El origen de la feijoada
Historia

El origen de la feijoada

Por Eloísa Carmona - Marzo 2021
La feijoada, que en español tiene una traducción literal de “frijolada”, es uno de los platillos emblemáticos de la gastronomía brasileña, el cual obviamente es un platillo con frijoles, complementado con carne de cerdo generalmente seca.

Como muchos otros platillos nacionales del mundo, la feijoada tenía como fin sacarle provecho a los restos de cerdo; en la actualidad, es una comida tan famosa y reconocida, que ya es más bien un platillo gourmet.

Su origen viene de Europa, en específico de Portugal, y la fusión de culturas que se produjo. Entre sus primeras apariciones en textos gastronómicos, se puede mencionar el libro de Luís da Câmara Cascudo titulado História da Alimentação no Brasil (Historia de la alimentación en Brasil), donde se habla sobre los orígenes de la feijoada.

Así, el origen de la feijoada está también ligado a la esclavitud y se dice que estos esclavos africanos que los portugueses llevaron a Brasil, obligados a servirlos, recogían lo que sobraba de los festines y lo mezclaban con frijoles negros. Esto dio como resultado algo así como la primera versión de la feijoada.

Ya que sus ingredientes son pocos, comunes en Brasil y su preparación es sencilla, la feijoada es además un platillo económico, que hoy en día sigue siendo muy consumido por los brasileños, pero para ellos, los días tradicionales para comerlo suelen ser los miércoles y los sábados, pues esos días no faltan en los menús de los restaurantes o en las reuniones familiares.

¿Has probado la feijoada? Puedes prepararla en casa con nuestra receta si te ha despertado la curiosidad y contarnos qué tal te pareció o si conoces más de su origen en los comentarios.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La Navidad está a la vuelta de la esquina, por lo que este es el momento perfecto para comenzar a planear tu cena navideña, pues así podrás organizarte mejor y cocinar en menor tiempo. Por otro lado, sabemos que además de tu sazón tan especial, es importante cocinar todos tus platillos de manera correcta, pues de esta manera los disfrutarás al máximo. Si elegiste platillos navideños tradicionales como pavo, pierna o lomo, en kiwilimón tenemos los mejores consejos para cocinar estos platillos a la perfección y que queden jugosos y deliciosos. Recuerda, no hay mejor manera de demostrar tu amor hacia tu familia y amigos que con una cena de Navidad casera.Cómo preparar un pavo jugoso para NavidadPara que el pavo quede increíblemente jugoso, todo lo que necesitas es un poco de agua con sal. Esta técnica consiste en sumergir el pavo en una mezcla de agua con sal, ya que de esta manera, el pavo tendrá más líquido y la carne no se secará demasiado en el horno. Para remojar tu pavo y que quede muy jugoso, solo necesitas:4 litros de agua¾ de taza de salHierbas de olor, clavo de olor, pimienta o especias al gustoInstruccionesCalienta el agua hasta que esté tibia, añade la sal y disuelve. Deja que la mezcla se enfríe.Coloca el pavo descongelado dentro de un recipiente grande, añade las especias y hierbas de olor y después vierte el agua con sal.El pavo debe estar cubierto con agua por completo. Tapa el recipiente y guárdalo en el refrigerador.Deja reposar entre 12 a 24 horas.Una vez que haya pasado este tiempo, tira el agua y usa una toalla de papel para quitar el exceso de agua del pavo.El pavo estará listo para el horno, solo debes añadir especias, mantequilla, aceite de oliva y vegetales. Recuerda ya no agregar más sal al pavo.También puedes leer: 10 consejos para hacer el mejor puré de papaCómo cocinar un pavo a la perfecciónPrecalienta el horno a 232 °C y cuando pongas el pavo en el horno, cocina a 176 °C.Hornea el pavo dependiendo de su peso. Para un pavo jugoso, deberás hornear por alrededor de 13 minutos por cada ½ kilo, es decir, si tu pavo pesa 4 kilos, tendrás que hornear por alrededor de 1 hora con 45 minutos.Una vez que el pavo esté listo, déjalo reposar por lo menos 15 minutos antes de cortar y servir.¿Cómo cocinar un lomo navideño?Precalienta el horno a 200° C, estoy ayudará a que el lomo retenga el jugo de la carne.Prepara una mezcla de especias para el lomo, pues incluir sal, pimienta, aceite de oliva, ajo en polvo, cebolla en polvo, etc.Coloca el lomo en la charola para hornear, pero recuerda que la parte con más grasa debe colocarse hacia arriba, pues de esta manera la carne no perderá su jugo.Una vez que el lomo esté dentro del horno, baja la temperatura a 175 °C y cocina 20 minutos por cada medio kilo.Cuando el lomo de cerdo esté listo, cúbrelo con aluminio y deja reposar por al menos 20 minutos.También puedes leer: 8 formas de usar el pavo para el recalentadoConsejos para preparar una pierna jugosaMarina la carne con una mezcla de especias, chiles, ajo, cebolla y cualquier otro ingrediente, ya que entre más tiempo se marine, mejor sabor tendrá.Precalienta el horno para que la carne se dore y después baja la temperatura para que se cocine de manera perfecta, pero sin perder su jugosidad.Las mejores recetas de pavo, lomo y pierna para NavidadAhora que ya sabes cómo hacer que la carne quede muy jugosa, solo necesitas inspiración para encontrar la receta perfecta de pavo, lomo o pierna.Pavo a la MostazaPavo Relleno de Manzanas y Trenzado de Jamón SerranoPavo al Vino Tinto y Compota de UvasLomo de Cerdo con Salsa Cremosa de ChipotleLomo de Cerdo Relleno de Manzanas y ArándanosLomo de Cerdo HojaldradoPierna de Cerdo Glaseada en Salsa de PiñaPierna de Cerdo a la CervezaPierna de Cerdo Adobada con Naranja
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
Los Ángeles es una ciudad hispana y para comprobarlo, ni siquiera tienes que salir de casa. Tanto en la tele, por ejemplo, en series como Insecure (HBO) o Love (Netflix), como en las noticias, los platillos mexicanos reinan en esa ciudad de California y se expanden hasta otras.Los tacos de birria que llegaron hasta Nueva York comenzaron con un carrito en Los Ángeles son quizá una muestra más clara de cómo la comida mexicana ha conquistado Los Ángeles y a partir de ahí se ha expandido, por eso aquí hicimos un recuento de todos los platillos que puedes encontrar allá.TacosEn Insecure podemos ver los Worldwide Tacos, un restaurante real en el Boulevard West Martin Luther King, donde todo está fresco y recién preparado, pues tienen una cocina pequeña, de acuerdo con Frederick Sennie, el dueño del lugar. Cabe mencionar que estos tacos son estilo soul food, o comida para el alma y ofrecen 150 tipos de tacos.BirriaBirria-Landia, uno de los tacos más populares de birria en el país vecino del norte, comenzó en Los Ángeles y en otoño del 2019, llegó a Nueva York, al barrio de Queens, en un food truck. Los cuatro platillos que ofrece Birria-Landia son tacos, mulitas, tostadas y consomé, y la forma de comer los tacos es remojándolos en el caldo.GuisadosLa comida más popular en las taquizas mexicanas también está viva en Los Ángeles, con el restaurante Guisados, nacido en el barrio de Boyle Heights en 2010, este lugar se dispuso a servir guisados caseros en tortillas de maíz hechas a mano; pero no cualquier tortilla, sino que se hacen a pedido de la masa fresca molida al lado en Carnitas Uruapan. QuesadillasEn territorio mexicano, las quesadillas se dividen en si llevan queso o no, pero del otro lado de la frontera son un platillo que ha conquistado tanto, que las puedes encontrar en formato maxi, con ingredientes como pollo preparado, o en sus versiones clásicas, con masa azul y rellenas de huitlacoche o flor de calabaza.Cochinita pibilLa cochinita pibil es un regalo de Yucatán para el mundo y en Los Ángeles, además, es uno muy famoso, con varios restaurantes y food trucks en los que este platillo típico puede ser degustado de manera tradicional y hasta en torta. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD