El pipián, un platillo prehispánico con mucha historia
Historia

El pipián, un platillo prehispánico con mucha historia

Por Gretel Morales - Octubre 2021
El mole de pipián es una de las recetas mexicanas más antiguas y deliciosas que existen en nuestro país. Es un platillo que se disfruta a la hora de la comida y durante reuniones familias, pero también durante fiestas tan importantes como el Día de Muertos.

El pipián, también conocido como pepián, es un tradicional platillo mexicano que se prepara a base de una salsa espesa preparada con pepitas de calabaza, especias y otros ingredientes, para luego acompañarse con pollo, pato, cerdo, res y hasta conejo. Cabe mencionar que no solo existe un tipo de pipián, pues dependiendo de la región, hay pipián verde, pipián rojo y pipián blanco. Por otro lado, esta salsa es tan popular en nuestro país que suele venderse en pasta o polvo, para que su cocción sea más fácil y práctica.

Un dato interesante sobre el mole de pipián es que fue creado por los pueblos prehispánicos, quienes acompañaban la salsa preparada a base de pepitas y chiles con pescado o carne. Según los expertos, en la antigüedad, el pipián se preparaba con carne de gallina bañada con una salsa de chile rojo, tomates y pepitas molidas. En aquellos años, el mole de pipián era tan importante que era uno de los platos favoritos del emperador Moctezuma, así lo relató Fray Bernardino de Sagahún en la “Historia General de las Cosas de la Nueva España”, también señaló que se le llamaba totolin patzcalmollo.

Años más tarde, después de la colonización, las monjas se encargaron de modificar la receta al añadir especias, hierba y carne de pollo o cerdo.

También puedes leer: 5 datos curiosos del chile en nogada que no conoces

Pipián verde, blanco y rojo

El tradicional pipián se puede preparar de diferentes maneras: verde, blanco y rojo. Por ejemplo, en el Estado de México este mole se prepara con pepitas, perejil, lechuga, chile poblano, chile verde, cilantro y epazote. Mientras que en la Ciudad de México se prepara el pipián blanco a base de pepitas, chile güero y almendras.

En el estado de Guerrero, el pipián se prepara con pepita, pollo, tomate, chile verde, ajo, pimienta, comino, orégano y clavo. En Oaxaca, el pipián se disfruta durante la vigilia y que cocina con pepitas, chile chilhuacle, chile ancho, chile guajillo, masa de maíz y ajo.

En Puebla el más típico es el pipián verde, el cual requiere de pepitas tostadas, cebolla, tomate, chile serrano, hierba santa, cilantro y epazote. En el caso del pipián rojo, este se prepara con pepitas, chile pasilla, ajonjolí, clavo, pimienta, tortilla y jitomate.

También puedes leer: 5 beneficios de comer pepitas de calabaza como colación

En Veracruz el pipián más popular es el verde, se acompaña con cerdo o pollo y papas cocidas. En la ciudad de Xalapa, el mole de pipián lleva un toque de chile chipotle y flor de izote.

En el estado de Yucatán se come el pipián rojo y se requiere de pepitas, achiote, masa de maíz y chile seco. En Chihuahua también se prepara rojo, ya que se usa chile colorado para la preparación.

Otras versiones de pipián incluyen ingredientes como nopal, xoconostle, chile poblano, epazote, perejil, cilantro, tomate verde, chile verde, lechuga, hierba santa, chilacayote, chícharos, ejotes, huevo, papa y camarón seco.

Además de usar esta rica salsa para bañar pollo, pato, cerdo, res o pescado, también se usa para preparar enchiladas.

Las mejores recetas de pipián

En kiwilimón tenemos recetas de pipián para todos los gustos. ¡Aquí te decimos cómo hacer pipián desde cero!

También puedes leer: 10 elementos que no pueden faltar en tu altar de muertos

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
“Todo cura y todo sana”, asegura una canción de tradición. La Tierra entera es medicina: crece entre las milpas, se abre camino en la inmensidad de las fuentes acuíferas, sopla en el cálido aire de los desiertos, descansa en la profundidad de los llanos y las cuevas. En plantas y árboles, el alimento se llama sol. De él y del intrincado proceso de fotosíntesis es que sus beneficios se van tejiendo entre las hojas, raíces, tallos o cortezas.El primer registro de la flora medicinal mexicana, el códice De la Cruz-Badiano, data de 1522. El compendio detallaba el uso medicinal que los indígenas daban a las hierbas, su saber transmitido ancestralmente y luego aplicado a su labor como curanderos. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) asegura que de las 4 mil especies de plantas de las que se tiene registro en el territorio nacional, al menos 3 mil podrían tener efectos medicinales. No queda duda que son ellas quienes, previo a la medicina occidental, sanaron y salvaron a los nuestros. La abuela de tradición tolteca y autora del libro Soy mujer medicina, Eva Cecilia Solís Arroyo, me explicó en entrevista que una de las curaciones prehispánicas más importantes ha sido temazcal –un ritual ceremonial en el que piedras calientes son rociadas con agua y adicionadas con hierbas medicinales–. Gracias a él, nuestros ancestros permanecían sanos. Aunque lo pareciera, la medicina tradicional no está en el olvido. Culturas madre como la china y la india han incluido los saberes de la herbolaria en los planes de salud gubernamentales extendidos entre la población. Según comenta la abuela, en México los pueblos indígenas originarios siguen combinando la medicina tradicional en conjunto con la alópata. “El mundo vegetal está a nuestro servicio, es por esto que podemos darle una intención de sanación a cada planta”, asegura. Además, nos explica que, así como en el Ayurveda, cada planta posee un espíritu con una vibración o fuerza particular: la ardiente y la sutil, la masculina y la femenina. “Las primeras son plantas de vibración fuerte. Las ocupamos en los círculos de protección, purificaciones, limpias energéticas, etcétera… Las femeninas son las que se utilizan para atraer la belleza, las que ocupamos en las cremas para el rejuvenecimiento, para sanar”, concluye la abuela. Para extraer la esencia de la planta se realizan técnicas específicas como las vaporizaciones, infusiones, destilados y cocimientos con los que se crean tés, ungüentos, aguas de uso, emplastes, fomentos, macerados, lavados y baños, tinturas y cataplasmas. Sin embargo, con tan sólo incluirlas crudas o cocidas en los alimentos de todos los días, nos brindan todos sus beneficios. Los ingredientes mexicanos favoritos de la abuela medicinaEn la botica del hogar no deben faltar las gotitas de miel melipona, provenientes de una abeja sin aguijón, fundamentales para las civilizaciones mayas. Chamanes y curanderos de todas las épocas la han ocupado como expectorante, cicatrizante, antiséptico natural y contra enfermedades de los ojos y oídos. El momo u hoja santa, por su parte, constituye el aroma y el sabor de un sinfín de guisos en el suroeste del país. El nombre místico de esta planta no es casualidad: es el resultado de su gran poder sanador. Ha sido ampliamente usado como digestivo, pues ayuda al correcto funcionamiento intestinal y disminuye el dolor abdominal; disminuye la fiebre, alivia el insomnio y relaja los nervios.El muicle, que crece en los trópicos mexicanos, es efectivo para limpiar la sangre, desintoxicar el cuerpo. Para los mixes zapotecos y totonacos cura el empacho y, en recientes investigaciones, se ha comprobado su poder antidepresivo. La corteza de cuachalalate, nativa del sur nacional, se hierve en agua para tratar el cáncer, prevenir el linfoma, ayudar en problemas gástricos y de matriz, así como desinflamar el organismo. La chaya, también de origen mexicano, se usa para tratar la diabetes, para reducir peso y para prevenir la descalcificación en niños y adultos.Para la abuela, el epazote no falta en su olla de cocción por su sabor y sus propiedades antibióticas, bactericidas e insecticidas. “Hay que tomarlo cuando existe vomito, inflamación, comezón e incluso para ayudar a expulsar la placenta después de concebir”.Aunque no son mexicanas, la abuela asegura que las buganvilias son un gran expectorante para la broquitis, por lo que las incluye en sus temazcales y hasta crudas, en las ensaladas. El ajo es otro de sus favoritos porque “es desinfectante, desparasitante y diurético”, mientras que al laurel lo prepara en tés para promover el apetito en los niños. “Tenemos que ser conscientes de que el reino vegetal es un ser vivo. Hay que volver a conectarnos con los alimentos y las plantas que utilizamos al cocinar. Al estar vivos reciben la intención y la energía que nosotros les pongamos. La invitación es a reconectar con lo que nos alimenta, a hacer de la comida nuestra medicina”, finaliza la abuela Eva.
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
En años recientes, las enfermedades ligadas a la obesidad se han convertido en las más comunes entre la población mexicana: diabetes e hipertensión. Esto se debe a un estilo de vida sedentario y a una mala dieta, pues es usual que la gente consuma comida chatarra, ya que es fácil y rápida de consumir. En kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso te compartimos los descubrimientos médicos más recientes, pues te ayudarán a mejorar tu salud de manera sencilla. En esta ocasión, te contamos sobre un estudio muy reciente, el cual señala que añadir bastantes especias y hierbas de olor te ayudará a bajar la presión arterial, ¡una gran noticia para las personas con hipertensión!Las especias y hierbas de olor combaten la hipertensiónDe acuerdo con la Universidad Estatal de Pensilvana, expertos de la institución llevaron a cabo un estudio, el cual reveló que “sazonar la comida con 6.5 gramos, o alrededor de 1.3 cucharaditas, de hierbas de olor y especias al día se relaciona con una presión arterial más baja después de cuatro semanas”. También puedes leer: 5 increíbles razones para comer espárragosEn un boletín de prensa publicado por la prestigiosa universidad, la científica Penny Kris-Etherton señaló que añadir “añadir hierbas y especias a tu comida es una gran manera de añadir sabor sin añadir más sodio, azúcar y grasas saturadas”, la experta también indicó que “si vas un paso más allá y añades estos sazonadores a alimentos que son muy buenos para ti, como frutas y verduras, es probable que obtengas aún más beneficios para la salud”. Este descubrimiento es muy importante, ya que la hipertensión, la diabetes y la obesidad son enfermedades que prevalecen en la población mexicana, pues podría convertirse en una de las mejores maneras de cocinar, ya que les enseñará a las familias que agregar una cantidad excesiva de sal a sus platillos no es necesario. Durante este novedoso estudio, los científicos contaron con la participación de 71 voluntarios, quienes presentaban riesgo de padecer enfermedades del corazón. Los participantes consumieron alimentos sazonados con especias y hierbas de olor durante cuatro semanas y al final de experimento, las muestras de sangre mostraron que aquellos que consumieron mayores cantidades de estos sazonadores naturales reportaron una presión arterial sistólica más baja que los que ingirieron una cantidad menor de especias. Aunque los expertos no mencionaron todos las especias y hierbas de olor utilizadas en el estudio, sí revelaron algunas:AlbahacaTomilloCanelaCúrcumaEs importante aclarar que los expertos no le pidieron reducir el consumo de sodio o aumentar la ingesta de frutas y verduras a los participantes, solo les pidieron usar la mezcla de especias. Por lo tanto, si además de sazonar tus comidas con ingredientes naturales, también reduces el sodio y agregas más fibra, los beneficios podrían ser aún mayores. También puedes leer: 8 deliciosas recetas para hipertensos¿Qué es la hipertensión?Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la hipertensión es una enfermedad que consiste en “una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo”, es decir, cuando se presenta una presión arterial alta. Los expertos señalan que la hipertensión puede desencadenar enfermedades del corazón, infartos, insuficiencia renal y padecimientos oculares. Recuerda que tu presión debe ser 120/80, pero si alguno de los dos números es más alto, deberás acudir con un profesional de la salud. También puedes leer: Consejos de cocina para hipertensos¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión alta?Las personas que presentan una presión arterial elevada suelen registrar los siguientes síntomas:Dolor de cabezaTobillos hinchadosVisión borrosaMareoZumbido en los oídosDolor en el pecho
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD