Así es la cena del Día de Acción de Gracias
Historia

Así es la cena del Día de Acción de Gracias

Por Kiwilimón - Octubre 2019
Llega el otoño y con él, la fecha oficial para empezar las festividades del cierre del año en Norteamérica, es decir, el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving.

Esta fiesta se celebra el cuarto jueves de noviembre en Estados Unidos y otros países, como Alemania, Japón y algunas islas del Caribe, tienen festividades similares, todas en otoño, para agradecer las cosechas.

El origen de la celebración

El origen del Día de Acción de Gracias es una comilona en la que se reunieron los pobladores locales y los primeros colonizadores en Nueva Inglaterra, con el objetivo de celebrar la cosecha y riquezas que ofrecía la nueva nación. Según los registros, los festejos duraron tres días y conforme los colonizadores se fueron estableciendo en otras regiones de Estados Unidos, continuaron la celebración.

Pero la fecha se volvió oficial cuando, al promulgar la Constitución, el presidente George Washington proclamó que se debería expresar gratitud en ese día por el fin de la guerra de Independencia. Los presidentes posteriores se olvidaron de la fecha, hasta que Abraham Lincoln la retomó y reestableció, en 1863. 

Al paso de los años, se estableció como un día para estar agradecidos por las bendiciones del año.

¿Cuándo es Thanksgiving 2019?

Una vez establecido el cuarto jueves de cada noviembre como el día para estar agradecidos de las bendiciones de la vida, la tradición dicta que se haga una cena que, si bien ya no dura tres días, es especial y está destinada a que todos la recuerden con emoción. Este año, el Thanksgiving 2019 se celebrará el 28 de noviembre.

Generalmente, el centro del festín es el pavo, animal nativo de nuestro continente, junto con otros alimentos que se consumían en Nueva Inglaterra en ese tiempo. La cena del Día de Acción de Gracias es una de las primeras grandes fusiones culinarias, en donde se combinaron en el mismo banquete ingredientes de América y Europa.

Los platillos típicos de la cena de Acción de Gracias

Casi tan sustanciales como el pavo se encuentran los platos de guarnición. Una que no puede faltar es la salsa de arándano, la cual a veces se sirve fría y que es deliciosa si se perfuma con naranja o canela, además de que combina muy bien con el pavo, por su sabor ácido y frutal.

Las guarniciones con camote también son indispensables, aunque hay quien prefiere puré de papa para poder disfrutar mejor el jugo del pavo. Un gran favorito es la preparación de ejotes, que generalmente tiene una salsa blanca espesa y cubierta crujiente, pues se hornea hasta que todo esté dorado y suave.

Los postres tradicionales son pays, especialmente el de calabaza y, en segundo lugar, el de manzana. Al preparar estos postres, es el momento perfecto para sacar las especias cálidas y perfumar tus postres con canela, nuez moscada y clavo. Toda tu casa se llenará de olor a fiesta.

Sin embargo, la verdadera tradición es la que tú creas para tus seres queridos y no habrá mejor forma de dar gracias que con tu receta favorita, sin importar cuál sea.

El Día de Acción de Gracias es la mejor ocasión para poner la mesa usando elementos naturales que celebren las delicias que nos da la tierra.

Piensa en una gama de colores otoñales para tener un efecto más dramático, como calabazas en naranjas o verdes, complementadas con hojas en los mismos tonos. Otra gran opción son mazorcas secas de elote, o canastas con frutas que puedas usar después, por ejemplo, peras o manzanas de diferentes variedades.

No olvides amarrar las servilletas con ramitas o algún otro detalle. Es muy significativo que pongas los nombres de los invitados en los lugares de la mesa.

En la lista de invitados, por supuesto que debe estar toda la familia. Es el momento para juntar a varias generaciones y sembrar en los chiquitos un fuerte sentido de pertenencia. Claro que esta también es una gran oportunidad de reunir a la familia que tenemos por elección, nuestros amigos. Es una gran ocasión para agradecerles todas las aventuras del año y las que vendrán.

Finalmente, la tradición más importante de todas y la razón por la que quizá te gustaría adoptar el festejo es dar gracias, por supuesto. Una vez que estén todos en la mesa, tomen turnos para mencionar algo que tengan que agradecer este último año.

La gratitud es una de las partes del carácter más asociadas con la felicidad y si lo ideal es practicarla todos los días, por qué no celebrarla en su magnífico esplendor una vez al año.




Si estás planeando una cena de Thanksgiving, estos platillos te pueden funcionar:
Pavo Fácil con Gravy
Pechuga de Pavo Rellena de Uvas
Gelatina de Ponche de Frutas


Califica este artículo
Calificaciones (1)
Ma Navarro Arriaga
22/11/2019 18:33:24
Excelente información
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Pelar ajos puede no ser una tarea tan ardua, pero cuando quieres ahorrar tiempo en la cocina, todo truco es bueno y válido para evitar las tareas tediosas.Para pelar ajos, algunas personas ruedan los dientes de ajo sobre superficies con la palma de la mano, lo cual funciona bien para quitar la cáscara a los ajos, aunque duele un poco, sin embargo, este truco de Tik Tok vendrá a revolucionar tu cocina, pues promete ajos sin cáscara con sólo usar el microondas.¿Cómo pelar ajos en 30 segundos?Tik Tok se ha vuelto la mejor fuente de trucos de cocina que existe, así que obviamente teníamos que ver aquí cómo pelar ajos rápido y fue la usuaria Kushi Ali quien le hizo este regalo al mundo.El truco consiste en hornear ligeramente los ajos y lo que tienes que hacer es colocar los dientes ya separados en un tazón pequeño. Luego, meter el recipiente en el microondas y programarlo para calentar 30 segundos. Si tú repites esto, probablemente escuches un ruido parecido a un silbido y luego parecerá que truenan palomitas mientras los ajos están en el microondas, pero no te preocupes, los dientes no explotarán. En el video de Kushi Ali, parece que el ajo se separa perfectamente de su cáscara después de salir del microondas. En la vida real, esto sí sucede con éxito, pero este truco también tiene efectos secundarios como que los ajos salen calientes y blandos después de estar en el micro.También les baja un poco el sabor fuerte y el aroma, y quizá no puedas cortar o picar los dientes porque se vuelven muy suaves, así que es probable que este truco no sea la mejor opción para tus ajos si necesitas ajos firmes y picados.Pero si necesitas ajos para cocer junto con alguna carne o caldo en una olla, este es el truco para pelar ajos que necesitas usar. ¿Cuál es tu forma más rápida para pelar ajos?
Ante un año lleno de retos, la industria gastronómica mexicana se renueva y trabaja en equipo. Estas son algunas de las iniciativas que se están desarrollando en la capital del país. Expos gastronómicas Del 22 al 24 de octubre de 2020, World Trade Center de la Ciudad de México es sede de una alianza sin precedentes en beneficio de la industria gastronómica. Por primera vez, Expo Café, Gourmet Show, Salón Chocolate y Cacao y Exporestaurantes suceden de forma simultánea, con una rica oferta de productos en exhibición. Este magno encuentro se dirige a compradores de la industria (cafeterías, restaurantes, tiendas especializadas, hoteles, productores, distribuidores, entre otros). “Esta alianza permitirá tener el espacio idóneo para reactivar la dinámica de la industria y una oportunidad para los profesionales del sector”, aseguran sus organizadores.Más información: https://registro.expocafe.preregistroenlinea.comAsimismo, del 18 al 20 de noviembre se realizará la edición 23 de Expo Pan, la primera expo de la industria de la panificación del país que para este año lanza su versión: Expo Pan Virtual 2020. “Llevaremos Expo Pan a otro nivel en sintonía con las necesidades del momento. Mediante una plataforma digital, llamada Digital Virtual Center, presentaremos los stands virtuales de los participantes; tendremos áreas de negocios, conferencias y demostraciones en vivo para los asistentes de la industria”, afirma la organizadora. Más información: www.expopan.comMillChef, plataforma digital de chefs y restaurantes Millesime, el espacio que reúne desde hace diez años lo más destacado de la industria de la restauración en México, presenta MillChef, la primera plataforma digital que traslada a los mejores restaurantes y chefs de la ciudad donde tú decidas. Con una oferta de más de 25 chefs y restaurantes disponibles, así como las mejores barras especializadas de la ciudad, MillChef creará experiencias memorables con un equipo de expertos y todos los protocolos de sanidad impuestos por la nueva normalidad. ¡La experiencia de los mejores restaurantes de México ahora está a un clic de distancia! Más información: www.millchef.mx
El cine puede sembrarnos ideas sin que siquiera estemos dormidos. Ver Ratatouille, aunque sea una película animada, nos provocó a todos querer saber qué llevaba ese platillo, cómo se hacía y, sobre todo, a qué sabía para tener ese efecto en Anton Ego.Ver películas involucra todos los sentidos y el gusto por supuesto que también se estimula cuando vemos a un personaje comer o tomar una malteada de 5 dólares, por ejemplo. Aquí sólo nombramos 5 platillos que recientemente se quedaron en nuestra cabeza, con la curiosidad de querer probarlos o hacerlos con una receta que tenemos aquí, como la de ratatouille.Pastel de chocolate, en 'Matilda'“¡Bruce, Bruce, Bruce!”, viene a la mente cada que veo pastel de chocolate. El pastel de chocolate de Matilda, el cual Bruce se come completo, animado por todos sus compañeros de escuela, es quizá el más apetitoso que he visto en toda mi vida. Claro que Bruce se lo terminó, ese pastel seguro sabía como se ve en la película: delicioso y a victoria.Chapaguri, en 'Parásitos'La película de Bong Joon-ho nos abrió un panorama a todos, pero no sólo en cuanto a cómo se vive el clasismo en Corea del Sur, sino también uno culinario con esa escena del chapagurie, o JjapaGuri, el plato coreano tradicional que se prepara para el niño cumpleañero, pero que termina comiendo su mamá con muchas ganas. El chapaguri lleva fideos llamados chapaghetti, fideos de ramen, lomo de cerdo en cubos, ajos y aceite de oliva.El ramen, en '#Vivo'Esta es una historia de zombies y aunque podríamos pensar que una película de muertos en vida jamás nos podría antojar comer algo, en #Vivo sucede. Se trata de un ramen empaquetado, pero que el protagonista come con tantas ganas (y, pues, cómo no, si es el fin del mundo), que vas a querer ir por uno cuando la veas.La pizza, en 'Comer, Rezar, Amar'Esa famosa escena de Julia Roberts comiendo pizza resume lo que todos pensamos que sería probar pizza en su país natal: enamorarse como si fuera la primera vez. En general, Comer, Rezar, Amar nos abre el apetito una y otra vez cada que la vemos, pero la pizza se lleva una mención especial.La sopa de Cresson, en 'Las Brujas'Esta quizá no se nos antoja, pero a propósito de que el remake con Anne Hathaway está por estrenarse, vi la película de 1990 y me encantó la escena de la cocina en el hotel. Las brujas están en todas partes y es una la que está preparando la sopa para todo el grupo: la sopa Cresson es una crema de berros, que además es una famosa receta de la chef Julia Child y en la película, es la clave para derrotar a Anjelica Houston.Por ahora, te dejamos con estas ideas sembradas, ya sea para que veas la película o para que busques el platillo en algún restaurante o lo prepares en casa. ¿A ti qué película te hace ‘inception’ para comer?
En Perú me enamoré dos veces. La primera fue con las montañas, en el camino de seis meses que tracé de Cusco a Chiclayo. La segunda, más reciente, en una visita de diez días a Lima y Nazca. El motivo era casi contrario: en esta ocasión quería comerme la capital a mordidas. A la par extrañaba el acento, los huaynos, la cerveza Cusqueña, los chifles de la calle; en fin, extrañaba mi Perú. Pasadas las primeras veinticuatro horas de mi llegada no había duda: la cocina peruana me había reconquistado. En ese entonces su gastronomía ya había explotado como bomba ante la crítica mundial: por todos lados era reconocida como una de las más complejas y, claro, como una de las mejores. Después de recorrer prácticamente todo el país entre mi primera y segunda visita, lo que más añoro de la cocina peruana son los sabores del humo de la serranía. La pachamanca (manjar de carnes y verduras cocinadas bajo la tierra) me sabe a los Andes cuando sus picos inasequibles eran la cobija de mis noches. Lo relaciono con el recuerdo de las edificaciones monumentales incas, con su energía mística y abrumadora. Ahí, a más de 2400 m de altura, la cultura podía disfrutarse en un potaje denso donde no faltaba la papa, el ají, el huacatay. Jamás me he comido una palta (aguacate) más grande o una piña más dulce que las que probé allá en las alturas.Pero las regiones en Perú dividen los hallazgos. La accidentada geografía, los asentamientos y las migraciones terminaron por agrupar sus preparaciones: las hay marinas, las hay fusión –chifa y nikkei– andinas, criollas, africanas, amazónicas... Rico por donde se le vea. La más laureada quizá sea la cocina marina:es una ceremonia rendida al inmejorable producto de las corrientes frías de Humboldt en el Pacífico y adicionada casi siempre con toques orientales. Como en todos los países lo esencial se concentra en la capital. Hay que esquivar puestos y personas en las banquetas para llegar al ceviche o la leche de tigre más fresca en el Mercado no. 1 de Surquillo. Para un buen comilón de cocina china se toma camino al centro y se llega a San Joy Lao –imperdible el arroz chaufa de charqui y chanchito–. En barrios como Miraflores y San Isidro están las joyas intelectualizadas de los grandes chefs locales como Virgilio Martínez de Central, Pía León de Kjolle o mi gran favorito, Mitsuharu Tsumura de Maido, que lleva a la cumbre los sabores nikkei (mitad peruanos, mitad japoneses). Imposible dejar de mencionar a Astrid y Gastón de Gastón Acurio, el gran caudillo de la gastronomía peruana por el mundo; los sitios relativamente nuevos como Osso o los de siempre como Fiesta.Atrás nunca se quedan los guisos de las picanterías, los picarones que se consiguen en las tiendas cuando es temporada, y los anticuchos de las esquinas que lo encuentran a uno cuando lleva puesta la madrugada. Su olor a carne especiada hecha al carbón llama lo mismo que un anuncio gigante de neones. En las picanterías convergen los saberes de la cocina popular. Me da nostalgia pensar en sus chicharrones, sus chupes (caldos)– y sus patitas de chancho. En estos pequeños locales generalmente resguardados por una matriarca se recoge el génesis de la gran gastronomía peruana y las técnicas transmitidas por generaciones. Son de tanto valor las picanterías que varios distritos las han declarado Patrimonio Cultural de la Nación. La cocina peruana no se salva de lo exótico, lo intrincado. ¿Alguna vez han probado carne de llama, alpaca o cuy? En algunas zonas de Perú son un manjar. Y es que la textura de la alpaca es inigualable, se deshace a penas se le hinca el tenedor. Para mí era todo lo que pedía –y uno o dos pisco sours– tan pronto volvía al Cusco cada viernes, después de una semana internada en las montañas. A la cuenta faltan mil guisos, decenas de bebidas, postres que hacen suspirar y las preparaciones de regiones como Chiclayo o Arequipa. Trataré de hablar de todo en otras cartas editoriales. Tal vez con palabras pueda expresar todo el amor que siento por esta cultura y su comida. Mientras tanto, les comparto con todo cariño y respeto, una receta originaria de la ciudad de Huancayo y un imperdible de los restaurantes de Lima: la papa a la huancaína. La preparación original lleva obviamente ají amarillo, aunque aquí la hicimos con pimiento amarillo para que las cocineras de casa pudieran encontrarlo fácilmente. ¿Les digo algo? ¡Quedó buenaza!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD