reúne a miles de argentinos alrededor de la parrilla cada domingo. Milanesa napolitana Con carne traída desde el Viejo Mundo pero influenciada por la mezcla italiana y mezclada con algunos ingredientes locales, la milanesa napolitana es un excepcional plato de raíces argentinas con esencia europea.  Empanadas argentinas Aunque las empanadas llegaron a América por gracia de los españoles, una vez en Argentina, cada región se encargó de adaptarlas a su historia y estilo, de aquí que existan empanadas porteñas, criollas, tucumanas y salteñas, entre otras.La gastronomía de Argentina es diversa y deliciosa, sin duda, una exquisita conjunción de lo mejor de las dos culturas en la época colonial y así como los platillos argentinos mencionados anteriormente, existen muchos más de origen indígena con influencia europa que nadie podría resistir. ¿Cuál es tu favorito?
¿Qué cocinaba Frida Kahlo?
Historia
Saber quién es Frida Kahlo es conocer su arte, su relación tormentosa con Diego Rivera, pero también su pasión por México y su comida.La pintora, que cumplía años el 6 de julio (tendría 113), no sólo pintaba alimentos, también tenía una estrecha relación con ellos, tanto así que Guadalupe Rivera (hija de Diego Rivera y Guadalupe Marín) escribió un libro titulado “Las fiestas de Frida y Diego. Recuerdos y Recetas”.En él, se narran memorias a partir de la comida que la hija del pintor recuerda, con platillos como mole o manchamanteles, chiles rellenos de queso o buñuelos.En casa de Frida, siempre había flores y un gran platón de Frida, cuenta Lupe Rivera y recuerda que la pintora le regaló un Diccionario de cocina, que había pertenecido a la madre de Kahlo.Las reuniones de la artista eran famosas por sus menús llenos de sabores típicos mexicanos, los cuales Frida se encargaba de planear.La pintora se acercó mucho a la cocina mexicana con el fin de complacer a Rivera y planeaba todos los menús muy mexicanos para sus fiestas, reuniones o cualquier ocasión especial. Por ejemplo, en su boda con Diego Rivera el menú incluyó una sopa de ostiones, chiles rellenos de queso, mole negro, entre otros platillos. Como dato curioso, no hubo cubiertos excepto para la sopa, para todo lo demás, había tortillas.Rivera Marín relata que había un triángulo gastronómico entre ella, su madre y Frida, pues durante un tiempo, su madre y Frida vivieron en la misma casa, pero en diferentes pisos. Fue ahí donde Guadalupe Marín le enseñó a cocinar para Diego.Entre los platillos que Frida aprendió de la exesposa de Rivera están el pollo en pipián, chilaquiles, tamales con picadillo, chiles en salsa de nuez, sopa de flor de calabaza y cerdo con nopales.No obstante, después, en la famosa casa azul, Frida tendría cocineras que preparaban estos platillos, porque la artista conocía la importancia de la comida en su vida.Para celebrar a la talentosa pintora, te proponemos aprender a cocinar algunos de sus platillos favoritos con estas recetas:Mole manchamanteles con Pollo3 recetas con pipiánSopa de flor de calabaza
¿En qué consiste la gastronomía mediterránea?
Historia
Así como la gastronomía mexicana está llena de antojitos, chile y mucha tortilla, la gastronomía mediterránea también tiene muchos ingredientes característicos de la región.Principalmente, podríamos mencionar el pan, el aceite de oliva y el vino como sus pilares. Como su nombre lo describe, esta comida es típica de la cuenca del Mediterráneo, en especial al sur de Europa y el norte de África.¿Cuál es la comida mediterránea?Como la comida mediterránea se cocina prácticamente en todo el territorio europeo en el que se da el árbol de oliva, esta engloba una variedad de culturas.Entre las comidas mediterráneas entonces tenemos la italiana, la española o la griega y ellas comparten no sólo preparaciones con pan, aceite de oliva y el vino, sino que también tienen en común guisos de carne con verdura y tomate, o pescados curados con sal.Los pilares de la comida mediterránea se traducen también como trigo (el pan), olivas y uvas, y son ellos los recurrentes en todos los países con esta singular gastronomía, pero se adaptan con otros ingredientes como frutas, verduras y especias típicas de cada zona.En Italia, por ejemplo, destaca el trigo en sus pizzas y pastas, siempre acompañadas de buenos vinos; en España, el pan con tomate es un clásico; Marruecos es famoso por su cous cous, hecho con sémola de trigo, verduras y garbanzos, todas con un sinfín de hortalizas y demás frutas y verduras regionales incluidas.Por supuesto, la costa hace que el consumo de pescados y mariscos sea abundante; el arroz desempeña un papel importante; las hortalizas y las legumbres son una constante en las ensaladas y las frutas más comunes son los cítricos, como naranjas, limones o mandarinas.Las carnes que más se utilizan en la gastronomía mediterránea son la de cordero y la de cerdo, esta última sobre todo en embutidos, como el jamón. Finalmente, para condimentar sus comidas, las especias más populares son el tomillo, orégano, albahaca, pimienta, hierbabuena; también se usa el vinagre.Cabe mencionar que la gastronomía mediterránea es algo completamente diferente a la dieta mediterránea, cuyas principales características son reducir el consumo de carnes y carbohidratos, y aumentar el de vegetales y grasas monoinsaturadas.Ahora que conoces un poco sobre la gastronomía de la cuenca del Mediterráneo, quizá puedas poner en práctica un poco de turismo culinario y probar todo lo que la región tiene para tu paladar, o si tienes curiosidad, mira lo que la gastronomía árabe tiene para ti.
BBQ y hot dogs: el equivalente al pozole en EU para celebrar su independencia
Datos curiosos
Las fiestas de independencia son celebradas de formas distintas en cada país y por supuesto, la comida siempre está presente en estas celebraciones.Así como en México comemos pozole, pambazos o tacos de guisados y tostadas de tinga el 16 de septiembre, en Estados Unidos de América se celebra su independencia el 4 de julio, fecha en la que se firmó su separación formal del imperio británico.Pero ¿qué comen el 4 de julio los estadounidenses para celebrar? A continuación, te dejamos algunos de sus platillos típicos para esta fecha.Barbacoas (BBQ) Esta es sin duda la comida más popular para este día, pues alrededor de 74 millones de estadounidenses planean una carne asada, o barbacoa, como ellos la llaman, para celebrar el Día de la Independencia.Sin embargo, estas barbacoas no son sólo echar carne a la parrilla, más bien consisten en diversas formas de cocinar lentamente carne de cerdo, sobre todo, con salsa BBQ, por lo regular.Hot DogsNo puede haber una barbacoa sin un clásico hot dog. De hechon en EU incluso existe un Consejo Nacional de Hot Dogs y Salchichas y este ha declarado el mes de julio como el Mes Nacional de los Hot Dogs. La estadística revela que en el 4 de julio es el día en el que más hot dogs se comen, con un estimado de 150 millones de ellos consumidos.Postres y comida decorada con los colores de la banderaUna de las tradiciones gastronómicas más importantes del 4 de julio es la prevalencia del rojo, blanco y azul, los colores de la bandera. Así que ese día se ven paletas de hielo de estos colores, cake pops o donas, pastel, galletas… todo decorado así.CervezaUna barbacoa siempre va bien acompañada de cerveza, en este día especial, los estadounidenses compran su cerveza nacional, llamada Budwiser.Elotes asadosUntado con mantequilla y espolvoreado con sal, el elote no sólo es un plato clásico de verano en Estados Unidos, sino también es típico en las barbacoas del 4 de julio.LimonadaEsta es la bebida sin alcohol más popular para celebrar el Día de la Independencia en Estados Unidos. La receta clásica sólo consiste en jugo de limón, agua bien fría y azúcar.PayEl pay es un postre que está presente en varias celebraciones de EU, así que no podía faltar el 4 de julio, con rellenos de manzana o moras, estos pays no pueden faltar.Estas son algunas de las comidas que se comparten entre familia y amigos, más comunes del 4 de julio, son muy diferentes a las mexicanas, pero se ven igual de deliciosas, ¿no?
Ver más
PUBLICIDAD
Lo Más leído
Cómo prevenir las estrías es una de las preguntas más frecuentes entre las mujeres, ya que los cambios drásticos de peso y la falta de nutrimientos en la piel son causas comunes que provocan estas molestas marcas. Así que si te interesa reducirlas, conoce los 5 alimentos ideales para combatir las estrías. De acuerdo a la revista Nutrición Dietética y Salud, las vitaminas E, C y B5 y los minerales como el zinc, el cobre y el silicio, promueven la producción de colágeno y contribuyen a mejorar la calidad de la piel, por eso aconsejan consumir alimentos altos de estas propiedades, como los que te mostramos a continuación. Nueces El omega 3 es un importante componente de las nueces y éste nos ayuda a mantener la flexibilidad en la piel, además de que también contienen grandes cantidades de zinc, el cual ayuda a mantener la elasticidad y favorece la reparación de heridas, tal como menciona Medical News Today. Aguacate El aguacate es una fruta increíblemente provechosa para la piel, ya que además de contener vitamina E, que ayuda a evitar la aparición de arrugas y estrías, también contiene grasas saludables, que brindan gran elasticidad. ¡Ya no tienes excusa para comerlo! Agua El agua es quizás el alimento más recomendado por dermatólogos y doctores para mantener una piel hermosa y es que ésta nos ayuda a regular los niveles de colágeno en el cuerpo, evitando la aparición de estrías. ¿Ya tomaste tus 2 litros de agua hoy? Espinacas Las espinacas son grandes portadoras de colágeno natural, la proteína encargada de que la piel sea flexible. Recuerda que a medida que pasan los años, el cuerpo produce menos colágeno y por eso debemos darle una ayudadita. Arándanos Los arándanos tienen múltiples beneficios para la salud y es que están repletos de vitaminas y antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres, los villanos encargados de propiciar estrías en nuestro cuerpo. Recuerda que además de mantener una dieta balanceada y tomar suficiente agua, debes hacer ejercicio para poder disminuir este problema. ¿Ya has añadido estos deliciosos elementos a tu dieta? ¿Conoces algún otro alimento para reducir las estrías?
El martes México perdió algo: un fogón irreemplazable se nos apagó para siempre. Yuri de Gortari, uno de los grandes investigadores y divulgadores de la gastronomía mexicana, dejó el plano terrenal. Algunos tuvieron la fortuna de llamarlo maestro. Yo no la tuve. Cada año pensaba que ahora sí tomaría el Diplomado de Cultura y Gastronomía Mexicanas y no sucedió. De él me queda al menos el recuerdo de su voz pausada y sus comentarios agudos cuando pude entrevistarlo. Yuri de Gortari fue un letradísimo personaje de la cultura mexicana que desenvainó la espada por la cocina que a muchos avergonzaba antes de la declaratoria de la UNESCO y del boom mediático: antes de los World’s 50 Best Restaurants, de los Enrique Olvera, de los Jorge Vallejo. A él le tocó confrontar a personajes que llamaron ‘poca cosa’ a la cocina mexicana y a quienes se referían a un taco como un gesto culinario vulgar. A Yuri le apasionaron las minucias del paso a paso, los ingredientes endémicos, las personalidades que resguardaban el saber culinario, las recetas que se transmiten como ADN sagrado. Bajo el grito de guerra #hagamospaís, él y su pareja Edmundo Escamilla, reclutaron en sus filas a alumnos, amas de casa y cocineros que como ellos tuvieron la convicción de salvar la cocina mexicana del desuso, del ‘mexican curious’. En la institución que fundaron, la Escuela de Gastronomía Mexicana (ESGAMEX), enseñaron sobre aquello a lo que había que ponerle una lupa grande en la cocina nacional: desmenuzaron sus técnicas, sus regiones y preparaciones, sus periodos históricos. Claudio Poblete, periodista, director y fundador de Culinaria Mexicana, apunta que “Yuri y Edmundo, al fundar ESGAMEX, pusieron la primera piedra en los planes de estudios formales de la cocina mexicana”. ¿Qué más trascendente que eso? Claudio comenta además que la mejor forma preservar su legado sería que, “se instituya la cátedra Yuri de Gortari en todas las universidades gastronómicas de México y que haya por lo menos un año de clases de cocina mexicana con su método de enseñanza”. Hay quienes el martes perdieron una fuente de sabores entrañables. Su amigo Alejandro Cabral afirma que de la mano de Yuri no sólo probó la mejor cochinita de su vida, sino que tuvo un instante de revelación: “Hizo las tortillas y luego les puso un poco de manteca. Las tortillas estaban apiladas para mantener su calor y así la manteca iba derritiéndose. Las comí con frijoles refritos –unos que hacía en manteca hasta que se iban secando–. El sabor de los frijoles combinados con el maíz y la manteca me hicieron llorar”. La gente que conoció a Yuri afirma que nadie defendía la cocina mexicana de las muletillas y las modas pasajeras como él. Hablan de su coherencia en la forma de mirar, decir y hacer cocina, siempre en función de preservar las tradiciones. Sus ideas firmes le significaron partidarios y detractores. “Yuri y Edmundo eran fieles a sus principios y no comprometían su visión de la cocina nacional ante ninguna visión comercial”, comenta Claudio Poblete.Desde el martes, los que tomaron clases con él y los que no recordaremos a Yuri por sus programas interesantísimos en el Canal Once, por su saber en libros como El maíz de boca en boca, Recuerdos de chocolate y Guisos y golosos del barroco, por ser el gran estudioso de la gastronomía mexicana y por dignificar lo nuestro. Lo recordaremos porque cuando éramos libres y salíamos de viaje había alguien que ya sabía que México no sólo vivía de nachos y chimichangas. Divulgadores como él nos hacen llevar con orgullo la camiseta, el mandil y el huipil.Fotos: Bertha Herrera
El cuerpo es el carruaje que nos fue dado para transitar la vida. Una vez que se agota, no existe un nuevo modelo, ni la posibilidad de comprarse otro al 2x1. Se dice mucho sobre su cuidado. La tendencia son las vitaminas y los alimentos que las contienen. El tema es ubicarse en el enjambre de posibilidades que se ofrecen allá afuera para mejorar su salud; observar si nuestra elección nos lleva a obsesionarnos con él o, por el contrario, a restarle valor.Para mí, cuidar el cuerpo es escucharlo. Sentarse un momento a sentirlo; conectarse con sus sensaciones: el dolor, el ardor, el placer, la armonía, la quietud. Él no miente. Anteriormente nos habían dicho que prestarle demasiada atención era un acto frívolo, que nuestra forma de filtrar el mundo debía ser a través de la razón o, si acaso, de los sentimientos, nunca a través del cuerpo o de las vísceras. Para la medicina oriental, el cuerpo habla y su estado de salud es el reflejo de las creencias de la mente y el discurso de las emociones. El cuerpo es el gran conector de todo. Gabriel Bello, comunicador certificado por el HeartMath Institute de Estados Unidos, afirma que “el cuerpo habla su propio idioma y si no lo entendemos es porque claramente no le dedicamos tiempo”. Basta observar que, si la mente está enfrascada en un dilema, el cuerpo apoyará la causa con un dolor terrible en los omóplatos. Si experimentamos ira, el cuerpo participará en el diálogo regalándonos una buena gastritis o un colón irritado, cuanto menos. Hay mucha literatura al respecto. Louis Hay, la famosa precursora del Nuevo Pensamiento, afirmaba que las enfermedades son el resultado de una emoción negativa y que para sanarla hay que intercambiarla por una positiva. Para Gabriel Bello, “las enfermedades son desequilibrios energéticos causados por distintas emociones. Entonces, si generamos emociones negativas, destructivas y estrés, ese desequilibrio llega a nivel celular. El cuerpo dará avisos de que algo no bueno está sucediendo. Si no hacemos caso, surge la enfermedad”.Ello no significa que los buenos pensamientos justifican la alimentación desequilibrada o la falta de ejercicio. Pero todo comienza desde dentro. De ahí la importancia de la meditación como técnica para mantenernos conscientes. Una vez que se escucha e interpreta la guía del cuerpo, podemos poner atención al resto: a sus amigos los pensamientos y las emociones. Cuando lo de adentro es atendido de la forma correcta, lo de afuera –las decisiones de alimentación, por ejemplo– adquieren otra perspectiva. Y hasta entonces, y no al revés, veremos cada ingrediente, cada rutina de ejercicio, el menú que ofrecemos a la familia, como potenciales de sanación. Hasta los antojos se verán diferentes.Los antojos son una de las formas que tiene el cuerpo para expresarse. A algunas mujeres embarazadas les da por comer ladrillos, gises, paredes. La razón: el organismo requiere calcio y, en ese estado tan claridoso, se potencia el antojo. Y así pasa siempre. Cuando los antojos vienen desde el lugar correcto –no de las emociones no resueltas, o de las carencias de la mente– expresan lo que el cuerpo necesita para su mejor funcionamiento. Cuidar el cuerpo es tomarse el tiempo para sentirlo, vivirlo, agradecerlo. Este 2021 la invitación es volvernos íntimos con él, convertirnos en su mejor amigo, entablar conversaciones de ida y vuelta y aprender a leer su lenguaje. Gabriel Bello incluso habla de “darle estímulos positivos, constructivos y amorosos” para mantenerlo sano. Este bien podría ser el mejor propósito del año: el cuerpo como guía para alcanzar un mejor yo.Si necesitas ayuda extra te presentamos nuestra nueva sección: Kiwilimón Te ciuda. En ella te compartimos las herramientas para lograr un cuerpo gozoso y feliz. Encontrarás recetas para diferentes tipos de alimentación, consejos y el reto Keto, una dieta de quince días avalada por nuestro equipo de nutriólogas en la que removimos los carbohidratos simples, los procesados y los azúcares para darle un reboost al organismo. Antes de comenzarla, recuerda consultar a un médico y a la par, escuchar a ese sabio que vive en ti. ¿Nos acompañas?
NEWSLETTER

Suscríbete al news de kiwi y recibe recetas originales de temporada, menús y mucho más cada semana en tu inbox.

Enviar
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD