¿En qué consiste la gastronomía mediterránea?
Historia

¿En qué consiste la gastronomía mediterránea?

Por Eloísa Carmona - Julio 2020
Así como la gastronomía mexicana está llena de antojitos, chile y mucha tortilla, la gastronomía mediterránea también tiene muchos ingredientes característicos de la región.

Principalmente, podríamos mencionar el pan, el aceite de oliva y el vino como sus pilares. Como su nombre lo describe, esta comida es típica de la cuenca del Mediterráneo, en especial al sur de Europa y el norte de África.

¿Cuál es la comida mediterránea?

Como la comida mediterránea se cocina prácticamente en todo el territorio europeo en el que se da el árbol de oliva, esta engloba una variedad de culturas.

Entre las comidas mediterráneas entonces tenemos la italiana, la española o la griega y ellas comparten no sólo preparaciones con pan, aceite de oliva y el vino, sino que también tienen en común guisos de carne con verdura y tomate, o pescados curados con sal.

Los pilares de la comida mediterránea se traducen también como trigo (el pan), olivas y uvas, y son ellos los recurrentes en todos los países con esta singular gastronomía, pero se adaptan con otros ingredientes como frutas, verduras y especias típicas de cada zona.

En Italia, por ejemplo, destaca el trigo en sus pizzas y pastas, siempre acompañadas de buenos vinos; en España, el pan con tomate es un clásico; Marruecos es famoso por su cous cous, hecho con sémola de trigo, verduras y garbanzos, todas con un sinfín de hortalizas y demás frutas y verduras regionales incluidas.

Por supuesto, la costa hace que el consumo de pescados y mariscos sea abundante; el arroz desempeña un papel importante; las hortalizas y las legumbres son una constante en las ensaladas y las frutas más comunes son los cítricos, como naranjas, limones o mandarinas.

Las carnes que más se utilizan en la gastronomía mediterránea son la de cordero y la de cerdo, esta última sobre todo en embutidos, como el jamón. Finalmente, para condimentar sus comidas, las especias más populares son el tomillo, orégano, albahaca, pimienta, hierbabuena; también se usa el vinagre.

Cabe mencionar que la gastronomía mediterránea es algo completamente diferente a la dieta mediterránea, cuyas principales características son reducir el consumo de carnes y carbohidratos, y aumentar el de vegetales y grasas monoinsaturadas.

Ahora que conoces un poco sobre la gastronomía de la cuenca del Mediterráneo, quizá puedas poner en práctica un poco de turismo culinario y probar todo lo que la región tiene para tu paladar, o si tienes curiosidad, mira lo que la gastronomía árabe tiene para ti.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El cuerpo es el carruaje que nos fue dado para transitar la vida. Una vez que se agota, no existe un nuevo modelo, ni la posibilidad de comprarse otro al 2x1. Se dice mucho sobre su cuidado. La tendencia son las vitaminas y los alimentos que las contienen. El tema es ubicarse en el enjambre de posibilidades que se ofrecen allá afuera para mejorar su salud; observar si nuestra elección nos lleva a obsesionarnos con él o, por el contrario, a restarle valor.Para mí, cuidar el cuerpo es escucharlo. Sentarse un momento a sentirlo; conectarse con sus sensaciones: el dolor, el ardor, el placer, la armonía, la quietud. Él no miente. Anteriormente nos habían dicho que prestarle demasiada atención era un acto frívolo, que nuestra forma de filtrar el mundo debía ser a través de la razón o, si acaso, de los sentimientos, nunca a través del cuerpo o de las vísceras. Para la medicina oriental, el cuerpo habla y su estado de salud es el reflejo de las creencias de la mente y el discurso de las emociones. El cuerpo es el gran conector de todo. Gabriel Bello, comunicador certificado por el HeartMath Institute de Estados Unidos, afirma que “el cuerpo habla su propio idioma y si no lo entendemos es porque claramente no le dedicamos tiempo”. Basta observar que, si la mente está enfrascada en un dilema, el cuerpo apoyará la causa con un dolor terrible en los omóplatos. Si experimentamos ira, el cuerpo participará en el diálogo regalándonos una buena gastritis o un colón irritado, cuanto menos. Hay mucha literatura al respecto. Louis Hay, la famosa precursora del Nuevo Pensamiento, afirmaba que las enfermedades son el resultado de una emoción negativa y que para sanarla hay que intercambiarla por una positiva. Para Gabriel Bello, “las enfermedades son desequilibrios energéticos causados por distintas emociones. Entonces, si generamos emociones negativas, destructivas y estrés, ese desequilibrio llega a nivel celular. El cuerpo dará avisos de que algo no bueno está sucediendo. Si no hacemos caso, surge la enfermedad”.Ello no significa que los buenos pensamientos justifican la alimentación desequilibrada o la falta de ejercicio. Pero todo comienza desde dentro. De ahí la importancia de la meditación como técnica para mantenernos conscientes. Una vez que se escucha e interpreta la guía del cuerpo, podemos poner atención al resto: a sus amigos los pensamientos y las emociones. Cuando lo de adentro es atendido de la forma correcta, lo de afuera –las decisiones de alimentación, por ejemplo– adquieren otra perspectiva. Y hasta entonces, y no al revés, veremos cada ingrediente, cada rutina de ejercicio, el menú que ofrecemos a la familia, como potenciales de sanación. Hasta los antojos se verán diferentes.Los antojos son una de las formas que tiene el cuerpo para expresarse. A algunas mujeres embarazadas les da por comer ladrillos, gises, paredes. La razón: el organismo requiere calcio y, en ese estado tan claridoso, se potencia el antojo. Y así pasa siempre. Cuando los antojos vienen desde el lugar correcto –no de las emociones no resueltas, o de las carencias de la mente– expresan lo que el cuerpo necesita para su mejor funcionamiento. Cuidar el cuerpo es tomarse el tiempo para sentirlo, vivirlo, agradecerlo. Este 2021 la invitación es volvernos íntimos con él, convertirnos en su mejor amigo, entablar conversaciones de ida y vuelta y aprender a leer su lenguaje. Gabriel Bello incluso habla de “darle estímulos positivos, constructivos y amorosos” para mantenerlo sano. Este bien podría ser el mejor propósito del año: el cuerpo como guía para alcanzar un mejor yo.Si necesitas ayuda extra te presentamos nuestra nueva sección: Kiwilimón Te ciuda. En ella te compartimos las herramientas para lograr un cuerpo gozoso y feliz. Encontrarás recetas para diferentes tipos de alimentación, consejos y el reto Keto, una dieta de quince días avalada por nuestro equipo de nutriólogas en la que removimos los carbohidratos simples, los procesados y los azúcares para darle un reboost al organismo. Antes de comenzarla, recuerda consultar a un médico y a la par, escuchar a ese sabio que vive en ti. ¿Nos acompañas?
Si en estos días de quedarte en casa uno de tus planes fue plantar algún vegetal o fruta, no fuiste el único, pues también en la estación espacial internacional se dieron a la tarea de hacer crecer su propia comida y en específico, este mes obtuvieron sus primeros rábanos.Pero los rábanos no son lo único que se ha cosechado en el espacio, pues de acuerdo con una hoja de datos de la NASA, ya se han completado 11 experimentos de cultivo de verduras para el consumo humano como parte de un programa. La primera cosecha se hizo 2015 y fue una lechuga romana roja y antes de los rábanos, en 2019, se cosechó mostaza Mizuna.La NASA eligió los rábanos este año porque maduran en menos de un mes y tienen una “formación de bulbo sensible” que permite el análisis de los efectos del CO2, y la adquisición y distribución de minerales. Nicole Dufour, responsable del programa, contó que cosechar una variedad de cultivos les “ayuda a determinar qué plantas prosperan en microgravedad y ofrecen la mejor variedad y el mejor equilibrio nutricional para los astronautas en misiones de larga duración”.Fue la astronauta Kate Rubins quien cortó los rábanos este lunes 7 de diciembre y en el canal de YouTube de la NASA se puede ver en 10 segundos los 27 días de crecimiento en el Advanced Plant Habitat (APH), dentro de la Estación Espacial Internacional.Además, estos rábanos espaciales no serán los únicos, pues la NASA dice que se plantará y cosechará una segunda ronda de este vegetal antes de que mandar ambas tandas a la Tierra, para compararlos con un tercer conjunto de "rábanos de control", pero cultivados en tierra firme.Lo que se espera de estos cultivos en el espacio es que ayuden a la NASA a lograr su “exploración sostenible” de la Luna para el final de la década, y así poder alcanzar mayores extensiones del espacio desde allí. A continuación puedes ver cómo crecen los rábanos en el espacio y si después de leer esto se te antojaron, también te dejamos unas recetas para comerlos.Snack con rábano y pepinosBotana de rábanos
Las recetas con papas son siempre un platillo ganador para cualquier ocasión y es que el delicioso sabor de este tubérculo y su gran versatilidad para cocinarse, lo hacen un alimento muy popular. Tan es así, que recientemente una receta con papa se ha convertido en el éxito de TikTok y nosotros te explicamos el secreto para prepararla. ¡No te pierdas estas papas rostizadas y extra crujientes! Todo comenzó cuando el usuario de TikTok, Jeremy Scheck (@scheckeats), compartió el paso a paso para preparar las papas, el cual se inspira en la tradicional receta inglesa de la actriz Emily Blunt (El diablo viste a la moda), que compartió en el programa de cocina "Barefoot Contessa” y después se convirtió en un fenómeno viral. Como la receta de papas crujientes está en inglés, nosotros te la presentamos en español pero aquí puedes encontrar el video original de Jeremy, por si te quedan dudas. Ingredientes 1 o 2 kilos de papas1 puño de salsuficiente aceite de oliva o aceite de aguacateal gusto de romero fresco, para sazonaral gusto de sazonador sabroseador, para sazonaral gusto de sal de mar, para sazonaral gusto de pimienta negra, para sazonaruna pizca de chile en polvo, para sazonaruna pizca de paprika, para sazonaral gusto de ajo de polvo, para sazonaral gusto de perejil, para decorarPreparación Precalienta el horno a 232°C.Limpia y corta las papas en cubos medianos y colócalos en una olla con agua fría. Agrega el puño de sal y ponlas a hervir durante 15 minutos o hasta que se suavicen.Cuela las papas y con un tenedor, machaca ligeramente sus orillas. De acuerdo a Jeremy, esto incrementa el área de la papa y da mayor oportunidad a que se sientan extra-crujientes.Coloca las papas en una charola, agrega el aceite de oliva y los condimentos y sazonadores que desees. Asegúrate de que todas estén cubiertas uniformemente.Asa las papas durante 10 o 15 minutos a 232°C y sacude las papas de vez en cuando.Cuando las papas parezcan estar casi crujientes, apaga el horno y reposa durante otros 10 minutos. Jeremy explica que descubrió casi accidentalmente que ése es el secreto para volverlas extra-crujientes.Decora con perejil fresco o alguna otra hierba de tu preferencia.Recuerda que está receta de papas crujientes es tan deliciosa, que hasta Kylie Jenner le regaló un “like” al joven cocinero. ¿Tú estás listo para probarlas?
Una campanada, una uva y un deseo es una tradición de fin de año que cada 31 de diciembre nos atraganta, pero que al mismo tiempo es uno de los rituales de año nuevo favoritos por todo lo que representa, e incluso mágico, porque lo hacemos en la mística medianoche y el número 12 se repite: 12 campanadas, 12 de la noche, 12 meses, 12 uvas, 12 deseos.Porque si sacar las maletas nos asegura un viaje en el año que inicia, las uvas garantizan comenzar el año con metas, anhelos positivos para una nueva temporada, además de un poco de adrenalina y mucha diversión, por ver quién si puede seguirle el paso a las uvas y las campanadas.Pero esta tradición ya bastante extendida en América Latina es en realidad originaria de España. Su historia, de acuerdo con el libro España, del periodista Jeff Koehler, tiene dos posibles teorías. Una situada en el siglo XIX y la segunda, a principios del siglo XX.La primera teoría tiene que ver con los burgueses españoles imitando a los burgueses franceses, cuya celebración de víspera de año nuevo era comer uvas y tomar vino espumoso. De ahí, la costumbre pasó a los madrileños, que iban a la Puerta del Sol a oír las campanadas de la medianoche y comer uvas, como la clase alta, pero con ironía y como burla.La otra se remonta al siglo XX, cuando los productores de Aledo, en Alicante, tuvieron un excedente en su cosecha de uvas blancas y decidieron venderlas a un bajo precio. Estas uvas son actualmente tan famosas, que se conocen como las uvas “de la buena suerte” e incluso se venden en Aledo paquetes de 12 en envases especiales para recibir el Año Nuevo.Empezar el año con buenos deseos siempre es una buena forma de inspirarte y decretar prosperidad para el nuevo ciclo que se inicia, así que si comes uvas o no, la fiesta de Año Nuevo siempre contagia su optimismo y nosotros también queremos compartirlo contigo con 12 consejos para recibir el nuevo año.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD