El amor al centro de la mesa: la importancia de una vajilla
Historia

El amor al centro de la mesa: la importancia de una vajilla

Por Fernanda Balmaceda - May 2021
¿Qué es lo que nos une al centro de la mesa? Las memorias familiares, los sabores que conforman nuestra identidad y el placer de compartirla. Cada historia va montada en un plato, que también representa historias individuales, de trabajo, dedicación y compromiso por crear una pieza que contenga todos estos simbolismos y rituales. 

Hay piezas que nos han acompañado a lo largo de la historia de México como son las vajillas de Anfora. Su fábrica, fundada en 1920, fue la principal proveedora de hoteles y restaurantes desde su fundación. En los años ochenta cuando el país se abrió a las importaciones provenientes de China, Anfora se enfrentó a la competencia que causó la quiebra de ocho de las nueve fábricas de cerámica existentes en el país, pero su calidad y compromiso la hicieron salir adelante para seguir acompañándonos en las mesas de todo México. 

¿Recuerdas la vajilla de paisaje chinesco, con pagodas, lagos y montañas? Esa vajilla con la que te llevaron tus enchiladas suizas de Sanborns es de Anfora pero también lo son esas tazas con diseños increíbles de Cielito Querido.

Anfora es el centro cerámico más importante de Latinoamérica y sus piezas han atestiguado el amor al centro de la mesa de todo nuestro país. En restaurantes, hoteles y mesas familiares… en las manos de presidentes, reyes y en churrerías, Anfora es la vajilla de todos y para todos. 

Y como el amor se celebra y busca nuevas formas de expresión, en 2012 se creó Anfora Studio, el área de diseño que aprovecha la experiencia de elaborar la mejor cerámica del país, pero combinada con la creatividad y energía de jóvenes diseñadores mexicanos como Alonso Cartú, Ariel Rojo o Prince Lauder. 

Desde hace 100 años, Anfora refleja la calidad y el talento mexicano, pero sobre todo la vajilla de nuestro hogar, esa que expresa siempre amor al centro de la mesa. 
Califica este artículo
Calificaciones (2)
Marlene Perera
04/08/2021 15:53:51
:)
Ruth Solano
28/07/2021 03:26:48
Excelente artículo
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El puré de papas es una receta muy clásica, el complemento perfecto para acompañar pollo, carne y hasta el famoso pavo navideño. Aunque es un platillo muy sencillo y básico para cualquier cocinero, hay ciertos trucos que te ayudarán a preparar el puré de papa más cremoso y delicioso que hayas probado. En kiwilimón te damos los mejores trucos y consejos para preparar el mejor puré de papas.10 consejos para preparar el mejor puré de papaPreparar el mejor puré de papa es muy fácil, solo tienes que seguir los consejos de los expertos, no te arrepentirás.Usa papa Yukon GoldA la hora de preparar puré, lo más importante es usar papas Yukon Gold, una variedad que se caracteriza por tener una cáscara muy delgada, es muy suave y el interior es amarillo. De hecho, estas son las papas que siempre podemos encontrar en el mercado, así que no son difíciles de conseguir.Añade bastante sal al aguaAntes de cocer las papas, recuerda que es muy importante añadir una cantidad generosa de sal, pues de esta manera, la papa tendrá un gran sabor. Aunque añadas sal después de la cocción, tu puré ya no quedará tan rico.Corta las papasAunque muchas personas cuecen las papas enteras, esto no es buena idea, pues las papas enteras suelen cocerse de manera dispareja, lo que dejará pedazos de papa dura entre el puré. El consejo que te dan los expertos es cortar las papas en trozos grandes y remover la cáscara para una cocción rápida y uniforme. También puedes leer: 7 formas diferentes de comer puré de papasMonitorea el tiempo de cocciónSi quieres un puré de papas cremoso y delicioso, algo que tienes que tener presente es que las papas no deben cocerse de más. Sabrás que las papas ya están bien cocidas cuando insertes un cuchillo de manera sencilla y la papa no se sienta dura.Mantén las papas calientesEste es otro de los secretos para un puré de papas cremoso, pon mucha atención. Una vez que las papas estén bien cocidas, es hora de machacarlas, pues si dejas que se enfríen, ya no obtendrás esa exquisita consistencia cremosa.¡Es hora de añadir la mantequilla!Para preparar el mejor puré, recuerda que es esencial añadir una cantidad generosa de mantequilla, pues esto hará toda la diferencia. Según los expertos, es importante que añadas la mantequilla antes de añadir la leche, pues de esta manera el puré de papa tendrá una textura muy cremosa.Añade un toque extra de saborAunque el puré de papa es delicioso por sí solo, puedes añadir mucho más sabor si incorporas un poco de romero, ajo, tomillo o cualquier otra hierba aromática a la leche, la cual le dará un giro a la clásica receta de puré de papa que todos conocemos. Recuerda que debes colar las hierbas antes de agregar el líquido al puré. También puedes leer: 6 guarniciones con papa que le darán vida a tus platosAñade la leche poco a pocoLa mejor manera de obtener un puré perfecto es agregar la leche poco a poco, pues de esta manera, se absorberá de manera adecuada, lo que te ayudará a obtener un puré de papas cremoso, no aguado.No batas de másRecuerda que es importante que no batas el puré de papa de más, ya que esto generará una textura gomosa y dura.Prueba tu puré de papa una y otra vezLa mejor manera de asegurarte de que tu puré de papas tenga la consistencia y el sabor perfecto es probarlo una y otra vez, ya que de este modo puedes rectificar la sazón, así como añadir más sal, mantequilla o leche. Aunque el puré de papas es un platillo muy fácil de preparar, estos pequeños consejos harán una gran diferencia a la hora de cocinar.También puedes leer: 15 recetas con papa que rinden para toda la familia
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
El otoño ya está aquí y con esta época del año también llega una de las frutas más aromáticas y deliciosas: la mandarina. De acuerdo con los expertos, este delicioso fruto con un brillante color es el resultado de la combinación de una mandarina salvaje y una naranja dulce. Por otro lado, cabe mencionar que el origen de la mandarina es aún incierto, pues, aunque algunos consideran que es nativa de China, otros argumentan que en realidad proviene de Filipinas o Laos. El cultivo de esta rica fruta se extendió por Asia durante el siglo X, para luego llegar a Europa gracias al comerciante Abraham Hume. En la actualidad, existen tres variedades principales de mandarina: clementinas, híbridas y satsumas. Aunque las tres son un poco diferentes, todos son exquisitas. No importa cuál te guste más, aprovecha la temporada de mandarina, la cual va de octubre a diciembre. También puedes leer: 8 alimentos ricos en ácido hialurónico para una piel sanaBeneficios de la mandarinaAdemás de tener un sabor fresco y dulce, este cítrico también es rico en vitaminas y minerales, a continuación te decimos cuáles.Vitamina CVitaminas B1, B2 y B6CalcioPotasioMagnesioHierroZincFósforoAdemás de estas vitaminas y minerales, la mandarina también es rica en flavonoides, betacaroteno, aceites esenciales y fibra.En general, la mandarina es tan rica en nutrientes que nos ayuda a mantener nuestro corazón sano y nos protege de infecciones, anemia, alergias, diabetes y cáncer. Por si fuera poco, también combate los niveles altos de colesterol, la hipertensión, el estreñimiento, la obesidad, la deshidratación y hasta el estrés. También puedes leer: Tés que funcionan mejor una crema rejuvenecedoraBeneficios de la cáscara de mandarinaEn cuanto a la cáscara de mandarina, esta también pose muchos beneficios para la salud. A continuación, te contamos por qué es buena idea tomar té de cáscara, te sorprenderás. Un poderoso aliado contra el colesterolUn estudio científico publicado en 2004 señala que la cáscara de mandarina es rica en una sustancia que ayuda a disminuir el colesterol de manera mucho más eficaz que algunos medicamentos. Así que ya lo sabes, si quieres disminuir tus niveles de colesterol, prepárate un té de cáscara de mandarina todas las mañanas, no te arrepentirás. Una fruta rica en antioxidantesAl igual que la fruta, la cáscara de la mandarina es rica en vitamina C y criptoxantina, así como en flavonoides: naringina, hesperidina, tangeretina y nobiletina. Reduce las reacciones alérgicasGracias a que la cáscara de mandarina contiene hesperidina y naringina, este ingrediente podría ser de gran ayuda para reducir la severidad de las reacciones alérgicas. Mandarina contra el AlzheimerPor si fuera poco, diferentes estudios señalan que la cáscara de esta fruta reduce los efectos negativos que el Alzheimer tiene en el cerebro, tal como la pérdida de memoria. PárkinsonGracias a que la cáscara de mandarina contiene nobiletina, esta fruta podría ser una gran opción para prevenir enfermedades como el Párkinson, ya que esta sustancia protege las células que producen dopamina en el cerebro. Una vez que se presentan daños en esas células, la enfermedad progresa. También puedes leer: 7 Alimentos altos en vitamina C¿Cómo preparar té de cáscara de mandarina?Preparar un refrescante y saludable té de mandarina es muy fácil, aquí te decimos cómo.Remueve la cáscara de la mandarina.Deja que la cáscara se seque muy bien.Una vez que esté completamente seca, pon agua a hervir y añade la cáscara.Deja hervir la mezcla por un par de minutos.Sirve y deja enfriar.Disfruta de los muchos beneficios de este rico té.Las mejores recetas con mandarinaComo ya sabes, la mandarina es rica en vitamina C, por lo que es ideal para fortalecer tu sistema inmune y para lucir una piel radiante. Por otro lado, la cáscara de esta fruta es excepcionalmente buena para bajar los niveles de colesterol y para mantener nuestro cerebro saludable. Es por esto que te recomendamos incluir más mandarina en tu dieta con las siguientes recetas.Jugo Digestivo de MandarinaEnsalada de JícamaEnsalada de Mandarina con Camarón al AjonjolíLomo de Cerdo en Salsa de MandarinaGelatina de Naranja con MandarinaMousse de Mandarina y YoghurtCarlota de Mandarina
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD